“Estoy muy preocupada, en este curso he visto algo que nunca había vivido”. Quien habla es una profesora de filosofía de un instituto de la periferia sur de Madrid. Y ese algo que nunca había visto son numerosos expedientes de prevención del sucidio, en su caso, tiene cuatro alumnos con expedientes de este tipo abierto. “Hemos tenido una reunión especial para abordar ese tema y cómo actuar con determinados supuestos, la primera sensación es de sorpresa”.

La preocupación por la salud mental del alumnado madrileño, la sorpresa ante la escalada de las conductas autolesivas e intentos de suicidio, y las reuniones para afrontar esta situación se extienden por toda la Comunidad de Madrid, y es que las cifras son contundentes: “Solo en el primer trimestre de este curso hay el mismo número de protocolos por intento de suicidio abiertos que en todo el curso pasado”, confirma Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras de Madrid. Se trataría solo de “la punta del iceberg de otra serie de problemas que son como una espiral, las conductas de autolesión que han aumentado exponencialmente”. Así lo denuncian en un comunicado que el sindicato hizo público el pasado lunes, y en el que urge a la Comunidad de Madrid a poner los medios para atajar lo que consideran “una emergencia absoluta”.

Un panorama que, comenta la sindicalista, se complejiza con chavales que acuden a las redes para buscar información sobre cómo suicidarse o forman redes con pares que se encuentran en la misma situación de vulnerabilidad. La prevención en este caso es fundamental, y en especial el rol de los centros educativos para la identificación de alumnado en riesgo. Pero no resulta fácil: “estas situaciones se detectan a través del tutor y luego el equipo de orientación, pero antes de la pandemia ya estaba todo muy tocado porque, con los recortes, el profesorado tiene más horario lectivo y menos tiempo para atender al alumnado en tutoría”. 

“Solo en el primer trimestre de este curso hay el mismo número de protocolos por intento de suicidio abiertos que en todo el curso pasado”

Un alumnado más necesitado de atención y acompañamiento que nunca, y un tiempo limitado y sobrecargado de tareas generan una situación de agobio en un profesorado que teme que alguno de estos intentos de sucidio, alguna de estas situaciones de malestar emocional, acabe resolviéndose de forma fatal, apunta Galvín. Ante este miedo real, la Asociación de directores de secundaria y FP de Madrid (Adimad) ha dado la voz de alarma.

Esteban Álvarez, presidente de Adimad critica que se deje a los centros solos y sin recursos ante una emergencia que les está desbordando, cuando ni siquiera hay un protocolo unívoco para todos: “Lo que hay es una guía, recomendaciones y cada centro tiene que hacer su propio protocolo”, apunta. El problema fundamental se centra, para este director, en una cuestión de recursos materiales y humanos, y en particular, en la ausencia de psicólogos escolares. “En estas condiciones es difícil hacer un seguimiento real, un seguimiento serio y eficaz de los casos”. Es sobre el equipo de orientación que recae la adaptación de la guía, un equipo, recuerda el director, donde es más común que haya pedagogos, e incluso en los casos en que están integrados por psicólogos, estos no pueden practicar psicología clínica.

Y además, recuerda Álvarez, son demasiados pocos, algo que pasa en todo el Estado pero particularmente en Madrid, donde hay un orientador por cada 800 alumnos, frente al orientador por cada 300 alumnos que propone la Unión Europea. La falta de recursos convierte a los protocolos en “un trámite burocrático”. ¿Por qué? Porque sin personal lo necesario en estos casos, que es básicamente no dejar a los chicos solos en ningún momento, “implica un trabajo tremendo que con la masificación de alumnado que hay, pues es muy difícil de seguir”.

El profesorado o los directores no son los únicos que demandan que en los centros educativos existan psicólogos. La FAPA Giner de los Ríos comparte este reclamo, y es que consideran esencial el rol de los institutos para el acompañamiento de los adolescentes, un acompañamiento que muchas familias no pueden encontrar fuera de este ámbito al no poder permitirse acudir a terapia privada, y depender de una red pública saturada que tarda meses en citar a los chicos y chicas. “Estamos reivindicando que se dote a los centros educativos de todos los recursos materiales y humanos necesarios para poder abordar toda la situación y todo lo que conlleva el momento en el que estamos viviendo, en concreto todos los profesionales necesarios y en particular la figura del psicólogo”, explica Mari Carmen Morillas.

No se sienten escuchadas, cuenta la presidenta de la FAPA que se han pedido en el periodo navideño sendas reuniones al Consejero de educación desde la  plataforma regional por la escuela pública y desde la propia Giner de los Ríos, y no han conseguido concretarlas: “la democracia exige participación y la comunidad de Madrid no lo practica ni potencia en ningún sentido”, se indigna Morillas. 

Tiempos duros para la adolescencia

La emergencia de salud mental no solo se encuentra con el colapso de la sanidad pública, sino que el incremento de la demanda también empieza a saturar a las opciones privadas. El confinamiento ha hecho mella en un colectivo que ha sufrido particularmente el mandato de aislamiento. La psicóloga Mercedes Bermejo, vocal del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, considera que la limitación de las relaciones sociales  les ha afectado particularmente “en una etapa vital donde se producen muchos desajustes hormonales, fisiológicos, psicológicos, emocionales, donde hay una  mayor inestabilidad emocional, una tormenta emocional, como decimos muchas veces los profesionales de la psicología, que hace que todo esto se agrave”.

“La pérdida de interacciones sociales ha conducido a muchos adolescentes a desarrollar otros patologías, como trastorno de conducta alimentaria, del estado de ánimo, o problemas de adicciones y consumo”
 

 Bermejo considera que es importante diferenciar cómo puede afectar a un adulto no poder hacer un plan social, frente a lo que supone para un adolescente no vivir la fiesta de graduación o el viaje de fin de curso, “hitos de desarrollo que son muy importantes desde el punto de vista evolutivo: sienten que se les ha ido la vida”. Considera necesario que se entienda lo difícil que ha sido esta etapa para las personas adolescentes y los sacrificios que han tenido que hacer mientras eran juzgadas y criticadas. La pérdida de interacciones sociales ha conducido a muchos a desarrollar otros patologías, como trastorno de conducta alimentaria, del estado de ánimo, o problemas de adicciones y consumo, y es que “desde el punto de vista madurativo, cerebral , no tienen esa madurez para poder autocontrolarse, autorregularse y gestionar mejor todo lo que son sus competencias emocionales”.

Cuenta Álvarez que si bien los directores, conociendo la dureza del confinamiento para el alumnado, se temían que no fuera fácil la adaptación durante este curso, “ni en el peor de los casos imaginábamos que el problema iba a ser tan grande y sobre todo tan grave. Está claro que a los chavales emocionalmente esto les afecta, y además aquellos chicos que tienen un alto rendimiento académico, altas expectativas, se han visto todavía más afectados”. Volver a las jornadas completas y a las exigencias académicas previas a la pandemia estaría suponiendo un desafío para muchos estudiantes.

María integra el equipo de orientación de un instituto al Sur de Madrid. Considera que es una afortunada, porque en su caso son dos orientadoras, sin embargo la problemática de salud mental las supera. “Nosotras escuchamos a los chicos, les damos un espacio tranquilo, un espacio seguro donde les vamos a respetar y les vamos a acompañar y tratamos de hacer un seguimiento lo máximo que podemos. Pero claro, cuando tenemos a tantos chicos con esta ansiedad tan generalizada, con estos niveles de depresión, con ideas e intentos de suicidio, nos sentimos totalmente desbordadas”. Desde que empezara el curso, María dedica el 90% al seguimiento de los casos de niños con pensamiento suicidas. Solo el 10% queda para las labores de orientación, teniendo que tirar de su tiempo libre.

Los límites de la respuesta

Si no es fácil ejercer como orientadora ante un panorama así, tampoco es fácil cumplir con los objetivos curriculares. “Tú tienes ahí tu temario y con un panorama así ni temario ni leches, lo que hay que hacer es actuar. Además, cómo van a atender y cómo van a trabajar con esos problemones, te conviertes en una trabajadora social más que en una profesora”, considera la docente de filosofía. “A veces están tan enfrascados en el momento presente que no ven más allá, y verlo todo en negro, todo malas noticias, todo el rato, tiene que acabar afectando. También hay quienes han perdido a sus abuelos, y eso les ha tocado”. 

Para poder acompañar de mejor manera al alumnado, el profesorado necesitaría de algo básico, recuerda Galvín: más tiempo y menos alumnos. Bajada de ratios, bajada de horas lectivas, a parte de la presencia del psicólogo escolar, serían fundamentales para avanzar hacia una mejor detección y seguimiento. Los actores lo tienen claro y así han intentado trasladárselo a la Consejería, pero “el director general de secundaria no tiene interlocución ninguna con nosotros, no nos ha convocado a ninguna reunión desde que está. Y luego en la mesa sectorial este tema todavía no se ha tratado”. Espera que al menos en el marco de la ley de Defensa del Menor presentada por el gobierno, la propuesta de crear la figura de defensor de los menores, sea ocupada por un profesor técnico de servicios a la comunidad (PTSC), una figura que consideran fundamental para paliar esta situación. “Además, tienen que dotar de psicólogos y ampliar los departamentos de orientación. Vamos a hacer mucha, mucha, mucha fuerza. Vienen fondos europeos para el tema de refuerzo de la orientación por lo que habría posibilidad económicamente de subsanar este tema”.

“En otros ámbitos se han tomado medidas, los ERTE, los fondos europeos, la gente ha teletrabajado... ¿Qué medidas se han tomado para cuidar la salud emocional, para cuidar la educación y la evolución de estos chavales?”

Hasta ahora ha habido, no obstante, algunas iniciativas para formar y apoyar a los cuerpos docentes: por un lado, señala Bermejo, se han dado algunas formaciones importantes. Un ejemplo fueron unas jornadas de formación en prevención al suicidio en las que participaron más de 600 centros. “Así se ha formado a los docentes en diferentes temáticas en relación con las autolesiones, el suicidio, los problemas de salud mental, o cómo gestionar de cara a la familia cuando hay crisis o dificultades en el aula”, explica Bermejo.  La psicóloga destaca que entre la Consejería y el Colegio hay una amplia colaboración. A María las jornadas le parecieron interesantes, si bien considera que la formación no era suficiente, pues al ser muy abierta, no profundizaba. “Nosotras andamos buscando información entre nosotras, coordinándonos con otras compañeras en otros centros y formando una red de apoyo”.

Por otro lado, se valora la labor del psicólogo educativo Jose Antonio Luengo y el Equipo de apoyo contra el acoso escolar que encabeza en el ámbito de la Comunidad de Madrid, que ahora está centrando su labor en la prevención del suicidio.  “Hacen un trabajo magnífico y todos lo reconocen, pero son tres y no llegan a todas partes”, explica Galvín. “Necesitamos o bien un psicólogo escolar en cada centro educativo, o bien un equipo de psicólogos suficientemente amplio como para poder desplazarse por centros y asesorarnos”, apunta Álvarez, quien también tiene cierta fe en la creación del defensor del menor, siempre que sea una figura nueva, y no otro rol a cubrir por la misma saturada plantilla escolar. “No se le puede pedir a un orientador o al director que ya está sobresaturado de trabajo, que además se encargue de más funciones”. 

Y es que la falta de tiempo y el desborde, pueden tener consecuencias fatales cuando no se detectan casos de riesgo, “casos donde los niños tienen una gran sonrisa y sin embargo tiene un gran tormento interior, si nosotros no somos capaces de verlo, no seremos capaces de atenderlo de la mejor manera”, apunta María.

Es hora pues, de pensar en los adolescentes, insiste Álvarez, “en otros ámbitos se han tomado medidas, los ERTE, los fondos europeos, la gente ha teletrabajado... Para los alumnos ¿qué se ha hecho? ¿Qué se ha hecho para nuestros chavales, que son el futuro? ¿Qué medidas se han tomado para cuidar la salud emocional, para cuidar la educación y la evolución de estos chavales?”.

Paul Auster terminó exhausto tras escribir su novela ‘4 3 2 1’. A partir de entonces se dedicó a leer todos los libros que siempre quiso leer pero nunca tuvo la oportunidad de hacer. En uno de esos encuentros del azar –que siempre ha rodeado en su escritura al autor estadounidense, de 74 años–, llegó a ‘El monstruo’, la última novela que escribió Stephen Crane. Fue ahí cuando empezó la obsesión. Paul Auster, bajo cuya pluma se ha escrito ‘La trilogía de Nueva York’, ‘El cuaderno rojo’ o ‘La invención de la soledad’, no pudo detenerse: siguió leyendo lo que ya había leído de Crane, lo que no había leído y lo que muy pocos han leído. En un momento dado, Auster se detuvo y pensó que le gustaría escribir un libro corto sobre él, de unas 150 páginas. A medida que más sabía, sin embargo, más quería escribir. «Esas páginas crecieron», dice. El resultado es un libro de más de 1.000 páginas: ‘La llama inmortal de Stephen Crane’.

El libro no resultó tan pequeño como se lo planteó en un inicio.

Esas 150 páginas crecieron, eso es todo lo que puedo decir. No estaba planeando escribir este enorme libro, simplemente pasó. A medida que sabía más, más quería decir, y así terminó surgiendo este libro que puede romperte el pie si te cae encima. Es una tremenda pieza de trabajo.

¿Qué le sorprendió de Stephen Crane?

Muchas cosas. Por ejemplo, su matrimonio con Cora, una unión notable que no he visto en mucha gente. Y ella fue un extraordinario personaje en su propia escritura. También esa energía suya tan increíble; fue casi un superhombre. Es increíble la cantidad de cosas y textos que logró hacer en una vida tan corta. Tenía una curiosidad insaciable. Aprendí de su persistencia, su necesidad de seguir escribiendo sin importar cuánta gente lo rechazara o cuánta gente se burlara de él; seguía haciéndolo.

Él tenía casi mi edad cuando murió…

Pienso en lo que yo hice cuando tenía 28 y no fue mucho. Llevo escribiendo desde hace tiempo, pero no tengo tanto para mostrar como él. Si yo hubiera muerto con 28 años, habría desaparecido y no habría dejado nada.

¿Por qué es importante Crane?

Él fue el primer estadounidense modernista y lideró la ola modernista del siglo XX, y creo que sin él las cosas hubieran sido muy diferentes. Influenció a muchos de los escritores de los años veinte y treinta y su marca está ahí, pero luego desapareció siendo tan joven que la gente tiende a olvidarlo. Escribió tanto y de tantas formas que dudo que alguien que viviera en su época advirtiera todo lo que estaba haciendo. Leí sus poemas, su artículos periodísticos, sus novelas; nadie leyó todo eso.

Usted dice que escribió este libro en tiempos muy oscuros, ¿no?

Yo terminé el libro en febrero de 2020, antes de que la pandemia se convirtiera en un gran problema. Y, por supuesto, me refiero a que en ese momento llevábamos tres años de Donald TrumpEstados Unidos se estaba partiendo en pedazos. El mundo en el que hemos estado viviendo es bastante malo, la forma en que vivimos se está desmoronando y las estructuras internacionales en las que vivimos no están funcionando. La gente está muy descontenta no solo en Estados Unidos, sino alrededor del planeta. Creo que la gente está hambrienta de algún tipo de cambio, si bien no lo pueden expresar de manera muy clara. Y cada vez más «chiflados demócratas» están llegando e influenciando a la gente a creer cosas muy descabelladas. Creo que el 35% de los estadounidenses están locos en este momento; es decir, estamos viviendo con lunáticos. No hay más diálogo en nuestras democracias: tan solo hay dos bandos gritándose el uno al otro porque no hablan la misma lengua. El futuro cercano de los Estados Unidos es feo.

¿Usted se siente esperanzado en estos momentos?

Bueno, estoy impresionado por Joe Biden, creo que se está esforzando. Su problema es que el control democrático del Congreso es muy frágil, no hay espacio para maniobrar. Está tratando de pasar varias legislaciones que marcarían una diferencia en el país y ayudarían mucho a la gente, y necesitamos esto desde hace décadas, pero necesita a todos los componentes del Partido Demócrata en el Senado, y hay solo dos que consiguen bloquearlo todo; no sé cuál será el resultado de esto. Él lo hace lo mejor que puede, pero creo que aunque lograra pasar su legislación no sería suficiente: él tiene que –y no sé si es posible– lograr nuevas leyes sobre la protección del derecho a votar, y eso es un gran problema porque la derecha intenta destruir el derecho al voto y quitárselo a la gente. Pero no puedes tener una democracia sin elecciones libres; no es posible.

En otra entrevista usted dijo que el cambio climático será lo peor a lo que se enfrente la humanidad…

Lo único que podemos tener es esperanza. Sí hay soluciones, todo el mundo sabe cuáles: que nosotros, como ciudadanos, tengamos la voluntad de cambiar la manera en que vivimos para lograr salvarnos. Pero el dinero es el gran conductor de gran parte de la actividad humana, y cuando hay dinero por hacer, la gente que puede llegar a tener más no quiere cambiar. Por eso es tan difícil: prefieren destruir todo y ser ricos que solucionar los problemas. Es un problema global, como lo ha sido la pandemia. Esta última aún no ha terminado, el calentamiento global está empeorando y los políticos locos cada vez son más numerosos. Es un tiempo extraño y oscuro.

Tengo entendido que usted terminó un libro de ensayos sobre las armas en Estados Unidos.

Sí, en Estados Unidos la violencia es terrible. Ha sido un texto muy difícil de escribir, el más difícil que he intentado hacer jamás. Pero ya está terminado, y lo he hecho en colaboración con un fotógrafo: va a tener fotos, pero no son imágenes violentas, sino imágenes tomadas en 30 lugares diferentes donde han sucedido masacres. Son edificios, pero no hay gente en las fotos, ni tampoco hay armas. Creo que las imágenes ayudan a las palabras y las palabras a las imágenes. Es una colaboración fascinante. Fue doloroso, pero estoy muy orgulloso de haber hecho ese libro.

¿Por qué este tema?

Bueno, no fue idea mía. El fotógrafo en cuestión, Spencer Ostrander, está casado con mi hija. Él fue quien empezó el proyecto. Viajó alrededor del país sacando fotos extrañas en estos lugares que he mencionado y en algún punto le dije: «Cuando termines con las fotos quizás pueda escribir algo». Así empezó. Luego me di cuenta de que los tiroteos son una parte de nuestros problemas y quise investigar más sobre la historia de las armas en Estados Unidos. Es decir, ¿por qué somos el país que somos? ¿Por qué tenemos este problema y ningún otro país se acerca a las cifras que tenemos?

¿Por qué fue doloroso?

Porque leí cientos de casos sobre tiroteos, la destrucción de vidas, el tormento de los supervivientes, el dolor de las familias de los asesinados. Es devastación tras devastación, y esto habla sobre la oscuridad más oscura. Empecé el ensayo porque cuando era un niño disparé un arma y entendí el placer oculto detrás del disparo. Al mismo tiempo, como usted probablemente sabe, en mi familia hay una historia de violencia causada por las armas de fuego: mi abuela disparó a mi abuelo y lo mató. Mi padre tenía seis años. Eso fue hace más de un siglo, pero la historia ha colgado sobre la familia desde entonces. Conozco el placer de las armas y conozco, a su vez, su devastación. Empecé con estas historias personales y luego examiné el tema de una manera profunda.

Siempre me he preguntado qué hay detrás de estos tiroteos masivos, ¿es una cuestión de soledad?

Sí, es una cuestión de soledad y alienación. La mayoría de los que causan esos tiroteos son hombres jóvenes que están mentalmente enfermos, ¿pero cómo puedes arrestar a alguien por tener una enfermedad mental? No puedes arrestar a alguien por tener fantasías con dispararle a la gente. No puedes arrestar a nadie por esta clase pensamientos. Mucha gente sueña a veces con matar a alguien y no lo lleva a cabo, pero aquí se trata de personas que van y lo hacen, siendo ya entonces demasiado tarde.

Cambiando un poco de tema, ¿cómo está Siri?

Me alegra poder decir que Siri está preparando un nuevo libro de ensayos. Es brillante, yo diría que es su mejor libro de ensayos. Y también ha estado escribiendo muchos artículos políticos para diferentes medios de comunicación en el último año y medio. Ahora está empezando a escribir una nueva novela. En resumen, está ocupada, es increíble cómo trabaja todo el tiempo. El nuevo libro se llama Madres, padres y otros, y es hermoso. Estoy seguro de que estará en español a lo largo de 2022.

¿Qué está leyendo ahora? Puede que sea una pista de la próxima biografía que vaya a escribir.

No, no más biografías. Estoy leyendo bastante sobre la historia temprana de Estados Unidos, y he encontrado varios libros que me están enseñando mucho.

¿Por qué no más biografías?

Porque estoy escribiendo historias cortas de ficción; eso es lo nuevo que he estado haciendo. Y también es una forma de escribir que nunca había hecho antes: es un reto muy difícil e interesante.

 

 

Esta entrevista es parte de un acuerdo de colaboración entre el diario ‘El Tiempo‘ y la revista ‘Ethic’. Lea el contenido original aquí.

El actor Willem Dafoe se pone a las órdenes de Guillermo del Toro en la película 'El callejón de las almas perdidas', nueva adaptación de la novela escrita por William Lindsay Gresham en 1946. La cinta, protagonizada por Bradley Cooper y Cate Blanchett, se estrena en los cines españoles este viernes 21 de enero.

Defoe siempre había querido colaborar con el realizador mexicano, a quien admira profundamente. "Decidí hacer esta película principalmente por Guillermo, quería trabajar con él. Le admiraba, le conozco personalmente y siempre disfruto de su compañía", explicó el intérprete durante una entrevista concedida a CulturaOcio.

Willem describe al oscarizado director como una persona muy "bromista y cariñosa", además de ser muy riguroso a la hora de ponerse detrás de la cámara. "Es divertido trabajar con Guillermo. Su visión y pasión por el cine me interesa y me inspira", afirma el protagonista de títulos como 'La última tentación de Cristo' o 'Spider-Man'.

Willem Dafoe creció en el medio oeste de Estados Unidos y todavía recuerda el paso de los feriantes ambulantes por su ciudad cuando era un niño. "Me daba miedo conocer a los feriantes, porque eran de un mundo muy diferente al mío. Parecían unos tipos duros, pero eran oscuramente románticos", cuenta el actor, quien de niño imaginaba que se marchaba con los feriantes para llevar su tipo de vida.

Un charlatán sin escrúpulos

En la cinta, Dafoe da vida a Clem Hoatley, un capataz de feria sin escrúpulos que hace lo que sea para ganarse la vida. "Clem es un charlatán, es un hombre muy pragmático que tiene muy claro quién es. Tiene una visión oscura de mundo, acepta ciertas cosas malas que hace y las justifica", dice el intérprete de su personaje.

En 'El callejón de las almas perdidas', un carismático y ambicioso feriante (Bradley Cooper) conoce a la pitonisa Zeena (Toni Collette) y a su marido mentalista Pete (David Strathairn) en una feria ambulante. El joven tiene un innegable talento para manipular a la gente y pronto se compincha con una misteriosa psicóloga (Cate Blanchett) para estafar a la alta sociedad y, en especial, a un rico magnate (Richard Jenkins).

Los actores Bradley Cooper, Cate Blanchett, Toni Collette, Rooney Mara, Richard Jenkins, Ron Perlman y David Strathairn completan el reparto de la película. (Raquel Laguna)

Nació en el territorio tsotsil de Ch’enalvo’, Chiapas, México. Estudió Ciencias de la Comunicación y una maestría en Cine Documental en la Universidad de Chile. Entre sus proyectos documentales están Voces de hoy, que retrata el movimiento musical de jóvenes tsotsiles en el rock. En 2015 dirigió Bankilal (El hermano mayor), documental seleccionado y proyectado en distintos festivales y muestras de cine a nivel nacional e internacional, con el que fue ganadora en 2016 del Festival de Cine y Video Indígena de Morelia, Michoacán.

En 2019 estrenó Tote (Abuelo) en el Festival Internacional de Cine de Morelia, en donde obtuvo el premio La Musa a mejor documental realizado por una mujer y el premio Ambulante, para participar en la gira de documentales 2020, así como la selección en competencia en distintos festivales dentro y fuera de México.

Ha impartido talleres de cine en diferentes espacios colectivos y comunitarios. Desarrolló el proyecto de video cartas con niñas y niños tsotsiles, con la finalidad de acercar a la niñez al audiovisual. Actualmente se encuentra en la realización del documental Por la vida, que retrata la lucha y resistencia de mujeres lencas frente a proyectos extractivistas en Honduras. Es programadora y cofundadora de Cine Bolomchon, un colectivo comunitario que busca generar espacios de interacción artística a través de la formación, exhibición y realización cinematográfica.

Entre sus intereses está la exploración de narrativas audiovisuales que se acerquen al pensamiento y sentir tsotsiles, desde su experiencia como mujer de esta etnia. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Ver Compendio de Cineastas Contemporáneas: María Sojob en https://youtu.be/HCfg3tJ6FPE 

 

Filmografía:

  • Tote (Abuelo) (doc., 2019).
  • Bankilal (El hermano mayor) (doc., 2015).
  • Voces de hoy (doc., 2010).
Friday, 26 November 2021 00:00

Lo intercultural y la migración en el COMIE

Written by

“Lo importante, lo verdaderamente importante de estos cinco días intensos, 

era el contagio de un espíritu, de una energía, de un entusiasmo: el reencuentro 

con el sentido de nuestra vocación, la comprensión de que nuestro conocimiento 

especializado debe ir vinculado con un compromiso personal por mejorar la educación

 del país, conocimiento que sea también impulso generoso al servicio de los demás, que 

sea a la vez inteligencia y corazón”

Pablo Latapí Sarre, 2007

 

Se llevó a cabo en Puebla, el XVI Congreso Nacional de Investigación Educativa, COMIE, que debiera de trascender los espacios virtuales y no virtuales para ubicarse como una parte de la Agenda Nacional Educativa, espero que sea así y que la brecha que ha existido entre los resultados de investigación y las decisiones de política pública en nuestro país, disminuya.  

Entre un centenar de investigaciones, participo con resultados de investigación en este Congreso, dentro de la temática: “Multiculturalismo, interculturalidad y educación”, donde dialogamos sobre saberes indígenas y campesinos, epistemologías indígenas y diálogos de saberes en educación intercultural, en un momento en donde es primordial visibilizar los procesos que implican las migraciones internacionales en nuestra región y su repercusión en los espacios educativos. 

De manera general, en los espacios migrantes, se hacen visibles situaciones cotidianas caracterizadas por el encuentro y/ o el desencuentro intercultural, de tal manera que la clase social, el género y la edad, además de las pertenencias nacionales y étnicas están caracterizadas casi siempre, por la emergencia del conflicto. 

Las migraciones internacionales pueden provocar una mayor visibilidad del desencuentro, de ahí que uno de mis propósitos de vida, es sensibilizar y concientizar provocando de manera permanente el encuentro intercultural; acrecentando el conocimiento teórico y empírico con respecto a la migración. 

Recrear las relaciones de la vida diaria través de narrativas, me permitió en mi investigación, identificar ciertos momentos disruptivos durante su trayecto migratorio, donde los migrantes construyeron saberes experienciales, en donde no solamente   se muestra la existencia de la diversidad cultural, sino también un proceso de hibridación de saberes de aquí y de allá y el encuentro entre ellos.  

Por lo tanto, resulta fundamental, tanto en los espacios escolares formales y en los educativos no formales, tener en cuenta que las características de los procesos migratorios no están determinadas exclusivamente por las personas migrantes en sí, sino más bien por las distintas modalidades que adquieren los mencionados procesos. 

En este sentido, fue como a partir de mi investigación, doy a conocer las formas en que se construyen los saberes y sus consecuencias en las vidas de diversos migrantes de retorno. En mi intervención en el Congreso, muestro cómo se entrelazan sus saberes experienciales en la construcción de un habitus migrante, en la comunidad indígena campesina de San Mateo Ozolco.  

Algunas veces, en el trascurso de mi investigación doctoral, me cuestionaron la escasa pertinencia del tema relacionado con lo educativo, sin embargo, el tiempo me ha dado la razón, ya que se vuelve imprescindible saber lo que sucede en las comunidades educativas, cuando su vida cotidiana está atravesada por los procesos migratorios. 

Inicialmente,  es necesario desarrollar  una sensibilidad que les permita a los miembros de la comunidad educativa comprender lo complejo que puede resultar para los niños, niñas y adolescentes migrantes llegar e integrarse en ese nuevo espacio social y  no porque su cultura sea otra,  sino porque el proceso migratorio en sí puede acarrear un sin número de problemáticas, por lo que   resulta fundamental conocer las trayectorias de las familias migrantes y elaborar estrategias que faciliten la inclusión de las niñas, niños y adolescentes migrantes en los espacios educativos.

Además de lo anterior, el tema de los saberes es necesario destacarlo, ante la escasa valoración que se les da siendo que su importancia es nodal, especialmente cuando la inteligencia cultural de las personas en las comunidades, permiten   aumentar los aprendizajes de nuestros alumnos y alumnas, mejorar la convivencia en las aulas, los centros educativos y en la relación de estos con la comunidad.  

Si solo valoramos los conocimientos escolarizados de las personas que se relacionan con el alumnado, estamos desaprovechando muchos recursos que son muy útiles para conectar con la diversidad actual, si miramos a la comunidad desde el concepto tradicional de inteligencia que se limita a reconocer solo las habilidades y conocimientos  que se adquieren en los procesos escolarizados, estamos segregando a un buen número de personas como los migrantes,  que disponen de otros saberes culturales que son imprescindibles para el aprendizaje ( Aubert y otros,2010). 

Es necesario destacar que los espacios en los que cotidianamente tienen lugar los encuentros/ o desencuentros interculturales, excede a la presencia de personas que son o han sido migrantes, pues todas las personas, poseemos pertenencias étnicas y culturales o experiencias de vida, saberes, valores y trayectorias múltiples y diversas (Clivati Capelo, 2003). 

De ahí el necesario reconocimiento de lo intercultural en la educación, especialmente cuando la comprensión del conocimiento especializado debe ir vinculado con un compromiso personal por mejorar la educación del país, algo que muchos de mis colegas y amigos que participan en este Congreso, lo llevan no solo en la inteligencia, también en el corazón. 

 

Referencias

Aubert,A. Flecha, A. García, C, Flecha, R y Racionero,S ( 2010) Aprendizaje Dialogico en la Sociedad de la Información. Hipatia

Clivati Capelo, M. R. 2003 “Diversidade sociocultural na escola e a dialéctica da exclusão/ inclusão” En: Diversidade, cultura e educação. Olhares Cruzados (Gusmão, N. M., org.), Editora Biruta.  

Latapí S, P. (2007) Conferencia de clausura del IX Congreso Nacional de Investigación Educativa, Mérida, Yucatán, 5-9 de noviembre de 2007.

 

En el marco del foro Recrea Academy 2021, Deborah Monroy Magaldi — directora en la Unidad de Evaluación Diagnóstica de la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación— presentó avances del proyecto Red de Apoyo a la Evaluación y la Investigación con Autoridades Educativas Estatales (REDEIE),  que tiene entre sus objetivos convertirse en un espacio de colaboración e intercambio de información con las secretarías de educación o dependencias homólogas en las entidades federativas para el desarrollo de evaluaciones e investigaciones de alcance local, regional y nacional.

Destacó que con este proyecto la comisión busca diseñar, construir, coordinar e implementar proyectos de evaluación e investigación educativa que contribuyan a la mejora continua de la educación, y generar un diálogo sistemático con las áreas estatales de investigación y evaluación educativa que favorezca la producción y robustecimiento teórico y metodológico de los proyectos en las entidades.

Monroy Magaldi dijo que con este proyecto Mejoredu también busca el establecimiento de una agenda conjunta en materia de evaluación e investigación educativa, donde los productos derivados de los trabajos que realice la red sean de beneficio para todos sus miembros.

En ese foro señaló que actualmente existe una importante cantidad de estudios, investigaciones y evaluaciones educativas que pueden coadyuvar para la mejor toma de decisiones, sin embargo, no se utilizan, son subutilizados o estigmatizados.

Finalmente, destacó la importancia de incrementar el uso de la investigación y la evaluación educativa para la mejor toma de decisiones de los funcionarios públicos en todos los niveles de gobierno.

 

Publicado por Mejoredu

Fotografía de portada: Recrea Academy

La iniciativa comunitaria “El gato panadero, un ronroneo de sabor” busca motivar el uso del náhuatl entre la población de Tlaxcala como lenguaje cotidiano, a través de un proyecto de emprendimiento con mucho arraigo entre los mexicanos como la panadería.

Itsel Martínez Rodríguez, responsable del proyecto explica que “El gato panadero” nació hace años y se consolidó este 2021 gracias a una convocatoria nacional del “Colectivo Kybernus” y Grupo Salinas, la cual seleccionó a las mejores propuestas comunitarias del país para materializarlas.

La dueña de “El gato pandero” comenta que por el momento se contempla incentivar el uso del náhuatl como lengua que se hable todos los días de manera cotidiana ofreciendo a la población un espacio para practicarlo, por lo que se establecerá un centro de lenguas de manera complementaria a la panadería.

“Debemos de tener un lugar autentico para hablar las lenguas originarias, por ello la panadería se pensó completamente en este sentido, siendo un atractivo de consumo y a la vez de preservación de la lengua náhuatl”, apunta.

Las personas que acudan por sus piezas de pan encontrarán letreros en náhuatl, y se incentiva a los consumidores a que utilicen expresiones en esta lengua a cambio de recibir una pieza gratis, de esta manera la experiencia de visitar el local se vuelve didáctica y enriquecedora.

En las redes sociales, Itsel ve una importante herramienta para sensibilizar y educar a las personas sobre la importancia de consolidar el uso del náhuatl en zonas urbanas y no solamente se utilice en el entorno rural, para combatir la discriminación, aumentar la motivación de seguir practicando la lengua, pero sobre todo conocerla.

Respecto a cómo surgió la idea de relacionar el náhuatl con la pandería, Itsel rememora su
formación académica, la cual se ha desarrollado en el extranjero, específicamente, en Europa en países como Italia.

“Durante ese tiempo iba a lugares públicos y encontraba letreros en idioma natal y aparte en otros idiomas para lograr un entendimiento. Es imposible comparar un continente con otro, sobre todo en especial América Latina con Europa, pero ese fue otro elemento que me motivó a materializar el proyecto, contando con 68 lenguas originarias en México podemos hacer algo mejor”, cuenta.

La selección de la lengua náhuatl fue por la carga representativa que tiene en el país, siendo una de las más preciosas y que ha dejado huella en muchas regiones de México. En un futuro se buscará incorporar la lengua otomí y posteriormente lenguas extranjeras para crear un espacio donde se ofrecerán foros y charlas para fomentar la cultura y la gastronomía.

“El gato panadero, un ronroneo de sabor”, se financió en una parte por los recursos de la convocatoria y otra parte por socios del proyecto y está conformado por siete personas.

Estarán ubicados en calle Zitlalpopocatl, número 5, en el centro de la capital, con un horario de atención de 7:00 a 21:00 horas, se prevé que la inauguración sea el día viernes 3 de diciembre.

Por ahora los puedes encontrar en redes sociales, a través de Facebook como “El gato panadero” y en Instagram “elgato.panadero”, donde encontrarás dinámicas, publicaciones e información de cursos, pláticas y talleres.

Itsel Martínez Rodríguez concluye invitando a la población a atreverse a hablar en náhuatl, sin importar que se equivoquen, porque esa interacción será fundamental para mantener este tipo de proyectos que buscan socializar las lenguas originarias.

Finalmente, hace una reflexión sobre la importancia de compartir el conocimiento con las personas, ponerlo a disposición de la población y fortalecer el orgullo y arraigo de los tlaxcaltecas, “El conocimiento y la educación no es para una persona, es para todos, siendo este, uno de los pilares para la realización de este proyecto. Todo es bastante sustentable y sobre todo buscamos promover el consumo local”.

 

Publicado en martinhernandezrodriguez.org

La última pista que existe de Medicina, Jurisprudencia y Filosofía, las denominadas Pinturas de la Facultad, de Gustav Klimt, es de 1945. Las tres grandes obras estaban en un castillo en Austria que, el día antes de que acabara la Segunda Guerra Mundial, los nazis mandaron quemar antes de que el Ejército Rojo les confiscara un patrimonio artístico que ellos mismos habían expoliado por toda Europa. En aquel incendio desaparecieron más obras del artista austriaco, no se sabe cuántas, lo que parece más que probado es que estas tres piezas de finales del siglo XIX, de más de cuatro metros, sucumbieron a las llamas. El único rastro que quedaba eran unas fotografías en blanco y negro hasta que recientemente el Google Arts & Culture y el Museo Belvedere de Austria han resucitado las piezas y sus brillantes colores gracias a la inteligencia artificial.

El trabajo lo ha hecho un algoritmo al que han entrenado especialistas de ambas instituciones tras una exhaustiva labor de investigación cromática. El punto de partida, ya que de las tres piezas solo quedaban imágenes en blanco y negro, fue un fragmento de color que todavía se conserva de la Medicina. A partir de ahí, se recopilaron 80 imágenes de cuadros de Klimt repartidos por distintas instituciones. Con esta primera información, el robot aprendería a través de la prueba y el error un sesgo hacia los colores de su obra. Los expertos recurrieron a obras como el Friso de Beethoven, donde aparecen serpientes doradas similares a las que rodean a las tres mujeres a la vanguardia en Jurisprudencia, explican en el Instituto de Google.

Pero un algoritmo de este tipo necesita más alimento para seguir aprendiendo, unas 5.000 imágenes de media para asimilar un objeto, por lo que además le enseñaron un millón de fotos de cosas del mundo real, incluidas personas, animales y edificios; y 91.749 obras de arte que ya almacena Google Arts & Culture (la plataforma alberga piezas y documentación de más de 2.500 instituciones culturales de 80 países). “Esto permite que el modelo de aprendizaje automático asimile los límites de los objetos, las texturas y las composiciones frecuentes en las obras de arte”, aseguran los expertos de Google.

No solo usaron imágenes, expertos en Klimt como Franz Smola, del Museo Belvedere, hicieron una labor de investigación reuniendo documentos académicos y periodísticos de la época. Smola usó, por ejemplo, extractos de crónicas del periodista Ludwig Hevesi sobre la Jurisprudencia, que estuvo expuesta en 1903: “Tres diosas vengadoras de forma aterradoramente hermosa, con serpientes doradas en el pelo”. Seis años después, en otra crónica, Hevesi vuelve a tratar el cuadro: “Un infierno de lujo, donde los instrumentos de oro de tortura están incrustados con diamantes y los mártires sangran rubíes”. La precisión en los detalles de estos textos y, sobre todo, en la descripción de los colores, ha sido tan determinante para el aprendizaje del robot como las imágenes. “Para que las pinturas fueran históricamente precisas, guiamos al algoritmo con la investigación del doctor Smola. Si sabemos que un determinado objeto tiene un color específico, agregamos ese color directamente a las fotos en blanco y negro”, explican en el Instituto de Google.

Con toda esta información, Emil Wallner, ingeniero de Google, dedicó casi seis meses a programar el código de inteligencia artificial con el que trabaja el algoritmo para que consiguiera generar predicciones de color acordes a la obra de Klimt. En el siguiente paso del proceso volvieron a entrar Smola y el equipo del laboratorio. El robot no colorea manualmente las pinturas, sino que hace un análisis estadístico de las obras de arte existentes de Klimt y aprende a imitar el estilo de coloración. Por eso, con las referencias cromáticas que había generado el algoritmo, los especialistas insertaron cuidadosamente los colores en las tres pinturas del maestro austriaco.

“El resultado fue sorprendente porque pudimos colorear incluso las partes sobre las que no teníamos ninguna información”, explica Smola. “Cuando por primera vez vi el cielo verde de Filosofía, exclamé: ‘¿Qué es esto?’. Me quedé asombrado porque supuse que sería azul. Fue una emoción especial, algo que nunca olvidaré”, asegura Wallner. El cielo era verde esmeralda, como ya habían adelantado algunos documentos periodísticos que describían tonos verdosos en esa parte de la pintura.

De esta manera revivieron las obras con las que el pintor provocó un escándalo —otro más a lo largo de su carrera— en la institución académica. En 1894, la Universidad de Viena encargó a Klimt y al artista Franz Matsch unas pinturas alegóricas que representaran estas tres disciplinas. Oportunidad que el primero aprovechó para criticar “la estrechez de miras del Estado y la sociedad austriaca”. Para conseguirlo, desplegó su imaginario a través de conceptos mitológicos como mujeres desnudas atrapadas en serpientes o embarazadas, niños, esqueletos, seres espectrales de largas cabelleras, todos brillantemente rematados con el característico oro de Klimt. El resultado fue la ofensa e ira de los expertos, que calificaron los cuadros de pornográficos y ofensivos.

Los investigadores de la Fundación Gustav Klimt recuerdan que tras ser requerido en varias ocasiones para que revisara sus creaciones, finalmente el pintor retiró las piezas, devolvió el dinero que le habían dado y se las vendió a Serena Lederer, una adinerada judía y coleccionista de las obras de Klimt residente en Viena que fue víctima del expolio nazi. Su colección acabó en el castillo que los oficiales de las SS incendiaron. Ahora revive en internet. El resultado se ha convertido en una experiencia de realidad aumentada en 360º que forma parte de Klimt frente a Klimt - El hombre de las contradicciones.

 

Ana Marcos. Redactora de Cultura, encargada de los temas de Arte. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue parte del equipo que fundó Verne. Ha sido corresponsal en Colombia y ha seguido los pasos de Unidas Podemos en la sección de Nacional. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de periodismo de EL PAÍS.

 

Publicado por El País

Fotografía: El País

 

Se recomienda revisar las prácticas de crianza en los sistemas de familia.

En México viven casi 40 millones de niñas, niños y adolescentes, y representan 35 por ciento de la población; más de la mitad, 51.1 por ciento, vive en pobreza. “Las personas entre los cero y 18 años, alrededor de la tercera parte del total de la población requiere un cuidado particular del mundo adulto; ese cuidado es una responsabilidad social”, afirma la académica de la Escuela Nacional de Trabajo Social, Gabriela Ruiz Serrano.

A escala global, de acuerdo con el informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), “Estado Mundial de la Infancia” (octubre de 2021), en el cual se examina la salud mental de esa población, se estima que 13 por ciento de quienes tienen de 10 a 19 años padece un trastorno mental diagnosticado. En ese rango de edad, el suicidio es la cuarta causa de muerte: cada año, casi 46 mil adolescentes se quitan la vida, uno cada 11 minutos.

En ocasión del Día Universal del Niño, que se celebra el 20 de noviembre, la universitaria reconoce que desafortunadamente las condiciones que aquejan a nuestro país son poco alentadoras y favorecedoras para el desarrollo integral de ese sector.

La sindemia (o sinergia de epidemias en un mismo tiempo y lugar: sanitaria, económica, social, etcétera), como denominó a la pandemia la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), agudizó las problemáticas que les aquejan: pobreza, trabajo infantil, deserción escolar y violencia al interior de las familias, entre otras. Hasta antes de la emergencia sanitaria, por ejemplo, siete de cada 10 niñas y niños indígenas en México no lograban satisfacer a cabalidad sus derechos, entre ellos, educación, alimentación y la salud.

Algunos organismos nacionales e internacionales, como la Redim y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, advierten que en México podría haber entre 30 mil y 45 mil infantes en actividades delictivas, y alrededor de 250 mil se encuentran en riesgo de ser reclutados por el crimen organizado. 

Las personas niñas son utilizadas para delitos como explotación sexual a través de la pornografía infantil, la cual tuvo incremento importante durante los meses de pandemia, señala la experta. El balance anual de Redim 2020 “El año de la sindemia y el abandono de la niñez en México” estableció que ese delito tuvo un aumento de 157 por ciento el año pasado, con respecto a 2019.

Ruiz Serrano opina que es importante pensar a los niños y adolescentes como actores sociales, políticos, productores de cultura y que, por tanto, requieren de cuidado especial.

Para el Estado mexicano y “quienes nos dedicamos al acompañamiento de la niñez, y que no la vemos sólo como un grupo de atención prioritaria, sino como un proceso humanizante, hay muchas tareas y desafíos para lograr un escenario seguro para su desarrollo”.

Por desgracia, dice la especialista, prevalece una cultura adultocéntrica. “Si bien los marcos jurídicos nacional e internacional, como la citada Convención o la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes advierten que hablamos de sujetos de derecho, aún no logramos expresar a cabalidad lo que entendemos por tal concepto. Todavía en México y el mundo hay una percepción de que son ‘menores’; y esa no es una narrativa hueca, sino que expresa la manera como les percibimos”.

Este pensamiento, añade, permea las relaciones familiares: se emplea el abuso corporal como medida de crianza porque se considera que el golpe a tiempo es efectivo o necesario; o difícilmente se toman en cuenta sus opiniones, por ejemplo.

Proceso humanizante

Para la universitaria “la niñez es una geografía, un territorio, un espacio que nos llevamos para el resto de la vida, donde construimos las primeras relaciones sociales, los primeros encuentros, y configura en sí mismo un proceso humanizante. Por eso necesitamos desmontar la idea de que el niño es propiedad del adulto, que debe acatar indicaciones pasivamente, sin permitirle involucrarse en esa construcción humana donde él debe tener el protagonismo”.

También existe una perspectiva eurocentrista instalada en el pensamiento latinoamericano, y con ella la idea de que el maltrato infantil está presente a lo largo de la historia y en diferentes lugares. Eso es parcialmente cierto, explica.

Al hacer estudios de la niñez en el México Prehispánico “me encuentro con algo completamente diferente y revelador. En nuestros pueblos originarios las niñas y niños eran vistos como seres de luz. Si bien había sacrificios humanos, prácticas que vistas a nuestros ojos serían interpretadas como violencia y abuso de poder, en la idiosincrasia y cultura de los mesoamericanos eso tenía un significado profundo: eran seres que abrían el canal de comunicación con las deidades”.

Ruiz Serrano menciona que cuando se sabía que una mujer estaba gestando, el clan la cobijaba y se hacía cargo de ella; al nacer el bebé, la comunidad lo cuidaba. “Algunas exploraciones dan evidencia de que, en las sociedades prehispánicas, la práctica del cuidado era realizada a través del clan y no como un asunto privativo de padres y madres, ejercicio que preservan algunos grupos de referente indígena, como los mapuches o los mayas”.

Además, hace años un estudio reveló que entre los indígenas no había presencia significativa de enfermedades mentales, como psicosis o esquizofrenia, lo cual se entiende a partir de la construcción del vínculo seguro que pueden tener estas comunidades.

Y si bien hay prácticas culturales que se han visibilizado y hay que combatir, como la venta de infantes, el matrimonio forzoso o la explotación laboral, en esas poblaciones hay iniciativas interesantes; “en la crianza utilizan elementos tan simples como la canción de cuna o la transmisión de historias, y eso fortalece su sentido identitario y comunitario”.

La académica refiere que en numerosas ocasiones se piensa que el problema de los niños que viven extremas violencias se resuelve al alejarlos de sus sistemas familiares y al llevarlos a una institución, y se cree que la restitución de sus derechos se traduce en darles de comer, una cama o llevarlos a la escuela, en el mejor de los casos, darlos en adopción.

Sin embargo, el Estado tiene una deuda importante porque también se necesita trabajar con las familias que, a su vez, han sido receptoras de violencias estructurales, como la pobreza. Cobijar a la infancia en sus primeros años de vida tendrá resultados a largo plazo, y se favorecerá su desarrollo, sostuvo la especialista universitaria.

Acciones articuladas

El 20 de noviembre además de la celebración del Día Universal del Niño se conmemoran los aniversarios de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos del Niño (1959) y la aprobación de la Convención de los Derechos del Niño (1989), entre los cuales se encuentran los relativos a la vida, salud, educación, jugar, a la vida familiar, protección frente a la violencia y la discriminación, y a que se escuchen sus opiniones.

De acuerdo con Ruiz Serrano, se debe pensar en una estrategia integral que logre proteger los tejidos comunitarios y eso se traduzca en familias con condiciones adecuadas para que los niños y las niñas no tengan que ser separados de ellas. “No quiero decir que sólo los pobres ejercen violencia en contra de la niñez, sino que la pobreza se convierte en un factor detonante para el ejercicio de las violencias”.

Recomienda revisar las prácticas de crianza en los sistemas de familia y desechar la creencia de que el golpe es necesario, de que a través de la violencia se aprende. Esta efeméride nos debe llevar a reflexionar desde dónde miramos a la niñez.

La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes sería maravillosa si logramos materializarla; sería un referente, incluso, internacional. “Los marcos jurídicos de protección a la niñez son un avance, tener reglamentaciones que lo viabilicen es otra ventaja, junto con profesionistas interesados en comprender el mundo de los niños”, subraya.

Los esfuerzos de las organizaciones de la sociedad civil en materia de acompañamiento de niñas, niños y sus sistemas de familia, e iniciativas como la pedagogía de la ternura, son esfuerzos que debemos articular de manera más consistente para que se vuelvan propuestas contundentes, sostiene Gabriela Ruiz.

Hay que hacernos acompañar de profesionales cuando sintamos que estamos agotados; se vale estar cansados y buscar redes de apoyo. Y contar con políticas públicas, no focalizadas, como las becas –que son un paliativo, pero no resuelven los problemas de fondo–, sino integrales, y entender que para que los niños estén bien, sus cuidadores también deben estarlo, concluye.

 

Publicado por Gaceta UNAM

Todos los seres humanos fuimos primero una solitaria célula de 0,1 milímetros. Aquel óvulo de nuestra madre fecundado por un espermatozoide de nuestro padre dio lugar a dos células, después a cuatro, más tarde a ocho. El resultado de esa multiplicación constante, sin embargo, no es una inmensa albóndiga de células idénticas, sino una persona con un asombroso cerebro y unas sofisticadas manos capaces de tocar al piano un nocturno de Chopin. Un laboratorio de Sevilla ha iluminado ahora este desarrollo embrionario y sus resultados pueden provocar angustia existencial. La esencia de esos dedos virtuosos —una de las características aparentemente más humanas— ya estaba presente en los peces, según explica el biólogo Javier López-Ríos. “Es una lección de humildad. No somos necesariamente especiales”, afirma.

Para entender sus experimentos hay que viajar a 1993, cuando ocurrió uno de los episodios más extravagantes de la historia de la genética. Un ser humano está compuesto por unos 30 billones de células. Cada una de ellas, sea del pie o del cerebro, lleva en su interior un mismo manual de instrucciones: una molécula de ADN dividida en unos 20.000 genes, con las directrices para que cada célula sepa qué tiene que hacer. Aquel año de 1993, el genetista estadounidense Robert Riddle descubrió un nuevo gen y decidió bautizarlo Sonic, como el erizo azul de los videojuegos de Sega, porque al inactivarlo en las moscas estas presentaban una especie de extraños pinchos. El ingenioso nombre perdió su gracia cuando se detectó el papel del gen en gravísimas enfermedades humanas. Los médicos se veían obligados a explicar a unos padres que su hijo moribundo tenía una mutación en Sonic, el erizo.

Este gen de nombre controvertido contiene las instrucciones para fabricar una proteína mensajera que se envía a otras células. “Básicamente, es como un e-mail”, apunta López-Ríos. Cuando los embriones tienen los cuatro bultitos que acabarán siendo sus extremidades, el gen Sonic se activa en unas pocas células, que fabrican proteínas que viajan al resto de células cercanas y ponen en marcha el desarrollo de los dedos. Si hay pocas proteínas Sonic, se forma una mano de dos dedos. Si hay demasiadas, pueden aparecer ocho o nueve dedos en una sola mano. Otro gen, denominado Gli3, se encarga de que solo haya cinco dedos en los humanos.

López-Ríos y sus colegas han observado que al inactivar el gen Gli3 en los ratones se forman ocho dedos, en lugar de los cinco habituales. Pero su sorpresa llegó cuando apagaron el Gli3 en peces, que obviamente no tienen dedos. Los animales mutantes tenían las aletas más grandes y con más huesos. “La esencia de hacer dedos está enterrada en la aleta de los peces”, sentencia López-Ríos, del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, en Sevilla.

El biólogo evolutivo Neil Shubin sostiene que los seres humanos somos “fantasmas de animales del pasado”. En el documental Tu pez interior (2014), Shubin narraba su viaje en helicóptero al Ártico canadiense, armado con un fusil para defenderse de los osos polares, en busca de “fósiles que muestran la historia de nuestros propios cuerpos”. Allí encontró los restos del tiktaalik, un animal extinto que vivió hace unos 375 millones de años y estaba a medio camino entre los peces primitivos y los primeros anfibios de cuatro patas que salieron del agua y conquistaron la Tierra.

Shubin, coautor del nuevo estudio, cree que sus peces mutantes “revelan la profunda historia de nuestras manos y nuestros pies”. El investigador, de la Universidad de Chicago (EE UU), explica que el mecanismo de Sonic y Gli3 surgió “probablemente” hace unos 400 millones de años, facilitando el aumento progresivo del tamaño de las aletas, finalmente transformadas en robustas patas para caminar por el planeta. “Las herramientas genéticas que crean nuestras manos son muy antiguas, incluso anteriores a las extremidades: llegaron cientos de millones de años antes que el origen de nuestra especie”, señala Shubin.

López-Ríos recalca que genes similares a Sonic ya estaban presentes incluso en los cnidarios, el primitivo grupo de animales invertebrados que incluye a las medusas, lo que sugiere que la quintaesencia de esta arquitectura genética apareció hace más de 600 millones de años. El genetista Javier Sampedro, periodista científico de EL PAÍS, lo resumió así en su libro Deconstruyendo a Darwin (editorial Crítica): “Toda la deslumbrante diversidad animal de este planeta, desde los ácaros de la moqueta hasta los ministros de Cultura pasando por los berberechos y los gusanos que les parasitan, no son más que ajustes menores de un meticuloso plan de diseño que la evolución inventó una sola vez, hace unos 600 millones de años”.

Los autores del nuevo trabajo han realizado sus experimentos con medakas, unos pececillos de agua dulce típicos de Japón que son ideales para la ciencia, porque no paran de reproducirse y sus embriones son transparentes. En el animalario del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo hay unos 9.000 medakas, según explica la bióloga Silvia Naranjo, coautora de la investigación. “Estudios como este te muestran que hay estructuras que a priori parece que no tienen mucho que ver, pero sí. Obviamente venimos de los peces, no hay ninguna duda”, subraya.

El nuevo estudio fue idea de Shubin y de José Luis Gómez Skarmeta, un brillante y carismático científico hispanochileno fallecido hace un año por un cáncer de esófago a los 54 años. Sus colegas recordaron en un obituario en EL PAÍS que el investigador había dedicado su carrera a comprender cómo la secuencia genética controla la formación de los órganos en el embrión. Y también a entender cómo cambiaron esas instrucciones a lo largo de millones de años para transformar una aleta en una pata y una pata en una mano. Y, finalmente, a averiguar qué mutaciones, en esa secuencia maravillosa que dio lugar a la mano de Chopin, generan terribles malformaciones congénitas. El nuevo trabajo, publicado este lunes en la prestigiosa revista PNAS, es la última victoria científica de Gómez Skarmeta. El pasado viernes, sus compañeros posaron en la terraza del centro sevillano junto a un olivo colocado en su memoria.

 

 

Publicado por El País

Page 7 of 564

Cultura

El cerebro es uno de los órganos más complejos porque esconde una multitud de secretos que la ciencia aún no ha podido revelar. Sin embargo, gracias a la investigación científica se ha logrado saber un poco más sobre el funcionamiento de este importante órgano, para poder explicar determinadas
Uno de los últimos retratos de la pintora mexicana Frida Kahlo ha batido este martes el récord de un artista latinoamericano en subasta. El autorretrato Diego y yo, de 1949, fue la estrella de la puja que la casa Sotheby’s ha celebrado este martes en Nueva York, en el marco de la temporada de otoño
Tierra sobre tierra, define el artista Oscar Formacio (Cholula, 1989), llama a entender la diversidad de formas, configuraciones y tensiones entre lo gráfico, lo volumétrico, lo arquitectónico y la instalación para pensar más allá de la práctica artística que se cuelga o se pone en una base, y
Dos figuras antropomorfas de barro, modeladas y con aplicaciones procedentes de la Costa del Golfo de México, específicamente del centro de Veracruz, de filiación cultural totonaca, elaboradas en el periodo Clásico mesoamericano (400 – 900 d.C.), las cuales se encontraban en el catálogo de la casa
Comala, espacio artístico, volverá a abrir. Luego de padecer al Covid-19, sus estragos económicos y el llamado a la no reunión que llevó a deshabitar los espacios, este centro cultural ubicado en el barrio de El Alto reabrirá con un nuevo programa de talleres que apostarán por lo presencial y lo
Escena del video 'Una trayectoria, una colección: Federico Silva' realizado por Osvaldo Villagrán, para conmemorar los 98 años del escultor, pintor y académico mexicano.   En Tlaxcala, el estado más pequeño de la República, se encuentra la casa donde vive Federico Silva (Ciudad de México, 16 de
Escultura de ‘Tlalli’, que se colocará en una glorieta de Paseo de la Reforma, en sustitución de la estatua de Cristóbal Colón. Foto José Antonio López   La historia del llamado “descubrimiento de América” tiene diversas formas de ser vista. La visión dominante ha sido una que glorifica a la
Artistas y creadoras difundieron una carta en la que piden a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, retirar al artista Pedro Reyes el encargo de la escultura “Tlalli” que sustituirá a la estatua de Colón. En la misiva con fecha 12 de septiembre, alrededor de 300 artistas firmantes consideran
El Edificio Carolino de la UAP tendrá un nuevo uso. Como parte de la creación del Barrio Histórico Universitario se gestó el Museo Carolino, centro de cultura y saberes que se inaugura con la exposición Víctimas y victimarios de José Rivelino Moreno Valle, mejor conocido como Rivelino.
La conmemoración a 500 años de la caída de Tenochtitlán (1521) ha dado pie a diversas reflexiones que buscan comprender el mundo en que vivían las culturas originarias que habitaban el territorio ahora conocido como México y la manera en que el choque con el mundo español dio origen a nuestra
De la casa de Juana Peñate Montejo en Tumbalá, Chiapas, México. Foto: Diana Laura Montejo. Leer la poesía de Juana Peñate Montejo equivale a sumergirse en el rico y vibrante mundo de Chiapas, México. Sus poemas evocan a la naturaleza verde que rodea a su hogar en Tumbalá: sus ríos y montañas, las
Óleos de Agustín de Iturbide y su esposa Ana María Huarte, así como fotografías y reproducciones de recetarios antiguos, además de algunos cubiertos especiales y lebrillos del Talavera que representan lo que se sirvió a quien se nombró emperador de México al visitar Puebla el 28 de agosto de 1821,
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…