El índice de diabetes mellitus o tipo 2 en México se ha triplicado en los recientes 10 años, pero 50 por ciento de los pacientes no controla los efectos de este trastorno metabólico porque ni siquiera sabe que lo padece, ni tiene claridad de los riesgos que implica la obesidad como factor desencadenante, advirtió la diabetóloga Victoria Rajme.

La especialista participó ayer en el primer Encuentro Nacional de Personas con Diabetes Mellitus Tipo 1, la cual se presenta en niños y adultos jóvenes en la mayoría de los casos. En entrevista comentó que de 7 a 9 por ciento de la población mexicana vive con dicha condición, en la cual el cuerpo deja de segregar insulina completamente.

Sobre la diabetes tipo 2 –que en la actualidad representa una elevada carga de enfermedad– de acuerdo con estudios recientes sobre el tema, el panorama podría ser más complicado, porque cerca de la mitad de las personas con niveles alterados de azúcar en sangre ignora que tiene este mal. Las estadísticas señalan que al menos 70 por ciento de la población mexicana tiene obesidad, puerta de entrada a este tipo de padecimiento.

Uno de los principales factores que impiden prevenir o controlar este trastorno, enfatizó la especialista, es de orden cultural, porque la obesidad y el sobrepeso ya son vistos como normales y por lo tanto no hay consciencia sobre los riesgos que significan para la salud de las personas.

“Estoy espantada porque hay una corriente que dice ‘acéptate con el peso que tengas’ y quien dice que un niño gordito es un niño fuerte. La obesidad es una enfermedad seria, no sólo puede implicar diabetes, también presión alta, infartos cardiacos y cerebrales, daños en columna y rodillas y estado de depresión”, alertó.

Desde hace años existe la tendencia a consumir el doble o triple de las calorías que el cuerpo necesita, al tiempo que se hace cada vez menos ejercicio, lo cual rompe el equilibrio del metabolismo y expone a múltiples enfermedades.

La consecuencia de ello es que México ocupa el primer lugar en obesidad infantil a escala mundial, así como el primer lugar en incidencia de pacientes con necesidad de diálisis, lo cual lo ubica en el mismo rango de gravedad sanitaria que países con menor desarrollo económico.

Además de adquirir hábitos más saludables de alimentación y ejercicio, Rajme afirmó que es necesario verificar los niveles de glucosa en la sangre mediante pruebas capilares o de hemoglobina y realizarse exámenes como el de la curva de tolerancia a la glucosa.

Read 36 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…