El presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, el cardenal Daniel DiNardo, anunció en una carta dirigida a los católicos del país un plan integral para abordar "la catástrofe moral" que sufre la Iglesia estadounidense, tras el pronunciamiento vaticano por el escándalo de las violaciones y abusos sexuales a más de 1.000 niños en diócesis de Pensilvania.

DiNardo, que se había mantenido en silencio hasta el movimiento de la Santa Sede, dio a conocer los tres objetivos clave de esta iniciativa: una investigación al arzobispo de Washington, Theodore E. McCarrick, involucrado en un caso de abuso a un menor; la apertura de nuevos canales para denunciar quejas contra obispos; y la incorporación de una vía legal para una resolución más efectiva de las denuncias.

Una resolución que se hizo pública después de que el Vaticano expresase su "vergüenza y dolor" por el informe publicado por el Tribunal Supremo de Pensilvania sobre los abusos sexuales a menores perpetrados en seis diócesis de la Iglesia Católica en este estado.

"Los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprobables. Estos hechos han traicionado la confianza y han robado a las víctimas su dignidad y su fe", se reconoció desde el Vaticano. "La Iglesia tiene que aprender de las lecciones del pasado, y se tiene que hacer responsable a los agresores y aquellos que permitieron que tuvieran lugar los abusos", indicó.

"Las víctimas deben saber que el Papa está de su parte. Aquellos que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye la vida de los inocentes", hizo hincapié en su comunicado el Vaticano, en referencia indirecta a las críticas hacia el Papa Francisco, a quien se ha acusado de mirar hacia otro lado ante otros casos similares y que admitió no haber gestionado de forma correcta el caso de los abusos en Chile.

"Dos palabras pueden expresar lo que se siente ante estos crímenes horribles: vergüenza y dolor", destacó la Santa Sede tras salir a la luz el documento de un gran jurado de Pensilvania en el que se relata cómo se habían ocultado las violaciones a más de 1.000 niños durante décadas.

Sin embargo, en su comunicado el Vaticano también quiso recordar que la mayor parte de los casos recogidos en la investigación son anteriores al año 2000, fecha en la que la revelación de varios escándalos, entre los que destacan los de Boston (Massachusetts), llevó a la Iglesia estadounidense a emprender una serie de "reformas". Asimismo, señala la necesidad de "estar en constante reforma y vigilancia en todos los niveles de la Iglesia Católica para garantizar la protección de los menores y adultos vulnerables".

Read 69 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…