Print this page

Philip Alston (Melbourne, Australia, 70 años), relator especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos de la ONU, recorre los países que visita para escuchar a quienes viven en la pobreza y poner cara a las cifras. A quienes, de buenas a primeras, se ven sin nada. Ha pasado dos semanas en España. Atiende a EL PAÍS minutos después de desgranar sus conclusiones preliminares sobre la desigualdad en España. 

Pregunta. ¿Por qué dice que el sistema de protección social aboca deliberadamente a un gran número de personas a una situación de pobreza?

Respuesta. Uso estas palabras porque quiero decir que es una elección política. Los Gobiernos han decidido bajar las tasas impositivas y no han hecho mucho respecto a la vivienda. Y creo que si miras el paquete total de las políticas en, al menos, la última década, este nos lleva a [concluir que existe] una elección de dejar a la gente pobre en situación de pobreza y a hacer a la gente adinerada aún más rica. Esto es lo que ha pasado, acompañado de un sistema fiscal que lo refuerza.

P. ¿Cuál fue el mayor error durante la última década?

R. Creo que va todo junto, impuestos y bajos niveles de protección social. Los niveles impositivos son muy bajos. Si ingresas menos, inviertes menos en protección social.

P. ¿Cuál fue la historia que más le impactó durante su visita?

R. Hay casos extremos. Conocer a una mujer gitana que vivía básicamente entre basura, en un vertedero, con niños respirando un aire que es claramente tóxico. Es muy impactante. Pero también conocer a una familia normal que ha sido desahuciada de su casa, que describe una larga lucha para poder seguir viviendo allí y fracasa y se ve en la calle. Y por una razón u otra no están cualificados para recibir ayudas del Gobierno y van de una organización social a otra para obtener comida, zapatos y ropa para sus niños. Esto es muy trágico y el tipo de cosas que creo que nos pueden pasar a muchos de nosotros.

P. Ha descrito un país con grandes desigualdades. ¿Cuánto tiempo necesita España para arreglar la situación?

R. Creo que muchas de las políticas que recomiendo se pueden adoptar verdaderamente muy rápido. Y creo que el nuevo Gobierno de coalición puede cambiar la situación radicalmente si tiene éxito en que sus políticas sean adoptadas.

P. Usted ha dicho que en España ha visto lugares peores que un campo de refugiados. ¿Ha encontrado sitios así en otros países occidentales que ha visitado, como Reino Unido y EE UU?

R. Hay lugares verdaderamente desalentadores en ambos países, pero el campo de recolectores de fresas que vi en Huelva fue verdaderamente impactante, con gente que había vivido allí durante más de cinco años.

Este viernes, Alston ha dicho en la rueda de prensa que la situación que se encontró en esa provincia lo dejó "pasmado". En su informe cifró en 533 millones de euros lo que este cultivo dejó en Huelva en 2018-2019. Y sin embargo vio a gente que "vive como animales". "Me encontré con trabajadores en asentamientos en condiciones que compiten con los peores que he visto en cualquier otra parte del mundo", explicó ante la prensa. "A kilómetros del agua, sin electricidad o saneamiento adecuado. Algunos llevan años así y podrían pagar un alquiler, pero dicen que nadie los aceptaría".

P. ¿Es la pobreza más profunda en España?

R. No. Algo maravilloso de España es el sistema de salud, que verdaderamente funciona y está cerca de ser universal. El sistema de pensiones mantiene a mucha gente mayor fuera de la pobreza. Así que no todo es negativo. Pero estoy aquí para centrarme en lo que debe hacerse.

P. ¿Qué diferencias territoriales ha apreciado?

R. Hay una gran variedad. Aquí en Madrid, por ejemplo, el nivel de la renta mínima de inserción es bajo y los rechazos son extremadamente elevados. Las que se conceden de forma satisfactoria son muy bajas... En el País Vasco o Cataluña el sistema funciona de manera más efectiva.

P. ¿Se aprecia una división entre el norte y el sur del país?

R. No estoy seguro de que este esquema sea correcto. Creo que hay mucha gente en el norte que vive bajo gran presión y hay mucha gente en el sur que vive bien. Los problemas deben mirarse de forma diferente en cada comunidad autónoma, pero hay problemas en todos lados.

P. ¿Qué es lo que más le han pedido quienes se han reunido con usted?

R. La palabra abandono ha sonado recurrentemente. La gente se siente abandonada. No reciben el apoyo que esperarían del Gobierno, de las autoridades locales, del sistema educativo, del sistema de protección... simplemente sienten que están a su suerte.

Read 97 times Last modified on Sunday, 09 February 2020 14:21
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…