El presidente de la Generalitat afirmó  esta tarde durante su comparecencia en el Parlament que asume, al presentar los resultados del referéndum, "el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república", pero ha propuesto que en las próximas semanas el Parlament "suspenda el efecto de la declaración de independencia para emprender un diálogo para llegar a una solución acordada" con el Gobierno español.

Su comparecencia se retrasó durante una hora debido a las diferencias con sus socios de la CUP. La ANC ha llamado este martes a concentrarse cerca del Parlament para precipitar la secesión y los Mossos han cerrado el cercano Parque de la Ciudadela "por motivos de seguridad". Mientras, Catalana Occidente se ha sumado a las numerosas empresas que se han llevado su sede social de Cataluña y la Guardia Civil ha pedido que bloquee e investigue las cuentas de ANC y Òmnium.

 

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado este martes en el Parlament: "Asumo el mandato del pueblo de que Catalunya se convierta en Estado independiente en forma de república", pero ha planteado al Parlament suspender unas semanas los efectos de una independencia para entrar en una etapa de diálogo.

 Puidgemont asume los resultados del 1 de Octubre pero opta por dar marcha atrás a la declaración independentista para favorecer una “mediación”.

* Cataluña pone en la mesa el dialogo con el Gobierno Español

La comparecencia de Puigdemont tras una de las jornadas más tensas de la historia política reciente en España se movió así entre la insistencia en el proyecto independentista al que se comprometió y el pedido de diálogo, en un intento por desactivar las posibles respuesta del Gobierno central de Mariano Rajoy.

El giro de último momento volvió así las miradas al Gobierno central, que viene descartando cualquier "mediación entre la ley y la desobediencia" y adelantó que respondería con "mano firme" cualquier forma de declaración de independencia en Cataluña, también una “diferida".

Cataluña celebró el 1 de octubre un polémico referéndum en el que el "sí" a la ruptura con España ganó con un 90 por ciento, según el "Govern". Los partidarios del "no" boicotearon la consulta, que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional español y se llevó a cabo sin garantías mínimas.

Pese al supuesto éxito en el referéndum, el plan soberanista fue sufriendo varios golpes los últimos días por la falta de apoyo internacional, la catarata de grandes empresas que vienen abandonando Cataluña por la incertidumbre y las masivas marchas contra la independencia celebradas el fin de semana.

En ese escenario de incertidumbre, el nerviosismo fue en aumento a medida que se acercaba la hora de la comparecencia de Puigdemont y llegó al máximo cuando, llegada la hora prevista, el pleno se postergó, al parecer por diferencias entre los propios partidos independentistas.

El jefe del Gobierno regional inició su esperada comparecencia advirtiendo de que la crisis en Cataluña es "un asunto europeo" y hablando de "la necesidad imperiosa de desescalar la tensión". "No esperen ni amenazas ni chantajes ni insultos de mi discurso", anunció. "Es momento de mucho diálogo y valentía”.

Sin embargo, Puigdemont explicó luego que no acudía al Parlament a exponer una "decisión" personal, sino los resultados del polémico referéndum del 1 de octubre celebrado "en condiciones extremas", dijo sobre los enfrentamientos entre votantes y policías que tenían orden de impedir la consulta no autorizada por la Justicia.

"Sobre todo quiero mandar mi solidaridad a todos o heridos y maltratados por la operación policial. Nunca lo olvidaremos", dijo en medio de los primeros aplausos de la Cámara.

Puigdemont admitió que en Cataluña hay ahora "mucha gente preocupada, gente de todas las tendencias", algo que atribuyó tanto a la actuación del Gobierno en el referéndum como la reciente ola de empresas que están abandonando la región por la incertidumbre del plan soberanista, una decisión "más de cara a los mercados sin efectos reales", según el jefe del “Govern".

"A todas estas personas que tienen miedo les quiero enviar un mensaje de comprensión, serenidad y tranquilidad. El Gobierno de Cataluña no se va a desviar un milímetro de su compromiso con el proceso de progreso autonómico", prometió. "Como presidente actuaré con responsabilidad y teniendo en cuenta a todo el mundo”.

Puigdemont repasó luego la historia reciente de la relación con España, haciendo hincapié en los recortes que hizo en 2010 el Tribunal Constitucional del Estatuto de Autonomía de Cataluña, una suerte de Constitución regional. "Una humillación", definió.

"Durante este periodo millones de ciudadanos han llegado a la conclusión racional de que la única forma de mantener el autogobierno es que Cataluña se constituya en un Estado. Las últimas elecciones al Parlament son prueba de ello", continuó. "El pueblo de Cataluña reclama desde hace años libertad para decidir, y aún así no hemos encontrado interlocutores en el Estado”.

"No somos unos delincuentes, no somos unos locos, no somos unos golpistas, no somos unos abducidos. Somos gente normal que pide poder votar y que ha estado dispuesta a todo el diálogo que fuera necesario para hacerlo de forma acordada", dijo ya en español, para luego anunciar la independencia y suspenderla "unas semanas”.

Read 234 times
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…