El gobierno del estado, durante el sexenio de Rafael Moreno Valle Rosas, defendió en 2014 la privatización del agua potable en la zona metropolitana de Puebla como el único camino que permitiría mejorar las condiciones del servicio; sin embargo, éste se encuentra por debajo de la media nacional en cinco de las 11 variables de eficiencia que mide el Programa de Indicadores de Gestión de Organismos Operadores (PIGOO).

El mayor rezago se reportó en el indicador de tomas con servicio continuo de agua potable, porque únicamente en nueve de cada 100 el líquido está disponible las 24 horas, mientras en las 91 restantes se limita la distribución tanto que en algunas colonias hay agua potable solo ocho horas por semana.

En entrevista con La Jornada de Oriente, Jürgen Baumann, consultor de la agencia de Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable GIZ, explicó que el PIGOO dejó en evidencia una situación “muy crítica” del rezago en el que opera la compañía responsable del servicio, Concesiones Integrales, cuyo nombre comercial es Agua de Puebla para Todos.

Hace falta una mayor inversión en infraestructura, señala

“En Puebla hay varios problemas que se están acumulando. La infraestructura se debe ampliar y eso significa mucha inversión”, alertó el especialista, quien trabaja en programas estratégicos para la restauración de cuencas hidrográficas.

En el marco del Taller para Periodistas en Gestión Ambiental Urbana que se llevó a cabo en Puebla capital esta semana, Jürgen Baumann explicó que el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) evalúa desde 2005 el desempeño de los organismos operadores de agua potable del país a través del PIGOO.

La última medición del IMTA se realizó sobre 189 organismos con cifras de 2015 según la información disponible en el sitio web del instituto, es decir, un año después de que se concretó la privatización del servicio hídrico en Puebla capital y los municipios de Cuautlancingo, San Pedro Cholula, San Andrés Cholula, Amozoc y Tlaltenango, a favor de Aguas de Puebla que pertenece al empresario salinista Juan Diego Gutiérrez Cortina y a tres de sus hijos.

Los indicadores que evalúa el PIGOO son macromedición, rehabilitación de tubería, consumo, pérdidas por toma, eficiencia física, eficiencia global, micromedición, rehabilitación de tomas domiciliarias, tomas con servicio continuo, usuarios con pago a tiempo y dotación, de los cuales la eficiencia del servicio que brinda Aguas de Puebla se ubica por debajo del promedio en el caso de los cinco últimos.

El mayor rezago se reportó en el indicador de tomas con servicio continuo de agua potable, porque la empresa Agua de Puebla suministra el recurso hídrico por tandeó en 91 por ciento de las tomas, mientras a nivel nacional este esquema de distribución, que deja a los usuarios sin agua por horas e incluso días, afecta únicamente al 26 por ciento.

El PIGOO no detalla la periodicidad con la que la concesionaria proporciona el agua bajo el programa de tandeo, pero habitantes de las colonias que se localizan al sur de la capital consultados por este diario informaron que tienen acceso sólo dos veces por semana: los días miércoles y domingo durante cuatro horas por día.

Jürgen Baumann, miembro fundador de Water Engineering, consideró que la deficiente distribución del agua potable podría ocasionar la resistencia de la población a pagar por el servicio, pues sólo 40 por ciento de los usuarios cumple con esa obligación mientras la media es 56.5 por ciento.

También identificó rezagos en la rehabilitación de tomas domiciliarias, al tener una cobertura de 0.2 por ciento, cuando el promedio es de 3.4 por ciento, y en la medición del consumo de agua por toma, ya que sólo se práctica en 16 por ciento frente a una media de 54.9 por ciento.

El PIGOO además evalúa la cantidad asignada de agua según la extracción total, indicador que se conoce como dotación. En el caso de Puebla, el programa le asignó un valor de 200 que contrasta con el promedio de 245.

Inversión pública en tuberías mejora indicadores de Agua de Puebla

El consultor de la agencia de Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable GIZ reconoció que hay indicadores donde Agua de Puebla “va bien” porque supera al promedio nacional. Destacó el caso de la rehabilitación de tuberías, debido a que abarca 5.9 por ciento de esa infraestructura, cuando la media es de 1.9 por ciento.

No obstante, la principal inversión en la rehabilitación de tuberías no provino de la concesionaria sino del sector público, ya que meses antes de ceder sus funciones al capital privado el Sistema Operador de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (Soapap) destinó más de 100 millones de pesos a la materia, de acuerdo con un reportaje de este diario publicado el 25 de febrero de 2014.

El PIGOO mostró que Puebla también se encuentra por arriba de la media en cuanto a pérdidas por toma, ya que se ubica en 72.5 litros al año, mientras el promedio es de 142.5.

Read 46 times
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…