En México, existe una falta de Estado de derecho en dos de sus versiones más perniciosas: la corrupción y la impunidad. De no enfrentarse, México será un país más pobre, violento y con menores oportunidades de prosperidad, advirtió un informe del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

A pesar de que este 2017 México avanzó una posición en su nivel de competitividad internacional, todavía continúa en los últimos 10 lugares, de 43 países evaluados.

En su informe “Índice de Competitividad Internacional 2017 Memorándum para el Presidente (2018 – 2024)”, publicado hoy, el IMCO destacó que México cayó tres lugares en la clasificación desde 2001, debido a la inseguridad, el alto nivel de endeudamiento, la escasa innovación, así como a las debilidades existentes en materia de corrupción, libertades civiles, derechos políticos y libertad de prensa.

Respecto al tema de la corrupción, el IMCO exigió que el próximo Presidente de México –sea quién sea– reforzar el combate a la corrupción. 

Explicó que para que el Sistema Nacional Anticorrupción deben funcionar los pilares básicos de la democracia: autonomía del ministerio público, un sistema de procuración de justicia y la división de poderes.

De acuerdo con el Banco de México (Banxico) y el Banco Mundial, la corrupción en México representa cerca del 9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) la sitúa en 10 por ciento del PIB. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) ha reportado que en números equivale a 347 mil millones de pesos, una cifra parecida a la de México ¿Cómo Vamos? que la sitúa en 342 mil millones de pesos al año.

En el tema económico, el documento destacó que la alta tasa de trabajadores en el sector informal ha propiciado que casi el 60 por ciento de los mexicanos no tengan derecho a una pensión.

“El 57 por ciento de los trabajadores están empleados en el sector informal, lo que reduce su ingreso y frena los aumentos de la productividad”, aseveró el IMCO.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los trabajadores formales generan el 76 por ciento del PIB y en consecuencia tienen mayores ingresos que los trabajadores del sector informal, en promedio 3 mil 773 pesos mensuales más.

A pesar de que este 2017 México avanzó una posición en su nivel de competitividad internacional, todavía continúa en los últimos 10 lugares, de 43 países evaluados. Foto: IMCO.

El documento alertó que los trabajadores formales, quienes tienen acceso a una pensión, lo hacen en un sistema con gran desigualdad.

“Hay sistemas públicos que pagan pensiones hasta 30 veces mayores que aquellas para los trabajadores más jóvenes del sector empresarial. Para cubrir las pensiones de empleados públicos se requieren recursos que ascienden a 120 por ciento del PIB”, precisó el IMCO.

El Índice de Competitividad Internacional, que mide la capacidad de las economías más importantes del mundo para generar, atraer y retener talento e inversión a través de 129 indicadores, reveló que la posición de México en la mayoría de los subíndices es estable.

“Una reducción en aranceles agrícolas y de manufactura, así como menores barreras ocultas a la importación, llevó al país a subir seis lugares en Relaciones internacionales. Además, un mayor crecimiento del PIB consiguió que México ganara tres posiciones en Economía”, detalló el documento.

Read 34 times
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…