Jueves, 07 September 2017 00:00

“Uno tiene que encontrar las fuerzas, pero es difícil en estos casos” dreamer mexicana ante la eliminación de DACA

Escrito por  Univision

Carolina Parra, soñadora de Chicago, hace una pausa para respirar y su voz se quiebra al ser cuestionada por su sentir tras el anuncio de Jeff Sessions, fiscal general, sobre la decisión de la administración Trump de rescindir el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que protege de la deportación y permite obtener permisos de trabajo a unos 800,000 dreamers que llegaron a Estados Unidos siendo niños.

“Sabíamos que esto era una posibilidad. Uno se prepara para lo que pueda pasar, pero en realidad nunca puedes estar preparado para esto”, cuenta Parra de 28 años y de origen mexicano, quien es estudiante de la Universidad de Illinois. “Uno tiene que encontrar las fuerzas, pero es difícil en estos casos”.

De acuerdo con lo anunciado hoy a partir de este martes no se pueden presentar nuevas solicitudes para DACA y cualquier dreamer cuyo permiso caduque entre hoy y el 5 de marzo de 2018 podrá renovarlo, pero deberá realizar la solicitud antes del 5 de octubre.

Además los dreamers cuyo permiso finalice más allá del 5 de marzo de 2018 no podrán volver a renovarlo y el presidente Trump ha solicitado al Congreso buscar una solución legislativa en los próximos seis meses.

“Nos han quitado mucho, pero no nos han quitado la dignidad. Espero que estén listos para una lucha grande”, asegura Parra. “Ahora más que nunca estamos aquí y vamos a seguir peleando por nuestros sueños, no nos lo van a quitar”.

“Me siento muy triste. Estoy un poco devastada, pero no derrotada. Tenemos fe de que se podrá conseguir algo permanente. Lo único que poderlos hacer es que de esto salga algo positivo. Vamos a seguir luchando”, dice Yuriana Aguílar, dreamer de 28 años de edad, primera soñadora egresada de la Universidad Merced de California, doctorada en fisiología, y quien da clases en el Rush University Medical Center de Chicago, donde forma a futuros científicos.

Esta tarde se ha convocado a una gran protesta a las 5:30 pm en la Plaza Federal, en el 230 S Dearborn Street, donde se concentrarán decenas de organizaciones pro-inmigrantes para alzar la voz y defender la causa de miles de jóvenes. Se estima que hay 41,000 dreamers en Illinois.

“Una organización sola no hace nada, como grupo seremos más fuertes” dijo Daysi Funes, directora del Centro Romero, una de las organizaciones que han llamado a la protesta y quien cuenta que el segundo paso será seguir buscando el apoyo de congresistas para que apoyen la causa.

Senadores, representantes federales, el alcalde Rahm Emanuel y el cardenal Blase Cupich, entre otros han compartido su sentir tras el anuncio.

Dick Durbin, senador federal por Illinois contó en un comunicado que en su primera conversación con el presidente Trump, el día de la inauguración, le dio las gracias por las cosas positivas que había dicho sobre los soñadores, “pero el anuncio de hoy del procurador general fue frío, duro, amenazador y mostró poco respeto, y mucho menos amor, por estos soñadores”. 

“Las familias serán desgarradas y América perderá muchos de nuestros mejores y más brillantes a menos que los republicanos se unan con los demócratas para corregir este error inmediatamente. Primero introduje el Dream Act hace dieciséis años para asegurar que estos jóvenes puedan quedarse aquí, en el único país que han conocido. Ahora el Congreso debe actuar sobre este proyecto de ley bipartidista y actuar ahora. Estas familias no pueden esperar”, comentó Durbin en su mensaje.

Por su parte, el representante federal Luis Gutiérrez, comentó que “personalmente no apoyaré ningún proyecto de ley que no incluya un puerto seguro para los dreamers y trabajaré para que otros se unan a mí en la oposición. Si necesitan nuestros votos, traemos 800,000 jóvenes inmigrantes con nosotros”.

“Los jóvenes inmigrantes, sus familias y nuestros aliados en todos los sectores de la vida americana están aquí para quedarse, sin importar las fantasías y objetivos de deportación masiva del presidente. Los estadounidenses no dejarán que este presidente dicte el destino de los inmigrantes que han depositado tanta confianza en su país... No estoy dispuesto a renunciar a ellos y no lo haré”, agregó Gutiérrez en su declaración.

"La decisión del Presidente Trump para poner fin a DACA no sólo perjudica a estos jóvenes, también golpea nuestros valores centrales como estadounidenses y es una afrenta a la decencia humana básica, es una traición a más de 800,000 jóvenes que no han hecho nada malo y del papel único que Estados Unidos ha desempeñado en el mundo durante siglos. Los Estados Unidos es una nación de inmigrantes, no un país que separa a las familias o deportan a los niños que han depositado su fe en la promesa de América”, compartió el alcalde Emanuel en un comunicado.

“No sólo Chicago seguirá recibiendo a los soñadores, vamos a seguir todas las opciones legales para proteger a nuestros jóvenes, defender a nuestras comunidades de inmigrantes y defender la promesa perdurable del sueño americano", agregó el alcalde.


"En el pasado, el presidente declaró que la historia de los soñadores 'es sobre el corazón', sin embargo la decisión de hoy es nada menos que cruel. Los soñadores quedan ahora en un limbo de seis meses, durante el cual se supone que el Congreso aprobará una reforma migratoria integral, una hazaña que no han podido lograr durante una década. El Congreso debe ahora actuar con decisión y rapidez. Un primer paso inmediato es que nuestros líderes promulguen una legislación que proteja a los que anteriormente estaban cubiertos por el programa DACA, mientras se ocupan de la reforma de nuestro sistema de inmigración que hace mucho tiempo se espera", dijo en una declaración Blase Cupich, cardenal de Chicago.

Si bien se mantiene la esperanza en alto, para Aguílar este tiempo es para que los dreamers se organicen, se informen e incluso se preparen para cualquier escenario.

“Realmente no le tengo mucha fe a los políticos, porque tenían cinco años para hacer algo, pero no nos queda de otra que confiar en ellos”, cuenta Aguílar, quien tiene un plan B, que consiste en ahorrar lo más posible y esperar a que termine esta administración. “Que llegue otro presidente que sea más comprensivo con la causa inmigrante”.

Leído 57 Veces
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…