Martes, 12 September 2017 00:00

Este año unos 8,956 subsaharianos han intentado cruzar la frontera de Ceuta, España

Escrito por  La Razón
Califica esta entrada
(0 votes)

La entrada irregular de inmigrantes por Ceuta se ha incrementado en 2017 un 34 por ciento, en un «goteo constante» de intentos masivos de saltos a la valla que se ha disparado, pues solo en nueve ocasiones trataron de superar la frontera 8.956 subsaharianos frente a los 613 del pasado año.

Así lo ha asegurado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en la comisión de Interior del Congreso donde, a petición de Ciudadanos y PSOE, ha informado sobre los últimos incidentes protagonizados en la frontera de Ceuta el 1 y 7 de agosto.

«Nos preocupa la situación pero me llama la atención que estén tan sorprendidos por los hechos. No es la primera vez ni será la última a pesar de los esfuerzos y las reformas acometidas para controlar los pasos fronterizos», ha dicho Zoido antes de subrayar que la presión migratoria «no es puntual».

Tampoco lo son, ha añadido, los intentos de salto masivos protagonizados por grupos cada vez más numerosos y «organizados» de inmigrantes dotados con «cizallas, mazas o ganchos y otros elementos para superar la valla».

De los cerca de 9.000 inmigrantes que quisieron superar la frontera de la ciudad autónoma con Marruecos, más de un millar lo lograron en los ocho primeros meses de 2017, en su mayoría ciudadanos guineanos y cameruneses, ha detallado el ministro.

Zoido ha desgranado las circunstancias de algunos de esos nueve saltos masivos a la frontera ceutí, con una extensión de 8,400 kilómetros con dos pasos y ha avanzado que en 2018 están previstas la ejecución de obras por importe de alrededor de 12 millones de euros, entre las que figuran la sustitución de cámaras térmicas, mejores instalaciones para las fuerzas de seguridad o el refuerzo de parte del vallado deteriorado.

Respecto a los asaltos protagonizados el 1 y el 7 de agosto que han motivado la petición de explicaciones de la oposición, el titular de Interior ha dejado claro que en ambos casos la respuesta policial fue «adecuada y proporcionado».

Según ha relatado Zoido, el 1 de agosto en torno a las 5:28 horas un grupo «numeroso» rompió con una cizalla el pestillo de un zona del vallado entrando a la carrera, una entrada en la que 34 inmigrantes fueron contenidos por las autoridades marroquíes y 36 por la Guardia Civil, mientras que 73 entraron irregularmente.

«Los hechos se produjeron de forma imprevista, el grupo más numeroso llevaba mazas y cizallas», ha enfatizado el titular de Interior que una semana después, el 7 de agosto, el paso del Tarajal vigilado por Policía y con presencia de la Guardia Civil también sufrió una entrada masiva.

Tras dejar claro que el personal que protegía este paso es «suficiente», Zoido ha recordado que en el momento del asalto los agentes de la Guardia Civil no estaban en el lugar de la frontera sino en otro punto del vallado donde se concentraba el grupo de inmigrantes que finalmente accedió, un total de 186, mientras que dos policías fueron atendidos.

Durante su comparecencia, el ministro ha detallado otros saltos masivos ocurridos en enero y febrero y en todos ellos ha subrayado la organización de los inmigrantes y en algunos casos el empleo de medios de contención para ejercer la violencia.

«A veces se cuestiona muy alegremente la labor de las fuerzas de seguridad», ha añadido Zoido antes de insistir en que «también hay que conocer» que las fuerzas de seguridad se enfrentan a grupos muy numerosos de personas que intentan por todos los medios acceder.

Desde la oposición, el diputado de Ciudadanos Miguel Gutiérrez ha cuestionado la efectividad del vallado en Ceuta, así como las explicaciones del ministro, y ha solicitado, como Podemos y el PNV, explicaciones sobre la muerte de siete inmigrantes en aguas marroquíes cerca de Melilla.

Unos hechos sobre los que hoy será preguntado en el pleno del Senado el ministro, que ha aprovechado para reiterar que la Guardia Civil no es responsable de lo que sucedió el 31 de agosto cuando en el transcurso de una maniobra de remolque de una patera por parte de la policía marroquí 22 inmigrantes se arrojaron al agua.

Las dos embarcaciones desplegadas por la Guardia Civil rescataron a 13 personas y cumplieron los protocolos de ingreso en el CETI, mientras que de los otros nueve inmigrantes se hizo cargo la patrullera marroquí, por lo que la Guardia Civil no tiene conocimiento de lo que pasó después porque «no estaba presente».

Y tras ofrecer los datos de entradas de inmigrantes en España en lo que va de año -15.473, la mayoría por vía marítima- Zoido ha concluido que los agentes están «para salvar vidas humanas y no para mirar a otro lado».

Ellos, como Salvamento Marítimo, ha reiterado, «acuden y atienden a todo el que se encuentra en situación de desamparo no solo en el Estrecho sino también en el Mar de Alborán».

Leído 22 Veces
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…