Friday, 17 February 2017 00:00

Nivel de desempleo afecta más a inmigrantes que a nativos en Estados Unidos

Escrito por  Milli Legrain/Univision
Califica esta entrada
(0 votes)

Quizá el presidente Donald Trump y sus asesores no lo sepan, pero los inmigrantes trabajan, fundan empresas, pequeñas y grandes, pagan impuestos (incluso los indocumentados) y su nivel de desempleo es más bajo que la de las personas nacidas en EEUU.

Aunque hayan datos variables sobre el aporte de los inmigrantes a la economía de Estados Unidos, no hay duda de que es grande, tanto que si dejaran de producir o consumir tendrían un impacto notorio.

Eso quería demostrar el “Día sin inmigrantes” convocado este jueves en varias ciudades, una huelga impulsada por la campaña Reforma Migratoria que animó a los inmigrantes hispanos a no acudir al trabajo, ni a consumir ese día.

La huelga es un desafío a Trump quien, desde que lanzó su campaña y ahora en la Casa Blanca, ha retratado una comunidad hispana de “criminales” y abusadores de los beneficios públicos que ofrece el gobierno.

“No somos una carga para este país”, advierte Nelly Romero, dueña de un pequeño restaurante mexicano en la misma calle Mount Pleasant, en Washington DC, desde donde este jueves salió una de las marchas en la capital estadounidense que terminó en la Casa Blanca.

La retórica antiinmigrante de Trump incita la protesta por parte de una comunidad latina que entiende que las políticas del nuevo presidente no están siempre basadas en datos reales. Acás les presentamos algunas estadísticas.

Los inmigrantes trabajan

En Estados Unidos en 2015, 26.3 millones de inmigrantes trabajaban en el país (la mitad de ellos eran hispanos). Estos trabajadores representan 16.7% de la población trabajadora, según datos de la Secretaría de Trabajo. Diez años atrás, eran un 15%.

No solo los inmigrantes son mano de obra, muchos de ellos son empresarios. Un 40% de las 500 empresas lideres en el país fueron fundadas por inmigrantes o sus hijos. Esto incluye muchos de las marcas estadounidenses más exitosas como Apple, Google o Intel de acuerdo con Jens Heinmueller, co-director del laboratorio de política migratoria de la Universidad de Stanford en California.

 

Además, los niveles de desempleo son bajos. En el 2015, la tasa de desempleo era más baja para los inmigrantes que para los nacidos en EEUU (4.9% frente a 5.4% para los nativos).

“En el Ward 4, donde están los barrios de Columbia Heights y Mount Pleasant, del que los latinos conforman el 20% de la población, la tasa de desempleo es de tan solo en 8%, comparado con el 17% en otras áreas de la ciudad”, advirtió Julio Guity de la Oficina de Asuntos Latinos de la alcaldía de Washington DC.

“Hay personas nacidas aquí que se aprovechan del sistema. El latino viene a trabajar para mandar dinero a sus países” dijo Guity, abogado, nacido en Honduras, frente a las acusaciones del presidente Trump.

Si bien Guity admira que los inmigrantes envíen sus ahorros a sus países de origen, también se preocupa por que se reinvierta en su país de adopción: “En muchos países de Centroamérica la principal entrada de dinero es por las remesas. Pero las políticas migratorias deben incentivar que los migrantes inviertan en EEUU”.

Los indocumentados pagan impuestos

En 2014, el centro de investigación Pew estimaba que 11.1 millones de inmigrantes indocumentados vivían en Estados Unidos. Menos que los 12.2 millones en 2007. Así en el país hay más inmigrantes pero menos indocumentados.

Según la administración de Seguridad Social 3.1 millones de los 11 millones de indocumentados pagaron impuestos en el 2010. Muchos de los restantes no están en edad de trabajar, o trabajan en negro o no trabajan.

Un estudio de 2016 del Instituto sobre Política Fiscal y Económica, una organización liberal, estimó que los inmigrantes indocumentados pagan $11.640 millones en impuestos locales y estatales en 2013, equivalente al 8% de sus ingresos.

Esto incluye impuestos sobre productos y servicios $6.9 mil millones), impuestos sobre propiedad ($3.6mil millones) and impuestos sobre los ingresos ($1.1 mil millones).

Esta cifra también la avala la organización conservadora, Fundación Heritage, en un estudio de 2013 que estima que el hogar indocumentado promedio paga $10,334 al año en impuestos.

Los inmigrantes ganan menos

Eso sí, el ingreso medio mensual de un trabajador inmigrante en 2015 era de tan solo $681 frente a $837 para personas nacidas en EEUU.

Esto refleja en parte la diferencia de sectores en los que trabajan. En el 2015 los inmigrantes trabajaban sobre todo en transporte, construcción, mantenimiento, frente a los puestos en gestión y carreras profesionales, ventas y trabajo de oficina para los nacidos en el país. 

“En mi high school hay tan solo una hispana profesora, los demás son conserjes o trabajan en mantenimiento”, dijo Dulce Romero de 14 años, que decidió no ir a la escuela para unirse a la protesta.

Romero teme que su ausencia quizás no se notara, ya que tan solo 17 alumnos son hispanos en su escuela secundaria en Potomac.

“Lo hago para apoyar a mi familia y a todos los inmigrantes” y por “el miedo de algún día te puedan quitar a tus padres”, comentó esta joven resumiendo el temor que muchos en la comunidad sienten por la manera como se habla de inmigración y de los hispanos desde el nuevo gobierno.

Leído 144 Veces

Migración

20 hours ago
9
Donald Trump continúa preocupado por su reforma sanitaria, una de sus promesas centrales durante la campaña electoral. El presidente de Estados Unidos recurrió a Twitter este fin de semana para presionar a los senadores republicanos con el objetivo de que consigan aprobar su propuesta para reemplazar Obamacare. El mensaje del republicano confirma las divisiones que hay entre los miembros de su partido respecto al proyecto de ley, presentado el pasado jueves. “No puedo imaginar que estos buenos senadores republicanos pudieran permitir que el pueblo americano sufra con el quebrado ObamaCare durante más tiempo”, escribió el presidente. La semana pasada, tras anunciar la propuesta para acabar con el programa sanitario de Barack Obama, al menos cuatro senadores —necesarios para aprobar la ley— afirmaron que no votarían en su favor. La promesa de revocar y reemplazar Obamacare fue uno de los pilares centrales del discurso de Trump durante la campaña. Desde su llegada a la Casa Blanca, el republicano también ha invertido mucho capital político para hacer de su reforma sanitaria la primera gran victoria política de su presidencia. Para aprobar una ley, el documento debe ser primero validado por la Cámara de Representantes y después por el Senado. La presión de Trump en Twitter ya se vio cuando la normativa pasaba el filtro de los congresistas, a principios de mayo. Tras intenso debate, una votación que tuvo que ser abortada por la falta de consenso, y la mediación de la Casa Blanca, la Cámara validó un texto que dejaría sin seguro médico a 14 millones de personas en 2018. ...
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…