Thursday, 18 May 2017 00:00

Robert Mueller sustituye a James Comey en dirección del FBI; se encargará de la investigación EU-Rusia

Escrito por  AP/Sin Embargo
Califica esta entrada
(0 votes)

Robert Mueller asumió el cargo de director del FBI en 2001 con la intención de ahondar en los casos relacionados con drogas, en delitos de cuello blanco y crímenes violentos. Una semana después ocurrieron los atentados terroristas del 11 de septiembre.

Su misión cambió de la noche a la mañana y Mueller dedicó los siguientes 12 años a convertir a la agencia en una fuerza de combate al terrorismo.

Ahora se encuentra una vez más catapultado al núcleo de acontecimientos históricos: el Departamento de Justicia lo nombró asesor especial para investigar la potencial colaboración entre Rusia y el equipo de Donald Trump durante la elección presidencial de 2016 y asuntos relacionados.

Republicanos y demócratas por igual elogiaron a Mueller, de 72 años, como alguien ampliamente respetado por su integridad e independencia.

Como jefe del FBI, Mueller permaneció de pie junto a James Comey, en ese entonces subsecretario de Justicia, durante un dramático enfrentamiento en un hospital en 2004 con relación a las regulaciones federales sobre las intervenciones telefónicas. Los dos hombres se plantaron al lado de la cama del secretario de Justicia John Ashcroft, quien estaba enfermo, con el fin de impedir que funcionarios del gobierno de George W. Bush realizaran una maniobra y consiguieran el permiso de Ashcroft para reautorizar un programa secreto de intervenciones telefónicas sin orden de un juez.

El representante republicano Jason Chaffetz, presidente de la comisión de vigilancia de la Cámara de Representantes, tuiteó que Mueller era “una gran designación. Credenciales impecables”.

Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado, dijo que el nombramiento de Mueller le dio “una confianza significativamente mayor de que la investigación seguirá los hechos a dondequiera que conduzcan”. 

El esfuerzo de Mueller por transformar la prioridad principal del FBI de resolver crímenes a nivel nacional a la de prevenir el terrorismo fue un reto impresionante: evitar que se concretaran incluso 99 de 100 confabulaciones terroristas era insuficiente para una nación traumatizada.

En respuesta, el FBI decidió que 2 mil de los 5 mil agentes en sus programas contra la delincuencia pasarían a dedicarse a la seguridad nacional. 

Durante el período de Mueller en el cargo, los terroristas fueron frustrados en sus esfuerzos por derribar un vuelo transatlántico en 2001, un avión que iba a Detroit en la Navidad de 2009 y de enviar aviones de carga a Estados Unidos que transportaban bombas en cartuchos de impresión en 2010.

Hacia el final de su responsabilidad como director del FBI ocurrieron dos incidentes terroristas: el atentado con bomba durante el maratón de Boston y las balaceras en el Fuerte Hood. Ambos pesaron fuertemente sobre su ánimo, admitió en una entrevista dos semanas antes de su partida en 2013.

“Uno se sienta con familiares de las víctimas, ve el dolor por el que atraviesan y siempre se pregunta si no hubo algo más” que se pudiera haber hecho, lamentó.

Cuando se convirtió en director, dijo Mueller en 2012, “esperaba enfocarme en áreas familiares a mí como fiscal: casos de drogas, casos de delitos de cuello blanco y crímenes violentos”. En lugar de ello “tuvimos que enfocarnos en un cambio estratégico a largo plazo. Tuvimos que mejorar nuestras capacidades de inteligencia y actualizar nuestra tecnología. Tuvimos que desarrollar colaboraciones sólidas y forjar nuevas amistades, tanto aquí en casa como en el exterior”.

En retrospectiva, la transformación fue un éxito en su mayor parte.

 

Leído 41 Veces

Migración

1 day ago
14
El primer presupuesto del presidente estadounidense Donald Trump prevé cambios importantes en políticas migratorias, así como la asignación de millones de dólares para reforzar la aplicación de la ley en contra de los migrantes indocumentados en Estados Unidos. Entre otras cosas, contempla que no puedan tener acceso alguno a trabajos, a deducciones al declarar impuestos o a lugares donde vivir, además de que aumenta el financiamiento para las autoridades que supervisan las deportaciones y para costear los vuelos de repatriación para quienes son expulsados. Las propuestas son parte de un proyecto de 4,1 billones de dólares presentado por la Casa Blanca el 23 de mayo. Son el indicio más claro de cómo Trump, quien hizo campaña con la promesa de construir un muro fronterizo para frenar la migración, planea llevar a cabo sus políticas de mano dura. Además del ámbito militar, el migratorio es uno de los pocos para los que se planea destinar más fondos.   “En estos tiempos peligrosos, nuestra mayor atención en la seguridad pública y nacional envía una señal clara al resto del mundo; una de la fortaleza estadounidense”, dijo Trump en un mensaje que acompaña su proyecto presupuestario. “Cumple con mi promesa de mantener a salvo a los estadounidenses, a los terroristas fuera de la nación y a los criminales violentos detrás de las rejas”. Trump ha pedido 2700 millones adicionales para la seguridad fronteriza. Sin embargo, su enfoque en los migrantes va más allá de los gastos para encontrar a los indocumentados y deportarlos. La propuesta prohibiría que puedan recibir ...
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…