Thursday, 18 May 2017 00:00

Donald Trump vuelve a amenazar a México con la construcción del muro fronterizo

Escrito por  EFE/Sin Embargo
Califica esta entrada
(0 votes)

El Presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó hoy que “los muros funcionan, solo tienen que preguntar a Israel”, al reafirmar su intención de construir el muro con México, una de sus propuestas más controvertidas y que ha elevado las tensiones con el vecino del sur.

“Los muros funcionan, pregunten a Israel, funciona, créanme y no tenemos alternativa””, remarcó Trump en rueda de prensa conjunta con el Presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Cada vez que el Presidente de Estados Unidos se ve en escándalos en su propio país, Trump habla del muro con México. Ahora se tardó toda la mañana en hacerlo, pero normalmente amanece tuiteando sobre el tema.

No es la primera vez que Trump pone como ejemplo los muros de seguridad implantados por Israel para frenar el acceso de terroristas desde los territorios palestinos, al remarcar que “la gente quiere protección y los muros protegen”.

El mandatario estadounidense precisaba así unas declaraciones previas de Santos en las que este apuntaba que la mejor manera de hacer frente al tráfico ilegal de personas y drogas “es la colaboración y el trabajo conjunto”, sin críticas explícitamente el muro.

“Esa ha sido una larga y muy diplomática respuesta a su pregunta”, zanjó Trump sobre las palabras de Santos.

El muro fronterizo con México ha sido una de las principales promesas del mandatario durante su campaña electoral, pero ha encontrado notable oposición en el Congreso a la hora adjudicar fondos para su construcción.

Además, el coste estimado del muro se ha disparado desde los cerca de 8.000 millones calculados en un primer momento por Trump hasta los más de 21.000 millones del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

La designación del ex director del FBI Robert Mueller como fiscal especial a cargo de la investigación de Rusia coloca a la joven presidencia de Trump en un terreno anegadizo a solo cuatro meses de haber asumido.

El fiscal tiene facultad para pedir documentos de la Casa Blanca y la campaña electoral de Trump, e incluso podría tratar de anular la privacidad de las conversaciones presidenciales en la Casa Blanca. Personas afectadas por la investigación podrían verse obligadas a contratar costosos abogados y a ser sometidas a interrogatorios. El propio Trump podría tener que responder preguntas.

Incluso si se determina que la campaña de Trump no cometió irregularidad alguna en sus tratos con los rusos, el fantasma de la investigación acosará a la Casa Blancas por meses, si no años.

“Gobernarán con el constante temor de que cualquier noticia bomba puede estallar a la vuelta de la esquina”, afirmó Julian Zelizer, profesor de historia de la Princeton University.

Trump insiste en que ni él ni sus colaboradores mantuvieron contactos cuestionables con Rusia y dijo que la investigación lo comprobará.

La decisión del Departamento de Justicia de encomendar a Mueller la investigación se produce en momentos en que la Casa Blanca enfrentaba una serie de controversias que ella misma generó.

La semana pasada Trump causó conmoción al despedir al director del FBI James Comey, que supervisaba la investigación de Rusia. Y en una inusitada advertencia a Comey, insinuó que habría grabado las conversaciones entre ambos. Impertérritos, allegados a Comey revelaron que éste había tomado apuntes de un encuentro en el que el presidente le pidió que suspendiese la investigación del ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn, que está también en la picota en relación con Rusia.

 

Como candidato, pasaba de una crisis a otra, incluida la aparición de un video en el que hace comentarios ofensivos hacia las mujeres. Su respuesta generalmente era acusar a la prensa de propagar “noticias falsas”, criticar a sus rivales y generar provocativas distracciones, a menudo con un tuit oportuno.

Intentó seguir el mismo libreto con Rusia. Acusó a los demócratas de propagar la idea de que hubo contactos irregulares con Rusia para justificar su derrota electoral del año pasado. Exhortó a sus partidarios y al FBI a enfocarse en las filtraciones que aumentan las sospechas de contactos inapropiados con los rusos. Y el jueves por la mañana describió las investigaciones en un tuit como “la caza de brujas de un político más grande de la historia” de los Estados Unidos.

El historiador Douglas Brinkley, especializado en la presidencia, dijo que Trump “no va a poder librarse” de la investigación encabezada por Mueller.

“Quería presentarlo como un instrumento de guerra de la prensa y los demócratas”, sostuvo Brinkley. “Pero ahora, con Mueller a cargo y los republicanos apoyando la decisión del Departamento de Justicia, Trump va a tener que responder a la justicia”.

 

La bola de nieve en que se ha convertido la investigación de Rusia genera interrogantes sobre si los legisladores republicanos estarán dispuestos a apoyar propuestas impopulares de un presidente que está siendo investigado.

Como fiscal especial, Mueller tendrá los mismos poderes que un fiscal federal, aunque en última instancia responderá al subsecretario de justicia Rod Rosenstein. Pero no está sujeto a la supervisión diaria del Departamento de Justicia.

La situación es similar a la que se planteó cuando se investigó si funcionarios del gobierno de George W. Bush habían filtrado el nombre de la agente de la CIA Valerie Plame a la prensa. Comey, quien era por entonces subsecretario de justicia, designó a Patrick Fitzgeral para que encabezase la investigación, que dio lugar al enjuiciamiento de un alto funcionario de la Casa Blanca.

En la década de 1990, el presidente Bill Clinton fue investigado por un fiscal independiente en relación con negocios de tierras. Pero durante el proceso salió a la luz una relación suya con una pasante de la Casa Blanca. Se dispuso un juicio político, en el que el Senado lo exoneró.

Leído 34 Veces

Migración

12 hours ago
0
Donald Trump promete hacer a EEUU más seguro expulsando a inmigrantes y restringiendo su entrada al país. Los congresistas republicanos promueven una ley que podría ser votada este miércoles en la Cámara Baja y elevaría las penas para inmigrantes que reincidan al cruzar ilegalmente la frontera. Pero ¿de verdad bajará la tasa de crimen cerrándoles la puerta? Un estudio publicado esta semana analiza 20 años de investigaciones sobre cómo impacta la llegada de inmigrantes en un área determinada (un barrio, ciudad, metrópolis) y concluye que no existe relación entre inmigración y crimen. Los autores, Charis E. Kubrin, de la University of California, Irvine, y Graham Ousey, del College of William and Mary, examinaron hallazgos de más de 50 estudios entre 1994 y 2014 en lo que se conoce como un meta-análisis, un estudio sobre todos los estudios en un campo de investigación que pretende sacar conclusiones generales con datos estadísticos. Es la primera vez que se hace un análisis de este tipo en el campo de la criminalidad de los inmigrantes. Charis le dijo a Univision Noticias que determinaron que por lo general más inmigración supone menos crimen. Aunque el impacto de una variable sobre otra es débil (y en muchos estudios analizados inexistente), esta conclusión desmonta el estereotipo del inmigrante como amenaza. Solo un número muy reducido de estudios halló que la inmigración supuso más criminalidad.  "Por lo que a mí respecta el caso está cerrado respecto a la cuestión de si la inmigración causa más crimen y la respuesta es absolutamente y sin equivocaciones, no", le ...
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…