Sunday, 18 June 2017 00:00

Tras la cancelación del programa DAPA, el Departamento de Seguridad Nacional protegerá a los dreamers

Escrito por  Michael D. Shear/The New York Times
Califica esta entrada
(0 votes)

El presidente Donald Trump ha revertido su promesa de campaña de deportar a los llamados dreamers, migrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos durante su infancia.

El Departamento de Seguridad Nacional anunció la noche del jueves que dará continuidad al programa establecido durante la administración de Barack Obama que protege a los dreamers de la deportación y les permite estudiar y tramitar permisos para encontrar trabajo de manera legal.

Una ficha técnica publicada en el sitio web del departamento dice que quienes ya son beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, programa establecido en 2012 conocido como DACA, “seguirán siendo elegibles” para renovar su estatus cada dos años y que “ningún permiso de trabajo será cancelado antes de las fechas de expiración actuales”.

DACA beneficia a cerca de 800.000 personas en Estados Unidos.

No obstante, funcionarios del Departamento de Seguridad Interior y de la Casa Blanca declararon el viernes que la ficha técnica solo esclarece que quienes ya son beneficiaros de DACA no serán afectados de manera inmediata, pero dijeron que “las determinaciones finales sobre el programa” no han sido hechas y que es posible que después sí sea eliminado.

 

Y es que el Departamento de Seguridad Nacional también indicó en la ficha técnica que suspenderá una medida similar instaurada por el gobierno de Obama llamada DAPA, para los padres indocumentados de quienes ya son ciudadanos. Habría postergado la deportación de casi cinco millones de personas que también habrían podido tramitar permisos de trabajo.

Pero la medida nunca fue aplicada debido a una demanda de 26 estados, encabezados por Texas, contra la acción ejecutiva que la estableció. El caso llegó hasta la Corte Suprema de Estados Unidos, que tuvo un empate en la votación, 4-4, por lo que se mantuvo el bloqueo temporal del tribunal de Texas en lo que avanzaba la demanda. La decisión del gobierno de Trump pone fin efectivo a la litigación.

Activistas en materia migratoria aun así celebraron la decisión.

“Esta es una gran victoria para los dreamers tras meses de una aplicación draconiana y maligna de la política migratoria”, dijo David Leopoldo, abogado que representa a migrantes. “Preservar DACA es un tributo a la fuerza del movimiento dreamer y un reconocimiento por parte del Departamento de Seguridad Nacional, al menos parcial, de que no debería tener como blanco a migrantes indocumentados que tienen vínculos estrechos con sus comunidades y han respetado la ley”.

Aunque después de que la Casa Blanca hiciera la precisión sobre el tema, otros activistas expresaron pesar. Cecilia Muñoz, quien fungió como consejera política de Barack Obama y supervisó la política migratoria, dijo que “es desafortunado que su estatus sigue siendo temporal y que no tienen paz mental”.

El anuncio respecto a mantener DACA, de confirmarse después, es un giro para Trump, quien hizo eco durante la campaña de acusaciones sobre que el programa era una amnistía ilegal. En un mitin el verano pasado, el ahora presidente prometió “poner fin de inmediato” a DACA al acusar que Obama “desafió las leyes federales y la constitución” al implementarlo.

Sin embargo, ya en el cargo, Trump se enfrentó a los riesgos políticos de tener como blanco de deportación a un grupo de personas que muchos estadounidenses ven con compasión. En muchos casos, los jóvenes no sabían que estaban en Estados Unidos de manera ilegal pues habían estado en el país desde muy pequeños y habían crecido bajo el sistema educativo y la cultura estadounidenses.

 

Leído 52 Veces

Migración

22 hours ago
9
Los últimos cálculos de los efectos de la reforma sanitaria que impulsan los republicanos no arrojan sorpresas ni grandes saltos respecto a las primeras propuestas. El texto que se encuentra ahora en el Senado dejaría sin seguro a 15 millones de personas más que la legislación actual, según el informe que ha publicado este lunes la Oficina Presupuestaria del Congreso, lo que supone tan solo un millón más que los 14 millones de damnificados que se estimaron en la legislación que bendijo la Cámara de Representantes el pasado mayo. También la diferencia es muy estrecha en la previsión para 2026, si la propuesta anterior situaba en 23 millones los ciudadanos excluidos de la cobertura, la actual los deja en 22 millones.  La Oficina Presupuestaria del Congreso, que es un organismo independiente, no ha servido para despejar dudas sobre una legislación muy controvertida dentro de los propios conservadores: estaban de acuerdo desde el principio en demoler la famosa reforma de Barack Obama, lo que resultó una promesa electoral estrella de Donald Trump, pero no han logrado aún ponerse de acuerdo en el modelo para sustituirla. Los republicanos cuentan con una mayoría en la Cámara de 52 a 48 puestos, pero al menos cinco senadores han mostrado recelos al último borrador. En la Cámara de Representantes, el partido del presidente logró aprobar una propuesta el pasado 5 de mayo después de duras negociaciones y con tan solo cuatro votos de diferencia. Ahora, una versión similar de esa legislación, que tiene que votar el Senado, no se encuentra con menos dificultades -ni tampoco con un ...
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…