Migrante mexicano se salva de la deportación tras estar un año refugiado en una iglesia de Filadelfia, EU

Hace casi un año Javier Flores García entró a una iglesia metodista en Filadelfia, pero no para orar ni para asistir a un servicio religioso, sino para buscar refugio ante la amenaza de deportación.

En 1997, este mexicano ingresó de manera ilegal a Estados Unidos, fue capturado y deportado a su país de origen en varias ocasiones.

Pero el pasado miércoles, acompañado de su familia y con una sonrisa en los labios, pudo abandonar sin contratiempos el templo de la calle Arch, gracias a una suspensión indefinida de su deportación lograda por su abogado.

"Es como si volviera a nacer", dice a Univisión Noticias.

"Es muy difícil y muy duro ver a las familias que caminan acá con sus familias, con sus hijos, y uno no poder hacerlo", añade.

En 2004, Flores fue acuchillado y colaboró con las autoridades para capturar a los responsables. Su proceder le permitió tener acceso a un tipo de visa especial para las personas que colaboran con la policía, que podría recibir al cabo de un año.

El abogado de Flores, Brennan Gian-Grasso, dijo que a su cliente le concedieron la suspensión indefinida de la deportación, medida que le permite vivir y trabajar en el país.

El mexicano, que se refugió en la iglesia en noviembre cuando debía presentarse para que lo deportaran, dijo que tiene previsto quedarse en Filadelfia.

Con un grillete electrónico en su tobillo derecho, García tiene claro lo primero que hará al llegar de vuelta a su casa: estar con sus hijos. 

"Tengo muchas cosas que hacer con ellos. Jugar, y correr hasta cansarme", afirma emocionado.

Read 77 times Last modified on Sunday, 15 October 2017 12:46
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…