Donald Trump rechaza la publicación del contrainforme demócrata

Donald Trump ha dado nuevos motivos a quienes creen que está y tratando de obstruir a la Justicia en la investigación sobre la presunta interferencia de Rusia en las elecciones de 2016. Apenas una semana después de que el presidente de EEUU autorizara la difusión de un controvertido informe de los republicanos de la Cámara de Representantes sobre una supuesta coordinación entre el FBI y la oposición demócrata en esa investigación, Trump ha rechazado hoy permitir que se publique un contrainforme demócrata respondiendo a esas acusaciones. El jefe de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, ha reaccionado lanzando la pregunta "¿Qué esconde?" Donald Trump.

La razón que aduce la Casa Blanca es que el FBI y el Departamento de Justicia coinciden en que el informe demócrata contiene información, que "de ser desclasificada, podría ser motivo de preocupación especialmente significativa para los intereses nacionales de seguridad nacional y cumplimiento de la ley". Bajo tan retorcida frase, parece insinuarse que el documento incluye elementos sobre las actividades de las fuerzas del orden de EEUU que son secretos.

En el comunicado, firmado por el abogado de la Casa Blanca, Donald McGahn, se incluyen testimonios del director del FNI y del 'número dos' del Departamento de Justicia apoyando la decisión. El máximo responsable del Departamento de Justicia, Jeff Sessions, no interviene en el caso porque él, precisamente, es uno de los implicados en el 'Rusiagate'. McGahn también ofrece ayuda técnica a los demócratas para depurar el documento y publicar otra versión.

Ambos informes proceden de las sesiones del Subcomité de Inteligencia en las que se investiga la presunta interferencia de Rusia en la campaña de 2016. Muchas de esas sesiones han sido a puerta cerrada porque en ellas se ha discutido operaciones secretas de los servicios de inteligencia y se ha manejado información altamente reservada.

Las justificaciones de la Casa Blanca son llamativas, porque el informe de los correligionarios republicanos del presidente fue publicado en su integridad, sin que hubiera, al parecer, problemas para la seguridad nacional, y sin que constara que se había preguntado su opinión a nadie. De hecho, el FBI en una medida sin precedentes en la Historia de EEUU, emitió un comunicado reclamando, sin éxito, que el texto no se hiciera público.

Una de las posibilidades en ambos casos era redactar los documentos, de manera que las partes que afectaran a la seguridad del Estado no aparecieran. Trump, sin embargo, ha optado por publicar todo el informe republicano pese a la oposición del FBI y por censurar todo el demócrata. Además, decidió dar a conocer el primero el viernes pasado por la mañana, tras declarar durante varios días que iba a dar 'luz verde' a su publicación. La prohibición de difusión del informe de la oposición llegó a las 7 y media de la tarde de Washington, en un viernes, cuando EEUU está completamente desconectado de la política.

La oposición ha reaccionado acusando a Trump de tratar de manipular la investigación. El representante demócrata por Connecticut Jim Hines, dijo que "no estoy sorprendido. Los que están en el lado de la verdad no temen a la transparencia". El jefe de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, emitió un comunicado acusando a Trump de "una doble vara de medir horrorosa en lo que se refiere a transparencia".

Read 132 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…