Bajo una lluvia torrencial y reclamando: ¡Ni una menos, con vida las queremos!, transcurrieron las históricas y multitudinarias marchas de mujeres, acompañadas por organismos humanitarios, movimientos sociales y políticos, en esta capital, en las ciudades provinciales y en Mar del Plata, después del Paro Nacional de Mujeres, que abandonaron durante una hora sus lugares de trabajo en protesta por el incremento de femicidios en Argentina y la violencia machista.

De acuerdo con las organizadoras de la jornada de protesta, en el llamado miércoles negro miles de mujeres participaron en más de 130 lugares en el país y el mundo, y agradecieron con emoción: La convocatoria, que empezó en Argentina, en menos de una semana se multiplicó en Latinoamérica y en el mundo.

La protesta tuvo eco en Chile, Bolivia, México, Estados Unidos, Uruguay, Honduras, Paraguay, Ecuador, Colombia, Costa Rica, El Salvador y Guatemala, así como en tres ciudades de España –Alicante, Barcelona y Madrid– y en Francia.

A las 13 horas –tiempo local– miles de mujeres, la mayoría vestidas de negro, dejaron su escritorio, su lugar de trabajo, las redacciones de los diarios, los noticiarios de televisión y la radio para cumplir el paro nacional de una hora, el primero en la historia de Argentina y el mundo en rechazo a la violencia de género.

El brutal asesinato de una joven de 16 años en Mar del Plata, víctima de violación y empalamiento, fue la gota que desbordó un vaso cargado de horrores. El crimen se perpetró cuando se realizaba en la ciudad de Rosario, Santa Fe, el Encuentro de Mujeres, que culminó con una manifestación en la que participaron más de cien mil asistentes y fue reprimida por la policía.

Las más de 200 estudiantes de Chibok fueron internadas en la selva de Sambisa hasta la fortaleza de Boko Haram, donde las obligaron a elegir: unirse a las milicias o convertirse en esclavas.

Cerca de la mitad prefirió unirse y casarse con los guerrilleros, a estas se las llevaron de allí y no volvieron a saber de ellas.

Aquellas que se negaron soportaron más de dos años de trabajo forzado: lavaban, transportaban agua y cocinaban para Boko Haram.

Vivían en chozas de paja. Casi todas eran cristianas, así que las obligaron a convertirse al islam. Al principio comían arroz y maíz.

Sin embargo, después comenzó a escasear la comida. Algunas murieron durante su cautiverio en la selva.

Esas fueron las historias que los padres de las estudiantes de Chibok escucharon el domingo, contadas por las 21 niñas que fueron liberadas la semana pasada, después de que el gobierno nigeriano negoció su libertad.

 

De acuerdo con las declaraciones de las autoridades gubernamentales, las niñas están bajo custodia de la policía secreta y reciben atención médica y psicológica.

El presidente Muhammadu Buhari, quien llegó al cargo hace un año, prometió durante su campaña que las encontraría. Las autoridades afirmaron que esperan liberar pronto a más de ellas.

Fueron 276 las niñas secuestradas en abril de 2014, cuando algunos miembros de Boko Haram irrumpieron en su internado durante una semana de exámenes.

El 24 de octubre de 1975, las mujeres islandesas fueron a la huelga. Ese viernes, el 90% de ellas dejaron de trabajar y salieron a la calle para manifestarse por la igualdad. Islandia se paralizó. Literalmente. Fue un día histórico que hoy se conoce como el 'día libre de las mujeres'. Un punto de inflexión que marcó el camino hacia el cambio en el país nórdico. Su lucha y su ejemplo ha inspirado a muchas otras movilizaciones, como la de Polonia, donde hace unas semanas decenas de miles de mujeres vestidas de negro salieron a la calle para exigir al Gobierno que no endurezca (aún más) la ley del aborto, o las de este miércoles negro en Argentina. 

El parón laboral y las marchas convocadas este miércoles con el lema #NiUnaMenos han vuelto a despertar tras el brutal asesinato de Lucía Perez, de 16 años, violada y empalada en Mar de Plata. En junio de 2015, decenas de miles de personas salieron a la calle en Argentina —y en otras ciudades de Latinoamérica— bajo la misma consigna después de otro horrible crimen: el de Chiara Páez, de 14 años, muerta por los golpes de su novio, que la enterró en un jardín al sur de Santa Fe. Dos casos que sólo han puesto de relevancia la epidemia de violencia machista que vive América, donde el 36% de las mujeres, de media, han sufrido agresiones alguna vez, según la OMS.

Donald Trump ha tenido el peor octubre de cualquier candidato presidencial en la historia reciente, y todavía falta la mitad del mes.

Tras ser acusado de abuso sexual y recibir miles de críticas por sus comentarios vulgares y degradantes sobre las mujeres, Trump llega cojeando al último debate presidencial contra su oponente Hillary Clinton. Según las encuestas, Trump está perdiendo en casi todos los estados que debe ganar para poder alcanzar la victoria.

En política, tres semanas son una eternidad, y esta elección en particular ha estado llena de sorpresas. Sin embargo, al arremeter contra los medios, al criticar a Paul Ryan (el representante republicano de mayor rango) y afirmar –sin evidencia sólida– que la campaña está arreglada en su contra, Trump parece estar más preocupado por buscar chivos expiatorios para explicar su posible derrota que en encontrar un camino victorioso hacia la Casa Blanca.

El desempeño de Trump y Clinton en el último debate, que tendrá lugar en Las Vegas, dará luces para determinar cuán sórdidos serán los últimos días de campaña… y qué tan profundas serán las heridas que el país tendrá que sanar después. Estos son algunos de los elementos que estaremos examinando esta noche:

¿Puede ganar Donald Trump la elección y alcanzar la Casa Blanca? Es la pregunta más repetida desde que el magnate neoyorquino venciera las primarias republicanas, destrozando todos los pronósticos. Como si de una montaña rusa se tratara, la campaña presidencial arrancó con un favoritismo indiscutible de Hillary Clinton, en los primeros meses; derivó en el empate técnico que llegaron a registrar las encuestas tras el verano, en un momento de extrema debilidad de la demócrata y de creciente auge del candidato republicano, y ha vuelto recientemente a abrir la brecha de siete puntos (de media), que sitúa otra vez a Clinton claramente en cabeza.

A pesar de todo, la respuesta sigue siendo sí. Lo tiene muy difícil. Está con la desventaja más grande de un candidato en décadas, a estas alturas. Pero la mayoría se mantiene aún en la prudencia, consciente de que esta inédita campaña, cargada de desagradables sorpresas, puede que aún no lo haya dicho todo.

El Thomas & Mack Center de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV), acoge este miércoles el último debate. Como los dos anteriores, tendrá lugar a las nueve de la noche hora de Washington (seis de la tarde, hora local, y tres de la madrugada del jueves en España), y durará una hora y media. Moderado por Chris Wallace, de la cadena Fox, se vuelve al formato del primero: preguntas del periodista y cara a cara, con réplicas y contrarréplicas entre ambos. Estas son las claves:

Desde que comenzó la crisis en el 2008, casi 850.000 españoles se han marchado a vivir al extranjero, en la mayoría de los casos porque no encontraban una alternativa profesional digna, eso en el caso de que la hubieran encontrado. Sin embargo, el irse no ha supuesto en absoluto olvidar. En España, la familia sigue siendo un pilar insustituible de apoyo y bienestar que continúa incluso con miles de kilómetros de por medio. Según un estudio realizado por la Fundación Vuelve a Casa de El Almendro, la mitad de los españoles residentes en el extranjero (2,3 millones, según datos del INE) mantiene el contacto diario con su familia, especialmente con la madre, y los amigos. La añoranza está ahí y el amor a los suyos incluso se acrecienta, pero sólo una cuarta parte de los que viven fuera se plantea regresar a corto plazo.

La enfermedad es terrible, pero es peor la cirugía, que le quiten a una el seno. Al menos ahora ya se reconstruye, pero de todas maneras ya nada es igual, afirmó Mercedes, sobreviviente de cáncer de mama, quien asistió ayer a un acto en el que por vez primera los titulares de la Secretaría de Salud (Ssa) y de los institutos Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) se unieron para promover la detección temprana de esa enfermedad.

De por sí el titular de la Ssa, José Narro, ha destacado la excelente relación que, nunca como ahora, hay entre los directivos del sector. La semana pasada los tres asistieron a la comparecencia de Narro en el Senado, con motivo de la glosa del Informe de gobierno, y ayer participaron en la inauguración de la feria de la salud, organizada por el Issste, para promover la detección del cáncer de mama, principal causa de muerte en mujeres por tumores malignos.

Ahí inclusive se presentó un video musical del grupo Los hijos de Frida, en el que los funcionarios cantan y bailan para invitar a las mujeres a cuidarse, prevenir y detectar dicho tumor mamario en etapas tempranas.

Y es que, dijo Narro, la salud tiene que ver con lo que hacemos y dejamos de hacer. Las personas nos tenemos que convencer de que parte del éxito está en nosotros, agregó en la víspera de la conmemoración del Día Mundial de Lucha Contra el Cáncer de Mama.

De acuerdo con el Subsistema Automatizado de Lesiones y Causas de Violencia del Sistema Nacional de Información (Sinais) de la Secretaría de Salud federal, Puebla registró en el periodo de 2010 a 2014 un total de 15 mil 536 atenciones a mujeres por lesiones y violencia.

Además se detectaron 4 mil 575 tipos de violencia, y el mayor número de casos se atendió a través del Servicio Especializado de Atención a la Violencia (2 mil 593), seguido por la Consulta Externa (777) y la Hospitalización (763).

Se advirtió que las cifras han aumentado año con año, y aunque esta tendencia se presenta también a nivel nacional, Puebla es el segundo estado con mayor crecimiento de violencia después de Baja California.

La información se dio a conocer por el Grupo de Trabajo conformado en Puebla para atender la solicitud de la Alerta de Violencia de Género a la Consejo Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim).

A lo largo del análisis se habla de atenciones y no de usuarias, puesto que argumentaron que una mujer pudo ser atendida en más de una ocasión, además que en el transcurso de una consulta por cualquier otro motivo, pudo detectarse abandono o negligencia o bien violencia económica o patrimonial.

El Grupo de Trabajo también observó que la atención médica a mujeres por lesiones y violencia se concentra en diez de los 217 municipios de la entidad.

El estudio refirió que se observa una importante concentración de las atenciones en el municipio de Puebla con 6 mil 234 casos que representan 40.12% del total estatal.

Después sigue Izúcar de Matamoros con 3 mil 314 casos (21.3%); Cuetzalan del Progreso, con 429 casos (2.8%); Huejotzingo con 344 casos (2.2%), y Acatlán con 325 casos (2.1%).

El resto de los municipios concentró 31.5% del total estatal y en 56 de ellos se registraron diez casos o menos en todo el periodo.

Migración

20 hours ago
9
Donald Trump continúa preocupado por su reforma sanitaria, una de sus promesas centrales durante la campaña electoral. El presidente de Estados Unidos recurrió a Twitter este fin de semana para presionar a los senadores republicanos con el objetivo de que consigan aprobar su propuesta para reemplazar Obamacare. El mensaje del republicano confirma las divisiones que hay entre los miembros de su partido respecto al proyecto de ley, presentado el pasado jueves. “No puedo imaginar que estos buenos senadores republicanos pudieran permitir que el pueblo americano sufra con el quebrado ObamaCare durante más tiempo”, escribió el presidente. La semana pasada, tras anunciar la propuesta para acabar con el programa sanitario de Barack Obama, al menos cuatro senadores —necesarios para aprobar la ley— afirmaron que no votarían en su favor. La promesa de revocar y reemplazar Obamacare fue uno de los pilares centrales del discurso de Trump durante la campaña. Desde su llegada a la Casa Blanca, el republicano también ha invertido mucho capital político para hacer de su reforma sanitaria la primera gran victoria política de su presidencia. Para aprobar una ley, el documento debe ser primero validado por la Cámara de Representantes y después por el Senado. La presión de Trump en Twitter ya se vio cuando la normativa pasaba el filtro de los congresistas, a principios de mayo. Tras intenso debate, una votación que tuvo que ser abortada por la falta de consenso, y la mediación de la Casa Blanca, la Cámara validó un texto que dejaría sin seguro médico a 14 millones de personas en 2018. ...
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…