Más Ejército, más seguridad, menos ayuda internacional, política medioambiental, educación, transporte o en empleo. Las prioridades de la Administración de Donald Trump se han ido conociendo desde que el 9 de noviembre se alzó contra pronóstico con la victoria electoral, pero este jueves se tradujeron a números. La Casa Blanca publicó su primera propuesta de presupuesto para el próximo año fiscal, que comienza el 1 de octubre, un documento que pone negro sobre blanco el giro trumpista hacia una América con menos Estado. 

En global, el presupuesto se contrae un 1,2%, pese a que la economía crece, y reorganiza las partidas con el ya anunciado empujón al gasto militar (10%) o a la Seguridad Nacional (6%), a costa de fuertes recortes en el resto de departamentos. La propuesta publicada este jueves solo cubre una parte de todo el presupuesto federal -la parte en la que tiene margen de maniobra- y deja fuera los programas obligatorios (pensiones o sanidad para los desfavorecidos, por ejemplo). Pero sirve para ver una primera traducción en números de lo que significa el Primero, América que define al trumpismo.

Desde la campaña electoral, la adhesión a Trump avanzó a lomos de las promesas de menos impuestos, más fondos para los militares o el desmantelamiento de la reforma sanitaria de Obama, entre otros. En dinero contante y sonante, el rearme del que hablaba el presidente cristaliza en un incremento de los gastos de defensa de 52.300 millones de dólares, el mayor aumento en una década, tal y como avanzó el propio Trump hace un par de semanas. “Tenemos que empezar a ganar guerras otra vez”, dijo, apelando a la supremacía militar estadounidense.

El de 2018, también, el primer presupuesto de sello republicano de los últimos ochos años y servirá para enterrar –ya no con palabras, sino con números- algunas de las señas de identidad de la Administración de Obama, con un recorte de calado en la política medioambiental, en la ayuda exterior o en el empleo público. Destaca el bocado al presupuesto de la Agencia de Protección Medioambiental y del Departamento de Estado, que sufrirán un tijeretazo similar, del 28,7% y del 31,4%, respectivamente.

El adelgazamiento de las agencias y estructuras públicas, así como la eliminación o reducción de muchos programas, se traducirá en una rebaja histórica del número de empleados públicos, según el análisis de The Washington Post de hace un par de días. Se esperan a su vez recortes en los fondos destinados a los medios de comunicación públicos.

La inseguridad alimentaria amenaza a más de 17 millones de personas en Yemen, país asolado por un conflicto armado, según el más reciente análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), publicado este miércoles por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y sus socios humanitarios.

Al menos 20 de las 22 entidades de ese país están en fases de emergencia o crisis de inseguridad alimentaria, y casi dos tercios de la población enfrentan hambre y necesitan con urgencia ayuda para salvaguardar sus vidas y medios de subsistencia, advirtió la FAO.

Yemen vive un caos desde septiembre de 2014, cuando tropas rebeldes tomaron el control de la sede del gobierno, el aeropuerto, escuelas y varios edificios públicos de la capital, Saná, obligando a huir al presidente Abd Rabbah Mansur Hadi.

Desde marzo de 2015, una coalición de nueve países árabes, liderada por Arabia Saudita, impulsa una ofensiva militar contra la milicia rebelde huti, en busca de restablecer al presidente Hadi en el poder.

La FAO dijo que sin más ayuda humanitaria y para la subsistencia, Taiz y Al Hudaydah –dos estados que comprenden casi una cuarta parte de la población de Yemen– corren el riesgo de caer en situación de hambruna.

Con unos 17 millones de personas en niveles de emergencia o crisis de inseguridad alimentaria, Yemen sufre una de las peores crisis de falta de alimentos en el mundo.

Esta cifra representa un aumento de 21 por ciento desde junio de 2016 y subraya las conclusiones de la Evaluación de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en Emergencias (ESANE) de febrero de 2017.

La reducción de la producción interna, la interrupción de las importaciones comerciales, el alza de precios en alimentos y combustibles, el creciente desempleo y la pérdida de ingresos son factores que contribuyen en conjunto al deterioro de la situación de seguridad alimentaria.

El Presidente estadounidense, Donald Trump, solicitará mil 500 millones de dólares al Congreso para comenzar la construcción del muro fronterizo este año y 2 mil 600 millones adicionales para 2018 dentro de su propuesta de presupuesto federal que dará a conocer hoy.

“Vamos a pedir un suplemento de financiación este año 2017 que incluya mil 500 millones de dólares para comenzar el muro este año”, indicó un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, en una conferencia telefónica con periodistas sobre el presupuesto para el año fiscal 2018 que se presentará en la próximas horas.

El funcionario apuntó que estos fondos van destinados “a dos proyectos pilotos”, con diferentes tipos de barreras, para ver cuál es el modelo más efectivo y de menor coste.

Asimismo, el borrador de presupuesto pedirá 2 mil 600 millones adicionales para año fiscal 2018, que va de octubre a septiembre próximos.

La promesa de construcción de un muro fronterizo con México es una de las más polémicas de Trump, quien además insiste en que el vecino del sur reembolsará la factura de la obra.

 

El coste estimado del muro ha ido creciendo progresivamente desde los alrededor de 8 mil millones de dólares que calculó inicialmente Trump, hasta los 21 mil 600 millones, según los últimos cálculos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que ya ha reconocido que será sufragado con dinero aprobado por el Congreso de EU.

De acuerdo a documentos de esta agencia, se prevé que la construcción del muro con México se inicie en los enclaves fronterizos clave de El Paso (Texas), Tucson (Arizona) y El Centro (California).

Estos puntos hacen frontera con las ciudades mexicanas de Ciudad Juárez (Chihuahua), Nogales (Sonora) y Mexicali (Baja California), respectivamente.

El hijo de Francisco Cortez Mora murió a los tres días de nacido en el Hospital Regional de Zona Número uno del IMSS en Culiacán (Sinaloa, noroeste de México) por choque séptico. Un doctor le avisó aquel septiembre de 2015 que había nacido “infectado” y que no pudo sobrevivir a cuatro infartos. El hombre de 38 años está seguro de que su hijo nació sano y que la infección fue a causa de una bacteria que adquirió en el hospital. En el área de neonatos, donde estaba su bebé, siempre olía a orines y había polvo, asegura Cortez Mora. “Había cucarachas, moho en el techo, manchas y hongos en el piso, y las batas que usaban las mamás tenían sangre”. Además los enfermeros y residentes entraban con comida y no se lavaban las manos, cuenta el padre de familia. 

Para demostrar que las condiciones de higiene del hospital eran deficientes, Francisco recurrió a la ley de transparencia y pidió a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), la encargada de vigilar los establecimientos de salud en México, el diagnóstico que había hecho del hospital. En la documentación que obtuvo constató la existencia de diversos factores de riesgo, como falta de limpieza en la ropa de cama de los pacientes y el personal de salud, suciedad en diversas áreas y carencia de buenas prácticas de higiene —incluyendo lavado de manos—, así como deficiencia en la preparación de alimentos y soluciones de uso médico.

El Hospital Regional Número uno de Sinaloa no es la única instalación médica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) —el principal sistema de salud en México— que ha revisado la Cofepris y que opera con diversas fallas de higiene. En un programa de revisión hospitalaria que emprendió el organismo desde 2013 para identificar posibles riesgos sanitarios y elaborar planes de corrección, ha encontrado anomalías en 124 establecimientos (la misma cantidad que ha revisado), consta en los oficios entregados por la Cofepris en respuesta a una solicitud de información hecha por este medio.

Al diagnóstico en materia de salubridad, se le suman las inconformidades por malos servicios médicos e ineficiencia en los trámites. El IMSS, la institución de sanidad más grande en América Latina, es uno de los organismos de los que más se quejan los mexicanos. Al mes 3.581 personas (119 al día) acuden ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Comisión de Arbitraje Médico o ante el mismo instituto para denunciar alguna anomalía.

Horas antes de que entrara en vigor el decreto modificado del presidente Donald Trump para impedir el ingreso a Estados Unidos de ciudadanos de seis naciones de mayoría musulmana, un juez federal en Hawai lo suspendió este miércoles, al poner en duda si el gobierno está motivado por preocupaciones de seguridad nacional. Fue un nuevo y serio revés para el mandatario republicano.

Es la segunda vez que un veto migratorio de Trump se frena en tribunales. El decreto, que iba a ser efectivo a partir de este jueves, afectaba a refugiados de todo el mundo, así como a ciudadanos procedentes de Somalia, Irán, Libia, Sudán, Siria y Yemen, países que el magnate considera relacionados con el terrorismo. Irak, que estaba incluido en el primer decreto, fue excluido tras una negociación con el gobierno en Bagdad.

Trump condenó la defectuosa decisión del juez de distrito de Hawai, Derrick Watson, que bloqueó su polémico decreto migratorio, y prometió defenderlo hasta la última instancia judicial, la Suprema Corte, de ser necesario.

Este fallo nos hace ver débiles, y por cierto, ya no lo somos, sostuvo el mandatario en un acto político en Nashville. Vamos a pelear este fallo terrible, vamos a llevar este caso tan lejos como sea posible, incluyendo todo el camino hasta la Suprema Corte. Vamos a ganar, sentenció.

Este fallo responde a uno de varios recursos que eran revisados este miércoles en las cortes de Estados Unidos y que fueron presentados por fiscales generales de diversos estados y grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes. Se espera que en breve se pronuncien tribunales federales en Maryland y el estado de Washington. Hasta el cierre de esta edición no se habían dado a conocer más dictámenes para suspender el decreto de Trump.

El juez Watson añadió que el estado de Hawai tiene altas posibilidades de probar que el nuevo decreto de Trump viola la cláusula de establecimiento de la Constitución de Estados Unidos, que impide la discriminación religiosa. Trump insiste en que la prohibición es clave para la seguridad nacional.

El primer decreto migratorio de Trump, firmado el 27 de enero y que era más extenso que la orden revisada que firmó el 6 de marzo, también fue frenado por un juez federal de Seattle por considerarlo inconstitucional.

Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca, no hizo comentarios.

El secretario de Estado Rex Tillerson declaró que Estados Unidos no seguirá participando en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas a menos que esa instancia implemente "profundas reformas".

Tillerson no dio un calendario para la aplicación de tales reformas, pero en una carta a ocho grupos de derechos humanos, obtenida el miércoles por The Associated Press, dijo que Estados Unidos seguirá participando en la sesión actual del consejo que se lleva a cabo en Ginebra.

Las ocho organizaciones, dedicadas a la defensa de los derechos humanos y a la promoción de la ONU, le escribieron a Tillerson pidiéndole que Estados Unidos siga involucrado con el consejo. Tillerson respondió pidiéndoles que apoyen la implementación de reformas pues que "ello sería sumamente alentador".

La carta del secretario de Estado fue reportada inicialmente por la revista de análisis internacional Foreign Policy.

Estados Unidos desde hace muchos años se ha quejado de que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, tiene una fijación con Israel y permite la participación de países con amplios historiales de violaciones de derechos humanos.

La ONU, y diversas organizaciones de derechos humanos, dijeron que sería un error que Estados Unidos abandone el consejo.

"Estados Unidos es una parte integral del Consejo de Derechos Humanos", declaró el miércoles a reporteros el portavoz de la ONU Stephane Dujarric. "Es importante que todos los países miembros participen en su misión".

Felice Gaer, directora del Instituto de Derechos Humanos Jacob Blaustein, dijo a la AP: "El secretario Tillerson debe considerar que una salida de Estados Unidos no va a 'deslegitimar' las malas decisiones del consejo; al contrario dejará que los zorros merodeen libremente por el gallinero mientras Estados Unidos se retira de la lucha por nuestros valores en el escenario internacional".

 

Añadió Kenneth Roth, director de Human Rights Watch: "Si la administración Trump realmente está comprometida con los derechos humanos en lugar de querer hacer una declaración política a favor de Israel, debería tener el coraje de quedarse y luchar en vez de realizar una cobarde huida".

Parece imparable el éxodo de inmigrantes africanos hacia Italia procedentes de las costas de Libia. El gobierno italiano lanza nuevamente la alarma porque teme que en este año se batan todos los récords sobre la llegada de prófugos. Los datos que ofrece el ministerio del Interior son dramáticos: En los primeros 73 días del 2017 fueron rescatados 15.852 inmigrantes, que se arriesgaron a hacer la travesía del Mediterráneo desde Libia a pesar de las malas condiciones del mar. Esto supone un 67 % más que en el mismo periodo del año anterior.

El gobierno italiano calcula que en este año llegarán a Italia 250.000 prófugos, 70.000 más que en el pasado año. Es una ola que no hay forma de detener y que obligará al gobierno italiano a modificar sus planes de acogida. El proyecto vigente distribuye a los inmigrantes en todo el territorio nacional, aplicando el coeficiente de 2,5 refugiados por mil residentes. Preocupa especialmente el alto número de menores no acompañados: Son 2.230 los que han llegados en los dos primeros meses del año.

Frente a las muchas voces, especialmente por parte de la Liga Norte, que piden con firmeza que se rechacen los inmigrantes, el ministro de Justicia, Andrea Orlando, que disputará a Matteo Renzi la dirección del Partido Democrático en las primarias del 30 de abril, considera prioritario el tema de la inmigración: “Basta de hipocresías. En los próximos decenios Nigeria tendrá 500 millones de habitantes, como toda la Unión Europea. Hablar (en referencia a la Liga Norte) de que se pueden poner muros a la inmigración es una forma de tomar el pelo a la gente. El problema es gestionar este fenómeno y lograr que su impacto sobre nuestra sociedad no tenga efectos negativos”, ha manifestado el ministro Orlando. 

Mientras tanto, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) ha acusado a las ONG (organizaciones no gubernamentales) de usar sus naves como taxis para los traficantes de seres humanos. En un informe de Frontex se dice textualmente: “Está claro que las misiones al límite y ocasionalmente dentro de las 12 millas en aguas de Libia tienen consecuencias no deseadas”. Es decir, Frontex considera que, sin pretenderlo, las ONG facilitan la actuación criminal de los traficantes de seres humanos, porque estos cargan de inmigrantes las pateras hasta lo inverosímil, los mandan al mar sin agua para beber, sin carburante y sin chalecos salvavidas, sabiendo que poco después serán rescatados por las ONG. El director de Frontex, Fabrice Leggeri, se ha lamentado: “Las ONG no colaboran con nosotros”.

Entre las naves de las organizaciones no gubernamentales y las militares de Frontex hay una diferencia fundamental: La misión militar europea salva a los inmigrantes, pero después hunde o destruye las pateras o lanchas neumáticas, además de identificar a los traficantes y entregarlos a las autoridades italianas. En cambio, los voluntarios de las ONG, dado que no son policías o militares, no hunden las pateras, que a menudo son recuperadas luego por los traficantes.

La visión que tiene el presidente Donald Trump del poderío estadounidense, un asunto que se manejó como un misterio durante su campaña electoral, ha tomado un nuevo enfoque después de varios discursos y planes presupuestarios que dan indicios de sus ideas para el Ejército.

Todo evidencia la visión de un mandatario al que le fascina el poderío militar bruto, lo percibe como un sinónimo de la postura de Estados Unidos ante el mundo y como una herramienta para resolver lo que parece ser su principal preocupación: coaccionar a adversarios poderosos como China e Irán, por ejemplo.

También parece que Trump le ha prestado poca atención a los detalles de las continuas guerras que Estados Unidos sostiene tanto en Afganistán, Irak y Siria, como a nivel global contra Al Qaeda. Los nuevos portaviones que prometió no resolverán ninguno de esos conflictos y los generales advierten que van a sufrir reveses por sus propuestas de cortar el financiamiento que se invierte en diplomacia y ayuda en el extranjero. 

Los analistas sugieren que tal vez esta situación no sea necesariamente un descuido de Trump, sino la llegada de una visión nacionalista del mundo que es poco común en la actualidad, pero que dominó la geopolítica durante el siglo XIX y el inicio del XX.

Eso se puede ver con mayor claridad al analizar la visión que tiene de la victoria.

Trump ha dicho que el principal papel del Ejército es ganar batallas porque estas victorias bastan para ganar guerras: dos ideas que están pasadas de moda, por lo menos, desde la Guerra de Vietnam. Desde entonces, la mayoría de los generales han enfatizado que los conflictos políticos provocan las guerras y que es extraño que estos se resuelvan exclusivamente por medio de la fuerza.

“Le daremos las herramientas necesarias a nuestro Ejército para que prevenga la guerra pero, si es necesario pelear una guerra, solo se dedicarán a eso. ¿Saben de qué hablo? Ganar. Ganar”, afirmó Trump hace poco.

Tal vez es muy pronto para saber si sus puntos de vista se adhieren a una “doctrina Trump”. Sin embargo, sugieren que existe una búsqueda para generar políticas que representan una visión del poderío militar como único fin, en vez de que sean las apropiadas para una estrategia o un conflicto en particular.

Fundamentalmente, Trump ha expresado su mentalidad militar por medio de llamados a la construcción de grandes sistemas de armamento, como portaviones y armas nucleares, los cuales están diseñados para disputar grandes guerras.

Page 7 of 160

Migración

2 days ago
33
Es irónico, sí. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuya retórica política central es la de “compra americano, contrata americano”, repite con frecuencia su deseo de frenar la contratación de mano de obra extranjera y evitar que grandes empresas estadounidenses establezcan sus factorías en otros países donde los costes son menores. Sin embargo, su hijo, Eric Trump, se autoexcluye de esta petición de su padre: uno de sus viñedos, Trump Vineyard Estates, que forma parte del conglomerado empresarial de la organización Trump, ha solicitado al Departamento de Trabajo la contratación temporal de 29 inmigrantes ante la falta de trabajadores estadounidenses.  El pasado diciembre, la empresa vinícola de Eric pidió a través del programa de visas H-2 —que concede permisos a empresas del sector agrícola para contratar temporalmente a empleados extranjeros ante la escasez de trabajadores estadounidenses— la incorporación de seis trabajadores foráneos. En febrero, según informa el diario The Daily Progress, el viñedo, localizado en Virginia, aumentó su solicitud a 29 empleados extranjeros ante la falta de mano de obra estadounidense para realizar el trabajo requerido, que incluye principalmente labores manuales como plantar, cultivar y podar las viñas. Para que el Departamento de Trabajo apruebe las peticiones de este tipo, las empresas deben demostrar que “no hay suficientes trabajadores estadounidenses, dispuestos, cualificados y disponibles para trabajar de manera temporal” en sus trabajos agrícolas. Bajo esta autorización, los extranjeros reciben un sueldo de casi 11 ...
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…