Sabedores de que perdieron los votos de los sectores obrero y popular del PRI, y que la campaña no penetró en el ámbito urbano, los estrategas del candidato priista Alberto Jiménez Merino están apostados a que con la movilización de la Confederación Nacional Campesina (CNC), de las estructura que aún controla el exgobernador Melquiades Morales Flores y el apoyo de algunos mandatarios estatales, se puedan rescatar entre 200 y 300 mil sufragios a favor del tricolor, con lo cual esta fuerza política pueda flotar por encima del resultado que obtuvo en la contienda de 2018.

Como parte de esta estrategia global de salvamente que intentará el PRI para no quedar hundido en el peor resultado electoral de su historia y buscar acercarse lo más posible al PAN, es decir al segundo lugar de la contienda, ayer se empezaron a recorrer las tres siguientes rutas para llegar a ese propósito:

Primera: este viernes el exmandatario Melquiades Morales Flores va a encabezar una comida con la cual intentará reagrupar a los líderes regionales del llamada organización 24 de Mayo, que en 1998 fue la estructura electoral que primero le permitió obtener la candidatura del PRI a gobernador y luego ganar la titularidad del Poder Ejecutivo.

Una fuente cercana al grupo del exgobernador señala que apenas queda una tercera parte de lo que fue esa estructura electoral. Sin embargo, aún existe la confianza de que Melquiades Morales pueda activar a varios grupos y líderes regionales que movilicen a la militancia priista el día de los comicios.

La reunión del viernes es el segundo intento de activar la organización 24 de Mayo a favor de Alberto Jiménez Merino, ya que en la precampaña del aspirante priista hubo un encuentro con los miembros de la agrupación y apenas llegaron 50 integrantes de esa vieja estructura partidista.

Segunda: los dirigentes de 29 representaciones estatales de la CNC del país se reunieron este martes con Valentín Meneses Rojas, el coordinador de campaña del PRI, para ofrecerle el envió de operadores electorales que el próximo 2 de julio se encargarán de coordinar los esfuerzos para hacer votar a la militancia cenecista de Puebla y de otras organizaciones campesinas.

El encuentro realizado en la sede estatal de la CNC fue medianamente exitosa, ya que por un lado acudió una nutrido grupo de dirigentes estatales del sector campesino del PRI, pero por otro lado fue notoria la ausencia de Ismael Hernández Deras, el líder nacional cenecista, quien se supone era quien iba a dar el principal espaldarazo a la campaña de Jiménez Merino.

En la reunión pesó la sombra de Maritza Marín Marcelo, quien siendo dirigente de la CNC desertó de las filas del PRI y ahora es un activo de la campaña electoral de Morena, por diferencias personales y de conflictos económicos que enfrentó con Alberto Jiménez Merino.

Durante el encuentro se intentó minimizar el cambio de bando de Maritza Marín, a tal grado que un dirigente priista mencionó: “Cuando alguien se va del partido, no se lleva ni el perro”. Sin embargo, surge la pregunta: ¿Si no daña al PRI la deserción de Maritza Marín, entonces por qué la mencionaron tantas veces en el conclave cenecista?

Tercera: Alberto Jiménez Merino ayer acudió a la sede del Comité Ejecutivo Nacional del PRI para reunirse con algunos de los 12 gobernadores del priistas del país. El objetivo fue pedir apoyo económico y de operadores políticos que ayuden a construir el plan de movilización de militantes priistas durante las próximas votaciones.

Dicen que Alberto Jiménez Merino salió satisfecho de la reunión. Que obtuvo el respaldo de algunos mandatarios, quienes manifestaron que es necesario frenar la caída de los índices de votación del PRI que se registra en todos los rincones del país.

 
Read 38 times Last modified on Wednesday, 22 May 2019 07:30
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…