Tehuacán. Con ropa morada y negra, algunas solas, otras en grupo, unas más en familia, fueron llegando decenas de mujeres al punto de reunión para la marcha del 8M convocada para expresar el repudio a los feminicidios y exigir un alto a la violencia de género. Varias llevaban ya sus pancartas listas, otras más las hicieron mientras esperaban el inicio de la movilización que en esta ocasión tuvo mejor respuesta que en años anteriores.

Horas antes varias jóvenes que aclararon no ser de ningún colectivo, sino que se identificaron como auto convocadas, realizaron talleres de conciencia de género, así como una jornada de información sobre los casos de feminicidio y mujeres desaparecidas de la ciudad y el estado.

Varias de ellas reconocieron que esta fue la primera vez que participaban en la movilización. Erika, Luz y Berenice ahí se conocieron, cada una llegó sola a los talleres y juntas emprendieron después el camino hacia la marcha, emocionadas por ser parte de una lucha a la que se sumaban.

Hubo quienes decidieron llevar a sus hijos e hijas, se determinó formar un primer contingente con ellas, adelante una joven con el rostro cubierto hacia ondear una bandera con la leyenda “México feminicida”.

Algunas decidieron cubrir su rostro, pero la mayoría marchó con la cara descubierta, incluso posaron para las fotografías mostrando sus pancartas con diferentes leyendas pidiendo justicia para las víctimas de feminicidio, así como denunciando la violencia de género.

En cada esquina se pararon para hacer el pase de lista de mujeres asesinadas; así resonaron los nombres de Yolanda, Janeth, María Elizabeth, Sonia, Esperanza, Yesenia, Julia, Monserrat, Ingrid, Fátima y de esta ciudad Isarve Cano, luego de cada mención se escuchó el grito de “justicia”.

Olivia Cristina Camarillo Viveros, también se mencionó durante la marcha, su mamá informó que lleva cuatro años esperando su regreso desde el día que desapareció en esta ciudad, un momento emotivo vivió la mujer al recibir un abrazo masivo de las participantes en la marcha que al grito de “no estás sola” le mostraron así su solidaridad.

La marcha recorrió la avenida Independencia hasta llegar al centro de la ciudad donde se encaminó hasta el Monumento a la Madre. Una de ellas subió hasta el monumento para colocar un pañuelo verde a la estatua, otra más puso también un ramo de flores, mientras sus compañeras acomodaron las pancartas y cruces alrededor.

En el pronunciamiento se exigió a las autoridades un alto a la violencia, seguridad real para que las mujeres no tengan que vivir con miedo y castigo ejemplar a los feminicidas, violadores y acosadores.

La canción de un violador en tu camino se escuchó repetidamente en el recorrido, junto con consignas como “amiga, hermana, si te pega no te ama”, “mujer consciente se une al contingente”, “somos malas y podemos ser peores y al que no le guste se jode, se jode”.

La nota discordante la dio la regidora de salud, Irma Villanueva, quien participó en la movilización. Le pidieron retirarse para no politizar el acto, a lo que se negó bajo el argumento de que ella siempre ha sido feminista, sin embargo tuvo que hacerse a un lado ante el rechazo de la mayoría.

Read 104 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…