Lunes, 11 September 2017 00:00

Los Adame, naturalmente

Escrito por  Alcalino
Califica esta entrada
(0 votes)

Siendo agosto y septiembre meses taurinos por excelencia en la península ibérica, poco tiene de particular que los dos únicos mexicanos –matadores de toros–que están haciendo campaña por allá, hayan podido calzarse el terno en más de una ocasión, ya veremos con qué resultados.

Se trata, como es archisabido, de los hermanos hidrocálidos Joselito y Luis David Adame, cuya decisión de dar la cara en Europa, mal correspondida en general por aquellas empresas, ha desembocado en no pocas epifanías en las escasas oportunidades de mostrarse que les han sido dadas, y cuyos resultados en nada desmerecen a los de las más encopetadas figuras del escalafón hispano, guardadas las proporciones que supone el partir plaza prácticamente a diario –se ventila con asombro, por ejemplo, que Enrique Ponce haya cosechado 18 orejas y propiciado dos indultos en apenas nueve días de agosto–, a hacerlo cuando se puede y donde caiga, que es más o menos la condena a la que tradicionalmente han arrostrado nuestros toreros.

 La campaña de José

14 corridas suma al presente Joselito Adame en su temporada europea, 13 en España y una en Francia. Para firmar más contratos de poco le sirvieron las tempranas orejas de Sevilla y Madrid, donde le cantó más la sesuda crítica una actuación relativamente floja que otra épica. Ni siquiera Soria o Guadalajara, dos de sus plazas fuertes, escenario de clamorosas victorias suyas en años anteriores, se abrieron esta vez para él. La mayoría de sus actuaciones corresponden a cosos de tercera categoría, a cambio de cinco en plazas de primera –Sevilla, Madrid, San Sebastián y Bilbao– y tres en plazas de segunda –Santander, Almería y Palencia–. Ni siquiera los empresarios galos han sido generosos con él, a diferencia de lo ocurrido en años anteriores.

Pese a todo, su balance es nuevamente favorable, pues si de la Maestranza –en una única corrida– y de Las Ventas –en dos– salió a oreja por coso, como asimismo en San Sebastián (13.08.17) y Añover del Tajo (25.08.17); en Burgo de Osma (16.08.17) y Almería, una feria con prestigio, cortó en cambio dos apéndices (26.08.17), que habían sido tres en Badajoz (24.06.17) y subieron a cuatro en Illescas (01.09.17). Total, 15 apéndices.

¿Cómo se conjuga todo esto?

Hace pocas semanas, esta columna reproducía los elogiosos conceptos de “Barquerito” –pluma de prosapia donde las haya– tras la gran tarde de José en San Sebastián; también mereció unánimes elogios su única presentación en Bilbao, la gran feria del norte vascuense, donde no cortó nada porque le tocó un lote descastado y flojo de Alcurrucén. Fue la única plaza de primera donde el mayor de la dinastía no tocó pelo. Y entre las de segunda, solamente dejó de hacerlo en Santander y Palencia por culpa de la espada. Al margen de sus cuatro salidas por la puerta grande, ha dejado detalles torerísimos en Sevilla –un inicio de faena modélico precisamente con el Fuente Ymbro que no desorejó–; una gran faena, sin orejas, al cuarto de El Parralejo en San Sebastián –“si llega a caer pronto el toro, se cae la plaza”, sostuvo “Barquerito”–; y, desde luego, el rasgo heroico de prescindir de la muleta para estoquear al toro de la oreja en Madrid, sexto de “una corrida impropia de El Torero”, según José Miguel Arruego, otro cronista de pro.

Joselito Adame volverá a la primera arena francesa –Nimes– para actuar en el cierre de su feria septembrina, este domingo 17, al lado de Paco Ureña y Juan del Álamo, toros de Fuente Ymbro. Mismo hierro de la corrida que va a despachar el jueves 28 en Madrid, dentro de la Feria de Otoño, conjuntamente con Morenito de Aranda y Román, joven que está sonando fuerte en este final de temporada. Antes, el domingo 24, en nuestra querida Zacatecas, alternará José con la nueva figura hispana Ginés Marín, prólogo ecuestre a cargo de Andy Cartagena y post toros –lástima–de Bernaldo de Quirós.

Luis David

Todavía más corta, pero no menos significativa, ha sido la temporada europea del hermano intermedio de la frondosa dinastía. Tiene Luis David en su haber cinco presentaciones tan solo… y en ninguna de ellas ha dejado de tocar pelo, ratificando todo lo bueno que de él dijo la prensa hispana durante su triunfal campaña novilleril, que culminó, hace un año justo, con una alternativa a todo lujo en el coliseo romano de Nimes. Pero esta vez no lo llamaron desde allá, y su debut tuvo que darse en una plaza francesa de menor envergadura, la de Saint Vincent Tyrosse, donde el 23 de julio último, como en su momento se comentó aquí, se daba, por primera vez en Europa desde hace 87 años, un cartel de matadores que reuniera a dos hermanos mexicanos: Joselito y Luis David partieron plaza al lado de Juan Bautista para despachar una corrida grande y complicada de Martínez Pedrés, y fue el menor de la dinastía quien cortó la única oreja del festejo, al tercer bicho, con vuelta tras la muerte del sexto, pues lo toreó, dicen las crónicas “con poso y temple”, no desorejándolo porque el de Pedrés tardó en doblar.

Sería el primer triunfo de una cadena de cuatro consecutivos, los restantes en España a razón de dos orejas por tarde y sendas puertas grandes en La Roda (30.07.17), San Sebastián –otra vez al lado de Joselito, el 13 de agosto– y Palencia (01.09.17). A ojo, demasiado torero para tan pocos contratos. Pero más que esas nueve orejas en cuatro tardes cuenta lo que la crítica hispana vio y escribió sobre el “invasor” aguascalentense.

“Los que van a mandar”

El encabezado completo de la crónica, publicada sin firma en el portal Mundotoro, es “El que manda y los que van a mandar”. Se refiere a la corrida celebrada en la feria de San Antolín, en Palencia, el primero de septiembre, en que los tres espadas salieron en hombros. Cabeza de cartel era El Juli, que salió a oreja por toro. Es el que manda, obviamente. Con él Andrés Roca Rey y Luis David Adame: el peruano le cortó dos apéndices al segundo, y el de Aguascalientes ídem al tercero. Toros de Zalduendo (Alberto Bailleres), lo que quizás explique la presencia del hidrocálido en un cartel con figuras. Al fin. Más revelador fue que Luis David no se arredrara y, por el contrario, triunfara al parejo de sus cotizados alternantes. Y sin desmerecer artísticamente en ningún momento. Al cronista español le pareció ver en él a uno de los poquísimos con sello para “mandar” en el futuro de la fiesta. Todo un reconocimiento.

Concha de Oro

Y otro más, éste en especie: el jurado designado por el ayuntamiento de San Sebastián –plaza y feria de primera–, reunido para discernir el otorgamiento de la Concha de Oro al triunfador de la Semana Grande de 2017, decidió otorgar dicha presea a Luis David Adame por su actuación del 13 de agosto en el coso de Illumbe. Dicho premio se viene otorgando desde 1965, y por primera vez lo ganaba un mexicano. Por el viejo y desaparecido Chofre desfilaron desde entonces figuras históricas de la talla de Joselito Huerta, Jesús Córdoba, Manolo Martínez, Antonio Lomelín y Curro Rivera, con éxito notorio varios de ellos. Y por el actual de Illumbe el propio Joselito Adame, que este año dejó allí una faena para el recuerdo y el anterior había sido orejeado. Pues por encima de todos ellos puso su nombre –o lo pusieron los integrantes del jurado donostiarra– Luis David Adame. Que será en la fiesta lo que tenga que ser, pero por lo pronto se perfila como ya para mandón en un futuro cercano.

Y un reconocimiento más: el que representa que vaya a confirmar su alternativa en Madrid en el cartel más redondo de la inminente Feria de Otoño, el viernes 29 de este mes. Con Antonio Ferrera como padrino, Sebastián Castella de testigo y toros de Núñez del Cuvillo. Eso es categoría. Contra el necio proteccionismo del stablishment hispano, la evidencia de la aristocracia artística de un joven mexicano que pinta para figurón.

Leo Valadez

No le fue bien al novillero aguascalentense en su presentación isidril y eso frenó su buena marcha en la temporada ibérica. Pero la empresa madrileña le dará una segunda oportunidad, dentro de la ya mencionada Feria de Otoño, el miércoles 27 y con ganado bueno de El Ventorrillo. Leo tendrá que salir con los machos bien apretados, pues está anunciado al lado de Jesús Enrique Colombo, el venezolano que ostenta el primer puesto de la novillería actual, a base de no perdonar tarde sin arrimón y trofeos seguros. Con ellos va Carlos Ochoa, otro valor emergente de muy buen porte.

Ahí tiene Leo Valadez, que también estará en los certámenes novilleriles de Arnedo y Algemesí, una ocasión preciosa para enderezar su irregular trayectoria. Deseamos, necesitamos que lo consiga.

Leído 8 Veces

Media

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…