Opinión

Opinión (1462)

Hasta hace apenas una semana, Donald Trump se veía cuestionado por su peligrosa cercanía a Putin. Pero, tras el ataque estadounidense a una base militar siria, la tensión ha escalado tanto que el Kremlin denuncia que las relaciones entre Washington y Moscú atraviesan su peor momento desde el fin de la Guerra Fría. Probablemente, una cosa y la otra son exageraciones retóricas. Lo que sí es cierto es que, tres meses después de la llegada a la Casa Blanca de Trump, asistimos al primer choque de intereses geopolíticos de las dos superpotencias en torno a las que pivota la gobernanza mundial. Una situación inquietante para todos.

La visita de ayer a Moscú del secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, buscaba templar los ánimos y acercar posturas sobre Siria. Aunque se visualizó que el entendimiento ahora mismo se antoja imposible, los encuentros con Serguéi Lavrov y con Putin, quien finalmente le recibió, demuestran el interés por ambas partes en no sepultar los cauces de diálogo.

No es fácil comprender qué ha llevado en cuestión de días a Trump a cambiar su estrategia en Siria y a colocar a Putin en la tesitura de tener que elegir entre la colaboración con EEUU y el apoyo a Asad. El republicano llevaba meses defendiendo que la caída del dictador sirio no era una prioridad, mientras que sí consideraba así la cooperación con el Kremlin para derrotar al Estado Islámico. La Casa Blanca ha justificado el giro copernicano de su actuación en el país árabe en el hecho de que Asad franqueara todas las líneas rojas con el ataque químico que dejó la semana pasada más de 80 muertos. Pero parece que con la operación bélica disuasoria a Damasco Trump ha lanzado también una advertencia mundial, la de que ha asumido que las reglas de la realpolitik están por encima de sus promesas aislacionistas.

En la Administración estadounidense, como cabía esperar más pronto que tarde, se ha impuesto la tesis de que EEUU debe seguir ejerciendo su papel de gendarme mundial. Y, para dejarlo claro, se hacía necesario advertir a Rusia de que no puede seguir haciendo y deshaciendo a su antojo en Siria, porque son demasiados los intereses en juego en la guerra civil que desangra al país, y muchas las potencias que libran sus respectivos pulsos de poder en ese tablero. Trump vuelve así al redil de las políticas de seguridad y defensa tradicionales de EEUU. A Moscú este giro le ha cogido tan desprevenido y sorprendido como al conjunto de la comunidad internacional. Pero no está dispuesto a claudicar, porque en el último año ha hecho de Siria el escenario que le ha devuelto el rol de superpotencia, tras la marginación global en la que quedó sumido el Kremlin por las sanciones occidentales tras la anexión ilegal de Crimea.

Así las cosas, el choque de intereses es irremediable y, al mismo tiempo, absolutamente perjudicial tanto para acabar con la guerra en Siria como para la lucha internacional contra el Estado Islámico. Ambas cosas exigen la cooperación entre Washington y Moscú. De ahí que ni quepa taparse los ojos ante la actuación rusa, que, en la práctica, concede impunidad a las barrabasadas del régimen de Asad -sobre el que pesan crímenes de lesa humanidad-, ni resulte deseable que la Casa Blanca se lance a una estrategia que le aleje por completo del Kremlin, por cuanto, como decimos, están obligados a entenderse en el avispero sirio.

Cada vez está menos claro si la política y la diplomacia son el arte de lo posible o de lo imposible. Pero en el contexto actual parece que la única vía de acercamiento podría pasar por que Moscú acabe aceptando poner en bandeja la cabeza de Asad, a cambio de que EEUU se resigne a que en Siria se mantenga el régimen actual. No es un contrasentido. Al Kremlin no le interesa tanto el apuntalamiento del actual dictador, como garantizarse que va a continuar el régimen dominado por la minoría alauí.

Eso mantendría el statu quo regional -no olvidemos que Siria es hoy campo de disputa entre Arabia Saudí, Turquía y las naciones suníes, e Irán-. Y, sobre todo, le garantizaría a Rusia sus posiciones estratégicas en el Mediterráneo y poder cobrarse la factura por su implicación en la guerra siria. Porque a nadie se le escapa que el Kremlin tiene puestos sus ojos en las millonarias obras de reconstrucción en el país y en los ventajosos contratos petrolíferos y gasísticos que le ha arrancado a su aliado Asad.

Atodos debe avergonzarnos que la guerra siria continúe. Y el papel de Rusia deja mucho que desear. Pero las soluciones multilaterales imprescindibles para detener la sangría en Oriente Próximo exigen atraer a Moscú a la gobernanza global. En eso Trump siempre ha tenido razón.

Thursday, 13 April 2017 00:00

Puebla: Jueces que actúan por consigna

Escrito por

Un amparo que exhibe al Poder Judicial del estado por ordenar el encarcelamiento de críticos y opositores del ex gobernador Rafael Moreno Valle fue el admitido el pasado 22 de marzo al que fuera secretario de Medio Ambiente en el gobierno de Mario Marín Torres, Francisco Eduardo Castillo Montemayor, quien en estos días podría seguir el juicio que se le sigue por peculado pero fuera del penal de San Miguel.

En la resolución del Juez Cuarto de Distrito de Amparo en materia Penal, Rafael González Castillo, se asienta que la aprehensión de Castillo Montemayor por el delito de peculado violó el derecho de seguridad jurídica tutelado por el artículo 19 de la Constitución, porque la Juez Sexto Penal de Puebla, Idalia Arciniega Arias, no acreditó el desvío de 39.2 millones de pesos y que ésta lo envío a prisión sin valorar de manera congruente las pruebas de cargo.

En su sentencia González Castillo afirma que la juez penal del Poder Judicial del estado no precisó si con los recursos supuestamente desviados del FONREGIÓN 2008 para la construcción de estaciones de transferencia de recolección de residuos sólidos urbanos, Castillo Montemayor o un tercero se benefició, si el monto desviado corresponde a dinero, valores o fincas, y a quién pertenecen tales recursos si al estado, a un municipio o a un organismo público descentralizado.

“… la juez responsable estableció que el programa de las estaciones comprendía once (11) municipios… pero las actuaciones integradas a la causa penal revelan que dicho programa se autorizó para sesenta y tres (63) municipios”.

“… la juez responsable afirmó en diversas partes del acuerdo reclamado que los servidores públicos de la otrora Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales realizaron dos licitaciones públicas, las declararon desiertas y luego las adjudicaron en forma directa. Sin embargo, la revisión judicial de la causa penal me llevó a detectar que esa afirmación es contradictoria frente a las pruebas de cargo utilizadas, porque tanto las licitaciones como la adjudicación directa fueron realizadas por servidores públicos de la Secretaría de Finanzas y de la SEDECAP”.

“… la juez responsable estableció que los sujetos activos tuvieron un enriquecimiento ilegítimo, a pesar de que las pruebas utilizadas para el cuerpo del delito carecen de datos que revelen un incremento en el patrimonio de los sujetos activos”.

Como puede leerse son muchas las irregularidades cometidas por la juez Idalia Arciniega para que el 15 de noviembre de 2016 Castillo Montemayor, de 72 años de edad, fuera detenido y encarcelado en el Cereso de San Miguel; y para tipificarle el delito de peculado, no obstante que el funcionario no administró los recursos relacionados con la construcción de once estaciones de transferencia en la entidad.

En otras palabras, la resolución del juez federal confirma lo que en Puebla todo mundo sabe: que el Poder Judicial del estado actúa por consigna o de manera facciosa en contra de quienes, como Castillo Montemayor, se han atrevido a cuestionar las obras realizadas en el parque y reserva natural Flor del Bosque, donde este miércoles falleció una niña de nueve años al caer de unos los juegos instalados en el lugar.

***

Correos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. y This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial/

Acabo de leer que el gobierno de Trump solo ha cubierto 22 de las 553 posiciones clave que requieren confirmación del senado. Esto hace que me preocupe que la administración no tenga personal suficiente para producir el mismo volumen y nivel de incompetencia que hubiésemos esperado hasta ahora.

Hemos de conceder que, en estos primeros meses, el gobierno ha producido un impresionante cúmulo de ineptitud con muy poca gente.

En sus peores días, Sean Spicer puede producir más errores que diez hombres normales en sus mejores días. Kellyanne Conway puede fracasar en sus confrontaciones televisivas las 24 horas del día, los siete días de la semana y todavía tener la resistencia para perder contra los Teletubbies la mañana del domingo.

El sistema de abastecimiento de personal de la Casa Blanca responde con éxito a la interrogante: ¿cuántos escorpiones caben en una botella? Y, en general, el proceso de contratación de personal ha sido tan estricto en su selección de inexperiencia que aquellos a los que habían contratado con base en el más puro nepotismo resultaron ser los más avispados —algo así como Dean Acheson, asesor de cuatro presidentes y autor de la Guerra Fría— en comparación. 

Sin embargo, me preocupa que al ritmo actual que lleva el gobierno de Trump se quede sin más fracasos. Hasta ahora, hemos vivido en una época de oro de los fallos. Cada una de las principales iniciativas de Trump ha acabado bloqueada o ha colapsado, las relaciones con el congreso son un desastre, las cifras de aprobación del presidente son tan bajas que resultan catastróficas.

Pero ¿cuánto más puede durar esto? Para mediados del verano, durante las vacaciones y la temporada de acusaciones, podremos ver corredores vacíos en el Ala Oeste y una desconcertante escasez de incompetencia proveniente de Washington.

El poder ejecutivo podría sencillamente quedarse a oscuras. Los índices de audiencia de CNN caerán en picada. Los columnistas se marchitarán y acabarán por morir. Los liberales tendrán que irse sin ese delicioso sentimiento de alegría ante la desgracia ajena o sin su ritual diario de baños de superioridad moral.

Ahora bien, no estoy subestimando la capacidad del presidente de seguir adelante de manera incompetente casi indefinidamente. No creo que Trump haya llegado a su clímax.

Una persona incompetente normal fracasa, balbucea y se siente avergonzada. No obstante, un verdadero genio de la incompetencia como nuestro presidente, fracasa, se va a pique y es demasiado incompetente para reconocer su propia incompetencia. Confunde sus catástrofes con éxitos y de esa forma acelera el paso hacia la desmemoria. Aquellos que ignoran la historia están condenados a retuitearla.

Los mayores logros de Trump son en el campo de la ignorancia. Hasta este momento, yo siempre había creído que la ignorancia era un vacío, una ausencia de conocimiento. Sin embargo, la ignorancia de Trump no es solo ausencia; es un universo vasto, complejo y totalmente ajeno a todo, de información negativa, de una suerte de antimateria intelectual fértil con su propia fuerza de gravedad.

No se trata de que esté mal informado, sino de que es un experto en el tipo de conocimiento que no coincide con los hechos de nuestra dimensión actual.

Trump es un hombre que no necesita salir en busca de enemigos porque ya es su peor enemigo.

Podríamos decir que en cierta forma es un privilegio vivir en el mismo momento que un hombre que es el Albert Einstein de la confirmación de los propios prejuicios, un hombre cuyo muro más impresionante es el que existe entre él y las pruebas, un hombre que no necesita salir en busca de enemigos porque ya es su peor enemigo.

Pero hasta Trump acabará por llegar a los límites de la resiliencia humana. Sé cómo es ser profundamente incompetente y es extenuante.

Nada más para dar un pequeño ejemplo, a manera de ilustración: antes de que existiera el GPS, yo era (y sigo siendo) tremendamente incompetente en lo que respecta a entender las direcciones para llegar a algún sitio al volante. Yo pedía que me dijeran cómo llegar a algún lado y digamos que todo iniciaba de la manera en que en general sucede: “Vaya derecho por la calle X y luego dé vuelta a la derecha en la calle Y”.

Entonces me sumía en una neblina de incomprensión y seguía asintiendo frenéticamente para tratar de convencer a la persona de que seguiría sus instrucciones al pie de la letra: “Así usted llega a ese ramal de la autopista que pasa por debajo del paso elevado antes de las seis glorietas de la gárgara”.

Para ese momento los hemisferios de mi cerebro se habían apagado por completo y, mientras la persona seguía hablando, mi existencia entera se adentraba en una bruma catatónica: “Después de eso, nada más tiene que avanzar seis adulaciones hasta quedar perplejo y después de una parada rápida en el vericueto tome la vigesimoséptima entrada a la derecha”.

La persona incompetente en la administración de Trump tiene que vivir en ese velo de estupor todos los días.

Así que espero que el equipo de Trump aprenda a delegar la indiferencia en una oficina y el chismorreo en otra. Espero que el presidente siga jugando golf (no entiendo a esos críticos progresistas que dicen que Trump está llevando al mundo a la ruina y después se quejan de que se tome tiempo libre). Espero que su equipo continúe aprovechándose del hecho de que solo se necesita a un títere inexperto para deshacer los logros de cien trabajadores normales.

Además, espero que siga sobrepasando negativamente todas las expectativas. Me he ganado por derecho propio la membresía en la comunidad de los anhelantes.

Una de las cosas que he aprendido sobre la incompetencia en los últimos meses es que es radicalmente no lineal. La gente competente toma uno de unos cuantos caminos. La incompetencia es infinita.

La imaginación humana todavía no alcanza a comprender la gran diversidad de formas que los trumpianos pueden encontrar para meter la pata.

 
Thursday, 13 April 2017 00:00

Un tsunami político golpea a Brasil

Escrito por

Desde Brasilia

Implosión. Ocho de los veintiocho ministros del excepcional gobierno brasileño fueron incluidos en la lista de políticos involucrados en el escándalo que investiga la causa Lava Jato a cargo del Supremo Tribunal Federal. El juez del Supremo Jorge Edson Fachin, sucesor del fallecido Teorí Zavascki, presentó un listado de funcionarios contra los cuales hay indicios serios de corrupción, en el que figuran el jefe de gabinete Eliseu Padilha y el secretario general de la Presidencia, Wellington Moreira Franco, pertenecientes al Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), y desde hace años lugartenientes del presidente Michel Temer. En la “Lista de Fachin” también aparecen el reciente canciller Aloysio Nunes Ferreira y su antecesor José Serra, ambos del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), agrupación liderada por Fernando Henrique Cardoso, considerado uno de los inspiradores del golpe que derrocó a Dilma Rousseff para terminar con el “proyecto de poder delictivo del Partido de los Trabajadores”.

Los expresidentes Cardoso, Luiz Inácio Lula da Silva, Dilma Rousseff fueron citados por el juez Fachim, y dado que no tienen foro privilegiado –como los ministros y legisladores– sus causas serán tramitadas ante jueces de primera instancia, como Sergio Moro.

El informe de Fachin se basó en una denuncia de la Procuraduría General de la República elaborada a partir de las “delaciones premiadas” de Marcelo Odebrecht y ejecutivos de su empresa constructora.

Claro que esas confesiones no bastan para condenar a nadie y requieren de pruebas que las sustenten. 

En una de las declaraciones bajo juramento de Marcelo Odebrecht, éste contó la cena compartida en 2014 con el entonces vicepresidente Michel Temer, que tuvo entre sus comensales al hoy ministro Padilha, y en la que se acordó el aporte de millones de dólares ilegales para la campaña del PMDB.

Ayer ninguno de los ocho ministros consignados en la “Lista de Fachin” presentó su renuncia al cargo en los que fueron implícitamente ratificados por Temer durante una ceremonia oficial.

El siempre solemne jefe de estado habló de un país probablemente inexistente donde “avanzamos” aceleradamente hacia las “osadas reformas” estructurales que cuentan con el apoyo del Poder Legislativo.

El discurso lleno de optimismo expresado en el Palacio del Planalto se dio de bruces con el vacío que se observaba en el Congreso, donde fueron suspendidas las sesiones plenarias ante el tsunami desatado por las denuncias que enlodaron a 63 parlamentarios, incluyendo al jefe de la Cámara Alta Eunicio de Oliveira y a su colega de Diputados Rodrigo Maia.

El caso es que ni los fiadores del régimen parecen creer en las palabras  ilusorias de un mandatario doblemente excepcional: que nunca tuvo legitimidad electoral y ahora parece haber perdido parte del apoyo de los grupos de interés que lo llevaron al poder.

“Las delaciones (de Odebrecht) enflaquecen al gobierno y complican la sucesión de Temer” escribió, realista, el diario financiero Valor Económico, que está lejos de ser opositor y apoya el programa neoliberal en curso. Ayer por la noche el Supremo Tribunal Federal comenzó a distribuir los HD con decenas de horas de confesiones de los “arrepentidos” de Odebrecht, en las que podrían surgir más revelaciones excluidas del informe presentado por Fachin.

Por lo pronto el magistrado cumplió con sobriedad la tarea que heredó de su colega Teorí Zavascki, muerto en enero pasado en las costas de Río de Janeiro en un accidente aéreo cuyas causas son investigadas por peritos de la Aeronáutica. La desaparición de Zavavacki no fue una mala noticia para Temer y los suyos.

El ex magistrado fue el único miembro del Supremo Tribunal Federal que se permitió encuadrar al gobierno a través de una serie de decisiones y hasta puso límites a los atropellos del juez Sergio Moro, en su papel perseguidor de Luiz Inácio Lula da Silva.

Con su muerte quedó enterrada la jurisprudencia por la cual si un presidente en funciones es sospechado de corrupción debe ser objeto de investigaciones. Esa tesis fue reemplazada por otra, acatada por Fachin y festejada por Temer, que prohíbe abrir pesquisas sobre un mandatario mientras está en el ejercicio del cargo sobre hechos anteriores a su mandato.

Thursday, 13 April 2017 00:00

Juego de autonomías

Escrito por
Quizá, por lo tierno de la tarde, el contraste me pareció más violento. En el atrio de la Biblioteca Universitaria Raúl Rangel Guerra se hallaba un carro militar artillado. Por el clima de violencia, que se torna cada vez más denso en Nuevo León, pensé que algo grave estaba pasando o por pasar. Me acerqué y vi a un par de soldados en actitud relajada. Pregunté por el motivo de la presencia del vehículo. Me indicaron que me informara con el general responsable de la unidad.

Hallé al joven oficial en el interior del auditorio. Estaba por dar una conferencia. Se trataba del general ingeniero Gustavo Ricardo Vallejo Suárez. Me presenté con él como ciudadano, pues no era otra mi condición. Y le expuse lo que sentía: si no había una razón que lo justificara, un carro militar artillado no debía estar en una institución cultural de la universidad pública. Afable, con un leve gesto dio a su ayuda la instrucción de que el carro de guerra fuera removido del lugar. Se lo agradecí más tarde con un libro de obsequio.

En su explicación sobre el porqué del carro artillado en la biblioteca universitaria, el general Vallejo mencionó la escolta que por protocolo debe proteger a los oficiales de mayor jerarquía. Lo asumí con reservas. Para terminar señaló que él sólo cumplía órdenes. Tocó entonces un filamento sensible. Yo comparto la idea de que por ningún motivo le sean conferidas al Ejército funciones policiacas.

El propio general Vallejo tuvo bajo su responsabilidad, como residente, la construcción de instalaciones para recibir a 3 mil hombres adscritos a un cuerpo de Policía Militar durante el gobierno de Rodrigo Medina. El general Miguel Ángel Patiño Canchola, entonces comandante de la Cuarta Región Militar, afirmó que los militares de ese cuerpo respetarían los derechos humanos de los ciudadanos y se apegarían a la ley.

Apegarse a la ley es, en primer lugar, y por encima de cualquier orden civil o militar, acatar lo que establece el artículo 129 constitucional: En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar.

Desde los años 60, y sobre todo en la guerra sucia de los 70, los militares han participado en hechos violatorios de los derechos humanos. El actual secretario de la Defensa Nacional (Sedena) ha dicho que fue un error hacer que el Ejército sustituyera a la policía en el combate contra el narcotráfico, pues no está preparado para acciones de esa naturaleza. Extraño resulta que las fuerzas armadas, que no están preparadas para realizarlas, le parezca al titular de la Defensa como la única corporación capacitada y facultada para ello.

Ya sea por decisiones de ciertos gobiernos y/o presiones como las de los empresarios, los militares colonizan –como dice Miguel Carbonell– las responsabilidades civiles en materia de policía y persecución de los delitos. Antes de que se haya legislado al respecto (la proyectada ley de seguridad interior), el fuero de guerra se va imponiendo de facto y la autonomía de los poderes públicos queda vulnerada por órdenes del Presidente de la República Dirá Cienfuegos. “… es una orden que tenemos del Presidente, respaldada por la propia Constitución, estamos cumpliendo con la orden, y cuando a nosotros se nos da una orden, la cumplimos de la mejor manera en que podamos…”

Después de riñas en los penales con saldo de decenas de muertos; de una inseguridad que lleva a los vecinos de la zona citrícola a disparar sus armas para llamar la atención sobre el acoso y crímenes de la delincuencia organizada; de fugas colectivas de reos, y un clima de violencia que es negado por las autoridades, siguiendo el ejemplo de Enrique Peña Nieto (sólo está en la cabeza de quienes no perciben adecuadamente las acciones de gobierno), el general Cuauhtémoc Antúnez, titular de Seguridad Pública del gobierno de Nuevo León, permanece en su puesto.El rumor de que la situación de este militar no depende del gobernador del estado, sino del secretario de la Defensa Nacional ha llegado a las columnas periodísticas. Sería la vuelta al mando único.

Todo son órdenes, y arriba de las del secretario de la Sedena están las del Presidente de la República.

El Ejecutivo invadiendo la autonomía del Judicial y del Ministerio Público.

La democracia es un juego de autonomías o no es.

¿No estamos en proceso de colombianizarnos en el peor de los sentidos? A veces la literatura suele instaurar la verdad. En Aquiles, su novela póstuma, Carlos Fuentes hace hablar a dos militares, un almirante estadunidense y un general colombiano, padre del personaje central, conservador y entrenado en Estados Unidos, pero honesto y congruente.

El padre de Aquiles escuchó la carcajada del general estadunidense: “Piénselo bien –le dijo éste– verá que ambos tenemos razón. Somos la única institución fuerte porque somos los únicos que podemos combatir al comunismo”.

Allí es donde diferimos, mi general. No habría un sólo comunista en Colombia si hubiera más escuelas, caminos y hospitales. El almirante le contesto: ¿Cuántas escuelas, una, tres, tres mil?.

“Ni una sola si el ejército da golpes de Estado cada equis tiempo… insisto: resuelvan los problemas sociales y todos saldremos ganando.”

Cámbiese comunista por narcotraficante y la verdad de lo que nos sucede aparecerá con toda nitidez.

Thursday, 13 April 2017 00:00

Panorama laboral mundial

Escrito por

Al desempleo, 3.4 millones

Pregunten a Leonel Luna

Bajo crecimiento económico, incapacidad de generar mayor número de puestos laborales, mayor empleo precario, creciente descontento social y demás gracias poco alentadoras a nivel mundial es lo que, entre otros elementos no muy atractivos, avizora la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para 2017, a lo largo del cual alrededor de 3.4 millones de personas se incorporarían al de por sí voluminoso ejército de desempleados.

La OIT divulgó su informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo, tendencias 2017, del que se toman los siguientes pasajes. Va, pues.

Tanto el decepcionante rendimiento económico registrado en 2016 como las perspectivas por debajo de la tendencia para 2017 generan preocupación sobre la capacidad de la economía para crear una cantidad suficiente de empleo; mejorar la calidad de los que tienen un trabajo, y garantizar que los beneficios del crecimiento sean compartidos de manera inclusiva. En todo el mundo, los países afrontan el doble desafío de reparar los daños provocados por la crisis y de crear oportunidades de empleo de calidad para los nuevos participantes en el mercado laboral.

Se prevé que la tasa mundial de desempleo se mantenga elevada a corto plazo, pues la mano de obra mundial no deja de crecer. Se espera que ese indicador registre un modesto incremento y pase de 5.7 por ciento en 2016 a 5.8 en 2017. Este aumento supone 3.4 millones más de personas desempleadas en todo el planeta, con lo cual el total superaría 201 millones en 2017. Si bien se proyecta que la tasa de desempleo mundial se mantendrá relativamente estable en 2018, el ritmo de crecimiento de la mano de obra rebasará la creación de puestos de trabajo, por lo cual 2.7 millones de personas más estarán en situación de desempleo en todo el mundo.

El incremento de los niveles y tasas de desempleo en 2017 tendrá origen en el deterioro de las condiciones del mercado de trabajo en los países emergentes: los efectos de varias recesiones profundas que tuvieron lugar en 2016 seguirán afectando a los mercados laborales en el presente año. De hecho, se prevé que en los países emergentes 3.6 millones más de personas estarán en situación de desempleo entre 2016 y 2017. La situación en América Latina y el Caribe genera particular preocupación, pues se proyecta que la tasa de desempleo aumentará 0.3 puntos porcentuales en 2017 hasta alcanzar 8.4 por ciento (sobre todo, debido al incremento del desempleo en Brasil).

Por el contrario, se prevé que en los países desarrollados el desempleo se reduzca en 2017 (670 mil personas menos) y que la tasa pase de 6.3 por ciento (2016) a 6.2 por ciento. Sin embargo, se espera que el ritmo de esta mejora se reduzca y hay señales de que el desempleo estructural empeora. Lo mismo puede decirse de Canadá y Estados Unidos. Por ejemplo, tanto en Europa como en América del Norte se siguen registrando elevados niveles de desempleo de larga duración en comparación con los niveles observados antes de la crisis.

Se espera que en los países en desarrollo los niveles de desempleo también se incrementen en 2017 (450 mil personas más) y que las tasas de desempleo ronden 5.5 por ciento en 2017 y 2018. Sin embargo, en muchos países emergentes y en desarrollo predomina el empleo de poca calidad crónico, es decir, elevadas proporciones de trabajadores por cuenta propia y trabajadores familiares no remunerados (ambas categorías se consideran formas vulnerables de empleo) y de trabajadores pobres.

Los trabajadores con empleos vulnerables suelen padecer de elevados niveles de precariedad. En efecto, este grupo tiene acceso limitado a sistemas contributivos de protección social. La situación es más recurrente en el caso de los trabajadores asalariados. Sin embargo, se prevé que la proporción de trabajadores con empleo vulnerable no registre más que mejoras marginales en los próximos años: se espera que la tasa de empleo vulnerable disminuya menos de 0.2 puntos porcentuales anuales durante el próximo bienio.

Si bien los valores absolutos de trabajadores pobres han disminuido en años recientes, el ritmo de esa disminución se está reduciendo. En los países en desarrollo, la cantidad de trabajadores pobres está aumentando, mientras que en los emergentes las tasas y la cantidad de trabajadores pobres han registrado rápidos descensos Por ello se espera que en las naciones en de- sarrollo la cantidad de trabajadores con ingresos inferiores a 3.1 dólares diarios aumente en 3 millones cada año durante los próximos dos.

Junto a estas tendencias sociales y del mercado laboral se encuentran las disparidades (muchas veces amplias) observadas entre varios grupos demográficos. Las disparidades de género en las oportunidades del mercado de trabajo causan particular preocupación, pues se observan y persisten en varias zonas geográficas. En el mercado de trabajo, las brechas de género también se observan en las diferencias de remuneración, que en algunos países alcanza 40 por ciento.

Habida cuenta de la incertidumbre mundial creciente, el riesgo de malestar social o descontento ha aumentado en casi todas las regiones. El índice de malestar social de la OIT, cuyo objetivo es vincular el malestar expresado con la situación socioeconómica de los países, indica que el malestar social mundial promedio aumentó entre 2015 y 2016. De hecho, entre 2015 y 2016, ocho de 11 regiones registraron incrementos en la medida del malestar social.

Las rebanadas del pastel

La autoridad se dice sorprendida por el caos inmobiliario en la delegación Álvaro Obregón, especialmente en las avenidas Toluca y Desierto de los Leones. De tiempo atrás los vecinos de la colonia Olivar de los Padres denunciaron la indiscriminada cuan ilegal autorización de los llamados desarrollos inmobiliarios. Pero esa misma autoridad (en concreto Miguel Ángel Mancera) los mandó a paseo, y tales desarrollos se multiplicaron como los peces bíblicos, a cambio, claro está, de generosas mordidas. Pero si en realidad quiere ir al fondo de este sucio negocio basta con ir a la Asamblea Legislativa y preguntar por el perredista Leonel Luna, dos veces delegado en la citada demarcación (y otro par con sus entenados al frente), quien repartió permisos de construcción como si fueran tortillas. Y todavía lo premiaron, porque hoy, en la impunidad total, despacha como presidente de la Comisión de Gobierno de dicha instancia legislativa. Entonces, ¿sorpresa?

Twitter: @cafevega

La masacre de Olivar del Conde

Sube el ingreso de los paisanos en Estados Unidos

Foto
Cuando Tomás Yarrington ocupe su lugar en el banquillo de acusados frente a un tribunal de Estados Unidos no estará solo, de algún modo lo acompañará la clase política mexicana, porque es uno de sus subproductos. Su carrera de diputado federal a gobernador de Tamaulipas no se explica sin el apoyo de sobresalientes personajes priístas y el disimulo de panistas. Por supuesto tuvo que conocer a Salinas de Gortari, porque es el gran gurú pripánico. Hay un momento central en su biografía: cuando formó parte del Tucom: Todos unidos contra Madrazo, la rebelión de tres colores que terminó por frustrar las aspiraciones presidenciales en 2006 del malogrado maratonista.

Los contactos

Ese grupo estaba formado por Enrique Jackson, entonces coordinador de los senadores del PRI; Arturo Montiel, ex gobernador del estado de México y hoy primer tío de la nación; Natividad González, ex gobernador de Nuevo León, y Enrique Martínez y Martínez, ex mandatario de Coahuila. Éste fungió hasta fecha reciente como secretario de Agricultura en el gabinete de Peña Nieto y hoy es embajador en Cuba.Yarrington llegó a aspirar a la Presidencia. ¿Se imaginan? No lo consiguió, pero sí logró colocar como sucesor en Tamaulipas a uno de sus más cercanos, Eugenio Hernández, quien es buscado por autoridades de Estados Unidos. Después de Eugenio, el PRI designó a Rodolfo Torre Cantú candidato a la gubernatura, pero fue asesinado en plena campaña y por ‘‘derecho hereditario’’, aunque no existe en la Constitución, fue designado como sustituto su hermano Egidio, quien acaba de terminar seis años nada pacíficos. Para sucederlo, el PRI postuló a Baltazar Hinojosa Ochoa, pero perdió frente al candidato del PAN. El presidente nacional del PRI era Manlio Fabio Beltrones. La crónica de la ceremonia cita entre los asistentes al ex gobernador Eugenio Hernández, presuntamente prófugo. Según la revista Proceso, edición del 26 de enero de 2016, ‘‘preso en Texas por robo de armas, acusado de nexos con el cártel del Golfo, socio de los hijos de Marta Sahagún y personero de Felipe Calderón, el senador Francisco Javier García Cabeza de Vaca será el candidato del PAN al gobierno de Tamaulipas’’. Y ganó. ¿Verdad que no debería estar solo Tomás Yarrington cuando ocupe el banquillo de los acusados en una corte estadunidense? La clase política debería estar acompañándolo.

La masacre

¿Por qué ocultan el nombre del desarrollador de la Plaza Olivar? ¿Quiénes son los funcionarios que desde la Asamblea Legislativa, Seduvi y la delegación Álvaro Obregón otorgaron los permisos de construcción? La masacre que costó la vida a siete trabajadores se está convirtiendo en un tema explosivo para el perredismo capitalino, porque desnuda los arreglos corruptos que han permitido la construcción irregular de edificios. Mientras, los médicos siguen haciendo todo lo posible por salvar a los heridos. Uno se encuentra muy grave en cuidados intensivos, otro en estado delicado y por el tipo de lesiones aún no emiten un pronóstico; dos serán intervenidos y dos más dados de alta, según informa Guillermo Vallejo Sandoval, coordinador médico de la Cruz Roja de Polanco. Ninguno tenía Seguro Social. Desde 2015, vecinos de la zona denunciaron los riesgos de la construcción por estar ubicada sobre una barranca. Las sospechas apuntan hacia el director de Seduvi, Felipe de Jesús Gutiérrez, y la delegada María Antonieta Hidalgo. No se salva el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, responsable del desorden urbano que ha fomentado su gobierno.

Ganan más los paisanos

El economista de Harvard George Borjas reveló en un reciente estudio que desde principios del año 2000 los trabajadores indocumentados en Estados Unidos empezaron a obtener sueldos más altos que los de años anteriores, y actualmente apenas 9 por ciento menores, en promedio, que los trabajadores con papeles.

Ombudsman Social

Asunto: el pulpo inmobiliario

Gracias al PRD tenemos miles de construcciones ilegales. Aquí en Tlalpan las ratas corruptas Marisela Contreras y Héctor Hugo Hernández, ex delegados, dejaron más de 900 construcciones ilegales y las grandes, como en la que pasó el accidente. Los permisos vienen de Mancera, que se está hinchando de dinero; nadie les puede hacer nada porque tienen fuero o su partido los sigue protegiendo; no tienen vergüenza.

Varsovia Allobed /Ciudad de México(vía Facebook)

R: El pulpo inmobiliario tiene tentáculos largos.

Twiteratti

– ¿Cuántas personas trabajan en tu oficina?

– Aproximadamente una de cada cuatro.

@retrasco

El que esté libre de pecado que nos explique cómo lo hace.

@Lasici72

El que un personaje tan público como Yarrington tenga credencial de elector falsa, ¿muestra o no lo ‘‘vulnerable’’ de nuestro sistema electoral?

Tatiana Clouthier @tatclouthier

Twitter: @galvanochoa

Facebook: @galvanochoa

Foro: elforomexico.com/encuestas/

Thursday, 13 April 2017 00:00

El 68, el feminismo y un neardental

Escrito por
Las y los jóvenes estudiantes del movimiento estudiantil del 68 no eran feministas. Se enfrentaron al autoritarismo estatal y rompieron con muchas tradiciones culturales conservadoras, pero no con el machismo. Se quitaron la corbata, bailaron rock and roll y vivieron cierta liberación sexual impulsada por la pastilla anticonceptiva, recién inventada. Pero en muchos estudiantes rebeldes de aquellos años estaba intacta la cultura misógina y homófoba, fuertemente arraigada en México.

Poco después, esta generación comenzó a adquirir conciencia de esas otras formas de dominio, autoritarismo y violencia que socialmente se invisibilizaban y que todavía hoy se ocultan. Fue durante los años 70 cuando de forma marginal surgieron en México distintos colectivos feministas, organizados en gran medida por mujeres universitarias que habían vivido el 68. Más tarde le siguió el movimiento lésbico gay.

Gracias a esa tenaz lucha, no sin tensiones y dificultades, muchos sesentayocheros desaprendieron a sostener relaciones de dominio y desprecio hacia las mujeres; hombres y mujeres de esa generación emprendieron la aventura de la liberación feminista y la igualdad de género. Fundaron otro tipo de familias y crearon y transmitieron otra cultura. Como generación politizada, progresista y en muchos sentidos radical, vivieron una segunda revolución al despojarse del machismo y la homofobia de su época, aunque de forma paulatina y comúnmente silenciosa; es decir, puertas adentro.

Entre divorcios y reinvenciones, principalmente las mujeres desarrollaron estudios y avances teóricos sobre la problemática de género. Pero en sociedades como la mexicana, las personas que combaten las concepciones y prácticas machistas y sexistas, son una minoría.

Sin embargo, en la actualidad está surgiendo un renovado movimiento feminista, en el contexto de una dura descomposición social que ha agudizado la violencia machista, responsable de la muerte de miles de mujeres en pocos años.

Este movimiento, de carácter transgeneracional, es especialmente beligerante, y con justa razón, con quienes se conocen como machos progres. Parece una contradicción en los términos, pero la realidad nos dice otra cosa.

Aunque por lo general las personas que se han alejado del modelo patriarcal son de izquierda (en un sentido amplio quienes se indignan frente a las injusticias y demandan cambios sociales), tristemente, hay quienes se adscriben a ella, participan en organizaciones y movimientos sociales y regresan a casa a ejercer el más rancio machismo mexicano.

Pero hay quienes usan los micrófonos, y esos son los peores. Las irrepetibles expresiones de Marcelino Perelló en Radio UNAM muestran que el viejo dirigente estudiantil del 68 no aprendió nada en los pasados 50 años y no tiene la más mínima sensibilidad para darse cuenta de que sus dichos ofenden a cualquier mujer y a cualquier hombre con algo de empatía y conciencia sobre las condiciones de subordinación y temor permanente que viven las mujeres en las sociedades contemporáneas.

Perelló pasó de ser un macho vulgar a expresar, como bien dijo Pati Peñaloza en Facebook, un discurso extremo de macho violador.

Al hacer un grotesco alarde de su forma machista de pensar, el dirigente estudiantil del 68 se ha topado con un potente movimiento. Benito Taibo le ha tenido que quitar el micrófono de Radio UNAM por la denuncia de miles de internautas indignados.

Entre otras estrategias, el movimiento feminista demanda un cambio en los medios masivos de comunicación, con la consciencia de que el terreno de disputa es principalmente social, por lo que resulta de primera importancia el cambio en los medios de comunicación, de sobra conocidos por su capacidad de reproducir una ideología clasista y machista en la sociedad.

Perelló no se ha disculpado y, por el contrario, en su defensa ha argüido una supuesta rebeldía frente a lo políticamente correcto, pero esto no ha sido más que una fallida estratagema, que sólo expresa de nueva cuenta su machismo. Le irrita y exaspera que en el espacio público se expresa un movimiento que denuncia y demanda que no se permita más la violencia hacia las mujeres.

Lo que Marcelino Perelló quiere ver como políticamente correcto no es más que el avance de la acción colectiva feminista de nuestros tiempos. Tampoco se trata de un linchamiento en las redes sociales contra el defenestrado locutor, es la fuerza militante contra la normalización de la violencia de género.

Y es que, a pesar y por sobre los machistas de siempre, conservadores o progres, los tiempos están cambiando.

Thursday, 13 April 2017 00:00

El editor heroico

Escrito por

Ha muerto, a los 87 años de edad, Robert Silvers, el legendario editor de The New York Review of Books. El alud de testimonios publicados en la prensa internacional y en el sitio de la revista da apenas una idea de la dimensión y singularidad del personaje cuya revista ha sido, por más de medio siglo, el órgano más influyente de la crítica cultural en Occidente.

Recuerdo cuando descubrí la revista, con su mismo formato tabloide, sus portadas tipográficas (temas, autores) y las geniales caricaturas de David Levine. Fue hace más de cuarenta años y he sido su ávido lector desde entonces. En aquellos tiempos prehistóricos en que para leer un libro en inglés había que encargarlo a la American Bookstore y esperar tres meses, leer la NYRB era la mejor manera de ser, como predicaba Octavio Paz, "contemporáneo de todos los hombres". La revista fue, en muchos sentidos, mi verdadera universidad, libre y abierta, a la que debo el acercamiento a autores esenciales. Pienso, al azar, en Isaiah Berlin, Hugh Trevor-Roper, Conor Cruise O'Brien, Leszek Kolakowski, V. S. Pritchett, Saul Bellow, Susan Sontag, V. S. Naipaul, Irving Howe y, más recientemente, Ian Buruma, Mark Lilla, Michael Greenberg, Mark Danner, Helen Epstein. La lista es interminable.

Naturalmente, mi sueño era publicar en ella. Hacia 1985 tuve la osadía de enviar ­–sin que mediara petición alguna– la reseña de un libro. Bob me invitó a comer y con gentileza la rechazó con excelentes argumentos: "siempre sé concreto" y "siempre cuéntanos una historia". Fue una cátedra instantánea sobre la importancia de la fundamentación, la lógica argumentativa, la claridad y la precisión.

Silvers llevó la figura del editor a extremos heroicos. Si cada número bimensual ha tenido un promedio de veinte artículos, desde la fundación de la revista Bob editó (junto con Barbara Epstein hasta la muerte de ella en 2006, y por su cuenta desde entonces) cerca de 25,000 reseñas. Pero el milagro es el grado de involucramiento personal en cada una: estar al tanto del universo cultural, literario, intelectual, científico, político de su tiempo; elegir el libro o los libros pertinentes sobre esos temas (le llegaban cientos a la semana), pensar en el reseñista adecuado, escribirle una carta manuscrita, sugerir las preguntas que el lector esperaría ver respondidas y, una vez recibidas las reseñas, trabajarlas hasta la perfección. Esa prodigiosa artesanía, y una vivacidad sin paralelo, explica el éxito y la permanencia de The New York Review of Books.

Hacia 1998 comencé a colaborar en la revista. Pasaron los años, y un domingo por la tarde me llamó para sondear pausadamente posibles reseñistas de literatura brasileña. El día y la hora eran improbables, pero el momento lo era más: la final de la Copa del Mundo de futbol entre Alemania y Argentina. Nunca hubiese esperado yo que Bob estuviera viendo el juego o supiera siquiera que se llevaba a cabo, pero me impresionó el contraste simbólico: mientras cuatrocientos millones de personas condescendíamos a ese divertimento, Bob Silvers planeaba el número siguiente de su revista.

En 2015 me encargó un texto sobre el deshielo en Cuba. El tema tocaba una fibra íntima en él. Me narró sus viajes a la isla, su entusiasmo inicial, su papel (junto con Ted Kennedy y Arthur Schlesinger) en la operación de salvamento de Heberto Padilla, el poeta disidente, perseguido y humillado por Castro. Con sus preguntas, matices, orientaciones, recortes, libros complementarios (hasta sobre coches antiguos en Cuba), quería lograr una visión crítica pero justa del régimen cubano. "Esto es solo el comienzo", me dijo, como entreviendo el desarrollo futuro de una "historia" cuyo desenlace le importaba mucho.

Aunque John H. Elliott, Hugh Thomas, Paul Preston, Antony Beevor y otros grandes historiadores británicos se ocuparon en sus páginas de la historia española, mi único reparo con él fue la escasa atención que prestaba al orbe hispánico. No obstante, fueron memorables los numerosos reportajes sobre América Latina que, a lo largo de muchos años, publicó la gran Alma Guillermoprieto. Pero México lo exasperaba: "Cuando parece que va a despegar, nos decepciona. Siempre nos decepciona".

"No nos damos por vencidos", escribió a sus amigos hace unos años, en la celebración del cincuenta aniversario de la revista. Tampoco nosotros, sus lectores, autores, amigos, nos damos ni daremos por vencidos. Su ejemplo no nos lo permitiría.

Publicado previamente en el periódico Reforma

Thursday, 13 April 2017 00:00

Ventaja para Putin

Escrito por

En su carrera hacia la Casa Blanca, Trump llegó a alabar a Putin como “un líder fuerte” que hacía “un gran trabajo”. Incluso expresó su deseo de convertir al presidente ruso en su “mejor amigo”. Cabe albergar dudas de si la obsequiosa actitud de Trump hacia Putin ha tenido que ver más con su indisimulado odio hacia Obama y Hillary Clinton o con sus oscuros lazos personales y de su campaña con Moscú, una materia todavía bajo investigación del FBI y del Congreso. Pero de lo que no cabe ninguna duda es de que tras 17 años al frente de su país, y con pleno control de todos los recursos de poder de Rusia incluidos los militares y mediáticos, Putin es un líder experimentado al que un novato amante de la improvisación como Trump va a tener difícil ganarle la partida.

Porque si algo demuestran las primeras escaramuzas de la política exterior de Trump, sea en Siria o Corea del Norte, es la ruptura del proceso de formulación de políticas, un proceso que en absoluto se puede permitir una superpotencia con intereses y responsabilidades globales como EE UU. A la primera de cambio se ha demostrado que detrás de las bravatas de Trump sobre la imprevisibilidad no hay más que incoherencia. O peor aún, ignorancia, ausencia de autoridad y fragmentación del proceso de toma de decisiones.

 

Después de mostrar nulo interés por la apertura de los regímenes de la región (veáse el recibimiento prodigado al presidente de Egipto, mariscal Al Sisi) y fiarlo todo a la colaboración con Rusia contra el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) y el terrorismo yihadista, Trump ha decidido posicionarse contra El Asad en Siria, aun a costa de enfrentarse con Moscú, y sin saber muy bien si lo ha hecho por razones estratégicas, anunciando un cambio de política, o puramente emocionales, es decir, en clave de política interior. Sea como fuere, en poco menos de una semana, Trump ha antagonizado a sus dos principales rivales, Rusia y China, a costa de la protección que ambos brindan a dos regímenes títeres, en Damasco y Pyongyang, respectivamente.

Acusar a Moscú de cinismo por amparar con subterfugios legales y estridencias propagandísticas el inaceptable empleo de armas químicas contra la población siria está plenamente justificado. Pero no se puede ignorar que se trata de un patrón recurrente en la conducta de Putin, manifestado también en el conflicto ucranio, donde consta que fueron sus misiles los que derribaron al avión de Malasian causando 298 muertos en julio de 2014, como en la ilegal anexión de Crimea, que Trump tanto se ha resistido a condenar poniendo en evidencia, una vez más, la oscuridad de los intereses que dominaron su campaña.

Urge que la Admistración de Trump desarrolle una política realista hacia Rusia, que responda a la complejidad de una relación en la que tan importante es marcar las líneas rojas que no se deben traspasar sin consecuencias como los espacios de cooperación en los que explotar intereses comunes. La visita de Tillerson a Moscú debería marcar el comienzo del despertar de Trump con Rusia. EE UU debe pensar a largo plazo y con coherencia; de lo contrario, Putin, mucho más experimentado, ganará siempre la partida e impondrá sus intereses.

Page 9 of 105
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…