Opinión

Opinión (1862)

Thursday, 22 June 2017 00:00

A la muerta

Escrito por

Foto

Tal vez me crucé contigo en una acera y no llamaste mi atención y seguí cabalgando sobre mi indiferencia, o acaso te admiré con una punzada de deseo y un reflejo de civilización represora me hizo desviar la mirada hacia otra parte, o bien me produjo curiosidad el libro que llevabas en las manos o un detalle de tu atuendo, o tal vez me generaste una leve aversión tan pasajera en ese camino como tú y como yo.

O no te divisé nunca (es lo más probable) ni tuve más noticia de tu existencia que tu parte proporcional en la cifra total de habitantes de la urbe, en la densidad del hacinamento físico en un autobús o en el grado superlativo de un embotellamiento. En cualquiera de esos territorios, el de mi mirada, el de la fantasía, el de la indiferencia o el de los números, formabas parte de una existencia regular compartida con otros miles y millones de seres humanos.

Pero te mataron y bruscamente te hicieron transitar al territorio de lo monstruoso y lo sórdido, te quitaron (de golpe o lentamente) todo interés, toda preocupación, todo amor, todo recuerdo y toda sed de futuro. Ahorcada. Acuchillada. Torturada. Descuartizada. Disuelta en ácido. Semienterrada. Maniatada. Desnuda. Descompuesta. Te apartaron para siempre de tuspadres, de tus hijos, de tu diario, de tus juguetes, de tu dinero, de tu ruta de vuelta a casa, de tus placeres y hasta del aire que respirabas. Ya no puedes comer nidormir ni despertar ni trabajar ni pensar ni bailar ni peinarte ni salir con tus amigas.

Algo que ya no eres tú ha sido abandonado en un campo yermo, bajo un paso a desnivel o arrojado a la plancha forense como un producto al que deben aplicarse ciertos procedimientos antes de guardarlo o destruirlo para siempre, al marco de una foto en la que ya no vas a crecer ni a hacer muecas ni a pintarte las canas ni a preocuparte por las arrugas.

Acaso tu retrato empiece a viajar por parajes sórdidos, colgado de una pariente amorosa o sostenida por las manos de un desconocido; tal vez adorne los postes del alumbrado, el pecho de una manifestante que clama justicia, los tuits sin esperanza, los tableros de avisos de las agencias investigadoras. O puede ser que el azar le ahorre a tus familiares la agonía de años y los enfrente a la brutalidad de la noticia en caliente: Sí, es ella.

Y empezará a disolverse en el ácido de las lágrimas la carne de tu identidad: ya qué podrá importar que hayas sido maestra, bailarina, puberta, mesera, arquitecta, obrera, estudiante, secretaria, abuela; que hayas sido lectora o televidente, religiosa o atea, concupiscente o casta, flaca o gorda, morena o rubia. Te irás reduciendo con el paso de los años del cuerpo presente a los vestigios de ADN, de las fotos tamaño cartel a un nombre en una de tantas páginas de una averiguación judicial veraz o mentirosa, a un número en un tomo de registros estadísticos.

Es escalofriante que todo mundo se esmere en consolar a la madre (destrozada por tu muerte), al padre (al que le rompieron los sueños), a tu pareja (enfrentada al callejón espantoso de la viudez repentina) cuando la más inconsolable eres tú, que querías seguir viva y seguir siendo tú. Ni un abrazo ni una caricia en tu omóplato ni una lluvia de pétalos sobre tus cenizas lograrán distraerte de la nada.

Te hemos perdido. Te perdiste. Fuiste lanzada a una noche irremediable por una conjura evidente que muy pocas personas quieren ver. Pero ahí están, a la vista de todos, los mensajes de desprecio en carteles publicitarios, las descalificaciones a tu género, las burlas por tu aspecto físico, las determinaciones arbitrarias de tu vida y destino por parte de la familia y el Estado. Hay pláticas de sujetos que se jactan de mantener a toda costa su posesión y su dominio sobre otros seres humanos, y hay un discurso que es lo suficientemente hipócrita como para no admitir abiertamente que les brinda toda suerte de justificaciones. Hay toneladas de sentencias judiciales injustas y prevaricadoras en contra de tu género. Hay agravios y golpes que ameritaban cárcel y se quedaron en amonestaciones, en burlas de barandilla o en nada. Hay decenas o cientos o miles de asesinos de sus parejas (o de cualquier otra mujer) que lograron mover su telaraña de relaciones para gozar de plena impunidad, que se pasean como individuos honorables y detentan prestigio y cargos y que en sus ratos de ocio pastan en los centros comerciales del extranjero sin que nadie los moleste. Y hay una sucesión de gobiernos que ha descubierto en la población una materia prima renovable y abundante para hacer negocios: la carne humana.

Tu muerte es también el saldo de una economía caníbal que oferta a los habitantes del país como insumo barato para los procesos productivos de la globalidad y que ha ido rematando los bienes nacionales –las comunicaciones, la energía, el territorio, los bosques, los caminos, las aceras, el agua y el aire– hasta dejarnos y dejarte en un estado de desnudez esclava, listos y listas para ser rematados al mejor postor: quién da más por tu trabajo, quién da más por tu cuerpo, quién da más por el privilegio de asesinarte sin sufrir consecuencias. Es que te han dejado, nos han dejado, sin país: sin esa máquina que debiera servir para garantizarnos la vida o, cuando menos, para hacer justicia cuando nos la arrebatan.

Y cómo esclarecer el crimen si al enterarnos pensamos sólo fue una más, si el oficial mayor se hizo de la vista gorda cuando compraron cámaras de vigilancia defectuosas; si el jefe de adquisiciones traficó losrepuestos de las patrullas policiales; si los agentes andan fabricando culpables para cumplir la cuota; si los agentes del Ministerio Público ponen sobre aviso a los presuntos asesinos antes de que los capturen; si el procurador se agota sólo con imaginar la verdad de este entramado; si el juez está metido en sus propios negocios y además tiene la certeza de que te mataron porque ibas vestida como puta; si al presidente municipal no le queda más tiempo que para soñar con ser gobernador; si el gobernador pactó con el cártel; si los legisladores no piden la comparecencia de nadie; si la Presidencia está muy ocupada en preservar a toda costa la impunidad de todos, en quedar bien con los compradores y vendedores de carne humana y en blindar la maquinaria que te devoró viva y que luego escupió tus huesos.

Entre la muchedumbre que transita por las estaciones de Metro y que se apiña en los paraderos de microbuses, en el orden de las fábricas, en la placidez de las reuniones sociales, en el tumulto de toquines y bailongos, en las aulas y en las manifestaciones, florecen huecos invisibles. Las multitudes y las familias se estrechan para llenar tu ausencia y los vacíos de las que ya no están, y sin embargo, su no estar se vuelve cada vez más asfixiante, indignante y vergonzoso. No basta con el hallazgo de tu cuerpo torturado y ahorcado y violado. El hallazgo de tus huesos no es consuelo suficiente. No bastaría tampoco con una procuración y una impartición de mínima justicia. Es que tu muerte y otras muertes no deberían replicarse nunca.

Nada compensa tu no estar. No hay forma de recuperarte de la noche irremediable, pero se puede imaginar y construir una nación en el que ninguna mujer vuelva a ser arrojada a la muerte y territorios en los que todo mundo pueda caminar, respirar, amar, discutir, trabajar y relacionarse sin temor. Debe ser esa la consigna de cientos de miles y de millones. Debemos sentirte nuestra propia pérdida, llevarte en el recuerdo exasperado, tener presente tu sufrimiento, quererte mucho, llorarte como si fueras nuestra propia madre, nuestra propia hija, nuestra propia hermana, y asumir de una vez por todas el imperativo de acabar con esta mierda.

navegaciones.blogspot.com

Twitter: @navegaciones

 

 

Antes, en Aguascalientes

Memorias USB-Pegasus

SLP: movimiento contra corruptos

El pasado nueve de junio, 87 policías del municipio de Aguascalientes, actuando bajo el esquema de mando único, persiguieron, golpearon e incluso desaparecieron durante unas tres horas a una treintena de estudiantes normalistas de Tiripetío, Michoacán, que habían ido a la entidad hidrocálida a apoyar en demandas y movilizaciones a sus compañeras de la Normal Rural Justo Sierra Méndez, de la comunidad de Cañada Honda.

Carlos Olvera e Hilda Hermosillo publicaron en La Jornada Aguascalientes que según un testimonio recuperado por medios de comunicación que presenciaron los hechos, los jóvenes se habían detenido a cargar gasolina en la cercanía del cruce de las avenidas Carretera 45 Norte y Siglo XXI, cuando repentinamente fueron agredidos por un grupo de policías. Los normalistas huyeron, a bordo de dos autobuses, pero fueron alcanzados por los agentes a la altura del fraccionamiento Constitución, donde, según versiones de organizaciones sociales, previamente se había advertido a los habitantes de que podrían ser asaltados en sus casas o golpeados en las calles por los estudiantes revoltosos.

Treinta normalistas golpeados, de los cuales 26 fueron paseados durante unas tres horas a bordo de camionetas policiacas. Se usaron en su contra picanas y macanas, además de perros amaestrados. Jefes policiacos del municipio de Aguascalientes dijeron que, en realidad, habían estado protegiendo a los jóvenes de la furia de los habitantes del fraccionamiento Constitución, quienes se oponían a que los normalistas se refugiaran en sus casas y eran quienes los habían golpeado.

No se ha precisado de dónde provino la orden de actuar de esa manera contra los estudiantes. Organizaciones no gubernamentales han señalado que el gobernador Martín Orozco Sandoval (panista, al igual que la presidenta del municipio de la capital, Teresa Jiménez Esquivel) tiene corresponsabilidad en los hechos.

En Morelia, el peñista-perredista Silvano Aureoles Conejo (quien dice aspirar a ser candidato presidencial del sol azteca) declaró, días después: Espero que, después de la garrotiza que les pusieron por allá en Aguascalientes, ya le piensen un poco estos jóvenes. Ayer, la garrotiza en propia tierra, Michoacán, alcanzó, entre otros, a un joven de la normal rural de Tiripetío que recibió una bala en la cabeza, por parte de la policía antimotines, según las primeras denuncias de los jóvenes.

Los ataques a normalistas rurales corresponden a un patrón de conducta represiva desbordado en Ayotzinapa, con el saldo histórico de 43 estudiantes desaparecidos. Fuerzas gubernamentales de diversas jurisdicciones y graduaciones son enderezadas contra segmentos de la población considerados como enemigos de los grupos que ocupan el poder, en sus distintos escalones. Los ejecutores inmediatos actúan bajo el beneficio anticipado de la impunidad, sabedores de que, al cumplir órdenes de sus jefes políticos, poco será el eventual castigo que recibirán, destinados siempre, por esa lealtad cómplice, a posteriores reinstalaciones, compensaciones o promociones.

En el colmo de la insensibilidad política, rayana con lo ridículo, el gobierno mexicano hizo repartir memorias USB entre periodistas nacionales y extranjeros que han cubierto la asamblea general de la Organización de Estados Americanos, en Cancún, Quintana Roo. Jacobo García, del diario español El País, mostró en Twitter una fotografía de las citadas memorias que, dijo, provocaron desconcierto y risas entre quienes las reciben.

Ha de suponerse que quienes decidieron la entrega de tan peculiar regalo no están al tanto de las noticias recientes, pues de otra manera no es de comprenderse que distribuya adminículos para operaciones en computadoras de periodistas el mismo gobierno acusado vigorosamente de inocular programas para espiar a periodistas, activistas y defensores de derechos humanos. Colocada bajo lupa nacional e internacional por el uso del malware Pegasus, la administración peñista no parece tener conciencia de su propia situación infame y hace llegar memorias con tufo troyano a periodistas que simplemente se preguntan si los políticos mexicanos son, o se hacen.

Astillas

La FIFA logró acallar (¿provisionalmente?) el grito de ¡Puto! que suelen entonar aficionados mexicanos a la hora de los despejes del portero contrario. Bajo amenaza de suspender el partido y dañar el eventual paso de la selección mexicana de futbol profesional a semifinales de la Copa Confederaciones, los connacionales presentes en el juego en Rusia, contra Nueva Zelanda, se guardaron su vocación coral. Ya sociólogos y politólogos podrán ir ensayando interpretaciones y lecciones… Rigoberto Salgado, jefe delegacional en Tláhuac, Ciudad de México, postulado por Morena, ha sido mencionado en cuanto a beneficios de contratismo millonario a una donadora de su campaña al cargo (su hermano, Rosendo, quien fue comisionado de Morena para Durango, ha sido señalado como responsable de la postración de ese partido en tal entidad norteña)… La detención de un ex diputado chihuahuense, Fernando Reyes, bajo la acusación de haber recibido un pago de casi dos millones y medio de pesos por aprobar propuestas del entonces gobernador César Duarte, lesivas al interés del estado, es solamente un botón de muestra de lo que sucede en todo el país, con diputados locales sobornados para levantar el dedo a favor de lo que les ordenan los poderes Ejecutivos… En San Luis Potosí se ha producido un movimiento de convergencia social contra la corrupción del congreso local, la auditoría superior del Estado y presidentes municipales, sobre todo el de la capital, el perredista Ricardo Gallardo, a partir del video difundido por el periodista Jaime Hernández López, en el que un diputado panista, Enrique Flores Flores, da una exposición, tan amplia como cínica, de los cobros a presidentes municipales de un porcentaje de sus irregularidades financieras, para dejarlos técnicamente limpios... ¡Hasta mañana!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

 

Thursday, 22 June 2017 00:00

Peña Nieto y Pegasus

Escrito por

El 11 de mayo de 2012, Enrique Peña Nieto, el joven gobernador del Estado de México y candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional, fue a la Universidad Iberoamericana, una institución de élite, para conversar con los estudiantes.

Para la elección del 1 de julio de ese año, Peña Nieto, que encabezaba las encuestas, se disponía a recuperar fácilmente una presidencia que su partido no había ocupado por 12 años después de haber gobernado México durante 71 años consecutivos. Peña Nieto y sus asesores no habían aceptado invitaciones para hablar en la UNAM, la enorme universidad pública en Ciudad de México con una larga historia de protesta y agitación política de izquierda, pero seguramente decidieron que no corrían riesgos si iban a “La Ibero” privada, católica y jesuita, conocida por educar a los hijos de personas adineradas, el tipo de escuela a la que Peña Nieto enviaría a su propia hija adolescente si ella pudiera cumplir con los estándares de admisión.

 

Sin importar cuáles fueran las preferencias políticas de esos estudiantes, Peña Nieto y su gente esperaban una recepción amable en la que los estudiantes aplaudieran en el momento adecuado, hicieran preguntas serias y bien intencionadas que el candidato —tan ensayado— sabría cómo responder, y que aparecieran videos del evento en los programas nocturnos de noticias de la monolítica televisora Televisa, que respaldaba al candidato del PRI por encima de los candidatos de los partidos rivales, el conservador PAN y el partido de izquierda PRD. Peña Nieto se presentaba, y lo vendían a México y el mundo, como miembro de “un Nuevo PRI”, uno moderno, activamente respetuoso de la democracia y el Estado de derecho, un partido que rechazaba el autoritarismo corrupto y a menudo violento que lo había caracterizarlo durante sus muchas décadas en el poder.

Ese 11 de mayo, que se conoció como el “viernes negro”, casi salvó a México.

Ese día, los estudiantes de La Ibero no querían escuchar sobre aquellas reformas neoliberales que el candidato siempre pregonaba. Querían hablar de San Salvador Atenco, un pueblo en el Estado de México donde, en 2006, como gobernador, Peña Nieto había enviado a 3500 miembros de la policía estatal para acabar con los disturbios surgidos cuando 200 policías antidisturbios desalojaron de sus puestos a 40 vendedores de flores asociados con una organización campesina de defensa de la tierra.

Dos jóvenes fueron asesinados: un policía le disparó a corta distancia a un niño de catorce años y la policía apaleó a un universitario hasta matarlo. Cientos fueron arrestados y se informó que decenas de mujeres fueron atacadas sexualmente por la policía; violaron a algunas de ellas en repetidas ocasiones. Entre esas mujeres había observadoras de derechos humanos y estudiantes extranjeras que fueron deportadas para evitar que hablaran. El gobierno de Peña Nieto las tachó de mentirosas y las procesaron en vez por diversos delitos.

“Atenco no se olvida”, gritaron los estudiantes dentro y fuera del auditorio en La Ibero. Exigieron respuestas por parte del candidato, quien exasperado —¿qué tenía que ver eso con el “Nuevo PRI” y sus reformas?— finalmente respondió: “Fue una acción determinada, que asumo personalmente, para restablecer el orden y la paz en el legítimo derecho que tiene el Estado mexicano de hacer uso de la fuerza pública”.

Los estudiantes contestaron con gritos de “asesino” y “¡fuera!”. Peña Nieto respondió con una mirada impávida antes de que su equipo de seguridad y asesores lo sacaran del escenario. Sus portavoces y simpatizantes afirmaron en Televisa esa noche que los manifestantes no eran estudiantes, sino agitadores profesionales infiltrados por el candidato de la izquierda. En respuesta, un estudiante grabó un video, que desde luego se hizo viral, en el que 131 estudiantes de La Ibero mostraban sus identificaciones de la universidad y afirmaban haber participado en la protesta.

Después 150 universidades mexicanas crearon grupos que se unieron al movimiento y pronto, sobre todo en Ciudad de México, parecía que todos, no solo los universitarios, querían convertirse en el estudiante 132. En una serie de manifestaciones, cientos de miles salieron a las calles para protestar contra la candidatura de Enrique Peña Nieto, el regreso del PRI y la complicidad antidemocrática de los principales medios, en especial Televisa. #YoSoy132 gritaba a México y al mundo que la presidencia de Peña Nieto sería un desastre para México y pondría su democracia en aprietos. Al final, no fue suficiente, aunque el movimiento ayudó a hacer que la elección fuera una controvertida contienda.

He estado pensando mucho en eso después del sustancial reportaje de The New York Times en torno al gobierno mexicano y su aparente compra y uso de spyware altamente sofisticado para celular —vendido y autorizado para uso exclusivo contra terroristas y organizaciones criminales— contra periodistas, activistas de derechos humanos y abogados, así como otros ciudadanos que el gobierno percibe como adversarios, incluyendo un hombre que redactó y promovió una legislación anticorrupción. El diario enfatizó que este es el suceso más reciente de una larga serie de actos criminales, corrupción y negligencia oficial por parte del gobierno que se han revelado durante la presidencia de Peña Nieto.

El periódico recordó cómo Peña Nieto había llegado al puesto en 2012 “con la promesa de poner en lo alto a México en el mundo” y ofrecer “la esperanza de que la democracia del país había triunfado”. La mayoría de los medios más establecidos e influyentes de Estados Unidos, incluso The New York Times, publicaron muchos artículos positivos al respecto mientras que los periodistas que cuestionaron ese optimismo fueron ignorados o ridiculizados.

Pero la pregunta que me persigue y que me parece pertinente plantear no solo con respecto a México, sino en general, es ¿por qué las reformas proempresariales —como la privatización del petróleo o la promulgación de lo que resultó ser una modesta reforma a la industria de las telecomunicaciones— son interpretadas por tantas personas como algo que promete valores democráticos modernos y el respeto por el Estado de derecho? ¿Por qué, en contraste, el historial de un candidato que había violado los derechos humanos así como la seguridad y la dignidad individuales, sobre todo en cuanto a las mujeres, no se interpreta como una advertencia de valores antidemocráticos y un incumplimiento del Estado de derecho?

Desde luego, #YoSoy132 gritó esa advertencia al mundo. No necesitaron el programa espía Pegasus para ver la relevancia de Atenco. Ahora, este se ha convertido en un tema de interés para la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que ha tomado el caso de 11 de las mujeres que fueron torturadas sexualmente y violadas por la policía después de sus arrestos en Atenco y ha ordenado una investigación en torno a los crímenes en la cadena de mando hasta llegar a los principales responsables, es decir, el presidente Enrique Peña Nieto.

Aquí en México, que se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del mundo para los periodistas, las revelaciones acerca de que el gobierno utiliza el programa espía Pegasus para infiltrar celulares no fueron sorprendentes. Tanto periodistas mexicanos como extranjeros suponen desde hace tiempo que sus comunicaciones en celulares, correo electrónico y redes sociales no son seguras. No solo el gobierno federal es responsable del ciberespionaje, de acuerdo con el periodista Diego Osorno. “Hay gobernantes —pequeños virreyes— que tienen sus propias unidades”, me dijo, “las cuales utilizan para espiar las vidas privadas de sus oponentes y críticos. Tengo la impresión de que el espionaje oficial, como muchos otros problemas, ya está fuera de control en México”.

Para mí, la cita más reveladora en el artículo de The New York Times del lunes fue la de Luis Fernando García, el dirigente de un grupo digital, quien dijo que: “El hecho de que el gobierno esté usando vigilancia de alta tecnología en contra de defensores de derechos humanos y periodistas que exponen la corrupción, en lugar de contra los responsables de estos abusos, dice mucho de para quién trabaja el gobierno”.

¿Para quién trabaja el gobierno? En el caso de los 43 estudiantes desaparecidos, México ha sido testigo de todo lo que el gobierno está dispuesto a hacer para cubrir la relación entre un cartel de la droga y el Estado, incluso al ignorar evidencia en video, que fue presentada al mundo por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, de su principal investigador plantando evidencia falsa.

¿Acaso en México el crimen organizado y el gobierno son uno mismo, o por lo menos en muchos casos? ¿Cómo puede ser que en México, como dijo el periodista John Gibler hace poco, “sea infinitamente más peligroso informar sobre un asesinato que cometerlo”? La prueba más reciente de eso fue el asesinato de Javier Valdez, uno de los periodistas más admirados de México, mentor y amigo de otros más jóvenes como Gibler. Esa es otra pregunta que me acecha. ¿Acaso pudieron utilizar Pegasus para rastrear a Valdez hasta el lugar donde lo asesinaron? ¿Podría utilizarse de la misma manera para acabar con otro periodista? Y, de ser así, ¿quién lo haría, exactamente, y quién lo investigaría?

 
Thursday, 22 June 2017 00:00

Una entrevista con Gabriela Cano

Escrito por

Gabriela Cano es doctora en Historia por la UNAM. Durante tres años fue coordinadora de la Maestría en Estudios de Género en el Colegio de México, donde también imparte cursos de historia con perspectiva de género. Durante su carrera se ha dedicado a estudiar la legislación y los debates acerca del sufragio de las mujeres desde los principios del siglo XX hasta 1958, cuando por primera vez ejercieron el voto. También ha investigado las “ansiedades” provocadas por la entrada de las mujeres a profesiones como el derecho y la medicina. Además, ha recuperado la historia y los escritos de Amalia de Castillo Ledón, Elena Arizmendi y Amelio/a Robles, oscurecidos e incomprendidos por los enfoques tradicionales de la historiografía.  

Desde tu formación como historiadora, has investigado la Revolución mexicana con una perspectiva de género. Al respecto, has escrito que en ella domina una narrativa que llamas “de los héroes machos”, es decir, la historia contada a partir de Francisco I. Madero, Francisco Villa, Emiliano Zapata, Venustiano Carranza. ¿Cuál es tu crítica a este tipo de historia y qué significa hacer historia de las mujeres e historia feminista?

Mi crítica viene de las lecturas que he hecho de la historia que se hace en otros países para darle a las mujeres un protagonismo central. Esto es algo que quise hacer desde que empecé a publicar. Mis primeras investigaciones se enfocaron en las mujeres que trabajaron como maestras en la época de la Revolución Mexicana, pero entonces no tenía las herramientas analíticas –sólo algunas historiadoras las tenían–, y no se había consolidado el campo de la historiografía de las mujeres en México. A la fecha, tengo la impresión de que entre los países de habla hispana hay más interés y un mayor número de publicaciones en España y Argentina que en México. Somos muy pocas las que estamos interesadas en esta manera de abordar la historia y no veo muchas más que se interesen.

¿Cómo discuto yo con la historia? Mi propósito es hacer una historia que haga preguntas de género, ¿qué quiero decir con esto?, que haga visibles y explícitas no sólo a las mujeres como protagonistas, sino a los códigos culturales que invisibilizan a las mujeres de los relatos de la historia. Más que hacer una gran historia, hago pequeñas historias. Me ha interesado mucho cómo se ha ocultado la participación de las mujeres en acontecimientos sociales y políticos, debido a estos códigos culturales.

Es el caso de Elena Arizmendi, que me resultó muy divertido porque fui encontrando cómo estaba en el relato de José Vasconcelos, pero desdibujada, no estaba presentada como un personaje complejo, sino subsumida en un estereotipo de la mujer mala, la mujer serpiente.

En general, esto es lo que me ocupa, aunque es difícil hacerlo porque uno está programado para encontrar el mismo relato y añadirle un poquito más, un dato más, un episodio más. En cambio, este tipo de historiografía pide hacer una lectura diferente que incorpore a las mujeres no sólo como un capítulo adicional, sino que cambie el foco de la historia y la historia misma –el pequeño relato, no “la historia”. 

Tú que ya has hecho el trabajo de investigación, además del sesgo cultural contra las mujeres, quiero preguntarte si hay archivo, si existen los documentos o si más bien se necesita una manera diferente y más crítica de acercarse a las fuentes, ¿qué haces tú como historiadora feminista que no se hace en general?

Es un sesgo cultural que excluye a las mujeres y a otros actores porque sólo se destaca el papel de los hombres políticos y de los hombres de letras, enfocándose a la creación de unos y otros.

Con el trabajo en las fuentes, existe la misma dificultad que en otros temas. Para todo es difícil encontrar fuentes. Había un prejuicio muy fuerte cuando yo empecé a hacer historia de mujeres. Me decían: “no se puede hacer porque no hay fuentes”. Y es cierto, pero tampoco hay fuentes para los campesinos y sí hay académicos que hacen historia de los campesinos pese a que los documentos son efímeros y a que no están tan conservados en las instituciones como lo están los de los grandes actores políticos e intelectuales. Entonces, es cosa de buscar las fuentes y de saberlas leer. 

Ahora, con una amplia trayectoria detrás, ¿cuál ha sido la recepción de tu trabajo?, sobre todo, considerando que el feminismo ha entrado a los medios de comunicación, quizá como nunca antes.

No ha habido una gran recepción en México, mis investigaciones se han recibido mejor en Estados Unidos, aunque ahora hay jóvenes que se interesan por la historia de la diversidad sexual, por ejemplo.

Me parece que mucho del feminismo que estamos viendo –qué bueno, es bienvenido– no es muy intelectual, es más de lucha y confrontación, de “ya tengo la verdad, los hombres son unos malditos y todos son perpetradores de violencia sexual” y hasta ahí. Una palabra, por ejemplo, que no uso es “patriarcal”. Le tengo fobia porque es un concepto que permite poco análisis, movimiento y tensiones en la historia. 

Esto me interesa mucho, yo también creo que “patriarcado” funciona como un comodín, cualquier cosa es patriarcado. Aplicado en la historia, desde tu disciplina, ¿por qué no funciona?, ¿por qué no podrías decir “el siglo XX es patriarcal”?

Porque todos los siglos son patriarcales. A veces lo uso como adjetivo, pero no como concepto de análisis, porque entonces resulta que el poder siempre ha estado del lado de los hombres y de la misma manera. El análisis de género surgió para tener más flexibilidad, pero luego dejó de usarse como pregunta y herramienta de indagación, se usa ahora como un bloque; está bien para las políticas públicas, pero no para investigar el poder o incluso el feminismo. 

En tus investigaciones, sobre todo insistes en que los personajes de la historia no tenían posturas coherentes. Algunas activistas fueron muy igualitaristas y exigieron el voto como un derecho del individuo, mientras que otras mezclaron este argumento con el de la maternidad, es decir, querían el voto porque les permitiría defender los intereses de sus hijos. En el mismo sentido, tu trabajo destaca que no se puede dividir el mundo o a la Revolución mexicana entre los hombres “que no querían el feminismo” y las mujeres que sí.

No creo que haya unos “intereses de los hombres” y “de las mujeres”, como grupos de interés y como se entiende en algunas investigaciones, en las que se escribe: “las mujeres lucharon por…” No, lucharon algunas mujeres activistas, que pudieron hacerlo para conseguir el voto.

Ahora pienso que todas querían ser madres y usaron un discurso maternalista para reclamar el sufragio. Creo que el maternalismo no se rompe hasta los 70. Todavía no le escribo, pero ahora creo que todo el discurso de principios del siglo XX y hasta la década los 70 es maternalista. Algunas sí incluyeron el discurso de los derechos individuales, pero eso no las exenta del maternalismo. El periodo está permeado por la idea de que las mujeres ven el mundo de manera distinta.

Hubo hombres que compartieron estas ideas, lo que no quiere decir que desestime que hay una relación de poder entre hombres y mujeres, pero sí hubo hombres feministas, como Lázaro Cárdenas y Salvador Alvarado. Además, lo fueron de manera estratégica y no definitiva. Alguna vez fui muy lázarocardenista y luego descubrí que Cárdenas al darse cuenta de que el feminismo podía ser desfavorable, que las mujeres con su voto realmente podían inclinar la balanza a la derecha, participó de esa construcción de las mujeres como actores políticos de naturaleza conservadora. Así que me interesa una historia en la que participen hombres y mujeres y analizar sus posturas. 

¿Sucede lo mismo con las primeras mujeres que entraron a la medicina, un tema que también has investigado?

Sí, también estaba el maternalismo en las primeras mujeres que entraron a las profesiones. Realmente, la separación de la maternidad –o desbiologizar la identidad de las mujeres– sólo ocurre hasta la “segunda ola”. 

Hablemos de las olas. ¿Cuáles son los problemas de este tipo de historia?

Las olas son una metáfora, un criterio de periodización, aunque el discurso político feminista las toma como una realidad transparente. La noción empezó a utilizarse en los 60 cuando las feministas de entonces –creo que en 1968 una periodista escribió “hay una primera ola, entonces somos la segunda ola”. Pero no sólo es una periodización, sino que supone que las nuevas olas son superiores política y moralmente a las anteriores. Ahí está una primera crítica, no la hago yo, sino otras autoras. 

¿Se pueden adaptar las olas a la historia del feminismo en México?

Yo creo que sí. Hay que usarlas porque es imposible cambiar un discurso que ya está tan instalado, que incluso te exigen. Ahora considero que la primera ola corresponde al inicio del siglo XX. El primer registro que tengo acerca de quién usó por primera vez el término “feminismo”, para sorpresa de todo mundo, es Justo Sierra; lo dijo en el cierre de cursos de una escuela de artes y oficios. Incluso dijo “yo soy feminista”. Lo que quiso decir es que el feminismo era la educación de las mujeres en los términos de la época, es decir, artes y oficios, educación para la maternidad, destinada a las mujeres pobres por si la familia caía en desgracia, para que no se hicieran prostitutas si el padre o el marido morían, para que no cayeran “en el fango” y siguieran siendo “santas”.

Luego se usa en los congresos feministas de Yucatán, en los veinte, luego en la época del Frente Único Pro-Derechos de la Mujer (FUPDM) en los treinta. Esta organización no se asume feminista porque más bien es marxista y para entonces se entendía que el término era burgués –aunque ahora diríamos que también es parte del movimiento feminista. Esa sería la primera ola, si pensamos la historia en esos términos. Aunque también sirven para pensar la de México en relación con la del mundo; de lo contrario, aíslas la historia del país.

Podríamos decir entonces que la primera ola termina con el establecimiento del sufragio femenino (1953) o cuando las mujeres empiezan a votar (1958). En EU la primera ola empieza en los 1850 y termina hasta 1920 y luego se supone que se acaba la primera y que la segunda ola empieza en los sesenta. En México empezaría en los setenta. Durante ese periodo –los cincuenta, los sesenta– se supone que no pasa nada; es lo que ocurre con la metáfora de las olas: sólo se ve la cresta y no cuando se retrae.

¿Cuándo termina la segunda ola?, eso siempre me lo he preguntado. Creo que podría ser con el multiculturalismo en EU y en el mundo, pero sobre todo en EU. Con la ley de las mujeres zapatistas, ya que al mismo tiempo es una crítica al discurso del mestizaje, incluye derechos de las mujeres en mandos militares y demandas de la segunda ola sobre la sexualidad y las demandas de la diversidad sexual, junto con un discurso indígena. Eso sería el fin de la segunda ola o el principio de la tercera.

Leí un artículo de Guillermo Osorno en Chilango que habla de la cuarta ola. Creo que sí hay grupos que se autodenominan así. En todo caso, yo creo que estamos en la tercera ola, que estamos con el multiculturalismo, el relativismo cultural, la diversidad sexual, es el discurso que tenemos.

Ahora parece que cada generación, ni siquiera cada generación, porque los periodos son bien cortitos, tiene que tener su ola. Pero, sobre todo, esta periodización supone un sentido de superioridad. “Las otras eran unas heterocentristas o mestizofílicas”. Está bien la crítica: el Estado mexicano fue mestizofílico y discriminaba a la población indígena, pero tampoco es que fuera ajeno a la justicia social o que no tuviera preocupaciones más amplias. Esto se descalifica con demasiada facilidad. Además está el sentido de progreso, de creer que estamos y somos mejores que en el siglo XIX. Yo no sé si eso sea cierto. 

Una posible crítica a este tipo de historia es que se concentra en mujeres importantes, como lo hace la historia, que llamas, de “los héroes machos” de la Revolución. ¿Cómo evitar ahora escribir la historia de las grandes mujeres?

Hay que hacer también la historia de las grandes mujeres porque no está hecha y dejan más documentación que los personajes anónimos, al igual que pasa en la historia del trabajo. Se trata de hacer preguntas de género a todo tipo de historia y no sólo hacer la historia de las mujeres, sino preguntarse, por ejemplo, por los vendedores ambulantes, ya que en la venta de comida había mucha participación de mujeres. ¿Cómo se organizaba la venta de comida, cómo estaban las licencias, cuáles eran las posibilidades para vender comida?, porque en las litografías del siglo XIX se les representa vendiendo comida. Esto se puede hacer.

Recientemente, publiqué un libro sobre Amalia Castillo Ledón. Aunque es una de las grandes mujeres, no sabíamos nada de ella, ni sabíamos ni que era de Tamaulipas. Fue la política más poderosa del siglo XX y no sabíamos ni su nombre. 

Finalmente, he leído en tu trabajo una crítica a la muy popular figura de la Adelita, pues oscurece a las mujeres de la Revolución mexicana.

La Adelita es un estereotipo que se consolida en los años treinta en torno a las conmemoraciones del 20 de noviembre. También se debe a que la modernización exige que haya presencia de mujeres en todos los ámbitos. Aunque más que presencia de mujeres, hay una lógica binaria heterosexual, es decir, un revolucionario no puede estar solo, necesita una pareja.

Además del corrido, hay representaciones y novelas. Lo decía Monsivais en alguna publicación: la Adelita se volvió tan frecuente que todo el mundo decía “yo tengo una tía que fue Adelita” o “la prima de la vecina era Adelita”, y esto ocurría en cualquier parte del país. Se volvió una anécdota con la que mucha gente se podía relacionar, con la que las mujeres se podían identidicar. Pero es claramente sexualizada, sexualmente disponible y subordinada.

Cuando uno ve las fotografías de las revolucionarias, se da cuenta de que no corresponden a esa visión casi maquillada de la Adelita. Fueron mujeres pobres, campesinas, viejas, que habían pasado muchas penurias, que estaban descalzas, que no tenían una imagen de complacencia al revolucionario ni que servían para hacer más atractiva su masculinidad como quiso el discurso nacionalista.

"Los Pueblos indígenas son el resguardo del tejido social de la humanidad"
 
El batallón femenino de Kurdistan, sección de Unidades de Protección Popular Kurdas que resisten desde 2012 contra los ataques del Estado Islámico-ISIS, enviaron una carta a la candidata María de Jesús Patricio Martínez, representante de la voluntad del pueblo indígena de México y del Concejo Indígena de Gobierno.

En el escrito, el Movimiento de Liberación del Kurdistán, declara que considera la lucha por la autodeterminación, la auto-administración y la autodefensa de los pueblos indígenas de México, como una lucha propia del movimiento, basada en los principios de solidaridad revolucionaria. 

Mencionaron que son los pueblos indígenas el resguardo del tejido social de toda la humanidad, además de ser las mujeres quienes lideran la resistencia en América Latina como en el Kurdistán.

“Queremos que sepan que recibimos una constante y especial inspiración de sus experiencias de autogobierno, de buen gobierno y de comunalismo. Esperamos que nuestras experiencias y logros en la lucha representen del mismo modo fuentes de inspiración también para ustedes”, enfatizaron.

Durante el comunicado, el batallón femenino Kurdo, manifestó el proceso político por el que atravesó el movimiento, así como las reivindicaciones de las mujeres ante la necesidad de hacer frente al ”sistema capitalista modernista” señalan.

“Consideramos a todas las mujeres y líderes de los pueblos indígenas que han sido asesinadas por los brazos que operan desde el sistema dominante, como nuestras propias mártires y luchamos también para hacer realidad sus mismos sueños y esperanzas. Para nosotros los mártires no mueren. De ellos tomamos la fuerza y renacen en cada lucha que iniciamos”.

Así mismo, expresaron su apoyo ante la decisión tomada durante el Congreso Nacional Indígena y mencionaron que “la compañera Marichuy no es solo la voz de los indígenas de México, sino al mismo tiempo de todas las mujeres del mundo”.

“Su triunfo será nuestro triunfo. Nuestra lucha es su lucha. Somos el pueblo hermano de las montañas que han surgido de las mismas aguas profundas. Incluso desde nuestras diferentes lenguas compartimos los mismos sueños, nos enamoramos de la misma utopía y resistimos en aras del mismo amor”, finalizaron.

Consulta el comunicado completo en: http://bit.ly/2suSVvd 

Thursday, 22 June 2017 00:00

La SEP, candil de la calle…

Escrito por

Desde su constitución en Londres, el 16 de noviembre de 1945, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en inglés), y bajo la hermosa frase de Gabriela Mistral “puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”, se han organizado desde entonces convenciones y conferencias mediante las cuales los diferentes países que forman parte, establecen metas que se deben de cumplir.

En la última de estas, llevada a cabo en Buenos Aires, Argentina el pasado 25 de enero, los responsables de la educación en América Latina y el Caribe emitieron la Declaración de Buenos Aires, en el marco de la Reunión de Ministros de Educación de América Latina y el Caribe “E2030: Educación y Habilidades para el siglo 21”, en el cual, reafirman la educación como derecho fundamental, base para la realización de otros derechos, catalizador del desarrollo sostenible e instrumento para el cumplimiento de los otros objetivos de desarrollo sostenible al 2030.

En la “Declaración de Buenos Aires al 2030”, se reconoce el rol central que desempeñan los docentes y demás profesionales del ámbito educativo para alcanzar una educación de cálida y se establece el compromiso fundamental de fortalecer los programas de formación docente inicial y continua, con atención especial en la planificación contextualizada de las ofertas, la revisión de los contenidos y planes de estudio y la preparación permanente de los formadores, a fin de garantizar propuestas formativas innovadoras que preparen, motiven y empoderen a los docentes y directivos para los desafíos y oportunidades que presenta la enseñanza en el siglo 21.

Pero el documento va más allá, más adelante, establece que se deben de sentar las condiciones adecuadas para que la docencia se transforme en una profesión de excelencia, asegurando la participación de los docentes y otros profesionales de la educación en su diseño, implementación, monitoreo y evaluación.

Qué lejos se encuentra México en su realidad de ese texto, tal parece que hacía fuera, nuestro país firma acuerdos que no piensa cumplir en su realidad. Se ha dejado de lado la importancia de las Instituciones de formación inicial de la carrera docente, cuyos planes no se han actualizado, promoviendo implícitamente la oferta desenfrenada de cursos “al vapor”, sin duda acordes a esta Reforma Educativa -realmente laboral- que fue precisamente aprobada en una mesa y sin una discusión de fondo y, contrario a lo que establece la UNESCO, lejos de la voz de un magisterio que reclama la ausencia de espacios en donde pueda manifestarse su inconformidad y el rechazo a una política de un gobierno que finge, o le conviene no escuchar las voces que reclaman precisamente la necesidad -como lo establece la organización internacional-, de participar activamente en la educación, en su diseño, implementación, monitoreo y evaluación.

https://manuelnavarrow.com

Wednesday, 21 June 2017 00:00

La biografía no autorizada de RMV

Escrito por

Este martes se presentó en la Ciudad de México el libro Los Suspirantes 2018, de editorial Planeta, que ofrece una radiografía de 15 políticos que buscan llegar a la Presidencia de la República en las elecciones del próximo año.

La publicación, coordinada por Jorge Zepeda Patterson, agrupa a los suspirantes en dos grupos: los que tienen más posibilidades, comenzando por Andrés Manuel López Obrador, y “Los otros” entre los que incluye al ex gobernador poblano Rafael Moreno Valle.

Los perfiles de los nueve aspirantes con más posibilidades (López Obrador, Margarita Zavala, Miguel Ángel Osorio Chong, Ricardo Anaya, José Narro Robles, Eruviel Ávila, Miguel Ángel Mancera, Aurelio Nuño y José Antonio Meade) son más extensos y detallados que los seis del segundo paquete, cuyas radiografías fueron redactadas por la periodista Rita Varela Mayorga, subdirectora de contenidos del portal de noticias SinEmbargo.mx

Las nueve páginas que dan cuenta de la biografía del ex gobernador poblano son demoledoras desde el título “Mr. Publicidad”, pasando por las cabezas de descanso La huella de la “maestra” Gordillo y Gasto excesivo y deuda oculta, hasta el remate: “Rafael Moreno Valle asegura que no endeudó al estado que dejará de gobernar el primero de febrero; sin embargo, las siguientes generaciones de poblanos tendrán que pagar al menos 47 000 millones de pesos en compromisos financieros que el mandatario saliente no reconoce como deuda, pero que sí heredará a sus todavía gobernados“.

En la semblanza escrita por la también directora editorial de la revista Energía Hoy Ruta de Negocios se dice que Moreno Valle fue proclive a difundir su imagen más allá de la entidad que gobernó con mano dura, repitiendo la historia de su abuelo que a los 15 días de haber tomado posesión, el 1 de febrero 1969, disolvió una manifestación de campesinos de Huehuetlán el Chico con un saldo de 18 muertos.

En el perfil de Moreno Valle se destaca su pasado priísta, la tutela que tuvo de la líder magisterial Elba Esther Gordillo para ser gobernador de Puebla y su alejamiento de ésta después de que fue detenida y enviada a prisión; así como su excesivo protagonismo en medios de comunicación, el millonario despliegue publicitario para promover su imagen y la forma en que maquilló y ocultó la deuda pública que heredó a Puebla, entidad al terminar su gestión sigue siendo la tercera más pobre del país por debajo de Chiapas y Guerrero.

***

Si en los próximos días el programa semanal de entrevistas de Javier Lozano Alarcón “Frente a Puebla” deja de transmitirse por el canal de televisión del gobierno del estado, el culpable no será otro más que el propio Lozano Alarcón.

Y es que después de destaparse como precandidato panista a la gubernatura, ya hay quien cree que Lozano Alarcón puede ser acusado de desvío de recursos públicos al disponer de una hora a la semana —los lunes de 10 a 11 de la noche— de la señal de Puebla TV.

En su primer programa por el canal de televisión del gobierno de Puebla, el aspirante panista a la gubernatura entrevistó a quien aspira a suceder en 2018, a José Antonio Gali Fayad, y en el segundo que se trasmitió este lunes al secretario de Seguridad Pública del estado, Jesús Morales Rodríguez.

***

Por cierto.

Cuentan que el senador con licencia Javier Lozano Alarcón no pierde oportunidad de promoverse como aspirante a la gubernatura cada vez que en su calidad de vocero del gobierno del estado tiene alguna participación en noticiarios de radio y televisión.

Vía WhatsApp, Lozano pide a los conductores de estos espacios noticiosos que lo cuestionen sobre su destape y su decisión de convertirse en gobernador de Puebla en 2018.

***

Correos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. y This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial/

En su afán de conseguir una posición política en 2018, a cualquier costa, Ángel Gerardo Islas Maldonado distrajo recursos de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) y a dos de sus principales colaboradores para operar electoralmente, durante mes y medio, a favor de la campaña del PRI en el estado de México, a nombre del Partido Nueva Alianza (Panal). Pero al mismo tiempo, en Puebla, el funcionario estatal busca refrendar que su lealtad está con el PAN.

Es decir, el secretario de la Sedeso busca por igual ganar influencia en el PRI o el PAN como una manera de garantizar una candidatura a diputado federal o senador en el año 2018, para lo cual echa mano de los recursos económicos y la estructura de la Secretaría de Desarrollo Social, la cual se destaca por funcionar únicamente en torno a los proyectos personales de su titular.

Aunque se buscó actuar con discreción, hacia el interior de la Sedeso es un secreto a voces que el subsecretario de Vivienda, Roberto Villarreal Vaylón, estuvo ausente mes y medio y que durante ese tiempo se instaló en el estado de México para dirigir una parte de las estructuras del Panal –que en realidad son grupos de activistas surgidos del SNTE– para buscar votos en los comicios de esa entidad que se celebraron a principio de mes.

Todo el trabajo político de Villarreal estuvo dirigido a favor de Alfredo del Mazo Maza, el candidato del PRI, que ganó la contienda bajo acusaciones de una masiva compra de sufragios.

Villarreal Vaylón durante ese largo periodo solamente se le vio en Puebla un par de fines de semana y en general, todos los trámites a su cargo se dice que eran autorizados y firmados por su secretario privado, quien al parecer sabe reproducir fielmente la rúbrica de su jefe.

Un segundo funcionario que fue distraído de sus labores oficiales fue Luis G. Becerril Reynoso, quien es el director general de la Comisión Estatal de Vivienda en Puebla. Este servidor público auxilió a Roberto Villarreal Vaylón, pero al mismo tiempo le encargaron un grupo de municipios para sacar triunfos a favor del PRI.

Roberto Villarreal Vaylón es el brazo derecho de Islas en la Sedeso. Antes de llegar a esta dependencia fue encargado de despecho de la dirigencia estatal del Panal, el partido que dirigió Gerardo Islas en el sexenio del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

Dicen los enterados que cuando se llegó a cuestionar a Islas de por qué había prescindido de tanto tiempo de un funcionario clave en su desempeño de secretario de Desarrollo Social, la respuesta habría sido categórica: fue una orden directa del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, quien ahora es aspirante a candidato presidencial del PAN.

Es decir, la actuación del equipo de Islas Maldonado en el estado de México no fue consecuencia de la militancia del funcionario estatal en el Panal, sino fue resultado de la alianza secreta que existió entre Moreno Valle y el Grupo Atlacomulco –la facción priista de mayor poder en el país– para debilitar al PAN y garantizar el triunfo del Partido Revolucionario Institucional en esa entidad. El asunto ha sido tan evidente, que el ex gobernador de Puebla enfrenta fuertes cuestionamientos por su fingida lealtad al blanquiazul.

Algo que llama la atención, es que hace unos días se presentaron ante Islas un grupo de ecolaboradores del que fue el gobierno del ex presidente Felipe Calderón y que se van a incorporar al Consejo Estatal de Desarrollo Social de Puebla. Posteriormente el titular de la Sedeso realizó una reunión, a la que tuvieron acceso varios funcionarios, en donde el secretario advirtió que la prioridad del trabajo de la dependencia a su cargo es garantizar un triunfo del PAN en el proceso electoral local del año 2018.

Es decir, Islas a todos les vende su supuesta lealtad política. Lo que se cuestiona es que ese activismo se apoya en el uso electoral de la Sedeso.

Policías ministeriales intentaron privar de su libertad a menor de 3 años

Un claro abuso de poder de la Policía Ministerial y de fallas del sistema de impartición de justicia se vivió en el Centro Histórico de Puebla, donde este martes se montó un aparatoso despliegue de agentes de esa corporación, que iban con armas largas y por lo menos seis patrullas, para ejecutar un arresto administrativo. Las personas que iban a ser privadas de su libertad no eran deudores, presuntos delincuentes o alguien que hubiera cometido alguna infracción, sino que se trataba de una mujer y su hijo de apenas tres años de edad que son victimas de la violencia machista del progenitor de ese menor.

Se supone que las leyes protegen la integridad de los menores de edad, pero eso no le importó a los policías ministeriales, que apuntando sus armas, amenazando con romper los vidrios de la camioneta en que viajaba la señora y su hijo, lo cual provocó una severa crisis de pánico en el menor, que no entendía por qué un grupo de hombres mal encarados lo querían arrebatar de los brazos de su mamá. Esa situación se convirtió en una clara y directa violación a los derechos humanos de ese pequeño.

En un par de videos que se hicieron de la intercepción de la camioneta gris en que viajaba la señora Fernanda Palomares Pliego, se escucha a los agentes ministeriales decir que procede arrastrar el vehículo con una grúa para poderse llevar a la mujer y su hijo en caso de que no quisieran bajar voluntariamente del vehículo. Dicho de otra manera, los policías trataban a la madre y su pequeño como si fueran reses que había que someterlas a la fuerza o como si fueran peligrosos delincuentes.

Un arresto administrativo no justifica este despliegue policiaco y mucho menos la violencia verbal y física que utilizaron los agentes ministeriales. Si se hubiera concretado la detención, habría sido un acto abusivo de privación de la libertad. Eso no ocurrió por la oportuna intervención de directivos y personal del Instituto Poblano de la Mujer (IPM).

Para la mala suerte de los agentes de la Fiscalía General del Estado los hechos ocurrieron frente a las instalaciones del IPM, en donde su titular, Nadia Navarro, la doctora Edhali Moreno y personal del área jurídica de ese organismo intervinieron y frenaron el abusivo operativo.

Al final alguien en la Fiscalía General del Estado actuó con sensatez y mandó a detener la acción de dichos policías.

Detrás de este asunto hay un grave problema de corrupción, que seguramente estuvo auspiciado por la defensa jurídica del padre del niño que iba a ser arrestado, ya que cuando ocurre un delito no llegan tantos policías ministeriales ni se mandan seis patrullas.

Queda claro que alguien repartió beneficios económicos para lograr que los policías persiguieran por varias calles y luego interceptaran el vehículo de los agraviados.

Como consecuencia de este abuso el menor tendrá una vida marcada por el episodio violento de los policías ministeriales. Vale la pena preguntarse: ¿Quién va a pagar por este daño psicológico?

Cartas de Eukid Castañón y de Mauro Nava

Respecto a lo que se publicó ayer en esta columna acerca del robo de documentos oficiales de la UAP, el diputado federal Eukid Castañón Herrera y Mauro Nava, ex funcionario del ayuntamiento de Puebla, enviaron las siguientes misivas:

Aurelio Fernández Fuentes

Director general de

La Jornada de Oriente

Respecto a la columna de Fermín Alejandro García publicada este día en el medio a su cargo, realizo los siguientes señalamientos:

*Es falso que me encuentre involucrado en la situación que se señala.

*Me resulta grave la acusación de la que se me hace responsable, ya que me perjudica de manera directa y pone en peligro mi integridad y la de mi familia.

*A partir del 15 de febrero del presente año dejé de prestar mis servicios en el ayuntamiento de Puebla, desde esa fecha me he dedicado exclusivamente a actividades personales y he retomado mi carrera profesional, por lo que estoy totalmente desligado del ámbito gubernamental.

Solicito la publicación de la presente misiva en los espacios que corresponda.

Puebla, Pue., a 20 de junio de 2017

Atentamente

Mauro Nava Rossano

 

Aurelio Fernández Fuentes

Director general de

La Jornada de Oriente

Con relación a la columna Cuitlatlán titulada “3 morenovallistas, sospechosos de ser los autores intelectuales del robo a la UAP”, escrita por Fermín Alejandro García y difundida por el medio a su cargo, me permito reiterar las siguientes aclaraciones:

*El diputado federal, Eukid Castañón Herrera niega terminantemente y por segunda ocasión los hechos que se le atribuyen en la información publicada, la cual es absolutamente falsa.

*Es lamentable que con información basada en dichos y trascendidos sin sustento alguno, se intente continuar dañando su nombre e imagen.

*A lo largo de su quehacer público y empresarial siempre ha actuado con completa honestidad e integridad.

Agradezco su atención a la presente y solicito la publicación de la misma en los espacios en los que se difundió la información.

Atentamente

Norma Patricia Corro Vázquez

Directora de Comunicación

Ford enfrenta a Trump y se lleva el Focus a China

No le gustó a El Chapo su película

Foto
Triste paradoja: mientras más culto es un mexicano menos dinero gana. Un profesionista con posgrado egresado de la UNAM, incluso de universidades privadas, el año 2005 ganaba 24 mil pesos mensuales, pero en 2016 su poder adquisitivo había bajado a 14 mil pesos, una pérdida de 10 mil. En el caso de los titulados con licenciatura, en 2005 ganaban 11 mil 500 pesos y el año anterior sólo 7 mil 600. Y la situación empeora en 2017. Miguel Reyes Hernández, director del Observatorio del Salario, y Miguel Alejandro López López, coordinador de la licenciatura en Economía y Finanzas de la Universidad Iberoamericana de Puebla, presentaron la edición 2017 del estudio. Otra de sus conclusiones, además de la nueva ‘‘pobreza culta’’ del país, es que el salario debe dejar de depender de la inflación y calcularse de acuerdo a lo que ordenan la Constitución y los tratados internacionales firmados por el gobierno mexicano. Implicaría un aumento a 598.4 pesos diarios o 17 mil 953 mensuales, para una familia de cuatro personas. Actualmente es de 80.04 al día, o 2 mil 401 al mes. Paralelamente, el uno por ciento más rico de la población se apropia de 40 por ciento de la riqueza. No habrá manera de superar la pobreza ni sus efectos colaterales, como el crimen, sin que se instituya el salario constitucional.

No le gustó la película

Desde el pasado fin de semana está disponible la serie del ex jefe del cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, a través de Netflix, en una coproducción con Univisión y Story House Entertainment. A El Chapo ‘‘no le gusta esto’’, de acuerdo con uno de sus abogados, José Refugio Rodríguez. El afamado capo mexicano prepara una demanda en contra de las productoras por el uso de su nombre sin su autorización. La defensa del narcotraficante indicó que la plataforma y la cadena de televisión incurren en daño moral a su figura con la inclusión de episodios de su vida dentro de la serie. El Chapo fue extraditado a Estados Unidos el 19 de enero de este año. En la actualidad se encuentra detenido en el ala de máxima seguridad del Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, mientras espera su proceso.

Trump no ha hablado

Todavía falta que Trump diga su último tuit, pero por ahora nos atenemos a la noticia de que Ford Motor cancelará su plan de ensamblar el modelo Focus en México. En un cambio radical, decidió llevarse la producción a China. Pero Trump no ha hablado. Estados Unidos tiene un mayor déficit con China que con México, y el plan de la automotriz lo hará crecer. Además ¿en que quedó el ‘‘Primero América’’? ¿No que reviviría la producción industrial de su país? Ford tiene un nuevo jefe, Jim Hackett, ex presidente ejecutivo de la empresa de muebles de oficina Steelcase. Sustituye a Mark Fields, que fue el que tuvo el primer desencuentro con Trump.

Ombudsman Social

Asunto: sin agua en Morelos

Los vecinos de Residencial Valle del Pedregal, ubicado en el municipio de Ayala, en el estado de Morelos, desde hace cuatro años hemos padecido problemas con el suministro de agua, pero a partir de diciembre de 2016 estos problemas se han acentuado, ya que la envían por tandeos cada tres horas, con poca presión, turbia y con un olor fétido. Incluso hay niños que empiezan con enfermedades diarréicas y adultos con problemas en la piel. Representantes de Valle Pedregal han acudido a las oficinas del Sistema Operador de Agua Potable y Saneamiento (Soapsa) del municipio, donde fueron atendidos por Salvador Mariano Arias Díaz, ingeniero Calixto Ernesto Maldonado Najera y la licenciada Mónica Jaimes Neri, de quienes hasta el momento no se ha obtenido respuesta satisfactoria. Por lo anterior, solicitamos la intervención de los organismos estatal y federal de agua potable y saneamiento, así como del presidente municipal de Ayala, Antonio Domínguez Aragón, y del gobernador de Morelos, Graco Ramírez.

Teresita A. Ramón Rivera

R: Deberían cortarle una semana el agua a Graco para que sepa lo que se siente.

Twiteratti

Buenos días. Menos a los de Cisen, a esos no porque ya saben a que hora me levanté.

@JoseLuisRios_

Al paso que vamos ‘‘la rubia que todos quieren’’ hoy sería un eslogan tachado de sexista, que cosifica y todos esos etcéteras que están de moda

IrinaUlysse @IrinaUlysse

¿Más improbable todavía que el Macron mexicano? El Comey mexicano. (‘‘Sí, me dieron instrucciones de operar software de espionaje.’’)

Fernanda Solórzano @f_solorzano

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa

Foro: elforomexico.com/encuestas/

Wednesday, 21 June 2017 00:00

Prefraude, fraude, posfraude, profraude

Escrito por
Teresa Buchman (12/6/17, 16:48) escribe en las redes sociales: ¿De qué nos sorprendemos? ¿Acaso no sabíamos que iban a amañar las elecciones? Siempre pasa lo mismo. No es ella la única mexicana que piensa así. Contra una larga historia de fraudes persistentes e impunes donde la elección que se ha pensado más aceptable –la de Vicente Fox– llevó a imponer al PRI una multa de mil millones de pesos (el llamado Pemexgate), y al PAN-PVEM (a través de Amigos de Fox) otra por 545 millones de pesos, hay una memoria como la que se advierte en la expresión de esa ciudadana.

Las de este año han respondido al mismo patrón ensayado en 1929, refrendado en 1940, aceptado por 20 años más (las guerrillas de Rubén Jaramillo y los hermanos Gámiz, en los sesenta, y las de Genaro Vázquez Rojas y Lucio Cabañas, y la guerrilla urbana de los jóvenes en la década siguiente, significaron el fracaso rotundo de la simulación); desprestigiado después, con la crisis de 1982 y, paradójicamente, rescatado por sus beneficiarios de las dimensiones pública y privada del Estado entre ese año y 2000, al cabo fue reciclado plenamente por la derecha bipartidista entre 2006 y 2012.

A voz en cuello difundida por la mayoría de medios comparsas, los hampones y sus intelectuales en los organismos electorales y otros foros se rasgan la vestimenta ante quienes señalan el fraude. La palabra, empero, tiende a gastarse por el sobreuso inevitable que se le da y pierde su significado desnudo. Cuauhtémoc Cárdenas, ante el fraude que cometió el grupo dirigido por Carlos Salinas de Gortari para impedirle llegar a la Presidencia de la República, llamó al fraude electoral por su nombre: golpe de Estado. A esta realidad nos enfrentamos ahora y en el curso de los meses que siguen hasta las elecciones de 2018.

Un maestro de Nuevo León, donde ya hay signos de represión contra el magisterio disidente, se manifiesta por el correo de Internet: “Somos 120 millones. ¿Por qué no demostramos la fuerza de nuestra ­mayoría?

“¿Qué nos falta hacer para unirnos en una acción contundente?

“Ellos ya saben que se tienen que ir. ¡Adelantemos el festejo!

“Fijemos un día, tomemos los centros del poder político y económico:

Palacios municipales, estatales, Palacio Nacional, o lo que se necesite.

Sin duda hay hartazgo. La indignación se percibe en la retícula de la ciudad, en el comentario suelto del parroquiano que no ve improbable la concreción de nuevos poderes espurios, en muy diversos grupos organizados y, por supuesto, en los partidos agraviados. Es preciso, sin embargo, apelar a la serenidad y al tejido de una estrategia en la cual nos eduquemos y nuestra mayoría se eduque y entrene.

Sin haber llamado a las movilizaciones que han tenido lugar en Coahuila, Andrés Manuel López Obrador es atacado con todo lo que el Estado tiene a la mano. Clara es la fuente de la cólera: los hampones saben que Morena triunfó en las elecciones del Edomex y que, para colmo, el PAN ganó en Coahuila. Saben también que no hay otro líder que supere al tabasqueño en fuerza política por más ex gobernadores, ex rectores, independientes, marineros, defensores de muy diversas causas (alguno respetable, por supuesto) y otros precandidatos que quieren inventar para que le reste votos una vez llegada la contienda electoral.

Las elecciones de este año y las de 2018 no son sólo del interés de quienes ya se ve que por encima de leyes, instituciones y la ciudadanía pretenden continuar detentando el poder en medio del escándalo que causa su impudicia. Las palabras de Elena Poniatowska surcan la conciencia del tiempo infame que nos han impuesto vivir: Y me pregunté qué México es este, en qué país vivo, cómo parar todo esto, quién es el enemigo.

Alguien, en Brasil y en Venezuela, se hará preguntas semejantes. Porque interés de grandes fauces, a quienes sirven los hampones en México, los tiene a ellos de aliados menores para que en 2018 hagan hasta lo imposible para que AMLO no llegue a la Presidencia de la República. Son los mismos aliados menores con que cuenta ese interés en Venezuela para ver derribado el régimen de la mayoría que se ha identificado con lo que Hugo Chávez llamó la revolución bolivariana. Y en Brasil, con sus pares, para que impidan que avance Lula y llegue nuevamente al poder.

Por eso, aunque tengamos la certeza de que somos víctimas una vez más de que las elecciones no son sino una simulación para perpetrar golpes de Estado, nuestra alternativa tiene que ser gandhiana, mandeliana, pacífica, pero imaginativa, fincada en la organización, el debate, la formación de cuadros, el mapeo de dónde está qué para actuar en esa realidad específica; por ejemplo, llegado el momento, en esos distritos pobres donde los hampones les canjean a los pobres su dignidad y su condición soberana por el equivalente de la barbacoa que Martín Luis Guzmán consignó como testimonio supremo del abuso y el engaño del poder en La sombra del caudillo.

Antes que pensar en lo que significa un triunfo electoral, si bien al mismo tiempo no optando por abandonar ingenuamente el campo donde finalmente tienen lugar los comicios, es preciso crear convicciones. Hasta ahora, ese es el gran déficit de partidos, grupos de interés, políticos no partidarios. Por ello, si están en la oposición, se les cuelan los hampones. Sólo conocen al pueblo por la costra electoral. Esas convicciones son las que deben llevar a comprometerse para que el proverbio chino se convierta en realidad: A cada paso que el zorro da se acerca más a la peletería.

Page 2 of 133
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…