Opinión

Opinión (1462)

El reciente activismo del diputado federal Alejandro Armenta Mier podría terminar en tragedia política, ya que el legislador tiene medio cuerpo fuera del PRI por mostrarse en público junto a Andrés Manuel López Obrador, pero por otro lado, en Morena Puebla existe una fuerte resistencia a aceptar a este personaje entre su filas, bajo un argumento de peso: fue colaborador cercano de Mario Marín Torres y nunca, por ningún motivo, se ha deslindado del llamado “gober precioso”, ni si quiera para hacer la más leve crítica.

En general en Morena, a nivel estatal, ha existido un fuerte malestar por la llegada a este partido de personajes que estuvieron vinculados a otras fuerzas políticas. A todo han objetado, empezando por el edil de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres, el senador Luis Miguel Barbosa Huerta y el ex candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, Javier López Zavala.

Siempre en Morena los líderes han establecido que una cosa son las alianzas que pueda hacer Andrés Manuel López Obrador, el fundador del partido, y otra la no aceptación en las bases de actores contrarios a los postulados originales de esta fuerza política.

Pese a esa actitud, poco a poco en las bases de Morena se fue aceptando a José Juan Espinosa Torres y Luis Miguel Barbosa Huerta –pese a que el segundo no ha ingreso formalmente al partido– bajo el argumento de que ambos se han enfrentado, de distintas maneras, con Rafael Moreno Valle Rosas, cuando el mismo era gobernador de Puebla, algo poco común en la clase política estatal.

Por eso ha avanzado la idea de que alguno de ellos dos pudiera ser el próximo candidato de Morena a gobernador de Puebla.

Eso no ha ocurrido con Alejandro Armenta, quien a medidos del año pasado empezó a conversar con dirigentes nacionales de Morena sobre la posibilidad de ingresar a este partido, luego de provocar su expulsión del PRI. Todo ello con la idea de buscar una candidatura a senador de la República.

Para demostrar su compromiso, Armenta ordenó que los miembros de su estructura político–electoral empezaran a trabajar en las filas de Morena Puebla, para afiliar a nuevos militantes.

De poco sirvió esa actitud, ya que hasta la fecha, entre las bases de Morena de Puebla existe un fuerte rechazo a los grupos de Alejandro Armenta.

Su aparición hace un par de semanas en un acto de López Obrador, en el monumento de la Revolución de la Ciudad de México, firmando un acuerdo de unidad no ha servido para disipar la desconfianza y falta de simpatía hacia el priista.

Los líderes de Morena han objetado ante las instancias nacionales que Armenta fue parte fundamental del grupo político del ex gobernador Mario Marín Torres, y perecería que sigue representando los intereses del ex mandatario, que es considerado como el político poblano más repudiado.

Una prueba, han argumentado, es que Armenta Mier se ha convertido en un férreo crítico de la dirigencia nacional del PRI, a su partido a nivel estatal, a Rafael Moreno Valle Rosas y al PAN, pero nunca se atreve a hacer el más mínimo cuestionamiento hacia Mario Marín y el presidente Enrique Peña Nieto.

A diferencia de Javier López Zavala, quien fue el político más cercano a Mario Marín cuando fue gobernador, pero luego de los comicios de 2010 el ex candidato a la titularidad del Poder Ejecutivo ha denunciado que Marín lo hizo perder, lo traicionó, por un acuerdo que había para favorecer desde el PRI el triunfo electoral de Rafael Moreno Valle

Por eso dentro de Morena se ve con mucha desconfianza a Alejandro Armenta, a quien consideran que intenta ser un infiltrado de Mario Marín dentro de esta fuerza política.

Así como van las cosas, el político priista está en riesgo de acabar como el perro de las dos tortas y quedarse sin nada.

Sobre todo por el galimatías que ha armado para explicar su activismo político, en el cual dice que fue al acto de Morena porque apoya sus esfuerzos para combatir a la corrupción, pero que no cree en el proyecto presidencial de Andrés Manuel López Obrador. Al mismo tiempo, despotrica contra el PRI y dice que no se va del tricolor.

¿Alguien entiende los enredos de este legislador?

Friday, 21 April 2017 00:00

Paz mundial: discurso hueco

Escrito por
 

Un pequeño país se hapermitido amenazar al territorio estadunidense con misiles atómicos intercontinentales. La determinación de Corea del Norte y el líder Kim Jong-un de dotarse de esa clase de armas es consecuencia de las acciones de Washington en otros países como Afganistán o Irak. Donald Trump más rápido que veloz contestó y subió de tono en su defensa del imperio actual. Contrarréplica de Corea del Norte: está lista para reaccionar a cualquier tipo de guerra que Estados Unidos desee. La cual tendrá la más dura reacción contra los provocadores.

Ante la amenaza de una Tercera Guerra Mundial –las guerras suelen iniciarse con bravatas– el mundo experimenta una especie de paranoia colectiva. Si bien hay elementos de realidad en el exterior, éstos se potencian y se magnifican al entretejerse con fanta-sías persecutorias (conscientes e inconscientes) e ideas delirantes que pueden conducir, dependiendo de cada estructura de personalidad, a los actos más irracionales en un intento de dominar la angustia que llega a niveles extremos. La parte más arcaica, más regresiva y más desorganizada del individuo aflora y los mecanismos habituales de defensa resultan insuficientes para mantener el equilibrio síquico.

La guerra verbal actual nos muestra un aberrante rompecabezas donde se ven implicados problemas raciales, económicos, políticos, religiosos, cojeras y errores históricos, desigualdad y resentimientos ancestrales donde la razón y el valor de la vida humana parecieran situarse en el margen, al margen en las fronteras, en el exilio, en la no pertenencia, en el no ha lugar de la ley, en la fragmentación.

Inframundo en el que los fantasmas danzan en incesante carrusel de escenas grotescas reales y fantaseadas, donde el pánico es el afecto predominante y la paranoia nubla la razón, donde la muerte, las pérdidas y los duelos no dan tregua. Allí donde la palabra y la negociación están ausentes, donde la omnipotencia y la rabia ciega conducen a la sed de venganza y el sujeto queda condenado al silencio. Individuos que al ser violentamente silenciados, si sobreviven a la masacre y a la destrucción, se convertirán en resentidos que intentarán infligir al otro la rabia y la violencia de la que fueron víctimas.

Las imágenes que presenciamos día con día nos muestran el rugido y el estruendo de la espeluznante maquinaria de la guerra, que silencian los gritos acompañados de ecos terroríficos cuyo origen, sin origen, emerge de la oquedad, del vacío, de la injusticia social y de la muerte. Mascarada de dolor y desencuentro, escenario del terror sin nombre. Duelos negros. El imperio de la tiranía y la fuerza, del desprecio por el otro, y la imposición de la fuerza. Fuerza alimentada desde la parte más irracional y más oscura del hombre que, sustentada desde el poder, intenta sostenerse apuntalada con las peores mañas de la antigüedad y los más sofisticados artilugios modernos.

Tecnología de extrema sofisticación esconde el peor fracaso de la humanidad. Tras siglos de aparente progreso y civilización, la gran aldea global es una grotesca neorrepresentación de la horda primordial, donde los instintos más primitivos afloran a la menor provocación y lo más precario y oscuro del ser aparece arropado bajo la falacia del desarrollo tecnológico y un hueco discurso de búsqueda de la paz mundial que cada vez parece más lejana e ilusoria.

Mordidas para campañas y políticos

Encarcelan a involucrados

¿Barbas a remojar en México?

La próspera constructora española OHL es nuevamente acusada, junto con otras firmas empresariales, de participar en actos de corrupción para financiar, a título de comisiones subterráneas, las actividades partidistas y las campañas electorales de una parte del grupo en el poder y, al mismo tiempo, para engrosar las cuentas personales de los políticos dominantes. Gracias a esos arreglos mafiosos, el partido involucrado pudo lograr triunfos electorales, según el expediente de indagaciones. En el revoltillo de intereses oscuros, empresariales y políticos, también aparecen directivos (ya en calidad de investigados) de un diario apegado a esos grupos beneficiarios, La Razón.

Ahora, fuerzas policiacas han aprehendido a una franja de esos involucrados, entre ellos quien fue presidente, detenido en la capital del país, a quien se responsabiliza de ganar comicios y de ayudar a ganar otros, merced a estas transferencias delictivas de recursos. Además, se ha intervenido físicamente en oficinas de OHL y de otras compañías presuntamente partícipes, en busca de más pistas y pruebas respecto de operaciones fraudulentas.

No se habla, en los párrafos anteriores, de la vertiente mexicana de OHL (en la que Emilio Lozoya Austin fue miembro del consejo de administración antes de que Peña Nieto lo hiciera director de Pemex, ahora mencionado en el expediente Odebrecht) ni de las múltiples acusaciones de contubernio con funcionarios mexicanos como el secretario federal de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, pillado, al igual que otros personajes de la alta burocracia, en pláticas telefónicas sugerentes de arreglos de corrupción, en el contexto de la privilegiada asignación de obras públicas y de beneficios para los otorgantes. Tampoco se habla del presidente de México, sino de Ignacio González, quien fue presidente de la Comunidad de Madrid. Y el partido beneficiado con dinero sucio para campañas electorales y actividades políticas en general es el derechista Partido Popular, que tiene a Mariano Rajoy como presidente del gobierno de España desde 2011.

Según el juez y la fiscalía anticorrupción que llevan el caso en España (en el contexto de la llamada Operación Lezo), hay fundadas sospechas de que hubo dinero de origen irregular en las elecciones autonómicas de Madrid realizadas en 2011, en las que Esperanza Aguirre refrendó su mayoría absoluta desde el Partido Popular. En especial, se ha puesto la lupa a las operaciones financieras realizadas en el Canal de Isabel II, la empresa pública que administra lo relacionado con recursos hídricos en la comunidad de Madrid.

Las barbas cortadas en la península ibérica deberían poner las suyas a remojar a los practicantes en América de similares maniobras, en especial en México. OHL constantemente ha estado, acá, en la parcelación oscura relacionada con actos de corrupción, con especial anuencia del grupo mexiquense que controla negocios y comisiones en el estado de México y en el gobierno federal. Hay incluso, en el actual escándalo hispano, un dato en el que aparece una referencia a México, en una nota en El Español, que señala: “Según la tesis de los investigadores, el pago estaría destinado –por medio de testaferros– al ex presidente autonómico Ignacio González y responde a una comisión por el contrato millonario del tren de Navalcarnero, otorgado por la Comunidad de Madrid a la empresa de Juan Miguel Villar Mir. Según las mismas fuentes, los fondos para la presunta mordida se transfirieron desde una filial de OHL en México y han supuesto la calificación como investigado del empresario Javier López Madrid” (https://goo.gl/dLosQu).

El diario digital Bez, por su parte, señala que “uno de los efectos colaterales de la detención del ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, investigado por una larga lista de delitos, fue la imputación –ahora se denomina ‘investigados’– al presidente y al director del diario La Razón, Mauricio Casals y Francisco Marhuenda”, acusados de coaccionar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para que no avanzara en la denuncia y consignación de los hechos ahora conocidos ( la corrupción política toca la primera playa mediática, La Razón, https://goo.gl/5zjccR ). El diario La Razón pertenece mayoritariamente al Grupo Editorial Planeta, asegura Bez.

La empresa productora y distribuidora de pinturas y otros materiales de construcción Comex ha hecho llegar a esta columna las siguientes precisiones: 1) Luis Antonio Vázquez Mota no tiene ni ha tenido cargo alguno en la empresa. El señor Vázquez Mota es uno de los más de 750 empresarios independientes con los que Comex tiene un contrato de concesión para la distribución de sus productos, y, 2) Josefina Vázquez Mota no es y nunca ha sido accionista de Comex.

Las aclaraciones de la empresa dan respuesta a las versiones periodísticas, reproducidas en esta columna el pasado miércoles, respecto de presuntas inversiones de Josefina Vázquez Mota en Comex y el papel directivo de uno de sus hermanos. Por otra parte, sigue en espera de resolución el hecho de que, como se consignó en la columna mencionada, el propio Luis Antonio Vázquez Mota, “otros hermanos y el padre de la panista (están involucrados) en hechos que a juicio de la Procuraduría General de la República pueden constituir delitos relacionados con lo que se abrevia como ‘lavado de dinero’”. Y, desde luego, falta saber el destino real de los más de mil millones de pesos que recibió Josefina para supuestos programas de ayuda a paisanos en Estados Unidos.

Y, mientras se ha producido un ataque a tiros en París, con saldo de un policía muerto, a tres días de la reñida y trascendente elección presidencial en Francia, ¡hasta el próximo lunes, con Donald Trump anunciando que en dos semanas definirá los cambios que desea hacer en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

El propósito fundamental del seminario de reflexión crítica: Los muros del capital, las grietas de la izquierda, –convocado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en las instalaciones de CIDECI-Universidad de la Tierra, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, del 12 al 15 de abril de este año–, fue analizar el contexto internacional, nacional, jurídico, político e ideológico en torno a la propuesta de integrar un Concejo de Gobierno Indígena para México, del cual resulte una candidatura independiente para las elecciones presidenciales de 2018. Además de los invitados a desarrollar cada uno de los temas acordados, la Comisión Sexta del EZLN y tres delegados [as] del Congreso Nacional Indígena (CNI) participaron activamente en las sesiones, aportando reflexiones que servirán como insumos para la reunión del CNI en mayo próximo.

El subcomandante insurgente Moisés inició el encuentro rememorando, nítida y dramáticamente, a partir de las conversaciones con los ancianos de los pueblos, las fincas del pasado, con sus formas extremas de explotación, que incluía el extenuante trabajo de hombres, mujeres, niños y ancianos, las violentas estructuras de dominación, los crueles castigos físicos, la utilización de peones como bestias de carga [animalización] para transportar por los difíciles caminos de entonces a la mujer del hacendado, el uso de caporales, capataces, mayordomos como instrumentos de la violencia y el control absoluto de sus vidas por el patrón; todo ese infierno dantesco del que sólo escapaban algunos peones que colectivamente fundaban comunidad en territorios agrestes y apartados. Esta descripción sirve al sub Moisés como alegoría para significar el capitalismo de hoy, en el que ya no existen países como tales, sino fincas en las que manda el patrón capitalista, mientras los gobiernos no son más que capataces, mayordomos y caporales a su servicio.

El subcomandante insurgente Galeano, hurgando en los papeles del fallecido subcomandante Marcos y en conversación postrera, dio lectura a un importante texto: Kagemusha: abril también es mañana, en el que se hace una aguda crítica a la ciencia social desarrollada durante el periodo en el que la Unión Soviética se autoerige como comando central de la revolución en todo el orbe. “La ciencia de la historia, la economía política, dejó de ser ciencia y abandonó el análisis científico, supliéndolo por la consigna. Si la realidad no coincidía con la visión del Comité Central, la realidad era catalogada como reaccionaria, pequeño burguesa, divisionista, revisionista, y muchos istas semejantes”. En este contexto de manuales y visiones dicotómicas de un mundo bipolar, la Revolución Cubana irrumpe con sus memorables dirigentes: Fidel, Camilo, Che. “Después de un largo calendario de derrotas en ese dolor llamado Latinoamérica, un pueblo entero se organizaba y cambiaba de destino y extendía su nombre. Desde la fracasada invasión mercenaria con patrocinio estadunidense, Cuba se llamó Fidel y Fidel Castro tuvo a Cuba como apellido de resistencia y rebeldía, de lucha. El país más pequeño, el más despreciado, el más humillado, se levantaba y, con su acción organizada, cambiaba la geografía mundial. El estadista que el pueblo cubano puso al frente, en unos cuantos años prácticamente borró a los demás líderes mundiales y, como debe de ser, en torno a su figura se convocaron los extremos: los pocos para adular, los más para atacar. Sólo unos cuantos miraron y aprendieron que algo nuevo había surgido y que la Revolución Cubana no sólo había roto el dominio que sobre América entera imponía el imperio de las barras y la estrellas, el ‘norte revuelto y brutal’. También había hecho pedazos la ya entonces acartonada teoría social que era pastoreada por los comisarios que, en todo el espectro político, son la constante y nunca la excepción. […] Tal vez, se me ocurre ahora, la arena de este reloj de arena es arena de Playa Girón, que así se llama esa grieta en el muro del capital y que, con su persistencia, nos enseñó a todos que el grande y poderoso puede ser derrotado por el pequeño y débil cuando hay resistencia organizada, necio empeño y horizonte. Déjenme decirles que el finado sub Marcos, y no sólo él, sentía una gran admiración por el pueblo de Cuba y un profundo respeto por Fidel Castro Ruz”.

Carlos González, del Congreso Nacional Indígena, advirtió que el capitalismo neoliberal significa una guerra de destrucción de los pueblos indígenas y de México como nación, además, llevada hasta sus últimas consecuencias, la destrucción misma de la humanidad, por lo que el Concejo de Gobierno y la candidatura indígenas responden a esta deriva posible del sistema capitalista. En la clausura del seminario, el subcomandante Moisés reiteró la necesidad de organizarse para luchar en el mundo entero contra los nuevos finqueros; comentó que no se requería ser demasiado experto para saber cómo en otros continentes explota el capitalismo y exhortó a todos y todas a ser expertos en cómo destruir al capitalismo; a no sólo estudiar sino practicar lo estudiado para avanzar. Comentó que la revolución y el cambio deben ser para todas y todos los hombres y las mujeres del mundo, así como la justicia, la democracia y la libertad deben ser para todos y todas. Señaló que hoy los compañeros y las compañeras del CNI llaman a organizarse para luchar contra el capitalismo en el campo y en la ciudad. Insiste en que el llamado no es para buscar el voto, sino para que millones de pobres del campo y la ciudad se organicen para destruir el capitalismo en el mundo. El problema no es votar o no votar, el problema es el capitalismo, es la explotación que padecemos. No hay otro camino, el remedio de estas maldades que padecemos por culpa del capitalismo es organizarnos, [de eso] se trata el recorrido, de llamado candidata y concejo indígena de gobierno, es como una comisión que va hacer su gira nacional, para llamarnos a ORGANIZARNOS.

Es responsabilidad de todos y todas poner en práctica las formas de lucha más adecuadas y desarrollar instancias unitarias en torno al Concejo Indígena de Gobierno para México y la candidata del CNI y el EZLN. No tenemos más opción, ciertamente, que hacer retemblar en su centro la tierra.

Friday, 21 April 2017 00:00

La hora de la izquierda latinoamericana

Escrito por

La izquierda latinoamericana ha protagonizado un período histórico fundamental en este siglo. Ha logrado avanzar contra la corriente de las tendencias globales y con ello ha logrado disminuir la exclusión social, cuando ese fenómeno no hace más que aumentar en otras partes del mundo y en otros países del mismo continente que no han reaccionado en contra del modelo neoliberal.

Después de esos avances, los errores de la misma izquierda, más el cambio de la coyuntura internacional han posibilitado que la derecha se aprovechara para retomar la iniciativa, cambiar los términos de los enfrentamientos y frenar los avances. Se pasó a un tiempo en que la derecha ha comandado los procesos políticos en los países antineoliberales, logrando varios triunfos.

La misma izquierda ha acusado los golpes. Con desconcierto al inicio, después de años de victorias y avances, enseguida asumió la actitud defensiva, quedando relegada a contestar los ataques de la derecha. Esta ha concentrado sus ataques en acusaciones de corrupción, de uso del Estado para provechos propios, para financiar sus actividades. Al mismo tiempo, atacan el modelo económico, buscando deconstruir los éxitos logrados y diseminar un sentimiento de fracaso en la población.

Retomando la ofensiva, la derecha puso a la izquierda a la defensiva, posición siempre incómoda, porque se contesta con los términos planteados por el adversario. La izquierda pasó a tener que defenderse de las acusaciones de corrupción, pasó a tener que retomar la defensa de su modelo económico y de los efectos positivos que ha generado de distribución de renta.

Pero innegablemente la izquierda perdió su impulso inicial en este siglo, regaló campo al enemigo, lo vio enardecerse y movilizar a sectores significativos de las poblaciones contra los gobiernos que han encarnado los intereses populares. La derecha logró crear, en sectores medios de la población, pero también en sectores populares, resistencias fuertes en contra de los gobiernos populares y de sus mismos líderes. 

En algunos países los partidos de izquierda quedaron aislados de grandes sectores de la población, han perdido contacto con los sentimientos populares y han permitido que la derecha o ganara elecciones o se fortaleciera incluso en capas del pueblo. 

Pero la derecha tropieza con su misma incapacidad de construir proyectos que atiendan a intereses de la población. Después de hacer promesas que no pueden atender, cuando llegan a gobernar, ponen en práctica los viejos modelos neoliberales, atentan abiertamente en contra de los derechos conquistados por la población, demuestran que efectivamente gobiernan para una ínfima minoría de la población, que son incapaces de retomar el crecimiento económico y tampoco de garantizar los derechos de la gran mayoría.

Es hora de que la izquierda latinoamericana retome la iniciativa y la ofensiva. Los gobiernos de Mauricio Macri y de Michel Temer revelan los proyectos que la derecha tiene para nuestros países, condenándolos a retrocesos enormes, a la depresión económica y al desempleo. Los pueblos brasileño y argentino muestran creciente rechazo a esos gobiernos. El pueblo ecuatoriano ha demostrado que no quiere retroceder a la era neoliberal.

Pero para que la izquierda pueda retomar la iniciativa y volver a protagonizar una nueva ola antineoliberal, es indispensable que el pensamiento crítico latinoamericano vuelva a desempeñar un rol de articulación entre la reflexión teórica y la práctica política, contribuyendo de nuevo, de forma decisiva, a abrir un nuevo período político en el continente, que será continuidad de lo que fue hasta ahora, pero que tiene que descifrar las nuevas condiciones políticas externas e internas, así como corregir los errores cometidos hasta aquí. De esa forma, la izquierda latinoamericana volverá a retomar la iniciativa y a impulsar una segunda ola de gobiernos posneoliberales en América Latina.

Hace poco estaba en un avión y practicaba KenKen, un acertijo matemático, cuando otro pasajero me preguntó por qué me molestaba en hacerlo. Le dije que era por la belleza.

Está bien. Admito que es un juego tonto: debes lograr que los números dentro de la cuadrícula obedezcan ciertos límites matemáticos y, cuando lo hacen, todas las piezas quedan juntas y eso te deja un sentimiento de armonía y orden.

Aún así, la pregunta me hizo cuestionarme sobre qué del pensamiento matemático es lo que resulta tan elegante y estéticamente atractivo. ¿Acaso es la lógica interna? ¿La mezcla única de simplicidad y poder expositivo? ¿O quizá solo su pura belleza intelectual?

He amado las matemáticas desde que era niño porque me parecían un gran juego y porque también parecía lo más perezoso que podías hacer mentalmente. Después de todo, ¿cuántos hechos necesitas recordar para hacer matemáticas? 

Más tarde, en la universidad, me emocioné con la física; supongo que podría decirse que tan solo es un gran ejercicio de aplicar las matemáticas para entender el universo. La persona con la que compartía el dormitorio colegial, un sesudo licenciado en matemáticas, solía provocarme diciendo que, en realidad, jamás entendía las matemáticas que estaba utilizando. Yo le respondía que él jamás entendía para qué servían las matemáticas que estudiaba.

Ambos estábamos en lo correcto, pero seguro estaría feliz de saber que he llegado a estar de acuerdo con él: las matemáticas son hermosas en un nivel puramente abstracto, muy aparte de la habilidad que tienen para explicar el mundo.

Todos sabemos que el arte, la música y la naturaleza son hermosos. Dominan los sentidos e incitan emociones. Su impacto es veloz y visceral. ¿Cómo puede una idea matemática inspirar los mismos sentimientos?

Bueno, por un lado, hay algo muy atractivo en la noción de la verdad universal… sobre todo en una época en que las personas consideran la absurda idea de los hechos alternativos. El teorema de Pitágoras sigue vigente, y pi es un número trascendental que describirá los círculos perfectos durante toda la eternidad.

Sin embargo, nuestros cerebros también parecen responder a la belleza matemática como lo hacen con otras experiencias hermosas.

Siéntanse animados: aunque no se puedan escuchar o ver las ideas matemáticas, también son capaces de despertar una sensación de belleza.

En un estudio de 2014, Semir Zeki, un neurocientífico de la University College London, así como otros investigadores, utilizaron imágenes de resonancia magnética para observar los cerebros de 15 matemáticos mientras pensaban en varias ecuaciones. A los sujetos se les mostraron 60 fórmulas matemáticas dos semanas antes de que los escanearan, así como durante y después del examen. También se les pidió que calificaran su nivel de entendimiento de cada ecuación, además de su respuesta emocional y subjetiva a la misma, desde lo feo a lo bello.

Los investigadores encontraron una fuerte correlación entre la percepción de que una ecuación era bella y la activación de la corteza orbitofrontal, una región de la corteza prefrontal que está justo detrás de los ojos. Esta es la misma zona que se activa cuando a las personas les parece que la música o el arte son bellos, así que al parecer es una distinción neuronal común de la experiencia estética.

Nerds, siéntanse animados: aunque no se puedan escuchar o ver las ideas matemáticas, también son capaces de despertar una sensación de belleza.

Sin duda te gustaría saber qué ecuación ganó el concurso de belleza. Fue la identidad de Euler. Es una ecuación engañosamente sencilla, pero profunda, que enlaza cinco constantes matemáticas fundamentales: una mezcla de números reales e imaginarios que se combinan para dar cero como resultado. ¿Y la más fea? La serie de Ramanujan para pi… una ecuación torpe, incluso para mí, que soy un no-matemático.

Aunque era más probable que a los matemáticos les parecieran bellas las fórmulas si las entendían bien, la correlación no era perfecta, por lo que los investigadores fueron capaces de demostrar que la activación cerebral observada fue el resultado de la experiencia de la belleza separada del significado. Esto tiene sentido, pues había ecuaciones que los sujetos comprendían completamente pero les parecían feas.

Ahora, la corteza orbitofrontal media también está activa cuando algo nos parece placentero o gratificante, lo cual tampoco es sorprendente, ya que se esperaría que las experiencias bellas sean ambas cosas.

Mi amor por las matemáticas se originó en el mundo físico. Mi padre, un ingeniero eléctrico insaciablemente curioso, solía construir cosas conmigo: radios de cristal, generadores eléctricos y todo tipo de aparatos emocionantes.

Una noche de verano lo encontré jugueteando con una misteriosa caja metálica en la cochera. Era un prototipo de un láser rubí. Cuando encendió el interruptor, una brillante luz roja se disparó del láser y se elevó al cielo nocturno.

“¿Hasta dónde llega?”, le pregunté. “Al infinito”, dijo, y añadió sonriendo: “O más allá”.

Estaba impresionado. Aún lo estoy.

 

En la víspera de la megamarcha convocada para el 19 de abril por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) —coalición de los partidos de oposición en Venezuela— el presidente Nicolás Maduro amenazó a los opositores con detenciones y enjuiciamientos en tribunales militares. Maduro ordenó que las fuerzas armadas estuvieran en la calle, no solo la Policía Nacional Bolivariana y la Guardia Nacional, una medida propia de un estado de conmoción generalizada. También prohibió la entrada de la marcha opositora en el municipio Libertador de Caracas, sede de los poderes públicos. Para ilustrar esta arbitrariedad imaginemos que los estadounidenses no pudieran protestar en el National Mall de Washington o los mexicanos en el Zócalo en Ciudad de México.

Sin embargo, cientos de miles de venezolanos marchamos en todo el país para exigir la restitución de la democracia.

Ayer, en medio de una brutal represión y nubes de gas lacrimógeno, no cundió precisamente el temor. Vi a jóvenes, mujeres y varones, enfrentando a las fuerzas de seguridad del Estado —contando apenas con su agilidad, máscaras y guantes— mientras corrían entre las largas filas de la marcha gigantesca y eran aplaudidos como héroes. La multitud los protegió con su presencia, se quedó cerca de ellos, pero la represión escaló velozmente hasta el punto de que en plena autopista Francisco Fajardo los protestantes tuvieron que atravesar el río Guaire, una corriente de aguas putrefactas que atraviesa Caracas, para escapar de los ataques de las fuerzas represoras. 

La marcha de Caracas no cumplió la meta de llegar a la Defensoría del Pueblo para exigirle a Tarek William Saab, su máxima autoridad, un pronunciamiento sobre las violaciones constantes del gobierno a la constitución. Pero sin duda fue electrizante. Una masa compacta fluía, retrocedía y volvía de nuevo mientras los jóvenes se exponían en primera línea ante las fuerzas de seguridad. La protesta adoptó una suerte de orden espontáneo, cuya finalidad era resistir con riesgo de las propias vida y seguridad. Este riesgo es una característica clave de la nueva ola de protestas en Venezuela a raíz de la usurpación de las funciones de la Asamblea Nacional por parte del Tribunal Supremo de Justicia a principios de abril.

La lucha pacífica ha cambiado de forma. Si antes consistía en marchar y volver a las casas, ahora le pone directamente el cuerpo a los represores. Estos actos de coraje, sobre todo de los muchachos más jóvenes, han implicado torturas, detenciones y al menos siete muertes. Es un cambio que satisface una aspiración heroica pero cuyo impacto real está por verse.

Sin duda, esta nueva oleada de protestas recuerda la de 2014 conocida como “La salida”, pero el escenario es distinto. El respaldo de la MUD a estas protestas nacionales subraya el contraste con las de 2014. Mientras que La Salida generó una crisis en la coalición entre las organizaciones que apoyaban la demanda de un pacto de transición y Asamblea Constituyente y quienes apostaban por la acumulación de fuerzas, ahora los diputados, líderes, alcaldes y gobernadores se han puesto a la vanguardia de las marchas.

Ya no se trata de manifestar el descontento de quienes perdieron las elecciones en 2012 y 2013, sino de expresar la frustración de la mayoría del electorado ante las penurias y la escalada dictatorial que abarca, como se notó el día de ayer, el silenciamiento de las televisoras nacionales y la censura en la televisión por suscripción, como sucedió ayer con la suspensión de los canales Todo Noticias de Argentina, El Tiempo de Colombia y Antena 3 de España.

Existe una nueva alineación de los partidos, los gremios, las organizaciones no gubernamentales (asumidas como actores políticos ante la gravedad de la crisis) y la gente de a pie que protesta con un solo objetivo: recuperar la democracia. Este objetivo es acompañado por organismos internacionales y numerosos gobiernos antes silentes, como el de Colombia que ayer se pronunció firmemente sobre la situación venezolana.

Quienes se movilizan se unen como ciudadanía para actuar ante un chavismo derrotado electoralmente en las elecciones parlamentarias de 2015.

En definitiva, se ha pasado del apaciguamiento a la resistencia. La lucha pacífica ya no se confunde con no arriesgarse; quienes se rebelan no tienen otra arma que su cuerpo pero ya no se conforman con protestar en lugares seguros como ocurría con las barricadas de 2014.

Para que tenga sentido esta protesta popular con su saldo trágico, la MUD debe aprovechar las fisuras dentro del alto gobierno: la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz se manifestó en contra de la anulación del parlamento. Hay que seguir interpelando a los sectores disidentes del chavismo para sumar esfuerzos en torno al objetivo común que es lograr elecciones transparentes, con observadores internacionales y en las que se permita la libre escogencia de los candidatos opositores, como Henrique Capriles y Leopoldo López, sometidos arbitrariamente a inhabilitaciones políticas.

Las fuerzas armadas deben negarse a reprimir y a hacerse cómplices de políticas del poder ejecutivo que incluyen armar a bandas civiles para amedrentar a la oposición. En este marco, el apoyo internacional es un factor de presión que eleva los costos del camino dictatorial. Pero no hay nada que sustituya la resistencia activa y pacífica de la población y la guía del liderazgo coherente con una estrategia.

 
Friday, 21 April 2017 00:00

Cherán: una democracia posliberal bélica

Escrito por

Mucho se escucha en años recientes sobre procesos de innovación política: surgen proyectos, se construyen alianzas y se enuncian nuevas sensibilidades relativas a lo público. Sin embargo, son pocos los procesos que poseen una fuerza verdaderamente disruptiva y logran construir otra vida en este mundo, coexistiendo y sobrellevando la realidad en una oscilación entre la utopía y el pragmatismo. Se trata de fenómenos emergentes que derivan experimentos conscientes, pero sobre todo se trata de proyectos que no surgen de la filantropía biempensante que ve en sus beneficiarios víctimas a quienes dar la mano para lograr así la redención.

El pasado fin de semana pude asistir al municipio de Cherán Keri, Michoacán, y estar presente en el sexto aniversario de su levantamiento armado. Una población que vio en la deforestación de sus cerros, la colusión de los talamontes con el crimen organizado, y la inacción del gobierno —cuando no su absoluta complicidad— una oportunidad para construir un movimiento que bien podría ser una avanzada para el desarrollo de un modelo alternativo de democracia.

Eran alrededor de las nueve de la noche, las personas salían de la misa del Sábado de Gloria y se reagrupaban en la plaza central en torno a la flama que ardía en medio del poblado. Las silenciosas montañas y cerros de la sierra purépecha se colmaban de ruido, el sonido de las campanas de la iglesia cubría todo Cherán anunciando no la resurrección de Cristo, sino la resurrección de la esperanza y la dignidad, recordando no a quien murió en la cruz, sino a quienes murieron por las balas. Hace seis años las campanas también replicaban, un 15 de abril los pobladores de Cherán se reunieron en su plaza central y decidieron que nunca más los volverían a humillar, decidieron que otra forma de ser y estar era posible.


Pasan a mi lado un par de mujeres que no superan los treinta años, les pregunto si me puedo unir a ellas, me dicen que sí, caminamos hacia la fogata número dieciséis. En el trayecto una de ellas me dice: “durante dos años estuvimos día y noche, bajo la lluvia, el sol, el calor, el frío, teníamos miedo, y sufríamos cuando perdíamos a uno de los nuestros, sin embargo, puedo decir que fue la mejor época de mi vida, fue cuando conocí verdaderamente a mi familia, a mis vecinos, a mi gente”. Aunque algunos repiten constantemente que la fecha es ante todo un tributo a los caídos, a mí me parece una gran fiesta.

En el momento en que Cherán se levantó en armas toda la comunidad se organizó alrededor de fogatas, que, según algunos, eran cerca de setenta por todo el poblado. Las fogatas se convirtieron en el centro de la resistencia, el fuego permanente servía de barricada; no estaban equipados con más armamento que su propia comunidad, misma que decidió pensar el problema de la violencia como un problema común y cuya solución no podía ser otra que la de darle la mano al hermano, al vecino. Después de dos años de que Cherán estuviera sitiado por sus enemigos, sus familiares en Estados Unidos los ayudaron económicamente para poder suministrarse con algo más que simples machetes y palos, fue entonces cuando las fogatas se apagaron y comenzaron los patrullajes de la guardia comunitaria. Pero hoy las fogatas se mantienen como símbolo de lo que lograron, el fuego se convierte en el eje de la nueva cosmogonía, sincretismo entre la cristiandad, la identidad purépecha y el discurso autonomista. Es cada 15 de abril cuando las llamas de los barrios se encienden de nuevo, aunque esta vez son espacios de socialización: las personas salen a las calles y se sientan en torno a las flamas a conversar, a cenar, a reír, a beber, pero más que nada a recordar, no con llantos ni angustias, sino con alegría y dignidad.

En la fogata se basa también la forma de gobierno de Cherán, volviéndose el núcleo más pequeño de su nueva forma organizativa: las fogatas se agrupan en barrios, y cada barrio posee representantes en su órgano central de gobierno, el Consejo Mayor. En Cherán se vive la revolución, pero no una revolución complaciente con las aspiraciones de la clase media progresista. Es demasiado violenta para la socialdemocracia, no es lo suficientemente anticapitalista para los anarquistas y no necesitan la benevolencia de las ONG. Cherán es ante todo un laboratorio de experimentación política en el que no se requieren sujetos revolucionarios que se hayan leído a Marx o Holloway. El difunto subcomandante Marcos decía que detrás de la máscara estábamos todos, pero la verdad es que detrás de los pasamontañas hay un sujeto politizado muy específico, en cambio en Cherán, cuando veo a Julia, a Ricardo, a don José, me doy cuenta de que detrás de sus rostros caben mi padre o mi madre, caben mis amigos, mis maestros, mis compañeros de trabajo, en Cherán sí podemos estar todos.

Me atrevería a denominar su experiencia como una democracia posliberal bélica. Con posliberal hablo de la superación de los mitos liberales fundacionales, no solo como una crítica que cae en el lugar común de la falta de representatividad por parte de la clase política, como si la falta de legitimidad que vive el Estado fuera exclusivamente a raíz de quienes llegan a los puestos de elección popular. Lo que ha sucedido en Cherán va mucho más allá al desmantelar el diseño técnico consagrado por los Estados-nación modernos. Žižek, siguiendo a Lacan, habla de la negación permanente a quitarnos aquello que si bien sabemos que nos causa sufrimiento, a su vez nos causa un goce que no estamos dispuestos a perder. Pero qué sucede cuando el sufrimiento supera al goce, incluso cuando éste se ha perdido y las gafas ideológicas dejan de funcionar, ¿qué otra opción queda además de crear un nuevo mito? El capitalismo gore, como lo nombra Sayak Valencia, llevó a los habitantes de Cherán a desmantelar las instituciones políticas que a pesar de ser señaladas como ineficientes permiten la poca o nula implicación de los sujetos en lo público, pero cuando ese confort se desvanece, el sujeto politizado emerge.

Con bélico planteo que ese nuevo mito surge no del anhelo o la petición de más democracia, de mayor participación o incluso ante un reclamo a los partidos políticos, este discurso se fue articulando con el tiempo. El despertar comunitario de Cherán se debió a la necesidad de sobrevivir y resistir, pero también de atacar. Cherán es una democracia fundada no en el deseo de libertad, igualdad y justicia, sino en el simple anhelo de ver a sus familias vivir. Esto es fundamental, ya que la gran innovación en el municipio michoacano no es su sistema de gobierno, sino su sistema de combate, que cambia radicalmente la lógica militar por un belicismo cooperativo y asambleario. El gran cambio es que el uso legítimo de la violencia deja de ser del Estado y pasa a manos de la voluntad popular.

Cuando por la mañana las calles son tomadas por los niños de primaria en un enorme desfile que recorre varios barrios, resulta llamativo que una parte importante de sus escenificaciones sean ejercicios armamentísticos. A más de uno le podría parecer una acto atroz el de montar un espectáculo con niños armados, pero en Cherán naturalizar la guerra entre los más pequeños se vuelve un acto de supervivencia, como un proceso de defensa del proyecto político y no como un acto individual; ¿un acto de adoctrinamiento?, puede ser, pero uno que surge ante la necesidad de recuperar la dignidad y la gestión social del territorio, y no de buscar la custodia de una soberanía que reside en una clase social específica o en algún liderazgo particular.


Abdullah Öcalan en sus planteamientos sobre el confederalismo democrático describe a esta nueva forma de gobierno como un no-Estado, en el que la división entre lo administrativo y lo político debe ser explícita para de este modo generar instituciones democráticas. Por un lado, lo administrativo se encarga de la ejecución de aquellas acciones que son eminentemente técnicas, pero la toma de decisiones se lleva a cabo de manera deliberativa. Cherán está hermanada con Rojava; aún no lo saben, pero ambas comparten rasgos que las hacen las experiencias políticas más importantes de la década, y es que a diferencia de fenómenos como la Primavera árabe, las acampadas, Occupy, o cualquiera de las movilizaciones y reivindicaciones de la sociedad civil urbana, son solo estas dos experiencias las que permanecen y han construido una forma perdurable y funcional de gobierno alternativo; ambas como espacios de resistencia en contra de las amenazas a su existencia, en el caso de Rojava contra el Estado turco de Erdoğan y el Estado Islámico; en el caso de Cherán, contra el Estado de Calderón, de Peña Nieto y el narcotráfico.

Lo de Cherán es una revolución política, no económica; encuentras desde coca cola hasta comercios para jugar God of Wars, por lo que salta la pregunta: ¿hasta cuándo podrán resistir sin tener en mayor consideración el modelo económico en su conjunto? Porque si bien detuvieron a los talamontes, hay cerros que siguen siendo desmantelados para la extracción de arena; porque a pesar del discurso ecológico, sus ríos siguen siendo contaminados. Lo que se aprende en Cherán es que dentro del capitalismo todavía se pueden construir espacios de democracia, aunque cabría pensar si Cherán seguiría siendo un proyecto tan exitoso si fuera, de hecho, como muchos discursos, en especial de académicos ajenos a la población que ven el proyecto como la realización de sus propias aspiraciones sin aceptar que Cherán ni es autónomo ni rompe con las relaciones capitalistas, y, sobre todo, mantiene su relación institucional con los otros niveles de gobierno.

Ya en elcamino de regreso, a un compañero y a mí nos detuvo un hombre claramente ebrio. Nos invitó a pasar a su refaccionaria de llantas. Se presentó como un orgulloso priista y nos aseguró que nos revelaría la verdad detrás de Cherán. Afirma que el problema inició como una lucha de poder partidista, que después de veinte años de gobierno del PRD, el PRI por primera vez se había hecho con el municipio; esto no gustó nada a los miembros del Sol Azteca, por lo que decidieron tomar el Ayuntamiento a la fuerza. Menciona que el principal problema fue que la administración priista comenzó a cobrar el agua, algo impensable bajo los gobiernos del PRD, pero subraya que lo hicieron por la necesidad de fortalecer las finanzas municipales. Se quejó amargamente de que los medios solo hayan cubierto la opinión de los comuneros y menospreciado la visión de quienes fueron expulsados de la vida pública de la comunidad. En Cherán, el PRI es disidencia, y puede que sus argumentos de enojo e inconformidad, así como esa historia partidista que cuenta, tengan elementos de verdad, sin embargo, al ver la forma en la que vive la gente no puedo dejar de pensar que en Cherán hicieron lo correcto.

Para mí fue viajar a un espacio de política virtual, virtual no como antónimo de lo real ni sinónimo de digital, sino en el sentido deleuziano de lo posible, porque lo que ocurre en Cherán puede ocurrir en la inmensa mayoría de poblaciones de México. Su verdadera radicalidad e importancia se encuentra en lo que nos enseña: es una bifurcación posible para otras muchas comunidades, es un territorio futuro en el que los priistas no tienen de otra más que beber con amargura para recordar otros tiempos.

Conrado Romo es maestro en Urbanismo y Desarrollo por la Universidad de Guadalajara.

- See more at: http://horizontal.mx/cheran-una-democracia-posliberal-belica/#sthash.nTCo6jhT.dpuf

Friday, 21 April 2017 00:00

México, territorio inseguro

Escrito por
Una de las cuestiones sociales más apremiantes en México es, valga la redundancia, asegurar la seguridad. Ninguno de los tres últimos gobiernos consiguió, ya no digamos enfrentar con éxito el problema, ni siquiera plantearlo de manera que ofreciera una solución realista. El año pasado el 46% de los mexicanos encuestados por Latinobarómetro se dijo víctima de algún delito. Según el Sistema Nacional de seguridad Pública, en el año 2000 se registraron 1.367,714 delitos y para 2015 ya fueron 1.551,292: 13.4% más. Según los datos recopilados por el semanario “Zeta”, de Tijuana, en los 50 meses del actual gobierno se han registrado 90,694 homicidios, (http://zetatijuana.com/2017/03/12/). El fenómeno ha crecido y se ha complicado.
 
 
Para comprender y manejar una temática social como la inseguridad hace falta conocerla bien. Y en buena medida es a eso a lo que invita el “Atlas de la seguridad y la defensa de México 2016”, editado por Raúl Benítez Manaut y Sergio Aguayo, (México: Casede e Instituto Belisario Domínguez, 2017, 521 pp.). En su anexo estadístico, la obra contiene una gran cantidad de datos: 216 gráficas y cuadros, pero es en su análisis donde 21 autores en 16 ensayos desgranan y evalúan la naturaleza y evolución de los factores que han hecho que casi todo México sea hoy territorio de la inseguridad. 
 
Corazón del crimen 
 
El crimen organizado es un gran negocio mundial de 870 mil millones de dólares anuales. De éstos, 320 mil corresponden al mercado de las drogas prohibidas y de ese monto el 10% va a dar a manos de los cárteles mexicanos: alrededor de 610 mil millones de pesos, (p. 248). Ese es el corazón del crimen organizado nacional. Y es mucho dinero si se tiene en cuenta que en 2015 el presupuesto total de las instituciones de defensa mexicanas equivalió a sólo el 22% de lo que se supone manejan los señores de la droga: 134 mil millones de pesos, (p. 326).
Pero el combate al crimen organizado no es sólo asunto de presupuestos. Se trata, también, del ejercicio del liderazgo político y moral para movilizar efectivamente al aparato de Estado y a la sociedad misma en defensa de su tranquilidad. Y es ahí, en el liderazgo, donde está el punto más débil de la estrategia por erradicar la inseguridad como una característica de la sociedad mexicana actual. 
 
Para empezar, la política gubernamental de capturar o eliminar a las cabezas de los cárteles no acaba con sus equipos ni disminuye la intensidad de su actividad. Lo que sólo ha logrado es la fragmentación de las organizaciones y la intensificación de su lucha interna, con el consecuente incremento en la violencia. En Guerrero, por ejemplo, donde hasta 2004 sólo operaba el Cártel de Sinaloa, hoy operan 25 grupos criminales, (p. 208), que mantienen una brutal guerra entre ellos y ha degradado significativamente la vida en ese Estado.
 
 
Guerrero también es ejemplo de otro problema: la acción del Ejército contra la producción de amapola y mariguana lleva ya medio siglo, y sin embargo la elaboración de esas drogas se mantiene. Hace ya buen tiempo que debió revisarse la tesis del prohibicionismo, al menos de la mariguana, cuya producción, y pese a la erradicación y a la competencia de la yerba norteamericana, aumentó entre 2001 y 2008 en 190.5%, (p. 99). 
 
Tema crucial 
 
Y pasemos al tema crucial de las fuerzas armadas. La acción del Ejército y la Marina ha sido efectiva en el choque directo con las milicias criminales, pero el contrapunto es la notoria ineficacia de las policías municipales y estatales. A esos cuerpos les falta no sólo profesionalización y buen armamento y equipo, sino sueldos y mejores prestaciones y vocación de servicio. El Ejército y Armada ya lo han expresado de manera abierta: ellos no pueden, ni quieren, desempeñar el papel de policías. Falta, por tanto, diseñar e implementar un modelo policiaco más adecuado a la realidad mexicana, ya que ese del “mando único” en cada Estado simplemente no despegó. 
 
El choque directo y sistemático de las fuerzas armadas con las estructuras también armadas de las organizaciones criminales ha llevado, como efecto colateral, a la violación de los derechos humanos. De ahí que se debe valorar el concepto y mecanismos de la llamada “justicia transicional”—comisiones de la verdad efectivas, reparaciones colectivas, recuperación de la memoria y de los archivos— para revolver la agenda de los abusos acumulados y encarar el futuro sin esa pesada carga de impunidad y corrupción.
 
 
El tema de la corrupción brota como elemento central en casi todos los estudios del Atlas. En 2013, México estaba en el tercer lugar de las economías con los mayores flujos de dinero ilícito: 528 mil millones de dólares, y solamente el 7% de las averiguaciones previas por lavado de dinero terminó en sentencias, (pp. 148 y 152). ¡Y para lo que sirven las sentencias! pues el 65% de las prisiones viven bajo el autogobierno de los propios criminales, (p. 91). 
 
El examen puntual de estados como Tamaulipas y Guerrero bien puede llevar a concluir que son entidades fallidas, pero ¿en qué medida esos descalabros regionales son excepciones o el prolegómeno de una cuestión planteada por el enfoque comparativo del primer ensayo: ¿Cuajarán en México mafias tan arraigadas en su entorno social como en Italia? La respuesta, según cinco indicadores, es: hasta el momento no, pero pudiera ser, (pp. 51-53). 
 
Resumen: 
 
“Ya se cuenta con información abundante sobre la naturaleza y dimensión de nuestro problema de seguridad, lo que no se tiene es la voluntad para actuar en consecuencia”.— Ciudad de México.
 
 
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Investigador y analista político

- See more at: http://yucatan.com.mx/editoriales/mexico-territorio-inseguro#sthash.hN8be3vs.dpuf

Los periodistas en México no solo esquivan las balas, también tienen que sortear el control que ejercen los poderes fácticos y el amago publicitario del Gobierno sobre los medios donde trabajan. Hay estados del país donde el crimen organizado —en la mayoría de los casos en complicidad con los gobernantes y políticos— tiene un control económico, político y social. La prensa no ha escapado a ese secuestro. Uno de los casos más emblemáticos de intimidación criminal es el diario El Mañana, de Tamaulipas, Estado controlado por Los Zetas y el Cártel del Golfo. En el 2006 un grupo armado ingresó en las instalaciones del periódico y lanzó una granada de fragmentación. En mayo del 2012 el edificio fue atacado a balazos y dos meses después volvieron a lanzarles explosivos. A partir de ese momento, el diario anunció que se abstendría de publicar información sobre las disputas entre grupos del narcotráfico en la localidad. “Se ha llegado a esta lamentable decisión por la falta de condiciones para el libre ejercicio del periodismo”, expusieron en un editorial. 

El amago criminal no ha sido muy distinto en otros Estados, pero hay otros embates que pocas veces se exponen públicamente: la censura ocasionada por el control que los políticos ejercen sobre los dueños o directivos de medios a cambio de publicidad o sobornos. El modelo de negocio periodístico mexicano ha estado por décadas anclado en la publicidad oficial, y por esto la prensa se ha convertido en presa fácil de las presiones políticas. Mientras los grupos del crimen organizado acallan las voces con las armas, los políticos y los gobernantes lo hacen con billetes. “No pago para que me peguen”, decía el expresidente José López Portillo.

El control gubernamental sobre los medios no ha sido exclusivo de algún partido político. Un ejemplo son los dos actos de censura que ha sufrido Carmen Aristegui. En el sexenio de Felipe Calderón —del derechista PAN— la periodista cuestionó el presunto alcoholismo del exmandatario y la sacaron algunos días del aire. En la actual gestión de Enrique Peña Nieto —del gubernamental PRI— publicó el reportaje La Casa Blanca que culminó con su salida de la empresa radiofónica para la que trabajaba. Actualmente transmite por internet.

Page 4 of 105
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…