Opinión

Opinión (1862)

Sunday, 18 June 2017 00:00

Trump y Cuba (y Venezuela)

Escrito por

La escena tenía un cierto aire retro. En Miami rodeado del anti-castrismo puro y duro, Trump era uno más entre ellos. En otra época habría sido la elite del poder de Florida, si no fuera que la ideología de la comunidad cubana es diversa hoy—en gran parte por el cambio generacional—y su comportamiento electoral volátil. Téngase en cuenta que el estado es ahora un “swing state”. 

Las palabras fueron fuertes, dichas con su acostumbrada propensión a confrontar. A la animosidad con los Castro y el comunismo le agregó similares dosis de encono hacia Obama. Trump siempre deja en claro que su prioridad es deshacer el legado de su antecesor. Es menos relevante si ello efectivamente ocurre en la realidad, Trump siempre dirá que es el anti-Obama.

De hecho, lo anunciado en relación a Cuba ofrece una buena cuota de continuidad con lo heredado. Las relaciones diplomáticas se mantendrán intactas, con embajadas en ambas capitales, y se conservarán las mismas exenciones a los bienes cubanos permitidos de ser ingresados a Estados Unidos, ello a pesar de la ratificación del embargo.

Sin embargo, también habrá cambios: promover un amplio acceso a internet en la isla y aplicar con mayor rigor las restricciones al turismo, una ley escrita que con frecuencia no se cumple. De manera aún más significativa, el decreto de Trump prohíbe a los estadounidenses comerciar con firmas cubanas de propiedad del aparato militar y de inteligencia. Es que la apertura económica ha beneficiado directa e inmediatamente a la burocracia del partido mientras se mantienen las viejas penurias para la población.

Ocurre que se ha instalado en la isla un diseño de capitalismo para las elites. Para la americana por la vía del turismo y los campos de golf; para la cubana transformando a la alta nomenclatura en socia de las inversiones extranjeras. La riqueza no se distribuye, se concentra en quien, además, controla el Estado. Agréguese el usual nepotismo de una familia que ejerce el poder desde hace seis décadas.

No es un modelo original. Así ha sido una buena parte de las transiciones post-comunistas de Europa y Asia. Con poder económico en sus manos, el régimen obtiene recursos para mantener su poder político incólume. Allí donde se observa dicha trayectoria de transformación, el resultado ha sido sacrificar la democracia. Como en China y Vietnam, capitalismo de partido único es el objetivo de la oligarquía castrista.

Trump alteró el guion y lo hizo explícitamente: Cuba debe liberar a los presos políticos, respetar la libertad de expresión y de reunión, legalizar todos los partidos y llevar a cabo elecciones libres con observación internacional. Ya se dice que es paradójico que sea él, aliado de Arabia Saudita y admirador de Putin, quien reclame derechos en Cuba.

Más allá de paradojas, que son la materia prima de la política, Trump ha sido efectivo en exponer la miopía del gobierno de Obama: el “bad deal”, conceder mucho a cambio de nada. Y no es Trump el primero en señalarlo. Es un hecho constatado que los cubanos no gozan de más libertades desde el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos.

En realidad, menos. La Cuba del deshielo se ha transformado en un parque temático en donde desfila Lagerfeld, Mick Jagger canta y Madonna baila arriba de una mesa; Cuba-Disney, según ha sido observado lúcidamente. ¿No era esa la gran crítica a Fulgencio Batista? Pues se requiere de más represión para ocultar a los disidentes del campo visual de las celebridades internacionales.

Incomoda al progresismo que Trump tenga razón, pero deberían saber que la obsecuencia nunca es aconsejable. Ello especialmente cuando requiere cerrar los ojos ante la realidad, ya sea la de Cuba o la de Venezuela. Es que Trump también envió un mensaje a Caracas, reducida hoy a una suerte de protectorado con un proyecto constitucional a la medida del Partido Comunista cubano.

Ya era evidente desde la enfermedad de Chávez que Maduro sería un simple empleado de los Castro. Evidente para quien no sufra de miopía como Obama, claro está.

 @hectorschamis

Sunday, 18 June 2017 00:00

El asilamiento acompañado de Trump

Escrito por

Las acciones de Trump en materia internacional durante los últimos días marcan un punto de transición en el papel de Estados Unidos en el mundo. En su encuentro con los líderes europeos desconoció el valor de la alianza político-militar con el mundo occidental, una de cuyas expresiones más acabadas ha sido la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN); festejó la venta de armas a uno de los regímenes más represivos que existen, el de Arabia Saudita, haciendo caso omiso de las graves violaciones a los derechos humanos que ocurren allí; finalmente, al retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre Cambio Climático envío una señal muy inquietante respecto a la falta de solidaridad del segundo país más contaminante del mundo, con la lucha urgente contra el calentamiento global.

El abandono del Acuerdo de París es el tema que más reacciones adversas ha recibido. Atinadamente, algunos analistas de la prensa liberal estadunidense (Carl Bildt, The Washington Post, 06/06/2017) han llamado la atención sobre forma y contenido del discurso con que se anunció esa decisión. No fue, como algunos esperaban, un razonamiento sobre los motivos de la misma. No era difícil hacerlo ya que el Acuerdo puede ser objeto de mejoras o simples modificaciones formales a un texto en que el expresidente Obama (siempre un enemigo para Trump) había puesto mucho empeño.

Sin embargo se trató de otra cosa. El discurso perseguía dejar claro el grado en que Trump es indiferente y falto de respeto a compromisos internacionales con los que se intenta enfrentar una de las amenazas más serias para el futuro de la humanidad. Desde su punto de vista, tal amenaza es un invento de quienes buscan perjudicar a Estados Unidos impidiendo, entre otras cosas, poner en funcionamiento las minas de carbón. Su referencia a haber sido elegido para “defender a los trabajadores de Pittsburg y no a París” contiene, en su irracionalidad, un mensaje importante: a Trump no le interesa reflexionar sobre problemas que se debaten en el ámbito internacional. Para él y sus asesores “América primero”, como slogan y propósito, es también América sin alianzas ni principios internacionales que respetar, desprovista del sentido de liderazgo y responsabilidad internacional que durante más de un siglo había dado el tono a la política exterior del país más poderoso del mundo.

La reacción a los hechos anteriores ha sido muy intensa. Los dirigentes europeos, en particular Merkel y Macron, han hecho explícito su malestar. La primera, señalando que Estados Unidos ya no es el aliado confiable del pasado y pronunciándose a favor de un incremento de los recursos europeos para su propia defensa; el segundo, haciendo un llamado para mantener viva la lucha contra el calentamiento global invitando, a través de un video que ha recorrido al mundo, a los científicos estadunidenses a instalarse en Francia.

En ese panorama destaca la política de China, lista a un acuerdo con la Unión Europea, que ya ha sido cuidadosamente trabajado sobre diversos aspectos de colaboración científica, tecnológica y financiera, para llevar adelante el Acuerdo de París. A China le corresponde, en opinión de muchos, ocupar el lugar que Trump está dejando vacío.

En Estados Unidos la fuerza de la sociedad liberal se ha hecho sentir. La prensa ha publicado numerosas opiniones y estudios sobre el costo que tendrá dejar de lado la lucha contra el calentamiento global así como el significado tan inquietante de la influencia que adquieren en el círculo cercano a Trump las voces más anticientíficas, fanáticas y mal informadas respecto a las consecuencias negativas de reducir investigación y trabajo para promover fuentes alternativas de energía. Los presidentes de las universidades más prestigiadas y directivos de grandes empresas han enviado cartas abiertas expresando su consternación ante la decisión adoptada. Estados como California o Nueva York han expresado su decisión de seguir adelante con los esfuerzos para reducir la emisión de gases contaminantes, independientemente de las líneas que mantenga el Ejecutivo.

Ahora bien, todas esas movilizaciones no ocultan el hecho de que las fuerzas que apoyan a Trump son numerosas y con poder. En primer lugar el Partido Republicano. Si bien hay voces en su interior que tienen reservas respecto a la acción internacional de Trump, esto no trasciende hacia una política del partido que contenga visiones claras sobre lo que cabe esperar del papel de Estados Unidos en el ámbito internacional. El Partido Republicano ha perdido cualquier reflexión sobre esos temas. Su acción en el Congreso está muy lejos de buscar influencia para decidir sobre el futuro de la OTAN o el avance contra el calentamiento global.

Por otra parte, los seguidores de Trump –cuyo voto tuvo que ver con las consecuencias sociales y económicas de la desindustrialización en el llamado “cinturón oxidado”, con el estancamiento de las expectativas de la clase media para mejorar su bienestar y con la antipatía hacia los migrantes– son bastante indiferentes a lo que ocurra en las alianzas con el mundo occidental o el alejamiento de los compromisos para frenar el calentamiento de la Tierra.

En Estados Unidos están presentes dos grandes corrientes que, grosso modo, apuntan en direcciones opuestas: una hacia el internacionalismo y el avance del conocimiento y otra hacia los objetivos cada vez más parroquiales, xenófobos y nacionalistas. Para estos últimos una América blanca, ensimismada en ella misma y los espectáculos televisivos que otrora auspiciaba Trump, son el universo dentro del cual están satisfechos. Lo inesperado es que esa corriente sea la que ahora tiene el poder político. Para los primeros, el juicio político a Trump y el carácter pasajero de la situación actual llegará pronto; sin embargo, es probable que no ocurra.

En las elecciones intermedias de noviembre de 2018 se verá hasta dónde se modifican las relaciones de poder en el Congreso. Si los republicanos vuelven a retener el control de las dos Cámaras será una señal de que el Trump aislacionista se encuentra acompañado y muy posiblemente terminará su primer periodo. Las consecuencias de ello, para un orden mundial en el cual lo que haga o deje de hacer Estados Unidos es importante, son impredecibles.

Este análisis se publicó en la edición 2119 de la revista Proceso del 11 de junio de 2017.

Sunday, 18 June 2017 00:00

Cinco Ideas que Trump mató

Escrito por

Es aún muy temprano para evaluar la presidencia de Donald Trump. No obstante, gracias a su conducta, a los resultados de su gestión y a sus constantes autogoles, algunas cosas ya están claras. Por ejemplo, hay ciertas ideas que antes de la llegada de Trump al poder eran comúnmente aceptadas. Ya no. 

► La verdad: Trump, sus voceros y sus aliados en los medios y las redes sociales (incluyendo a Vladímir Putin) han demostrado que para ellos no existen hechos y datos incontrovertibles. No hay tal cosa como “la verdad”. Toda afirmación, dato científico y hasta evidencias visuales como, por ejemplo, fotos que muestran el tamaño de la multitud el día de la toma de posesión del nuevo presidente pueden ser cuestionados. Confrontada en una entrevista con lo que parecía ser una verdad indudable, Kellyann Conway, consejera del presidente Trump, la negó y ofreció en cambio lo que llamó “hechos alternativos”. El entrevistador le respondió que en ese caso los hechos alternativos eran simplemente una falsedad (no se atrevió a llamarlos “mentira”), a lo cual la Conway explicó que esa era la típica reacción de los medios de comunicación críticos del presidente. La idea de que hay verdades verificables a través de la razón y el método científico está bajo ataque. Y, como hemos visto, los políticos que defienden sus mentiras con “hechos alternativos” ahora cuentan con el invalorable recurso de las redes sociales. Es irónico que en esta era donde sobra la información, falte tanto la verdad.

► Dirigir una gran empresa enseña a dirigir un gobierno: Esta es una idea zombi: la creíamos muerta pero cada cierto tiempo revive. Es la creencia de que para ser un buen gobernante ayuda haber sido un empresario exitoso. “Soy muy rico”, “Soy un gran negociador”, “He creado muchos empleos” son algunas de las frases que Trump repite incesantemente y que, según el, garantizan su éxito como presidente.

Pero, tal como lo demuestran otros casos (ver Berlusconi, Silvio), las habilidades y el temperamento que llevan al éxito en el sector privado no aseguran una buena gestión pública. El caos y la ineptitud que hasta ahora caracterizan el Gobierno de Donald Trump son solo superadas por sus reveses en las negociaciones que ha tenido tanto dentro como fuera de Estados Unidos.

La próxima vez que un empresario aspire a liderar un país tendrá que lidiar con la lección que sobre esto casi seguramente nos dejará Donald Trump: El talento empresarial no viaja bien al sector público.

Donald Trump esta demostrando que el éxito empresarial no garantiza el éxito en el gobierno

► El presidente de EEUU es el hombre más poderoso del mundo. Trump demostrará que esto no es así. Por supuesto que este presidente tiene a su disposición enormes recursos y miles de funcionarios—incluyendo los militares mejor armados que ha conocido la humanidad. Pero las fuerzas que limitan sus actuaciones son igualmente enormes --si no aún más potentes. Estas limitaciones al poder presidencial son domésticas y foráneas, legales y burocráticas, políticas y económicas. A pesar de ser uno de los presidentes con el temperamento imperial más pronunciado, pocas de sus órdenes se están convirtiendo en realidades. Esto no quiere decir que Trump no pueda tomar decisiones que tendrán enormes consecuencias –como la de sacar a EEUU del Acuerdo de París sobre el clima, por ejemplo--. Pero estas serán muchas menos de las que él supone. Y también está evidenciando que hay muchas iniciativas que desea impedir y no puede. Como la investigación sobre sus vínculos con Rusia, por mencionar una. También está descubriendo que obtener al poder le resultó más fácil que ejercerlo.

Con Trump morirá la idea de que el presidente de Estados Unidos es todopoderoso.

►La longevidad de una democracia la protege de la corrupción y el nepotismo. En las democracias defectuosas, el Congreso, los jueces u otras instituciones del Estado no logran impedir que un presidente venal use las prerrogativas del cargo en beneficio de sus negocios privados. O que nombre a sus familiares en importantes cargos públicos para los que no están calificados. En mayor o menor medida esto sucede en todas partes. En países de África y América Latina estos abusos llegan a ser frecuentes y extremos, mientras que en EEUU o en el Reino Unido son comparativamente menos graves. Hasta ahora.

Como sabemos, Donald Trump ha designado a su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner en altísimos cargos. Y 200 congresistas han demandado al presidente acusándolo de violar la Constitución por lucrarse de negocios con gobiernos extranjeros.

Queda por verse si las instituciones estadounidenses son lo suficientemente fuertes como para contener el asalto a las sanas prácticas de control al poder ejecutivo que han imperado allí hasta ahora. En todo caso, Trump también acabó con la idea de que la corrupción y el nepotismo solo florecen en repúblicas bananeras.

La apatía política El Gobierno de Trump dejará dolorosamente claro para millones de estadounidenses que las elecciones tienen consecuencias muy concretas sobre sus vidas. La indiferencia, la desinformación, la falta de curiosidad y de participación en la política o el voto protesta sin mayor reflexión, tienen costos muy altos para los ciudadanos. Gracias a Donald Trump, hoy millones de personas saben esto y se han activado políticamente.

Twitter @moisesnaim

El ministro de Educación, Mendonca Filho, ordenó el pasado día 8 de junio retirar de todas las escuelas de Brasil el libro de cuentos infantiles Enquanto o sono nao vem, del escritor y actor de teatro José Mauro Brant, que había sido aprobado por el PNLD del Centro de Alfabetización de Minas Gerais y distribuido por el Pnac hace ya tres años. ¿Por qué ahora? 

El motivo alegado por el Gobierno es que profesores y padres de alumnos han protestado porque en uno de los cuentos: A triste história de Eredegalda, que Brant había recogido de la literatura popular oral brasileña, se trata el tema del incesto. La fábula cuenta la historia de un rey que desea casarse con una de sus tres hijas quien, al negarse, es castigada y muere de sed.

Un nuevo estudio sobre el libro, solicitado por el Ministerio de Educación del presidente Temer, ha decidido que los niños de primaria “no tienen madurez y sentido crítico suficiente para ciertos temas”.

Brant, que lleva trabajando más de 30 años en la investigación de la literatura infantil, afirma que “Brasil vive una crisis de inteligencia” y que no han entendido que es “mucho mejor que los niños entren en contacto con los temas difíciles a través de la literatura que en la calle”, y añade que “la lectura nunca puede ser una amenaza”.

En el caso concreto de su cuento sobre el rey y su hija queda claro, según el autor, que los niños se identifican con la niña castigada y desprecian al padre. Y los alumnos tienen así la oportunidad de reescribir otros finales para la historia.

Preguntado sobre lo que ha sentido al ver retirar de las escuelas los 98.000 ejemplares de su libro de cuentos, Brant afirma : “Me ha sorprendido toda esa polémica. Primero recibí mensajes de profesores incrédulos y de repente un río de mensajes de odio. Por un lado me deseaban el fuego de los infiernos y por otro amenazas de muerte de grupos de extrema derecha”.

Según el autor del libro retirado de las escuelas “no saben que a lo largo del tiempo los cuentos de tradición oral han recogido asuntos delicados. Existen, precisamente, para alertar de los peligros del mundo”.

Y según Brant, que vive en Río y ya ha trabajado con alumnos de escuelas de alto riesgo, esos peligros no los ha inventado la literatura, sino la vida. “Ahora mismo, mientras te escribo escucho un tiroteo en una comunidad cercana. La vida expone a esos niños diariamente a los peligros del mundo. ¿Qué espacio puede ser más seguro para abordar con ellos ciertos temas delicados que el regazo seguro y afectuoso de un profesor inteligente o de un narrador de historias?” Y añade: “El secreto es la mediación, y cada vez nuestras políticas de lectura en Brasil se preocupan más por la compra y venta de libros que por la formación de lectores”.

Para él “la crisis política está sumergiendo al país en una crisis moral que deja cada vez más al margen la inteligencia y el buen sentido. Estamos volviendo a la Edad Media, a los tiempos de la Inquisición. Pero hoy se queman libros sin atizar el fuego”.

Sin embargo, el autor censurado no está solo. Está recibiendo una ola de solidaridad, como él mismo indica, por parte de muchos, empeñados en una educación laica y abierta en las escuelas, capaz de abrir la mente y el alma de los niños.

La escritora de literatura infantil y juvenil Roseana Murray con cerca de 100 publicaciones y premio de La Academia de las Letras ha escrito en su perfil en Facebook sobre la polémica: “Peligrosa no es la literatura sino la vida. Peligroso es mezclar religión con educación, intolerancia con literatura”. Y añade que “cuentos populares y de hadas existen desde tiempos inmemorables y atraviesan fronteras de boca a boca. A veces son tristes, a veces terribles, pero ayudan a los niños a resolver conflictos y a abordar temas difíciles a través de la fantasía”.

Es cierto, como afirma Brant que en la nueva Inquisición que existe hoy en Brasil “se queman libros sin atizar el fuego”. El suyo acaba de serlo. Ello me ha hecho recordar una frase célebre de uno de los mayores poetas rusos, el Nobel de Literatura Joseph Brodsky: “El mayor crimen no es quemar libros, sino no leerlos”.

El mayor crimen que acaba de llevar a cabo el Ministerio de Educación no ha sido el “quemar” el libro de cuentos de Brant, sino el privar a los niños de una buena literatura.

No hace mucho, se decía que Brasil había tocado con la mano el futuro. Hoy advertimos que, desgraciadamente, en el campo de la cultura, la tolerancia y la defensa de las libertades, Brasil se esté despertando, de nuevo en un pasado, que se creía arrinconado para siempre.

Sunday, 18 June 2017 00:00

La lección electoral

Escrito por

La vida social es un aula sin muros. Hay coyunturas en que lo que acontece fuera de la escuela tiene un impacto tal en el aprendizaje que, aunque contradictorio con lo que se estipula como proyecto educativo, arrasa con lo programado y genera un sedimento duro y duradero en la comprensión del país: sobre todo, en las normas acordadas para las relaciones entre los ciudadanos y con las instituciones. Lo que se dice en la escuela, entonces, es materia necesaria para aprobar los exámenes, y a ese horizonte se reduce. Luego de la prueba se diluye. La experiencia vivida, o conocida, fuera de sus linderos, tiene mayor fuerza en lo que se aprende para la vida, para aprender a aprehender lo que sucede e, incluso, como convicción que tiende a lo inmutable: así es, y será así, sin remedio.

Las elecciones del 4 de junio, los hechos de meses previos y los días siguientes, fueron parte de la información cotidiana que recibieron muchos estudiantes de todos los grados, y la población en general. Si los que vivimos en el país, casi todos, pasamos al menos unos años, o están hoy, inscritos en alguna escuela, recibimos una educación que, según el artículo 3º constitucional, entre otras características (laica, gratuita, obligatoria), ha de estar orientada por el criterio de impulsar la democracia: “considerando a la democracia no sólo como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”.

En el “Modelo Educativo para la educación obligatoria: educar para la libertad y la creatividad” que impulsa la actual administración, uno de los fines propuestos señala que el egresado: “Se oriente y actúe a partir de valores, se comporte éticamente y conviva de manera armónica; conozca y respete la ley; defienda el Estado de Derecho, la democracia y los derechos humanos…”.

El contraste entre lo dicho y los hechos es enorme: las palabras, los libros de texto, lo expuesto por los docentes se estrella contra miles de anuncios espectaculares huecos (la mayoría, además, esperpénticos), “spots” a mansalva, anodinos, la distribución de tarjetas para depositar, luego de contar los votos en la casilla, un dinero en caso que ganase El candidato. La compra de credenciales de elector, el inmenso caudal de dinero público, extra al autorizado, para “operar” el voto en el terreno, oculto a los registros, invisible a las facturas, en efectivo y efectivo para no dejar rastro con el cual probar su abundante presencia e indudable influencia.

Los que propusieron la Reforma Educativa y el Nuevo Modelo, supuestos garantes comprometidos con la democracia y la libertad, echaron “su resto” para ganar las elecciones, sobre todo en el Estado de México. Y ese resto es, más allá de lo material, muy cuantioso, el escasísimo capital moral que, quizá, les quedaba: qué penoso verlos —imaginarlos— en la fiesta de Los Pinos esa noche, celebrando un triunfo inmerecido, comprado

La autoridad pide que el que acusa aporte pruebas, para que jurídicamente proceda el análisis. Son corruptos, no tontos: aprovechan resquicios de la ley, simulan, y jamás expedirán un recibo, con membrete, para que lo firme quien recibe los centavos. El consejero pide que se aporte lo imposible. Algún caso menor en las actas, ciertos errores que no cambian las tendencias si habrá, pero la ingeniería de una elección de Estado o, mejor dicho, de una imposición antidemocrática del gobierno, el peor fraude, no puede demostrarse, aunque haya sido palmario.

El daño educativo es grave: no orienta a los que mandan ni la ley ni el modelo educativo: sí su ambición, esa que se asoma en la sonrisa socarrona, repleta de cinismo. ¿Qué autoridad educativa puede tener quien carece de ética? Ninguna. Es vana su gloria.

Profesor del Centro de Estudios Sociológicos
de El Colegio de México. This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
@ManuelGilAnton

 

Saturday, 17 June 2017 00:00

Reformas que no llegan a la Ley del Notariado

Escrito por

¿Por qué la Secretaría General de Gobierno (SGG) no ha enviado al Congreso del Estado la iniciativa de reformas a la Ley del Notariado que anunció en el mes de mayo?

¿A qué obedece el retraso: a la intención de evitar que el escándalo por las 29 notarías otorgadas por Rafael Moreno Valle continúe creciendo, ahora que e-consulta reveló los nombres de todos beneficiados o a seguir favoreciendo a éstos hasta que tomen posesión y nombren un auxiliar que les administre el changarro?

¿Es cierto que la nueva reforma a la Ley del Notariado pretende evitar que los nuevos notarios designen de inmediato a un auxiliar?

¿O que la iniciativa no se presenta ni se discute en el Congreso porque varios de sus diputados como José Germán Jiménez García, Mario Rincón González, Sergio Moreno Valle Germán, José Otilio Hernández Calderón, Manuel Pozos Cruz y Víctor León Castañeda no quieren que esta reforma los ate, al igual que a sus familiares y recomendados, en las notarías que Moreno Valle les dio como premio de fin de sexenio?

¿Que originalmente un notario en funciones tenía que dejar pasar 10 años para nombrar auxiliar o suplente, que esta atribución luego se redujo a 5 años, pero que en la última reforma hecha a la Ley del Notariado en la gestión morenovallista esta condicionante desapareció en provecho de políticos como Irma Patricia Leal Islas que sólo esperan rendir protesta como notarios para designar auxiliar y seguir en la grilla legislativa o partidista?

Son preguntas, que conste.

***

Este domingo sufrió un infarto el secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC) Adán Larracilla Márquez, por lo que tuvo que ser hospitalizado de inmediato, pero que ayer reingresó al quirófano para que le fuera extirpada la vesícula.

Que de ambos problemas Adán Larracilla se está recuperando, aunque los médicos le han insistido en que tiene que bajarle a su estrés y jerarquizar mejor su agenda si quiere seguir viviendo sano y saludable.

***

Tómelo con reserva pero cuentan que el nuevo dirigente de la 51 del SNTE, Jaime García Roque, ha comenzado a operar en contra de algunos alfiles del ex gobernador Rafael Moreno Valle y de la actual secretaria de Educación Pública del estado, Patricia Vázquez del Mercado, en Zacatlán, Huauchinango, Izúcar de Matamoros y Tehuacán.

Según la misma fuente, el líder de la Sección 51 está colocando en posiciones clave, como supervisiones y direcciones de escuela o centros escolares, a profesores ligados al PRI y al subsecretario de la SEDATU, Juan Carlos Lastiri Quirós, en lugar de gente que en algún momento colaboró con el PAN y el grupo morenovallista.

Los cambios y nombramientos impulsados por García Roque estarían siendo inducidos por el anterior secretario general de la Sección 51 del SNTE, Jorge Luis Barrera de la Rosa, resentido por haber sido marginado de la dirigencia del Partido Nueva Alianza en el estado de Puebla.

***

Correos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. y This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial/

Como vimos la semana pasada don Manuel Calvillo sirvió a la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA), se supone que sin él saberlo.

Pero, ¿realmente no sabía? Me he encontrado otra página, la 3 de este documento en el que se evalúan algunos proyectos en curso del programa KUWOLF, como el uso de grupos de choque estudiantiles y una cierta revista a la que me habré de referir pronto y, también, los eficientes servicios de Calvillo:

Es un operativo intelectual conectado a la organización LIHUFF. Es una fuente de inteligencia positiva sobre grupos políticos de derechas. Es cuñado de [   ][1] y político. Calvillo conoce el campo educacional mejor que ninguna otra fuente en la Estación México [de la CIA] Adicionalmente, ofrece información sobre izquierdistas conocidos. Acaba de terminar un libro sobre “Penetración del sistema educativo mexicano por Comunistas”. El manuscrito ha sido leído por el jefe de HBFINCH, por IDEN D, IDEN B[2] [   ] Michael C. Choaden[3] y el Jefe de Estación, todos los cuales creen que es una excelente relatoría de la penetración del comunismo en el sistema educativo mexicano. [   ], quien ha vivido los años citados (1930-1963) cree que el impacto del libro (que le parece basado en hechos y bien documentado) ‘será pasmoso’. HMMA-21976 envió una copia del libro a Buenos Aires con una solicitud de publicación. El momento es importante por el impacto que se espera que tenga en las inminentes elecciones en México.

Cuando la CIA decide utilizar los servicios de Calvillo como escritor y como informante, ordena aprovechar su trato con intelectuales de izquierda, pero cuidando sus pasos. Debe tener cuidado al tratar gente como Jaime García Terrés, pues la CIA tiene un reporte de 1959 en el sentido de que “está a sueldo de la Embajada Soviética por sus escritos para la revista El Espectador”.

(El Espectador era la revista (1959-1960) fundada por Víctor Flores Olea, Carlos Fuentes, Enrique González Pedrero, Luis Villoro y Jaime García Terrés que defendía al movimiento ferrocarrilero, discutía la revolución cubana, criticaba al presidencialismo y pugnaba por la democracia desde la izquierda, como se resume adecuadamente en este artículo.)

Había un especial ensañamiento de la CIA, y de Calvillo, contra el poeta Jaime García Terrés, uno que parece ir más allá de los delirios, confusiones y malentendidos de la guerra fría. En 1964, las autoridades le habían impedido el ingreso a EUA en el aeropuerto de Chicago porque está registrado en la “Section 212” como “comunista o pro-comunista”. Finalmente lo dejaron (llevaba pasaporte oficial) y le ofrecieron disculpas. Sus anfitriones (iba a un encuentro de editoriales universitarias, pues dirigía la de la UNAM) denunciaron lo ocurrido y, de pasada, el hostigamiento a los intelectuales latinoamericanos que estaban en la “lista negra”.

Uno de los anfitriones, Frank W. Wardlaw, director editorial de la Universidad de Texas en Austin, escribió un artículo en la revista Harper’s Review (enero de 1965) denunciando el atropello. En México, el suplemento México en la cultura de Siempre! (que según la CIA, también es “procomunista”) lo tradujo y lo publicó con el título “García Terrés y la lista negra”. Puede leerse aquí, en la página 58 y ss.

Rara cosa, si se tiene en cuenta que García Terrés, junto con Juan José Gurrola, Juan García Ponce y José Luis Cuevas, había acudido en 1963 a Washington, invitado a uno de los congresos de intelectuales que, como se sabría después, patrocinaba una dependencia con fondos de la CIA, episodio que ya narré aquí.

Los anfitriones de García Terrés iniciaron una pesquisa para averigüar por qué EUA lo tenía en la lista negra de la Section 212. Preguntaron en la embajada en México, que dijo dijo estar, narra Wardlaw, “legalmente impedida para revelarnos qué era lo que Jaime había dicho, hecho, escrito, o con quiénes colaboraba para ser clasificado así”. Nada que hacer: según la embajada García Terrés era comunista y punto. No deja de ser curioso que entre los intelectuales norteamericanos que se movilizaron para protestar por el trato dado a García Terrés estuviesen William Styron y Norman Podhoretz –que trabajaban con el Congreso para la Libertad de la Cultura (CCF)– así como Keith Botsford, el “Bloomsbury” de Ibargüengoitia a quien ya me referí en otro artículo.

Caer en la lista negra era sencillo en esos años crispados: bastaba, por ejemplo, con participar no sólo en partidos políticos de izquierda, sino en organizaciones como la “Sociedad de amigos de Guatemala” fundada en México en 1953 en apoyo a las políticas del presidente Jacobo Árbenz (que finalmente sería derrocado por la CIA). Las decenas de militantes políticos, pacifistas y antiimperialistas que figuran en las listas de esa Sociedad fueron sumariamente clasificados como “comunistas”.    

 

La lista negra de Calvillo

A poco de que aparece en español el escrito de Wardlaw, Calvillo vuelve al ataque y aporta su propia lista negra. En este documento consta que fue el autor de un artículo contra la defensa de Wardlaw y contra García Terrés y los intelectuales “comunistas”. La respuesta, señala el documento, fue “escrita con seudónimo” –Manuel Larenas Velasco, uno de los dos que su manejador ha dado a Calvillo; el otro es Raúl Solari– y agrega: “LICHANT-1 [Calvillo] dijo que conoce a García Terrés desde hace años y siente que ha llegado el momento de que alguien le pase lista.”

El artículo de “Larenas Velasco” aparece en el número 145 de una revista quincenal llamada Foro Político, que dirige él mismo. Denuncia la reelección del Dr. Ignacio Chávez –que era suegro de García Terrés– como rector de la UNAM, pues  garantiza que “nuestra juventud seguirá siendo activa y profundamente corrompida con las doctrinas totalitarias del llamado marxismo-leninismo”. Como prueba contundente de ese “comunismo” señala un número el número de la Revista de la Universidad dedicado a “La revolución cubana” de marzo de 1959. La conclusión de Calvillo es que García Terrés “está involucrado y participa visiblemente en la infiltración, la subversión y el indoctrinamiento comunista en la Universidad”.

La lista negra de comunistas mexicanos, o en México, que aporta Calvillo/Larenas, incluye comunistas “indudables” (dice) como Víctor Rico Galán, Mario Monteforte Toledo, Lombardo Toledano, José Luis Ceceña y David Alfaro Siqueiros; lo son quienes colaboran en la Revista de la Universidad, en La cultura en México y en las revistas Siempre! y Política, a saber: Jesús Silva Herzog, Guillermo Haro, Pablo y Henrique González Casanova, Fernando Benítez, Jorge Carrión, José Emilio Pacheco, Vicente Rojo, Juan Vicente Melo, Federico Álvarez, Alberto Isaac, Jorge Ibargüengoitia, Margo Glantz, Carlos Fuentes, Emmanuel Carballo, Emilio García Riera, Francisco López Cámara, Gastón García Cantú, Carlos Monsiváis, Rosario Castellanos, Max Aub, Enrique González Pedrero, Víctor Flores Olea, Luis Villoro, Leopoldo Zea, Ernesto Mejía Sánchez, Augusto Monterroso, Manuel Marcué Pardiñas, Nancy Cárdenas, Luis Suárez, Renato Leduc y Fedro Guillén.

Anotados los nombres, pregunta Calvillo: “¿Se atrevería el señor García [Terrés] a afirmar que entre los nombres mencionados existe uno de alguna persona que no sea comunista?”

Supongo que la de Calvillo/Larenas Velasco es la misma lista negra (parcial) de comunistas y procomunistas mexicanos, o radicados en México, que manejaba el gobierno de México con apoyo de la CIA. Y es esencialmente la misma a la que se refiere Elena Garro el 7 de octubre de 1968 (y con la misma advertencia: muchos tienen “altos empleos en la UNAM”); y la misma que repite Helena Paz Garro en la carta-denuncia a su padre, Octavio Paz, que aparece el 23 de octubre en El Universal…

 

[1] Los documentos están “higienizados” por la CIA para su difusión pública. Señalo esta higienización con corchetes. En éste habrá aparecido el nombre del cuñado de Calvillo, Salvador Nava, dos veces preso político, que en ese tiempo protestaba con su Frente Cívico Potosino contra el fraude con el que el PRI le impidió ser electo como independiente a la gobernatura.

[2] Se esconde con esa abreviatura de identity a los involucrados en un operativo.

[3] Choaden , “David Phillips”, es uno de los jefes del proyecto KUWOLF.

Saturday, 17 June 2017 00:00

Ajedrez norteamericano

Escrito por

El nuevo cambio de relaciones entre EE.UU. y Cuba obedece a la extrema presión de la derecha republicana de La Florida, distrito que precisamente le dio la ventaja en el colegio electoral al actual presidente norteamericano. Es, por tanto, una devolución de favores que además busca otro objetivo de fondo: llevar la discusión pública fronteras afuera del país, luego de meses sin poder mostrar resultados concretos en la enmarañada política doméstica. Que curioso: quien ahora pide “elecciones libres” en Cuba es quien ha perdido en el voto popular por más de 3 millones de votos de diferencia respecto a Hillary Clinton.

Recapitulemos: en 2013 falleció Hugo Chávez. Apenas dos años después Barack Obama declaró a Venezuela “amenaza inusual y extraordinaria” a la seguridad de los EE.UU., a través de un decreto ejecutivo que fue repudiado por la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Pero, pragmático, Obama avanzó asimismo en una distensión de la relación con Cuba, en una negociación de la que también participó el Papa Francisco. Incluso viajó a La Habana y se sacó una foto en la mismísima Plaza de la Revolución, con la imagen del Che Guevara de fondo. “En estos 50 años (de bloqueo) se ha demostrado que el aislamiento no funciona” fue su reflexión en aquel entonces.

Después Fidel Castro partió a sus 90 años, a fines del año pasado, siendo despedido por millones de cubanos en las calles de su país. Y ahora, apenas seis meses después, el propio Donald Trump revierte buena parte de las medidas de distensión respecto a Cuba. Fue un verdadero ajedrez del poder real norteamericano, aquel que no va a elecciones, sino que permanece siempre presente en Washington: flexibilizar el embate contra Cuba, agudizar la presión y el aislamiento sobre Venezuela, y una vez consumado esto -aunque aún sin poder derrocar a Maduro-, volver a la carga respecto a La Habana. Incluso desde lo simbólico, Trump no lo hizo desde cualquier lugar: fue desde Miami. Y no desde cualquier salón: fue desde el Teatro Manuel Artime. ¿Quién fue Artime? Uno de los invasores de Playa Girón en el año 1961.

“Este tipo es tan bruto que, mientras lo observaba, Bush Jr. me parecía Shakespeare” dijo el intelectual cubano Omar González, minutos después de que Trump hablara. En menos de veinte palabras resumió el capricho del nuevo presidente de EE.UU., que no es más ni menos que el mismo pataleo insolente que Washington tuvo durante más de cinco décadas: intentar cambiar a un gobierno que es legitimado –y refrendado– por su población.

Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush, Clinton, Bush Jr, y el propio Obama han pasado por la Casa Blanca con discursos más o menos similares respecto a Cuba. Fueron todos ellos quienes incumplieron un principio básico de la diplomacia: la autodeterminación de los pueblos para decidir sobre su propio futuro, sin tutelajes externos. El caprichoso 

Trump, a fin de cuentas, es un eslabón más en una larga lista de injerencias. ¿Podrá o se irá de la Casa Blanca sin poder ver la restauración capitalista en Cuba, tal como les sucedió a todos sus antecesores? La historia, pero sobre todo el pueblo cubano, dirán.

@jmkarg

Saturday, 17 June 2017 00:00

Llegó la hora

Escrito por
Como siempre, pasó desapercibido en los grandes medios de comunicación y particularmente entre la clase política, el importante comunicado del Congreso Nacional Indígena Ejército Zapatista de Liberación Nacional (CNI–EZLN), Llegó la hora, del 28 de mayo pasado. Inmersos en las elecciones de Estado, tan predecibles en sus resultados fraudulentos, como la frustración de quienes votan de buena fe, confiados en que ahora sí, se podrá al menos una alternancia, tanto los medios como los políticos, ignoran o invisibilizan lo referente a las resistencias e iniciativas políticas de los pueblos indígenas. El autismo y egocentrismo de la clase política va a la par de la obsecuencia ante el poder de los analistas mediáticos.

En su documento, el CNI–EZLN da a conocer la amplia representación de pueblos, comunidades, naciones y tribus indígenas presentes en la asamblea constitutiva del Concejo Indígena de Gobierno: Apache, Amuzgo, Chatino, Chichimeca, Chinanteco, Chol, Chontal de Oaxaca, Chontal de Tabasco, Coca, Cuicateco, Mestizo, Hñähñü, Ñathö, Ñuhhü, Ikoots, Kumiai, Lakota, Mam, Matlazinca, Maya, Mayo, Mazahua, Mazateco, Me`phaa, Mixe, Mixe-Popoluca, Mixteco, Mochó, Nahua o Mexicano, Nayeri, Popoluca, Purépecha, Q´anjob´al, Rarámuri, Tének, Tepehua, Tlahuica, Tohono Odham, Tojolabal, Totonaco, Triqui, Tseltal, Tsotsil, Wixárika, Xi´iuy, Yaqui, Binniza, Zoque, Akimel O´otham y Comkaac.

El documento describe a profundidad la guerra capitalista de espectro completo contra los pueblos en todo el territorio nacional, y el momento de violencia, miedo, luto y rabia que se vive, desde que: “la clase política se ha empecinado en hacer del Estado una corporación que vende la tierra que es de los pueblos originarios, campesinos, urbanos, que vende a las personas como si fueran una mercancía que se mata y se entierra como materia prima de los cárteles de la droga, para venderlas a las empresas capitalistas que los exploten hasta que enfermen o mueran, de venderlas en partes para el mercado ilegal de órganos. El dolor de los familiares de desaparecidos y su decisión de encontrarlos a pesar de que los gobiernos estén empecinados en que no los encuentren, pues junto con ellos, también va apareciendo la pudrición que manda en este país. Ese es el destino que los de arriba construyen para nosotros, atenidos a que la destrucción del tejido social, de lo que nos hace sabernos pueblos, naciones, tribus, barrios, colonias, incluso familias, nos mantenga aislados y solos en nuestro desconsuelo, mientras consolidan la apropiación de territorios enteros, en las montañas, en los valles, en las costas, en las ciudades”.

Al contrario de la clase política que participa en los procesos electorales como si éstos se llevaran a cabo en un cantón suizo, el comunicado destaca: la destrucción que hemos no sólo denunciado, sino enfrentado durante 20 años y que evoluciona en la mayor parte del país en una abierta guerra emprendida por corporaciones criminales, que actúan en una descarada complicidad con todos los órganos del mal gobierno, con todos los partidos políticos e instituciones. Todos ellos configuran el poder de arriba y son causa de repugnancia para millones de mexicanos de los campos y las ciudades. En medio de esa repugnancia nos siguen diciendo que votemos, que creamos en el poder de arriba, que sigan dibujando e imponiendo nuestro destino. En ese rumbo, sólo vemos guerra que crece y en el horizonte está la muerte y la destrucción de nuestras tierras, nuestras familias, nuestra vida; está la certeza absoluta que esto se pondrá peor, mucho peor, para todos, para todas.

Reiteran que sólo en la resistencia y la rebeldía hemos encontrado los caminos posibles donde podamos seguir viviendo, que en ellas están las claves no sólo para sobrevivir la guerra del dinero contra la humanidad y contra nuestra Madre Tierra, sino para renacernos junto con cada semilla que sembremos, con cada sueño y con cada esperanza que se va materializando en grandes regiones en formas autónomas de seguridad, de comunicación, de gobiernos propios de protección y defensa de los territorios. Por lo tanto no hay más camino posible que el que se va andando mero abajo, pues arriba no es nuestro camino, es el de ellos y les estorbamos.

El CNI–EZLN ha decidido “no esperar el desastre que indudablemente nos traen los sicarios capitalistas que gobiernan, sino pasar a la ofensiva y hacer esa esperanza un Concejo Indígena de Gobierno para México, que apueste a la vida desde abajo y a la izquierda anticapitalista, que sea laico y que responda a los siete principios del mandar obedeciendo como nuestra garantía moral (…) pretendemos arrebatarles el destino que nos han quitado y desgraciado, pretendemos desmontar ese poder podrido que está matando a nuestros pueblos y la Madre Tierra y las únicas grietas que hemos encontrado y que han ido liberando conciencias y territorios, dando consuelos y esperanza están en la resistencia y la rebeldía.”

El CNI–EZLN hace un llamado a organizarnos en todos los rincones del país, para reunir los elementos necesarios para que el Concejo Indígena de Gobierno y nuestra vocera sea registrada como candidata independiente a la presidencia de este país y si, echarles a perder su fiesta basada en nuestra muerte y hacer la propia, basada en la dignidad, la organización y la construcción de un nuevo país y de un nuevo mundo.

Convocan a todos los sectores de la sociedad a estar atentos a los pasos que vaya acordando y definiendo el Concejo Indígena de Gobierno a través de nuestra vocera a no rendirnos, no vendernos, no desviarnos ni descansar para ir tallando la flecha que portará la ofensiva de todos los pueblos indígenas y no indígenas, organizados y no organizados para apuntarla al verdadero enemigo

Es claro que ha llegado la hora de construir poder desde abajo y a la izquierda. Un poder que mande obedeciendo a partir de sus siete principios: Servir y no servirse, representar y no suplantar, construir y no destruir, obedecer y no mandar, proponer y no imponer, convencer y no vencer, bajar y no subir.

Saturday, 17 June 2017 00:00

Lesbofobia de Estado

Escrito por

La chilena Karen Atala es conocida como la primera jueza lesbiana fuera del closet de su país. En 2004, la Corte Suprema de Chile le quitó la tenencia de sus hijas esgrimiendo “el posible peligro que significaba para la vida de las niñas que su madre tuviera una orientación sexual diferente a la norma”. Tuvo que librar una batalla jurídica hasta lograr un fallo favorable de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que condenó al Estado chileno. De visita en Buenos Aires, Karen conversó con Soy acerca de los efectos del caso Atala versus Chile, cuyos efectos continúan sacudiendo el país vecino.

“Cuando llegó Ema a vivir a mi casa, mi ex marido judicializó el tema. Su idea fue instalar dentro del proceso el prejuicio, hacer del prejuicio una suerte de pánico social (…) La brujita no tiene ningún recuerdo de haber vivido conmigo. No tiene en su memoria a su madre. La princesita tampoco. La única que recuerda cómo era la vida familiar nuestra es la brujita chica. Para un niño no recordar cómo fue vivir con su mamá es un dolor, y su mamá no está muerta, está viva. Ojalá la Corte acoja esto y sancione al Estado de Chile para que nunca más un tribunal de la República se considere sensor de lo que es normal o anormal en una familia o en una sociedad.” Con estas palabras pronunciadas durante la audiencia frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos Karen Atala peleaba la restitución de sus tres hijas, a quienes llama la Brujita, la Brujita chica y la Princesita.

Karen tiene hoy 54 años y fue la primera jueza lesbiana visible en su país. En 2003 su ex marido decidió quitarle la tenencia de las tres bajo el argumento de que una lesbiana no puede ser buena madre y menos en un hogar donde también vive su novia. Las sentencias de primera y segunda instancia le reconocieron a Karen el derecho al cuidado y la custodia. Pero eso no detuvo al ex marido, que no paró hasta llegar a la Corte Suprema de Chile, que finalmente consideró al lesbianismo como un causal para quitarle la tenencia. Karen decidió llevar el caso a la CIDH, y recién en 2010 obtuvo una histórica sentencia favorable en la que se reconoce la discriminación que sufrió tras ser apartada de sus hijas. Si bien fue ése un hito emblemático para la historia lgbti en Latinoamérica, como para la Corte Suprema chilena las sentencias de la Corte Interamericana no son vinculantes, las nenas tuvieron que esperar a cumplir la mayoría de edad y eligieron volver a vivir con su mamá. Karen estuvo de visita en Buenos Aires invitada para participar de las “Jornadas Internacionales Justicia de género para una ciudad global”, organizadas por la Oficina de Género del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad, a fines de abril.

¿Qué efectos tuvo este litigio en Latinoamérica?

–Con mi caso se reconoce por primera vez a la orientación sexual y a la identidad de género como categorías protegidas por el Sistema de Justicia Interamericano de Derechos Humanos. Y que debe ser el Estado quien debe acreditar que no actuó discriminatoriamente frente a estas situaciones. Esto ha tenido grandes repercusiones a nivel latinoamericano en todos aquellos países signatarios de la convención americana y de la jurisdicción de la Corte Interamericana, por ejemplo, México. Ese país logró por la vía de la jurisprudencia el matrimonio entre personas del mismo sexo gracias al activismo de décadas pero además con la ayuda de la interpretación de la Suprema Corte de ese país del caso Atala. De hecho, mi caso aparece citado como vinculado con el concepto del derecho a la familia: que las familias están protegidas por la convención americana y que no se protege un único modelo de familia sino todos. También tuvo efectos en Argentina

¿Cómo cuáles?

–Ana Fernández era funcionaria durante el gobierno de Aníbal Ibarra en la Ciudad y estuvo presa por responsabilidad penal sobre el tema de la disco Cromañón. Ella tenía un nene lactante y pidió que le dieran arresto domiciliario y el tribunal se lo negó diciendo “tu compañera mujer está con el bebé”, como diciendo “hay dos madres, no hace falta que esté vos”. Pero ella era la que le daba el pecho. Ella recurrió a la Cámara y acogieron su pedido basándose en el caso Atala como jurisprudencia.

Y más allá de los casos específicos ¿qué cambia a nivel simbólico?

–Lo más importante es que la condena establece estándares interpretativos para los jueces: le da contenido a lo que se llama interés superior del niño, niña, adolescente. No es una forma sacramental que tú, juez, puedes poner en tu sentencia para justificar las aberraciones más grandes. En mi sentencia la idea era: usted juez, no puede vehiculizar sus prejuicios personales, sus fobias, amparándose en el “interés superior del niño”, ni tampoco pensar en un estadio idealizado como La Sagrada Familia, padre, madre y el hijo. No. Hay que ver cuál es la realidad del niño en cuestión y el interés del niño, lo mejor para él, se da dentro de un contexto.

¿Qué cambia en Chile antes y después de caso Atala?

–Ha servido para inspirar el Derecho de familia. Falta todavía cumplir el mandato que la Corte Interamericana le hizo a Chile a partir de mi caso de que todos los funcionarios y especialmente los del poder judicial deben capacitarse en género, diversidad y DD.HH. Eso no se ha hecho porque implica instaurar una política pública a nivel nacional sostenida. Las sentencias de la CIDH tienen una “vocación transformadora”, es decir, deben servir para generar avances hacia una mayor inclusión y democracia. En este caso, si no se hacen las capacitaciones, la vocación transformadora no tiene efecto. El fallo dignificó a las madres lesbianas y padres gay. Nos reconoce como familia. Es la primera vez que en Chile te dicen que la familia es diversa. Si lees los fallos a nivel nacional de mi caso, antes de llegar a la corte interamericana, los argumentos eran que las niñas en el contexto de una sociedad heterosexual podrían sufrir discriminación que les podría afectar su desarrollo. Las interpretaciones de la Corte Suprema hoy son muy distintas de lo que eran en 2004. Se ha internalizado que los Derechos Humanos son parte del derecho positivo. Se hacen esfuerzos para adecuar nuestra legislación decimonónica a los paradigmas actuales de DD.HH.

¿Cómo ves el caso de Chile en general con respecto a los DD. HH?

–Por la fractura social e institucional que significó el golpe de Estado en 1973 y la dictadura después, da la sensación a veces que a nivel de DDHH, Chile está inmerso en la lógica del derecho a la vida y a la libertad individual. Aún no se ha podido todavía incorporar a los DD HH la igualdad. Cuesta mucho que llegue a la discusión este aspecto de la vida de los chilenos, sobre todo en acceso al matrimonio, filiación y por supuesto, adopción para parejas del mismo sexo.

¿Qué trabajo llevan adelante con la Fundación Iguales, cuyo directorio integrás?

–Estamos trabajando por la plena igualdad de todas las personas de la sociedad chilena. Con respecto al matrimonio igualitario, entre otros temas, pensamos no solo para cambiar la denominación (“unión entre un hombre y una mujer”), sino incluir a todas las instituciones que lo acompañan como la filiación, de manera de que se resignifiquen los roles estereotipados, patriarcales, rígidos del varón proveedor y demás. Le presentamos un anteproyecto a Bachelet, se lo entregamos y ella se comprometió durante su campaña a presentarlo este año.

¿Cómo ha impactado la unión civil sancionada en 2015?

–Poco. La filiación en Chile hoy es heterosexual nada más, reconoce un padre y una madre, en el Código Civil. En los casos de las parejas del mismo sexo sólo se reconoce la filiación de los hijos con la que sea la madre biológica o el padre biológico. Los hijos de las lesbianas, en caso de que se separen, quedan totalmente desprotegidos. No se le puede demandar alimentos a la madre no biológica, por ejemplo. Esa madre tampoco puede demandar visitas a esos niños. Estos niños son los nuevos guachos de Chile. 

¿Cuánto se ha avanzado con respecto a la visibilidad lésbica en Chile?

–Escasamente. Las mujeres lesbianas cargamos con los prejuicios machistas. Ya de partida nos cuesta posicionarnos en nuestros espacios de trabajo, nos cuesta la equidad de sueldos para las mismas tareas. Súmale además a esa mochila el hecho de que eres lesbiana. Es muy poco visible el lesbianismo en los espacios públicos. Las mujeres son celosas de cuidar su trabajo, sus relaciones familiares. Muchas lesbianas que tienen resuelto el aspecto económico, laboral, tampoco son visibles, salvo en sus grupos protegidos. Las activistas lesbianas en Chile son muy escasas. Ni hay lesbianas visibles en los medios, o profesionales lesbianas que sean visibles.

¿Por qué pensás que fue tan difícil en tu caso conseguir patrocinio ante la CIDH?

–Para pensar en esta historia hay que retratarse al año 2003 en Chile. A una ciudad pequeña, pueblerina, Villarrica. Cuando me demanda mi ex marido por la tuición (tenencia) yo llevé la demanda a mis colegas abogados y de partida se complicaron mucho porque la ciudad es chica, infierno grande, conocían a mi ex marido que era defensor penal público. Entonces me conseguí un abogado en Temuco, que es una ciudad más grande, pero el abogado me dejó botada porque recibió presiones de la Corte. Era un abogado prestigioso, decía ¿para qué meterme en este caso? 

¿Y cómo lo tomaron tus colegas en la Justicia?

–Me acuerdo de que el Ministro Visitador de mi tribunal (en Argentina sería el equivale a camarista) me llama a su oficina. Y me dice: la cité porque tengo entendido que su ex marido la acaba de demandar de tuición porque usted sería lesbiana. Le dijo: Sí, su Señoría, pero es un tema privado. Me contesta: le quiero pedir que evite hacer todo tipo de escándalo por el prestigio del poder judicial y que en lo posible entregue sus hijas a su marido para evitar mayores escándalos. Le dije: “me parece preocupante lo que me dice puesto que usted ministro, esta causa está recién empezando en el tribunal de primera instancia. Eventualmente, sea una sentencia favorable o no, va a llegar a la corte. Y usted va a tener que conocerla, intervenir en algún momento y voy a tener que pedir que se lo inhabilite”. Ahí el ministro tomó el peso de lo que estaba diciendo. Era, claro, una intromisión arbitraria en mi vida privada. Eso demuestra el profundo machismo. En 2003 no se hablaba ni se conocía de lesbianas allí en la zona. Mi caso sirvió para darles cara y visibilidad a las lesbianas en Chile. Lo que no se enuncia, no existe. 

¿Y finalmente cómo conseguís abogado?

–Por una amiga recién llegada de Santiago, esposa de un fiscal, me recomendó a un abogado al que le gustaba tocar este tipo de temas de litigación estratégica. Así fue como Juan Pablo Olmedo Bustos me contactó y patrocinó durante el juicio de tuición en Chile, de modo desinteresado y desde Santiago. Tienes que entender las redes y vínculos sociales, de trabajo diario que se dan en ciudades pequeñas, con los mismos abogados litigando ante la misma Corte, los mismos Ministros, nadie se quería quemar. Fue muy difícil. 

¿Cómo decidís llevar el caso a la Corte Interamericana?

–Fue este abogado. De todos modos, después del fallo favorable en la CIDH igualmente las nenas no se me restituyeron. La sentencia de la CIDH no tiene imperio en Chile. No funciona como cuarta instancia. La sentencia lo dice. Esa sentencia no me restituye la tuición de mis hijas. Sí me sirve como un precedente, yo hubiera podido nuevamente demandar la tuición de mis hijas con ese fallo de la CIDH, que establece los estándares interpretativos. Después de ocho años de tramitación no lo iba a hacer cuando mis hijas ya tenían toda su vida armada con su padre, en Temuco. En el imaginario está la idea de que la Corte me devolvió a mis hijas pero no fue así. Se volvieron a vivir conmigo cuando cumplieron la mayoría de edad. Las dos mayores cumplieron los 18 y se vinieron. Ahora las dos viven conmigo y van a la Universidad. La menor que tiene 17 sigue con su papá en Temuco.

Page 5 of 133
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…