Opinión

Opinión (1462)

Wednesday, 19 April 2017 00:00

Teorías sobre la gobernabilidad

Escrito por

Habrá que esperar un tiempo más para saber si Claudio “Chiqui” Tapia tiene vuelo propio o es una marioneta de otros. El presidente de la AFA comenzó su gestión con el despido de Edgardo Bauza de la Selección en un montaje impresentable, el asesinato de Emanuel Balbo, el hincha de Belgrano de Córdoba y la renuncia de un peso pesado como Marcelo Tinelli. Demasiada adrenalina para apenas tres semanas en el cargo. También viajó solo a Barcelona, convenció a Messi de que se presente en la FIFA para que le bajen la sanción y esquivó con cierta cintura a un enjambre de periodistas españoles que le preguntaban por la descontada contratación de Jorge Sampaoli. Le quedan casi cuatro años de mandato y un largo camino por recorrer. Debería dar señales nítidas de lo que pretende. Además de ir paso a paso y mirando hacia los cuatro costados, por si acaso. 

En la AFA ya circulan comentarios sobre quién tiene el verdadero poder en el fútbol. Si el dirigente que se hizo de abajo o el que hasta ahora vino manejando todo desde arriba: Daniel Angelici. Si se computa que el presidente de Boca no quería que continuara el técnico saliente de la Selección y Tapia dudaba o le buscaba una salida más decorosa, aquel ganó la pulseada. Igual, el sanjuanino no está solo. Su suegro Hugo Moyano le garantiza gobernabilidad, más por su rol de sindicalista pesado que por ser el máximo directivo de un grande como Independiente. En este contexto Marcelo Tinelli quedó desdibujado, renunció a la AFA y San Lorenzo –adujo problemas de salud– y su gente tiene una representación simbólica en el Comité Ejecutivo. El conductor de TV era un contrapeso para el trío Tapia-Angelici-Moyano. Ahora ya no tendrán esa oposición de envergadura.

La asociación que descomprimió su situación interna gracias a una millonada prometida por sus derechos televisivos, sufre viejos y nuevos problemas. Entre los primeros están los 630 juicios que heredó la gestión de Tapia, básicamente por demandas laborales de los árbitros e hinchas que le reclaman en la Justicia Civil amparados en el seguro del espectador. 

La respuesta a esa tarea de tiempo completo será asumida por el abogado Andrés Patón Urich, ex arquero de Colegiales, Argentino de Merlo y Excursionistas y además ex vicepresidente de Platense. Cuando terminó la carrera universitaria, se dedicó a patrocinar a clubes del Ascenso en demandas por derechos de formación y ahí se relacionó con muchos dirigentes, incluido Tapia. Ahora es el asesor legal de la AFA.

Entre los segundos, la constitución de la Superliga, esa especie de poder paralelo controlada por los clubes grandes. Las deudas millonarias en diversos rubros que debe afrontar la tesorería, ahora manejada por el presidente de Huracán y empresario automotriz, Alejandro Nadur. El contrato no del todo resuelto en su letra fina por los derechos de TV. La reorganización de los torneos, insostenibles en lo económico –la B Nacional es el mejor ejemplo– e insufribles en lo deportivo. Las discusiones que se vienen por el reparto de la torta televisiva. Y sobre todo, el delicado equilibrio de poder entre la alianza que componen los dos bloques que llevaron a Tapia a la presidencia, el fútbol del interior y el de ascenso, son los temas principales de su agenda.

Los dos últimos no parecen un problema ahora, pero pueden serlo muy pronto. La distribución del millonario contrato que pagará la entente Fox-Turner durante los próximos años, tiene establecida a priori que los clubes de Primera A se quedarán con el 78 por ciento de los ingresos, la B Nacional el 12, la Primera B Metropolitana el 5 y el 5 restante la C, la D, el Federal A y la propia AFA. En el Ascenso no están dispuestos a resignar un solo punto de lo que les corresponde hasta hoy, aunque la TV aporte más recursos a partir de agosto. Tampoco parece posible que los clubes del interior sigan aceptando mansitos una participación menor en las ganancias cuando son muchos más que los del área metropolitana de Buenos Aires. 

Tapia está obligado a mantener el equilibrio entre los dos sectores que le permitieron ocupar el viejo sillón de Julio Grondona, el hombre del que siempre dijo “soy lo que soy gracias a él”. Un testeo del humor que domina el ambiente de la AFA permite sacar algunas conclusiones provisorias. 

Entre ciertos dirigentes que respaldaron al flamante presidente durante la campaña electoral, hay malestar. Quienes se quejan dicen que no recibieron suficiente recompensa por el apoyo. Es más, perciben que se premió a los dirigentes que habían apostado sus fichas a la lista de Marcelo Tinelli que nunca se presentó. Son Daniel Degano de Los Andes por la B Nacional, Javier Pipo Marín por la B Metro y Adrián Zaffaroni por la Primera C, el primero protesorero y los dos últimos vocales titulares en la nueva conducción de la AFA. Los cargos suplentes sí quedaron en manos de los que apuntalaron a Tapia.

Un dirigente del Ascenso que no ve con ojos críticos este presunto sistema de premios y castigos le confió a PáginaI12: “Debemos esperar a que pase un poco más de tiempo y después opinar. No puede ser que se diga: si Tapia no me puso a mí en un cargo está todo mal”. Lo que está mal es que la AFA haya aumentado el precio de las entradas populares. Por tercera vez en quince meses, las subió hasta un 108,3 por ciento. Primero fue la gestión de Luis Segura, después la comisión regularizadora de Armando Pérez y ahora una de las primeras medidas del gobierno de Tapia. La inflación acumulada en el mismo período (enero de 2016 a marzo del 2017) orilla el 50 por ciento. 

También está muy mal que la AFA siga con su política sinuosa de enfrentar la violencia que se adueñó de las canchas hace décadas. Se pasa la pelota con el gobierno de turno y la policía. No hay voluntad para resolver el problema. En ningún lado.

Angelici es el vicepresidente 1°, a quien se atribuye ser el padre de la criatura: una AFA donde habrá gobernabilidad, siempre y cuando la maneje él. Sacó de la cancha a Tinelli en el partido principal –las elecciones presidenciales del oprobioso 38 a 38– y ahora su adversario político es un ex dirigente. Controla la IGJ a piacere como quedó comprobado en fallos que condicionaron el manejo de la asociación. Pero por sobre todas las cosas, es un hombre del Gobierno con gran capacidad de fuego. No debería olvidarse que hace un año impuso el miedo entre sus pares y no un miedo cualquiera: el de ir presos. Tapia puede ser su aliado o rehén. Depende de lo que elija, se verá quién controla a ese gran elefante blanco llamado AFA. 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

En días recientes, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro ordenó dispersar a las multitudes de manifestantes que protestan en su país con una lluvia de balas de goma y latas de gas lacrimógeno que los efectivos de las fuerzas de seguridad arrojaron desde helicópteros. El gobierno también desplegó a milicianos vestidos de civil para desalentar a los manifestantes con el fin de que no sigan protestando en las calles.

Ha aumentado la presión sobre los opositores al inhabilitar a Henrique Capriles Radonski, gobernador del estado de Miranda, impidiéndole postularse a cargos públicos por los próximos 15 años; y continúan deteniendo a otros críticos. El gobierno ha tomado medidas para censurar a la prensa, bloqueó el acceso a las noticias digitales, prohibió la entrada de periodistas extranjeros al país y ha agredido a reporteros venezolanos.

A pesar de que en la más reciente ola de protestas callejeras se han reportado cinco muertes, los venezolanos no parecen ceder ante el gobierno autoritario de Maduro. El martes 11 de abril hubo una llamativa señal de disensión, pues los manifestantes le lanzaron huevos y piedras a Maduro mientras iba en un vehículo descapotado durante un desfile militar en el estado de Bolívar, donde su partido tradicionalmente ha gozado de un fuerte apoyo. Una coalición de facciones opositoras hizo un llamado para organizar una gran marcha este miércoles 19 de abril. 

Las grandes protestas son uno de los pocos medios que tiene la oposición para defender los principios democráticos y condenar la mala gestión económica y el nepotismo del gobierno. Maduro ha cooptado al poder judicial logrando que la Asamblea Nacional —que está controlada por una coalición de partidos de oposición— sea ineficaz al despreciar su autoridad.

Es probable que esta última inestabilidad profundice la miseria de los venezolanos, que sufren una grave escasez de alimentos y no tienen perspectivas de que eso mejore. Después de todo, el gobierno de Maduro ha tenido un éxito considerable en otros momentos de agitación.

Sin embargo, esta vez podría ser diferente si los grupos opositores se ponen de acuerdo en torno a una lista de objetivos concretos y establecen una estrategia clara para abordar los problemas del país con la ayuda de la comunidad internacional. En el pasado han fracasado los intentos de construir un consenso sobre cuestiones como la liberación de presos políticos, un calendario para las elecciones que se han pospuesto indefinidamente y la distribución de la ayuda humanitaria.

Ahora que un creciente número de los gobiernos regionales están adoptando una línea más dura contra el gobierno venezolano, es más factible que Maduro haga concesiones.

Sin embargo, como ya es su costumbre, Maduro y sus aliados han ignorado estas presiones. Celebraron el cuarto aniversario de su elección presidencial publicando nuevos eslóganes en las redes sociales. Uno hablaba de “cuatro años de victoria y lealtad”. En otro se decía que el presidente es “indestructible”, un adjetivo sorprendentemente insensible para un líder que ha causado tanto daño.

Los miembros del Colegio de Notarios de Puebla, que ya tienen nuevo presidente en la persona de Fabián Gerardo Lara Said, se reunirán el jueves de esta semana a comer con el gobernador José Antonio Gali Fayad, a invitación del propio mandatario estatal.

La reunión, que generó alguna polémica entre los fedatarios públicos a quienes vía WhatsApp llegó el aviso de la comida, está siendo confirmada a las 14:30 en Casa Puebla, con la aclaración de que sólo se aceptará un invitado por notaría, por lo que los titulares tendrán que decidir si acuden personalmente o mandan a su auxiliar.

En el mensaje enviado por Lara Said a sus colegas, hubo quien se refirió al gobernador Gali Fayad como Nuestro Señor, lo que no fue del agrado de algunos notarios que aprovecharon el chat colectivo para exhortar a sus colegas a evitar ese tipo de adulaciones, y más en Semana Santa. Gali es gobernador, no nuestro señor”, se lee en el WhatsApp colectivo de los fedatarios.

***

La Fuerza del Cambio, el libro autobiográfico con el que el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, se promueve como aspirante presidencial, será presentado la próxima semana en el Centro Histórico de la Ciudad de México, ante una gran concurrencia.

Dos son las sedes que se valoran para el evento: el Palacio de Minería, que alberga el museo de la facultad de Ingeniería de la UNAM, en la que regularmente se lleva a cabo la Feria Nacional del Libro, y el ex Convento de las Vizcaínas, también llamado Colegio de San Ignacio de Loyola, en cuyo patio y salones tienen lugar graduaciones y eventos sociales masivos.

De acuerdo con los últimos reportes, los organizadores de la presentación del texto autobiográfico de Moreno Valle editado por Porrúa, se llevará a cabo el martes 25 de abril muy probablemente en el ex Convento de las Vizcaínas, en el número 21 de la calle del mismo nombre en pleno Centro Histórico.

***

Este martes en el Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica de la Universidad Iberoamericana de Puebla se efectuará el foro Transparencia en el ejercicio de los recursos públicos en publicidad oficial con la participación del comisionado del INAI, Joel Salas Suárez; la investigadora de Fundar, Paulina Cataño; el periodista Ernesto Aroche; y Antonio Pinedo Cornejo y Alfonso Villalobos Lozano, de la Coordinación de Comunicación Social del estado de Chihuahua.

El foro comenzará en punto de las 11 horas y será moderado por Lilia Vélez Iglesias, especialista en asuntos de transparencia y directora del Departamento de Humanidades de la Ibero Puebla, con entrada libre a todo el público interesado en el tema.

***

Correos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. y This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial/

Cuentan los enterados que hacia el interior del Poder Ejecutivo ya hay un grupo que es llamado “la brigada Oaxaca”, el cual estaría formado por ex funcionarios públicos de la entidad oaxaqueña de los últimos cuatro sexenios y que han encontrado en Puebla –de la mano de Diódoro Carrasco Altamirano, el actual secretario general de Gobierno– una alternativa frente al desempleo político. Lo que llama la atención de esta situación es que un reciente recuento apunta a que suman unos 50 los integrantes de esa facción que tienen a su cargo puesto relacionados con la gobernabilidad y la solución de conflictos sociales.

Los miembros de ese grupo son quienes se han hecho llamar “la brigada Oaxaca”, en alusión al contingente de soldados oaxaqueños que en 1862, al mando del general Porfirio Díaz, se enfrentaron en Chalchicomula de Sesma al ejercito francés, en lo que fue la segunda intervención de esa fuerza extranjera.

También narran los enterados que su llegada a Puebla no es circunstancial ni se puede reducir a la mera casualidad de que en el estado encontraron vacantes de empleo, en las altas esferas del gobierno de la entidad.

Llegaron a Puebla con tres encomiendas. Primero: involucrarse en el conocimiento de los grupos políticos y sociales, sobre todo con miras a su control para futuros procesos electorales.

Segundo: fungir –en el caso de algunos de los miembros de “la brigada Oaxaca– en labores específicas en la campaña del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas en su intento de ser candidato del PAN a la presidencia de la República.

El gobernador Rafael Moreno Valle inauguró el Museo de la Evolución en Tehuacán el cual cuenta con salas que resguardan piezas arqueológicas y piedras preciosas.

Labores específicas en la campaña de Moreno Valle  en su intento de ser candidato del PAN a la presidencia de la República.

Tercero: trabajar –que es una labor de todos ellos– a favor del proyecto de que Martha Erika Alonso Hidalgo se convierta en la aspirante panista a la gubernatura en el año 2018 y gane la elección local de ese año.

Dicho de otra manera, “la brigada Oaxaca” está en Puebla para trabajar a favor del proyecto morenovallista, que tiene como prioridad en convertir a Martha Erika Alonso, la esposa de Rafael Moreno Valle Rosas, en la próxima gobernadora, mediante una operación desde el Poder Ejecutivo. O por lo menos eso parece.

Por esa razón en este grupo de oaxaqueños se tiene la percepción de que su paso por Puebla no será de corto plazo y no concluirá a los 20 meses de su arribo, que es cuando terminará la actual administración estatal, sino que se podría prolongar hasta el año 2024.

Martha Erika Alonso encabezó el informe del PAN , acto al cual asistió el gobernador Rafael Moreno Valle y Antonio Gali

Apoyo a Martha Erika Alonso, para llegar a ser la gobernadora.

Tal vez por eso no hace mucho este grupo no ocultó su gusto de estar en Puebla y organizaron un huajeque, para lo cual hicieron traer a cocineros huastecos del hotel Presidente y en el acto hubo adornos multicolores, ricas viandas y varios de los asistentes lucieron un vestuario que hubiera sido la envida de cualquier vecino de Juchitán. Eso si, el festejo estuvo restringido para los miembros de “la brigada Oaxaca” y vigilado por policías que portaban armas de grueso calibre.

¿Qué es lo preocupante de la presencia de estos políticos oaxaqueños? Lo que se puede cuestionar no solamente es que siga la tendencia, iniciada en el sexenio pasado, de colocar en puestos directivos del Poder Ejecutivo a político de otras entidades y se margine a los poblanos de esas posiciones. Lo que preocupa es que muchos de ellos –en Oaxaca– estuvieron en las administraciones de Diódoro Carrasco, José Murat Casab, Ulises Ruiz Ortiz y Gabino Cué Monteagudo en cargos de desarrollo social, de gobernación y atención de asuntos indígenas.

Y si algo tiene Oaxaca es que es un estado con altos grados de pobreza, homicidios y violencia política. De este último factor, organizaciones como la COCEI, la APPO, la Comuna de Oaxaca, los grupos indígenas Triqui y la CNTE han sufrido, en diferentes momentos, la peor represión política del país.

Los últimos gobiernos priistas de Oaxaca y la administración indefinida de Gabino Cué no se destacaron por su disposición al diálogo, a la negociación, sino se caracterizaron por el uso de la fuerza para atender conflictos sociales y políticos.

Se estima que la mitad de los homicidios en Oaxaca siempre tienen un componente de conflicto político o social. En mucho esa situación es consecuencia de una política oficial de carácter represivo para tratar los problemas de la población.

Protesters from the National Coordination of Education Workers (CNTE) teachers’ union clash with riot police officers during a protest against President Enrique Pena Nieto's education reform, in the town of Nochixtlan, northwest of the state capital, Oaxaca City, Mexico June 19, 2016. REUTERS/Jorge Luis Plata FOR EDITORIAL USE ONLY. NO RESALES. NO ARCHIVES.

Uso de la fuerza contra los manifestantes

El cuestionamiento no es que sean oaxaqueños los miembros de este grupo, sobre todo cuando muchos políticos de Puebla –del PAN, el PRI y el PRD– tienen sus raíces en ese estado, sino lo que da miedo es que hayan pertenecido a gobiernos represores.

Después de pasar los últimos 15 años en una cárcel israelí, he sido tanto testigo como víctima del sistema ilegal de arrestos arbitrarios en masa y del maltrato a presos palestinos implementado por el gobierno de Israel. Cuando ya no hubo más opciones, decidí que el único camino era resistir estos abusos por medio de una huelga de hambre.

Unos 1000 presos palestinos han decidido ser parte de esta protesta que comenzó el miércoles 12 de abril, el día que aquí consideramos como el “día del preso”. La huelga de hambre es la forma más pacífica de resistencia. Solo causa dolor a los que participan y a sus seres queridos, con la esperanza de que sus estómagos vacíos y su sacrificio ayuden a que su mensaje resuene más allá de los confines de sus celdas oscuras.

Décadas de experiencia han demostrado que el inhumano sistema de ocupación colonial y militar de Israel tiene como objetivo destruir la voluntad de los presos y de la nación a la que pertenecen, infligiendo sufrimiento a sus cuerpos, separándolos de sus familias y comunidades, utilizando medidas degradantes para forzar la subyugación. A pesar de este tipo de trato, no nos rendiremos. 

Israel, la potencia invasora, ha violado las leyes internacionales de varias maneras durante casi 70 años pero sigue gozando de impunidad por sus acciones. Ha cometido violaciones graves a los Convenios de Ginebra en contra del pueblo palestino; los presos —hombres, mujeres y niños— no son la excepción.

Israel ha establecido un régimen legal dual, una forma de apartheid judicial que otorga impunidad virtual a los israelíes que cometen crímenes en contra de palestinos, mientras que criminaliza la presencia y resistencia palestina.

Tenía apenas 15 años cuando fui preso por primera vez. Con solo 18 años un israelí me obligó a separar las piernas para golpearme en los genitales mientras estaba desnudo en una sala de interrogación. Me desmayé del dolor, y por esa caída llevaré para siempre una cicatriz en la frente. Después, el israelí se burló de mí y me dijo que nunca procrearía porque la gente como yo solo engendra terroristas y asesinos.

Unos años después volví a estar preso en una cárcel israelí y, mientras dirigía una huelga de hambre, nació mi primogénito. En lugar de los dulces que solemos distribuir para celebrar ese tipo de noticias, repartí sal entre los otros presos. Cuando tenía apenas 18 años, mi hijo también fue arrestado y pasó cuatro años en las cárceles israelíes.

Ahora el mayor de mis cuatro hijos es un hombre de 31 años. Sin embargo, yo sigo aquí, prosiguiendo esta lucha por la libertad junto con miles de presos, millones de palestinos y el apoyo de muchas personas alrededor del mundo. ¿Tanta es la arrogancia del invasor y opresor, y de los que lo respaldan, que hacen oídos sordos ante esta simple verdad? Nuestras cadenas se romperán antes que nosotros, porque la naturaleza humana presta atención al llamado de la libertad sin importar el costo.

El gobierno ha construido casi todas sus cárceles dentro de Israel en lugar de los territorios ocupados. Con esto, ha encarcelado ilegal y violentamente a civiles palestinos, y esta situación se utiliza para restringir las visitas familiares e infligir sufrimiento a los presos por medio de largos trayectos en condiciones atroces.

Convirtieron los derechos básicos que deberían garantizar las leyes internacionales en privilegios que sus servicios carcelarios deciden otorgarnos o quitarnos, incluidos algunos que se han ganado dolorosamente por medio de huelgas de hambre.

Los presos y detenidos palestinos han sufrido torturas, tratos inhumanos y degradantes y negligencia médica. Algunos fueron asesinados mientras se encontraban detenidos. Según el último conteo del Club de Presos Palestino, desde 1967 han muerto cerca de 200 reos por este tipo de acciones. Los palestinos y sus familias siguen siendo el blanco principal de la política israelí de imposición de castigos colectivos.

Con nuestra huelga de hambre, buscamos terminar con estos abusos. Según el grupo de derechos humanos Addameer, en las últimas cinco décadas, Israel ha encarcelado o detenido a más de 800.000 palestinos, el equivalente a 40 por ciento de la población masculina de los territorios de Palestina. En la actualidad, casi 6500 siguen en prisión, entre los cuales hay algunos que cuentan con la funesta distinción de tener los récords mundiales por haber estado detenidos los periodos más largos para un preso político. Difícilmente hay una familia en Palestina que no haya tenido que vivir el sufrimiento que provoca el encarcelamiento de uno o varios de sus miembros.

¿Cómo se explica esta increíble situación? Israel ha establecido un régimen legal dual, una forma de apartheid judicial que otorga impunidad virtual a los israelíes que cometen crímenes en contra de palestinos, mientras que criminaliza la presencia y resistencia palestina. Los tribunales de Israel son una farsa de justicia, instrumentos evidentes de la ocupación militar y colonial. Según el Departamento de Estado, la tasa de condenas para los palestinos juzgados en tribunales militares es de casi el 90 por ciento.

Entre los cientos de miles de palestinos que Israel mantiene cautivos se encuentran niños, mujeres, parlamentarios, activistas, periodistas, defensores de los derechos humanos, académicos, figuras políticas, militantes, transeúntes y familiares de prisioneros. Y todo con un solo objetivo: sepultar las aspiraciones legítimas de toda una nación. 

Sin embargo, en vez de que eso suceda, las cárceles israelíes se han convertido en la cuna de un movimiento duradero para la autodeterminación palestina. Esta huelga de hambre demostrará una vez más que el movimiento de presos es la brújula que guía nuestra lucha, la lucha por la Libertad y la Dignidad, el nombre que hemos escogido para este nuevo paso en nuestro largo camino hacia la libertad.

Israel ha intentado etiquetarnos como terroristas para legitimar sus violaciones, entre las que hay arrestos arbitrarios en masa, tortura, medidas punitivas y restricciones severas. Como parte de la estrategia de Israel para socavar la lucha palestina por la libertad, una corte me sentenció a cinco cadenas perpetuas y 40 años de cárcel en un juicio político y mediático que denunciaron los observadores internacionales.

Israel no es la primera potencia colonial o invasora que recurre a ese tipo de medidas. Cada movimiento de liberación nacional de la historia enfrentó prácticas similares. Por este motivo hay tanta gente que ha luchado a nuestro lado en contra de la opresión, el colonialismo y la postura apartheid. En 2013, desde la celda donde estuvo preso Nelson Mandela en Robben Island, el icono antiapartheid Ahmed Kathrada y mi esposa, Fadwa, inauguraron la campaña internacional por la liberación de Marwan Barghouti y los presos políticos palestinos, la cual ha gozado del apoyo de ocho ganadores del Premio Nobel de la Paz, 120 gobiernos y cientos de líderes, parlamentarios, artistas y académicos en todo el mundo.

Su solidaridad expone el fracaso político y moral de Israel. Un opresor no concede derechos. La libertad y la dignidad son derechos universales inherentes a la humanidad, y los deben disfrutar cada nación y todos los seres humanos. Los palestinos no serán la excepción. Solo con el fin de la ocupación se terminará esta injusticia y se dará inicio a la paz. 

Tuesday, 18 April 2017 00:00

Los dogmas se derrumban

Escrito por
Los mantras incansablemente repetidos por neoliberales de toda laya tienen vida finita, y algunos signos parecen anunciar su derrumbe. Todo asunto histórico-social tiene un inicio y un fin, aunque todo neoliberal lo ignore, porque la historia no está en su cabeza.

Trump ¿populista? De risa. Es una suerte de forúnculo del capitalismo neoliberal; sus críticos lo llamaron populista porque ¡sus discursos! de campaña no estaban alineados a los mantras del mainstream. En los hechos es un rabioso militante de uno de los más feroces y despóticos anhelos del neoliberalismo: la exclusión social más inhumana. Trump está derruyendo el sistema de salud, y ha anunciado la demolición del resto del Estado de bienestar estadunidense. Es un duro entre los duros neoliberales, aunque lo ignora. Pero no esperemos coherencia: también es un adicto al mercantilismo más torpe.

En el espacio delincuencial de los grandes capitalistas se reconoce a Trump como un gran negociador empresarial; él mismo lo presume. Este presidente tambaleante tuvo una gran idea: creyó que podía convencer a China de que debía presionar a Corea del Norte para que detuviera sus actividades nucleares. Lo que hizo Xi Jinping, el 6 de marzo pasado, fue narrarle algo de la historia de Asia. Donald dijo al día siguiente a The Wall Street Journal: Después de escucharlo durante 10 minutos, me di cuenta de que no es tan fácil. Agregó: “ You know, yo sentía, muy fuertemente, que China tenía un enorme poder sobre Corea del Norte. Pero no es lo que se podría pensar”. La periodista de investigación de The Washington Post Breanne Deppisch comentó: Nuestro presidente necesita un tutorial introductorio sobre las relaciones entre China y Corea para entender lo difícil que es contener a Pyongyang. Este es sólo el último ejemplo de uno de sus puntos ciegos: él y su círculo íntimo tienen muy poco sentido de la historia. Obama, interrogado por un reportero de The New York Times, expresó el 26 de marzo: La persona que hace esos comentarios (la pregunta aludía a Trump) no sabe mucho sobre política exterior, política nuclear, la península de Corea o el mundo en general.

Hablemos de economía. Me refiero a la o las disciplina(s) que estudian los economistas. Hoy por hoy el mainstream se basa en los principios (¡!) neoliberales: ninguna novedad.

En un acto académico celebrado el 5 de noviembre de 2008 en la London School of Economics, la reina Isabel II de Inglaterra preguntó a un distinguido grupo de profesores de economía: ¿Por qué nadie vio llegar la crisis? Sólo vio desconcierto. No sólo fue tan eminente señora la preguntona. Muchas voces han exigido explicaciones. Los del mainstream no saben las respuestas.

Llegó el Brexit en junio del año pasado. Cincuenta y dos por ciento de los votantes británicos optaron por salir de la UE, a pesar de que sólo uno de cada 22 economistas previamente entrevistados en un sondeo por el dominical The Observer apoyó la salida. Los expertos coinciden en algo inquietante para ellos: un número creciente de ciudadanos parece hoy no creerles ni media palabra. Frente a esa realidad, el establishment económico y político advierte, claro, sobre una ola alarmante de populismo. Andrew Haldane, economista-jefe del Banco de Inglaterra dijo que su profesión estaba en crisis al no haber previsto el colapso financiero de 2008 y al haber calculado mal el resultado del voto Brexit. Dijo que era preciso adaptarse a la confianza del público, alegando que sus modelos han resultado estrechos, pero que era preciso ignorar el comportamiento irracional de los más (parece que incluida su majestad, quien había pedido tres argumentos convincentes para concluir que Inglaterra debía pertenecer a la UE). La obcecación neoliberal no ve los efectos sociales de la forma de la pertenencia a la UE.

En enero David Redshaw, periodista especializado en economía, de The Guardian, escribió: No serían los economistas de hoy en día mejor servidos que mediante la lectura de alguna historia de la economía en lugar de confiar en sus modelos; puso de ejemplo a Galbraith con su El crash de 1929.

Crece en Europa alta expectativa sobre el libro de Joe Earle, Cahal Moran y Zach Ward-Perkins, Econocracy: el peligro de dejar a los expertos la economía (Manchester, University Press, 2017). Se trata de una obra de tres jóvenes estudiantes del posgrado en Economía de la Universidad de Manchester. El problema estriba en la desconexión radical entre una ciudadanía, que no entiende el lenguaje elemental de la economía, y una tecnocracia formada en facultades que sólo enseñan un esotérico pensamiento único. En concreto, las teorías de la escuela neoclásica, un modelo económico que, pese a estar escondido en una densa niebla de ecuaciones algebraicas, es tan ideológico como cualquier otro. Eso escriben estos activistas de un nuevo movimiento estudiantil, que cuenta ya con grupos en 14 universidades británicas y unas cuantas de Europa. Cuentan con el apoyo moral de economistas como el citado Andy Haldane; Ha Joon Chang, de Cambridge; Robert Skidelsky, biógrafo de Keynes; Ann Pettifor, autora de La producción del dinero; el lingüista Noam Chomsky, y Martin Wolf, gurú macroeconómico del Financial Times.

Los estudiantes, miembros activos de la campaña Rethinking economics, (Replanteando las ciencias económicas) reivindican la pluralidad en la enseñanza de la disciplina, mediante la incorporación al currículo de una amplia gama de teorías heterodoxas y ortodoxas, desde la austriaca a la keynesiana, de la feminista a la ecológica.

Los dogmas se derrumban lentamente. Hoy con fuerza particular en England, cuna de la economía.

Tuesday, 18 April 2017 00:00

Escuela sin pito

Escrito por

A finales de marzo, un grupo de padres de una escuela pública de la ciudad Ji-Paraná, en el norte de Brasil, entregó una petición a la Fiscalía del Estado de Rondonia. Exigían que el colegio dejara de usar uno de los libros de ciencia, porque el contenido de educación sexual sería “impropio” para alumnos de octavo de la Enseñanza Fundamental, que tienen 13 años o más. El dibujo de un pene erecto, utilizado por las autoras de la obra didáctica para explicar el funcionamiento del órgano, es uno de los principales motivos del intento de censura. El pito duro no debería estar ahí. 

En este pequeño gran acontecimiento hay muchas tragedias. Y todas ellas hablan sobre nosotros. Hay quien cree que es raro. Yo solo creo que es triste. Sería más fácil que fuera un caso aislado, una escuela pública del interior de Rondonia, en el norte de Brasil, un lugar lejano para la mayoría. Sería más fácil, pero falso. Hay que prestar mucha atención a lo que sucede en Brasil: incitados por los nuevos inquisidores, cada vez es mayor el número de hogueras donde queman libros, reputaciones y, principalmente, derechos.

Y es en la Escuela donde todo se relaciona.

1) ¿Por qué quieren castrar un libro didáctico?

Una de las madres afirma al portal G1, de Globo: “En este libro, incitan al niño, que está empezando la adolescencia, a descubrir la vida sexual. También vulgarizan la virginidad de los niños, diciendo que pueden sufrir bullying y que, si pierde la virginidad, será mejor”.

El coordinador regional de educación, José Antônio de Medeiros, dice al portal UOL: “Este libro aborda la sexualidad y tiene ilustraciones, en cierto modo, hasta un poco agresivas. Las simulaciones de caricias, de estímulo sexual, son muy explícitas y algunas imágenes muestran la penetración, el órgano sexual masculino y el femenino...”.

El concejal de Ji-Paraná, Johny Paixão, del Partido Republicano Brasileño (PRB), afirmó a la televisión Globo que los temas del libro pueden incitar a la práctica no consentida del sexo. “Mi compromiso con ellos (los padres) es el de luchar con todas las fuerzas posibles para que se retire el libro de las clases, porque es tendencioso. Las imágenes son tendenciosas. Hacen aflorar la sexualidad. ¿Por qué tiene que aflorar la sexualidad si los niños no pueden practicar el sexo?”.

Dicho de esta forma, quien lee y ve las noticias sobre la “polémica” tiene la impresión de que el libro Ciencias 8º año – Enseñanza Fundamental II, de la colección Projeto Apoema (Editora do Brasil) es una especie de Kama Sutra escolar.

2) ¿Pero qué dice el libro amenazado con la hoguera por los nuevos inquisidores?

Tengo una costumbre cada vez menos usual: antes de opinar sobre un libro o un texto, me lo leo. Esta frase puede interpretarse con ironía. Me gustaría que así fuera. Quiero dejar explícito que no lo es. Infelizmente.

A continuación, un fragmento del capítulo 5, titulado “Adolescencia”, del libro recomendado para adolescentes de 13 años o más:

“En los últimos 30 años se ha hablado mucho sobre sexualidad. Se han propuesto varias teorías, se han realizado varios estudios, y el tema todavía se trata en los periódicos, en las revistas y en los programas de televisión. Sin embargo, muchas veces, se idealiza la vida sexual, dando la falsa impresión de que existe una única fórmula para vivir plenamente la sexualidad, un patrón sexual, un modelo rígido al cual toda la gente tiene que adaptarse (...). Cada cual puede vivir muy bien, y plenamente, a su manera y según su orientación. Lo importante es hacerlo con responsabilidad y tener derecho a la información y espacio para expresar sus opiniones”.

En otro punto, el libro reproduce una cita de un ginecólogo: “Hay que recordar que el sexo es bueno cuando es bueno para los dos”. Y continúa: “El médico explica que ser virgen no significa, de ninguna manera, estar fuera del mundo actual, sino estar en un momento de reflexión: ‘La persona que es virgen todavía no se siente preparada para enfrentar la relación sexual con la madurez que merece. Y eso no depende de la edad’”.

En ninguna de las ilustraciones los hombres son eunucos: ¿deberían serlo? 

Hay ilustraciones de un hombre en las fases infantil, adolescente y adulta. En ninguna de ellas es eunuco. ¿Debería serlo? Si lo fuera, habría un problema, ya que los hombres castrados y con penes amputados, en nuestra sociedad, son víctimas de violencia. También hay un dibujo de un pene “flácido” y de un pene “erecto”, para ilustrar la explicación sobre anatomía y aspectos biológicos: “El tamaño del pene varía de hombre a hombre y no guarda relación biológica con la fertilidad ni con la potencia sexual”.

Otra queja se refiere a una serie de ilustraciones que enseñan a las mujeres a realizar el autoexamen de mamas, como un acto de prevención contra el cáncer. Y, sí, en las imágenes la mujer tiene senos. Si no los tuviera, habría un problema de información, ya que las mujeres tienen pechos, de las más diversas formas y tamaños, pero decididamente pechos. Sin contar que sería difícil enseñar a tocarse, en el examen preventivo, sin que hubiera un seno en el dibujo. ¿Cómo detectar un bulto o una alteración sospechosa en un seno sin un seno? Y habría otra complicación: las mujeres que se han hecho una mastectomía, la mayoría de las veces, han perdido los senos debido al desarrollo de tumores, exactamente la enfermedad que este capítulo del libro pretende ayudar a prevenir.

He reproducido aquí los principales puntos atacados. Pero el libro todavía no ha sido prohibido y todos lo pueden leer, para sacar sus propias conclusiones.

3) ¿Cómo leer el intento de censura?

Mi primera hipótesis es que las personas que han atacado el libro no se lo han leído. Y les recuerdo que leer es muy diferente de solo echar un vistazo. La diferencia entre lo que se dice sobre este capítulo del libro y lo que está de hecho escrito en el libro es enorme, como se puede ver en los ejemplos citados. En algunos momentos, lo que dicen del libro es exactamente lo opuesto de lo que el libro de hecho dice. ¿Cómo es posible?

Aquí, estamos ante dos tragedias contemporáneas, explícitas en las redes sociales de internet. La primera es que la gente no lee, pero, aun así, arroja el libro a la hoguera. O lee solo el enunciado y da un vistazo a las imágenes y “quema” el libro. Y, como leer exige tiempo y atención pero para reproducir el discurso de odio se tarda solo un segundo, en poco tiempo las llamas incineran el blanco del ataque. Eso vale para libros, como es el caso, y vale para reputaciones. Así, libros que exigieron años de investigación a sus autores, como es el caso de este, o reputaciones construidas a lo largo de una vida entera, se destruyen sin que una parte de los linchadores se dé cuenta de la violencia y amplitud de su acto.

La segunda tragedia es la de la propia educación. Internet ha expuesto una realidad conocida, pero cuyas proporciones hasta entonces no estaban tan claras. Muchos leen, de hecho, el texto, el libro, pero no consiguen interpretarlo. Cualquier frase un poco más elaborada o más larga o menos directa se convierte en un enigma. Las ironías no se comprenden, las metáforas se decodifican como literalidades. La gente llega a la universidad sin conseguir interpretar un texto.

Es posible que una parte de estos padres –una parte–­ haya leído el capítulo del libro y no haya conseguido interpretarlo, y ha adoptado la versión que estaba disponible. Y si la versión que estaba disponible era la de que era necesario proteger a sus hijos del mal, representado por el libro, podemos suponer que habrá sido fácil sumarse a la protesta. Sumarse sin una reflexión mayor que, incluso, la escuela podría haber proporcionado.

Es fácil culpar a los padres y señalar una supuesta ignorancia. Y –vale la pena dejarlo claro– utilizo ignorancia en este texto en el sentido de aquel que ignora un hecho o información, de aquel que no ha tenido o no tiene acceso al conocimiento. Como parte de una sociedad, somos todos responsables de la tragedia de la educación. Es muy triste que la gente no consiga leer o interpretar un texto por falta de acceso a la escuela o porque la escuela que debería enseñárselo no fue capaz de hacerlo.

Cuando alguien pasa por el sistema educativo y llega a la vida adulta sin poder interpretar lo que lee, esta persona también es una víctima

 

Cuando alguien pasa por el sistema educativo y llega a la vida adulta sin poder interpretar lo que lee, eso representa una traición a esa persona, con graves consecuencias para su vida y la vida de la comunidad. Así, si una parte de esos padres son verdugos de un libro, también son víctimas de un sistema educativo en el que, con pocas excepciones, la escuela pública tiene edificios precarios y llenos de problemas, la mayoría de los profesores están mal pagados y una parte están mal preparados, una escuela pública donde falta hasta lo más básico. Y, aun así, contra todo, muchos profesionales luchan para crear espacios de calidad y educar a la población.

También es importante recordar que los padres y las madres de esta petición hicieron todo un recorrido. Llevaron sus cuestiones a la autoridad competente en el área de educación y fueron hasta el Pleno Municipal. El coordinador regional de educación y el concejal que adoptó la “causa” tienen responsabilidad pública y deben responder públicamente por ella. Como se ve en las noticias, siguieron el camino del ataque fácil. Del representante de educación, en especial, sería legítimo esperar una actitud más responsable.

Las contradicciones no deben esquivarse, sino acogerse y enfrentarse. Este episodio, surgido a partir del susto de una madre, podría haberse convertido en una oportunidad de encuentro, de diálogo y de reflexión colectiva, incluso dentro de la escuela. Pero, por irresponsabilidades varias, de las que la prensa no escapa, en seguida cogió forma de hoguera. Y es de esta manera que se prohíben en este país los cada vez más escasos espacios de debate.

4) ¿Qué tiene que ver un pito duro con todo esto?

No podemos ignorar el tema que ha alimentado la hoguera. Si fuera otro, tal vez la lectura hubiera sido más accesible y la interpretación del texto no hubiera sufrido tantos impedimentos. Pero se trataba de educación sexual. Y de un mito (¿o tal tez tabú?) muy difícil de desmontar, que es el del niño asexuado. Aparece en todas las citas reproducidas en las noticias. La idea de un niño sin sexualidad se confunde con la propia invención de la infancia en la modernidad, ya que en otros períodos históricos no se veía de la misma forma a las personas de esta edad.

Los principales pensadores sobre la infancia derriban ese mito. Pero persiste. Y aparece de las más variadas formas, muchas de ellas inconscientes. Si alguien observa las noticias, por ejemplo, descubrirá frases como esta: “Hombres, mujeres y niños...”. O sea, los niños no son hombres y mujeres, sino seres asexuados. Yo misma cometía este error, sin darme cuenta de lo que hacía, hasta que una amiga me alertó. Y entonces empecé a utilizar “adultos y niños, hombres y mujeres...”.

La idea de que los niños son “puros” y que una de las pruebas que lo demuestra es que no tienen sexualidad está ampliamente difundida en el sentido común. Y, de esta forma, los padres acaban por reprimir cualquier manifestación que desmienta esa creencia. Para empeorarlo, la represión está respaldada por algunas religiones. Obviamente, eso no significa que los niños tendrán relaciones sexuales. Su cuerpo ni siquiera está preparado para eso. Pero significa que se tocarán, descubrirán el cuerpo, y no hay nade malo en ello. Al contrario. Es sano que se descubra también el propio cuerpo a la edad en que se descubre todo.

A los padres les cabe orientar y respetar a sus hijos e hijas, ayudándolos a convertirse en adultos capaces de respetar el cuerpo y el deseo del otro, y capaces de respetar su propio cuerpo, haciendo que el sexo sea una experiencia placentera y responsable cuando llegue el momento. También a través del conocimiento se conoce y se respeta el propio cuerpo y el cuerpo del otro. La ignorancia es una gran aliada de la violencia que se hace con uno mismo y con el otro.

Si es más fácil reprimir a los niños exactamente porque son niños y dependen de sus padres para todo, no se puede decir lo mismo de los hijos en la fase que se llama “adolescencia”. Y tal vez por eso una parte de los padres se asustan. No tiene misterio. Cualquiera, yo y tú, ya hemos pasado por ahí (la adolescencia) y nos acordamos muy bien. Estos padres también deben de acordarse de que uno de sus principales intereses –o, tal vez, el interés principal– era justamente el sexo.

Así, acusar el libro, como hicieron una madre y el concejal, de hacer “aflorar el sexo” en adolescentes de 13 años o más es negar completamente la realidad. A los 13 años, la mayoría de los seres humanos casi solo piensa en eso, lo que no significa que va a practicar el sexo con un compañero o compañera de inmediato, que va a pasar del pensamiento al acto, de la masturbación a la relación sexual con otro cuerpo. Esta es una decisión que cada uno deberá tomar a su tiempo, con conocimiento y responsabilidad y respeto hacia su cuerpo y el cuerpo del otro, como bien destaca el propio libro.

Abriendo los libros –y no cerrándolos– los padres estarían mejor acompañados

Del mismo modo, considerar que el dibujo de un pene erecto va a sorprender a algún adolescente no tiene sentido. Pido permiso para hacer una broma, porque el tema también debería ser lúdico: lo que tal vez más sorprenda a un niño de esta edad es el dibujo del “pene flácido”. Del mismo modo, es normal que una niña compruebe varias veces al día en el espejo si el pecho le ha crecido, palpándolo y acariciándolo, sin que sentir placer haciéndolo sea un problema. Así como también es natural tocarse el pene o la vagina para descubrir qué le da placer y conocer su cuerpo, lo cual también le ayudará a sentir placer y dar placer al otro cuando llegue el día.

Debatir este tema también es responsabilidad de la escuela. Y los padres deberían verla como una aliada para que sus hijos tengan, de hecho, educación sexual no solo en una asignatura sino en todas. Y, así, sentirse a gusto para discutir las transformaciones que provocan angustia y conocer su cuerpo no solo por la biología, sino por todas las áreas que atraviesan el tema de la sexualidad. El conocimiento es el principal factor para prevenir el embarazo adolescente no deseado, enfermedades de transmisión sexual, violencia sexual y bullying. A través del conocimiento y del diálogo los adolescentes podrán tomar mejores decisiones sobre su vida y construir, a su tiempo, una vida sexual responsable y placentera.

Quien lee el libro que ha sido arrojado a la hoguera se da cuenta del esfuerzo de las autoras para cumplir este papel. Es una pena que sus detractores no consigan –o no quieran– ver que los libros como este, así como los profesores que ayudan a los estudiantes a interpretarlos y a debatirlos, son justamente los que no dejan a los padres solos en un mundo tan complicado y violento, en el que los adultos se sienten tan desamparados para educar a niños y adolescentes. Abriendo los libros –y no cerrándolos– los padres estarían mejor acompañados.

5) ¿Dónde se esconde la maldad?

Aunque sea improbable (pero no imposible) que el libro se prohíba en las aulas, como quiere una parte de los padres de esta escuela, la obra ya ha sido “quemada” públicamente. La hoguera ya ha sido encendida y arde, porque las hogueras de hoy no tienen materia (de momento), pero sus llamas son de largo alcance y traen graves consecuencias.

Ante la repercusión, es posible que el Ministerio de Educación, en la próxima selección, no escoja este libro. Es posible que los profesores de las escuelas privadas prefieran saltarse esta obra para no arriesgarse con las polémicas. Y es posible que los autores de libros didácticos empiecen a desviar el tema de la educación sexual en sus obras para protegerse de eventuales inquisidores. Así como los periodistas, políticos e intelectuales ya han empezado a evitar ciertos temas para protegerse de linchamientos que los alcanzan no solo a ellos, sino que también empiezan a alcanzar a sus familias.

Tras la hoguera pública, el resto sucede en silencio. Y sucede (también) a causa del silencio. De esta manera insidiosa, la ignorancia se infiltra. Por ese camino sombrío, el miedo penetra y domina. Mediante esa técnica, históricamente los fascismos subyugaron las mentes y los cuerpos y produjeron sus crímenes. Hay que prestar mucha atención a lo que está sucediendo en Brasil.

La ignorancia y la falta de conocimiento generan adhesión en lugar de reflexión, gritos en lugar de diálogo

 

Durante décadas, se ha abandonado la escuela pública, mientras que la enseñanza privada se ha ido convirtiendo en un negocio cada vez más rentable, cada vez menos pedagógico y más empresarial. Durante décadas, los profesores se han desvalorizado, los edificios se han depredado, la escuela se ha ido alejando cada vez más de la comunidad, y la comunidad se ha ido alejando cada vez más de la escuela. Durante décadas, muy pocos se han preguntado seriamente cómo se sentían los alumnos en escuelas que a veces, literalmente, se caen a pedazos, sin equipos básicos, en aulas ocupadas por profesores mal pagados, sobrecargados y, en algunos casos, sin preparación. Durante décadas, un número creciente de padres se ha dejado la piel para conseguir dinero para matricular a sus hijos en escuelas privadas, aunque fueran malas, y aquellos que podían batallar por la calidad de la educación han dejado la escuela pública. Se han quedado los que no han podido salir, y los idealistas, aunque siempre en menor número. La escuela pública ha pasado a ocupar un lugar de resto. Y como resto se ha tratado a los profesores y alumnos.

En los últimos años, ha surgido un movimiento con mucha potencia. Los estudiantes empezaron a ocupar las escuelas y –transgresión de transgresiones– empezaron a cuidar de ellas y a exigir calidad en la educación. Como restos, no molestaban. Como protagonistas, ciudadanos, fueron criminalizados como “invasores” y “vándalos”.

Pero también en los últimos años ha aparecido un movimiento mucho más organizado. No es nuevo, pero se ha organizado de forma nueva. Y su principal arma es justamente la deseducación que ha producido la escuela que ocupa el lugar de resto. Su principal arma es la ignorancia y la falta de conocimiento, que generan adhesión en lugar de reflexión, gritos en lugar de diálogo. Hoguera.

Padres y alumnos han sido estimulados a convertirse en inquisidores por milicias de odio en internet

 

Tras la corrosión de la educación pública producida por la dictadura civil y militar (1964-1985), la respuesta de los gobiernos democráticos que vinieron a continuación fue insuficiente para la urgencia del problema. Hubo avances significativos en algunas gestiones, como la de Fernando Henrique Cardoso y la de Luiz Inácio Lula da Silva, pero mucho menores de lo que sería necesario para generar un cambio que produjera una transformación estructural. Y, como todo vacío acaba ocupándose, resurgió el viejo cebo, envuelto con un papel nuevo y distribuido a millones de seguidores en las redes sociales: el problema de la escuela pública es “moral” y de “adoctrinamiento ideológico”. Al darse cuenta del riesgo, había que ocupar las escuelas. Eso queda explícito en el momento en que los estudiantes toman partido por la escuela pública y restauran el valor de la política, pero son duramente reprimidos, no solo por la policía, sino también por las milicias de odio que defienden el proyecto llamado “Escuela Sin Partido”.

En esta manipulación, vendida a la sociedad como un proyecto que restaura el orden (pero ¿qué orden?), el problema no sería la escuela que se cae en pedazos, los profesores mal pagados, la falta de estructura material y pedagógica, sino un supuesto “adoctrinamiento ideológico” practicado por profesores “de izquierda”, “comunistas” y moralmente desvirtuados a servicio del mal. (Con una izquierda que casi no se mantiene en pie, esto debería ser un chiste, pero no lo es, ya que una de las consecuencias de la ignorancia es que su víctima no entiende los chistes, mucho menos el humor y la ironía.)

Ante el miedo y el desamparo, sentimientos que crecen en cualquier crisis, la respuesta moral siempre cuela. Igual que un enemigo inventado. Y cuela más todavía cuando no existe una propuesta alternativa que la gente pueda comprender y en la que pueda confiar. El otro se convierte en el problema, y debe ser destruido. Ante padres asustados, que tienen todo el derecho de querer que sus hijos tengan una buena educación y de concluir que no la están teniendo, cualquier mano que se extienda –aunque sea en forma de una respuesta descabellada y violenta, que genera más desconocimiento e ignorancia– se agarra.

Y de esta forma, las milicias de odio en internet incitan a padres y alumnos a convertirse en inquisidores. En lugar de ir a la escuela para dialogar, compartir y reivindicar, construir en conjunto, son estimulados a señalar con el dedo y a linchar. En la época de la dictadura, este servicio odioso lo realizaban en las escuelas públicas profesores captados por las fuerzas represoras, que espiaban a sus colegas y hacían informes, ganando puntos en su carrera. Hoy en día, lo que antes sucedía en rincones oscuros se incita abiertamente en las redes. La infamia se vende como virtud moral.

Construir es difícil, lento y da trabajo. Quemar es inmediato. Y nada más cómodo que poder descargar la frustración culpando al otro y, si es posible, eliminándolo. O borrándolo del espacio público. La estrategia es vieja, muy vieja. La única novedad es que internet ha entrado en la ecuación. Pero como la historia no se ha enseñado bien a las generaciones que están ahí, se vende y se compra como si fuera nueva.

6) ¿Qué dice la autora del capítulo atacado?

En los últimos años, se han producido por todo el país episodios de censura o intentos de censura a libros didácticos y literarios. Algunos se vuelven conocidos, otros se acallan. No es habitual que profesores, bibliotecarios y autores se arriesguen a defender una obra públicamente. En general, temen que los despidan y, más recientemente, que los linchen. Algunas editoriales suelen aconsejar a sus autores que se callen, con la esperanza de que el incendio se extinga con menos perjuicios. En mi opinión, es un error y una omisión de responsabilidad pública. Intentos de censura y ataques a libros y autores incumben a toda la sociedad y tienen que enfrentarse como lo que son.

El libro de Ciencias de 8º, de la colección Projeto Apoema, lo firman Ana Maria Pereira, Margarida Santana y Mônica Waldhelm. El capítulo atacado lo escribió Mônica. Es profesora de Enseñanza Media, titular de Biología en el Centro Federal de Educación Tecnológica de Río de Janeiro (CEFET/RJ). Tiene 50 años y lleva 33 de magisterio. Es doctora en Educación por la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro y consultora de la Unesco. Le envié algunas preguntas por correo electrónico, y las respondió todas. A continuación, los principales puntos:

Pregunta. ¿Cómo te sentiste al conocer el episodio?

Respuesta. Confieso que tardé en entender el motivo que se alega en la petición hecha por el grupo de madres y padres. Al leer y oír las declaraciones, no reconocía en aquellas palabras el contenido del libro: ¿pornografía?, ¿vulgarizar del sexo?, ¿estimular la promiscuidad?, ¿imágenes fuertes? Era consciente de todo el cuidado que tuvimos al producir cada volumen y constaté que había ruido en la comunicación o algo más preocupante detrás de esa acción. Fue una mezcla de sorpresa, perplejidad y tristeza.

P. ¿El libro había sufrido algún tipo de ataque antes?

R. Esta colección en concreto no. Recibimos un parecer muy positivo en la última evaluación del Ministerio de Educación, en el ámbito del Programa Nacional del Libro Didáctico. Los libros los adoptan las escuelas públicas y privadas de todo Brasil. Sin embargo, el campo de la sexualidad es tradicionalmente espinoso. A lo largo de 20 años como autora, visitando escuelas de Norte a Sur de Brasil y conversando con colegas profesores, he escuchado algunos relatos de situaciones delicadas. En una escuela, aunque los profesores manifestaran explícitamente el deseo de utilizar nuestros libros, la presencia de imágenes de vulvas y penes fue motivo de controversia por parte de la coordinación pedagógica. También supimos que, en una escuela, una profesora de Ciencias venció la resistencia de la coordinadora y adoptó la colección, pero que después tuvo problemas con la madre de una alumna. Esta madre simplemente grapó las páginas del libro que contenían figuras de vulvas, penes, preservativos y similares. Pero fueron casos aislados y resueltos con diálogo y mediación.

“Creo que es difícil que un alumno se reconozca en extrañas figuras asexuadas”

 

P. Tú escribiste la parte relacionada con la educación sexual. ¿Qué cuidados tomas en tus elecciones?

R. Como docente –y hasta cuando era alumna–, siempre me ha molestado la manera como se ha presentado el cuerpo históricamente y como se estudia en los libros didácticos de Ciencias. El tema de la sexualidad humana casi siempre se trata en los capítulos finales del libro, donde el profesor casi nunca llega, y se reduce al aspecto de la reproducción. Los dibujos aparecen casi siempre en forma de esquemas en cortes transversales o longitudinales. Con el cuerpo todavía torpe y con acné, el adolescente se encuentra, en los libros didácticos, figuras y modelos “perfectos”, bien delineados y con dientes rectos y, entonces, no se reconoce. También creo que es difícil que un alumno de Enseñanza Básica se reconozca en extrañas figuras asexuadas. Todavía hoy, en muchos libros, los penes y las vulvas/vaginas, en general, solo aparecen en cortes “estratégicos”, donde solo se expone su anatomía interna. Además, con imágenes humanas idealizadas y retocadas con ordenador, los libros acaban reforzando lo que hacen los medios de comunicación predominantes, que hipervaloran la apariencia física y acaban determinando estándares estéticos. Los jóvenes buscan febrilmente estos “estándares” en los gimnasios y en el uso de anabolizantes. También se reflejan en las consultas médicas, adonde van en busca de “reparaciones”, así como también en el avance de disturbios como la bulimia y la anorexia.

P. ¿Fue este el motivo de tu investigación en la maestría?

R. Ciertamente este malestar motivó la investigación que realicé en la maestría en Educación en la Universidad Federal Fluminense (1998), en la que investigué la producción sociopolítica del cuerpo en los libros didácticos de Ciencias editados en las décadas de 1960 a 1990. Cuando me invitaron posteriormente a escribir libros didácticos, tuve la oportunidad de proponer un material que modificara, aunque fuera en parte, esta escena preocupante. Hoy en día, en el medio educativo existe el consenso de que el currículo escolar no puede estar desvinculado de la realidad de los alumnos, si tenemos en cuenta que una de las funciones de la escuela es la de preparar al alumno para la vida ciudadana. En el contexto de esta discusión, entiendo que las cuestiones relativas al cuerpo, género, sexualidad y papeles sociales deben tratarse en las clases, debido al impacto que producen en la vida de los alumnos. Sin embargo, muchas veces las angustias y los tabús sobre la sexualidad están basados en el desconocimiento de la anatomía y la fisiología del propio cuerpo. Por eso es importante crear condiciones para que los profesores puedan conversar con los alumnos, y dejarlos que expresen sus creencias y mitos con relación al cuerpo y a la sexualidad como punto de partida para el estudio de aspectos biológicos del cuerpo. En el volumen didáctico que es blanco de la polémica, que tiene un total de seis unidades, optamos por tratar la sexualidad en la tercera unidad. Queríamos evitar que este tema fuera relegado a un segundo plano si se dejaba al final del libro. El texto que escribí fue objeto de un cuidadoso análisis por parte de las otras autoras y del equipo de la editorial, ya que no queríamos correr el riesgo de producir ni reforzar subjetividades hegemónicas que condujeran a prejuicios y discriminación de género, etnia, orientación sexual, etc. En varios momentos, en la versión para el profesor, colocamos notas señalando la importancia de debatir determinados tópicos y fijarse en actitudes prejuiciosas. Al tratar las características anatómicas femeninas y masculinas, incluimos también representaciones de cuerpos enteros y con estructuras externas visibles. Tuvimos cuidado de no reforzar la “pedagogía del terror”, asociando la sexualidad solo a la enfermedad o al embarazo indeseado. Destacamos la importancia de cuidar el cuerpo, asociándolo a la salud y a la vivencia placentera y responsable de la sexualidad.

“La propagada neutralidad religiosa, sexual y política no tiene nada de neutra. Refleja las visiones y creencias de un grupo conservador de la sociedad”

P. ¿Cómo introduces ese episodio en el contexto más amplio del país?

R. No podemos negar que una ola conservadora asola el país. Y que eso ha generado repercusión y embates tanto en el campo de las ideas como en el de las acciones y hasta de las políticas públicas. En el campo educativo no es diferente. Los intentos de censurar y cercenar las prácticas docentes y el uso de materiales didácticos son recurrentes e incluso los apoyan representantes políticos que se autodenominan “defensores de la moral y las buenas costumbres” de las familias brasileñas. La eliminación de los términos “género” y “orientación sexual” de la última versión de la Base Nacional Común Curricular entregada al Consejo Nacional de Educación no será inocua. Aunque el Ministerio de Educación insista en que las escuelas tendrán autonomía para construir sus currículos, al no explicitar el término lo vacía de legitimidad e importancia. El currículo es un territorio de poder y de embates. Esta omisión en el documento guía deja a los autores de libros didácticos y a los docentes sin apoyo legal para tratar el tema. Y puede simplemente impedir la discusión sobre diversidad sexual, estereotipos de género y actitudes homofóbicas en las escuelas. Iniciativas como la de intentar censurar nuestro libro de Ciencias o libros de Geografía que incluyen familias homoafectivas, de hacer un llamamiento periódico en las redes sociales para que las familias induzcan a sus hijos a grabar episodios de “adoctrinamiento” en las escuelas, así como la de un concejal que quiso “vigilar” las clases y varios proyectos de ley que se estaban tramitando, son elementos de un escenario que causa extrema preocupación con relación a la libertad de expresión de los educadores en general. La propagada neutralidad religiosa, sexual y política no tiene nada de neutra. Refleja las visiones y creencias de un grupo conservador de la sociedad.

P. ¿Cómo interpretas la manifestación de estos padres? ¿Qué es lo que temen, a fin de cuentas, a punto de querer prohibir el libro?

R. Creo que hay varios aspectos a tener en cuenta. Uno de ellos está relacionado con el deseo y la creencia de controlar totalmente a los hijos (incluyendo su cuerpo, su sexualidad, su forma de pensar y de ver el mundo). Y sé que este deseo no tiene malas intenciones. Otro se refiere al hecho de que cada padre y madre, como persona, tiene su conjunto de creencias y referentes culturales, que está influenciado por experiencias personales, familiares, religiosas y otras. Y aunque la escuela pública sea para todos, algunos quieren imponer su forma de ver el mundo como una verdad absoluta. El racista no quiere que se discuta el racismo, el homofóbico no quiere que se trate el género y el prejuicio, el misógino no cree que sea necesario hablar de feminismo, etc. Paradójicamente, constato que, mientras en algunas escuelas y libros de Ciencias la cuestión de la sexualidad se ignora o se trata de manera superficial, en el día a día crece la erotización de la infancia y de la adolescencia. La realidad es muy diferente de lo que muchos padres quieren admitir. Los adolescentes buscan información donde pueden. Y la escuela puede ofrecer esa información de forma adecuada. Sabemos que no basta informar, hay que debatir, problematizar, hacerlos reflexionar, construir proyectos de vida. Mientras los padres creen que sus hijos de 13 o 15 años todavía no deben discutir sobre sexualidad ni ver imágenes de penes, el Ministerio de Sanidad ha reducido la edad mínima para vacunarse del virus del papiloma humano a 9 años, para garantizar la inmunidad antes del inicio de la vida sexual. Se suma a esto el alarmante número de adolescentes embarazadas, el aumento de VIH entre los jóvenes, el suicidio y homicidio de jóvenes homosexuales...

P. ¿Cómo evalúas la relación entre la escuela y la comunidad?

R. Aún falta diálogo entre muchas escuelas y las familias de los alumnos. Un mayor acercamiento, que busque aclarar la propuesta pedagógica, realizar proyectos que relacionen la comunidad con trabajos intersectoriales (con un ambulatorio local, por ejemplo) son estrategias que refuerzan la colaboración y traen sinergia al proceso educativo. Nuestro libro propone varias actividades con la comunidad, porque reconoce la importancia de esta interacción. La sexualidad tiene que ver con personas y, consecuentemente, sentimientos, que hay que percibir y respetar. También tiene que ver con creencias y valores, así como ocurre en un determinado contexto sociocultural e histórico, que tiene un papel determinante en los comportamientos. El papel de problematizador y orientador del debate, que corresponde al educador, es esencial para que los adolescentes aprendan a reflexionar y a tomar decisiones coherentes con sus valores, con relación a su propia sexualidad, al otro y al colectivo, conscientes de su inserción en una sociedad que incorpora la diversidad. Consideramos que silenciar –en los discursos y en las prácticas– las cuestiones relativas a la sexualidad humana tiene consecuencias gravísimas en la formación de nuestros niños y jóvenes.

“Cuestionar el prejuicio y la exclusión social es el papel de una escuela que pretende ayudar a construir un Brasil menos sexista, menos racista y menos homofóbico”

P. ¿Cómo llamarías a lo que está sucediendo? ¿Y cómo puede un profesor enfrentar esta coyuntura?

R. Como autora, profesora, madre y ciudadana, refuerzo y valoro la necesidad de un movimiento de resistencia organizado y colectivo –y, por lo tanto, con más impacto y eficiencia– por parte de los educadores, para hacer frente a las recientes y sistemáticas acciones que quieren quitarle autonomía al docente y aislar la clase y la escuela de la vida real, alejando a los alumnos del debate sobre cuestiones contemporáneas cada vez más relevantes. La búsqueda de una sociedad pautada por la solidaridad, la alteridad, la justicia social, el respeto y la convivencia pacífica pasa por el reconocimiento de la diversidad como algo positivo. Cuestionar las muchas formas de prejuicio y de exclusión social es el papel de una escuela que pretende ayudar a construir un Brasil menos sexista, menos racista y menos homofóbico. Y eso debe empezar en la Educación Infantil.

(fin de la entrevista)

7) ¿Por qué se manifestó la ONU?

Solo en las últimas semanas, varios golpes relacionados han acentuado la crisis educativa y ética del país. Y han contribuido a aumentar la violencia y ampliar la ignorancia en el ámbito de la escuela pública. Tanto que, el 13 de abril, la ONU emitió un comunicado en el que manifestaba su preocupación con relación a las amenazas al derecho a la educación y a la libertad de expresión en Brasil, y pidió al Gobierno brasileño que se manifestara en un plazo de 60 días.

En el documento, los relatores de las Naciones Unidas señalan el proyecto “Escuela Sin Partido” y las “visitas sorpresa” a las escuelas municipales realizadas por el concejal de São Paulo Fernando Holiday, del partido Demócratas (DEM), como motivos de preocupación. El concejal entró en las escuelas para “analizar si hay adoctrinamiento en el contenido que se imparte en las clases”. En el vídeo que él mismo difunde, se anuncia: “Escuela Sin Partido. Holiday hace visitas sorpresa en escuelas de São Paulo y quiere que tú denuncies los casos de adoctrinamiento”.

Según el periódico Folha de S. Paulo, el episodio generado por el concejal casi provoca la destitución del secretario de Educación de São Paulo, Alexandre Schneider. El secretario, respetado en el área de educación, repudió con vehemencia el intento de intimidar a los profesores, citando la Constitución. Acto seguido, fue víctima de una campaña de desacreditación promovida por grupos organizados en internet. Según el periódico, el secretario no se sintió apoyado por el alcalde, João Doria, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). El alcalde quizá prefirió mantener el apoyo de las milicias de odio en internet, que lo alaban en las redes como el gran “gestor”.

En el comunicado, los relatores de la ONU afirman que, si se aprueban los proyectos de ley basados en la Escuela Sin Partido, eso significará la restricción indebida al derecho de libertad de expresión de alumnos y profesores en Brasil, e impactará en la enseñanza del país sobre diversos temas. También alertan que la Escuela Sin Partido puede representar “censura significativa” y restringir el derecho del alumno a recibir información.

El documento también manifiesta preocupación con el impacto de esas ideas en las políticas públicas, como la eliminación de la expresión “orientación sexual” de la Base Nacional Común Curricular del país, que define las competencias y los objetivos de aprendizaje de los estudiantes en cada etapa de la vida escolar. Los relatores afirman también que el cambio es contrario a la recomendación de la ONU para que el país refuerce los programas de combate a la homofobia.

El proyecto Escuela Sin Partido propone exactamente lo que afirma que combate: el adoctrinamiento ideológico y el proselitismo

Escuela Sin Partido es un proyecto idealizado por el abogado Miguel Nagib en 2004, que en los últimos años ha sido adoptado como bandera por milicias de odio en internet y por algunas de las voces más retrógradas del Legislativo. La elección del nombre es astuta. Sugiere una finalidad legítima: la de impedir que los profesores hagan proselitismo político-partidario en clase o lo que se ha difundido como “adoctrinamiento ideológico”. En la práctica, el Escuela Sin Partido propone exactamente lo que afirma que combate: el adoctrinamiento ideológico y el proselitismo. Pero para eso hay que tener capacidad para interpretar textos y “leer” la realidad, justamente lo que la escuela debería promover, pero ha fracasado por todos los motivos conocidos.

El nombre del proyecto, que ya era astuto cuando se concibió, se ha vuelto todavía más eficiente en un momento en que los principales partidos políticos del país están hundidos en el barro de la corrupción expuesta por la Operación Lava Jato y parte de la clase política se ha convertido en caso policial. Así, en lugar del “político”, estos grupos echan mano de la figura del “gestor”, que supuestamente está “limpio” porque no lo embarró la política, reducida por ellos a palabrota.

La ignorancia no es solo una tragedia, sino un instrumento

 

Si tienen dificultad para interpretar textos, ¿cómo esperar que se interpreten subtextos y entrelíneas? ¿Cuántos se van a dar cuenta de que negar la política, una de las creaciones más potentes del pensamiento humano, responsable por algunos de los mayores avances de la humanidad, es un acto político? ¿Y que autodenominarse “gestor” es una astucia política de un político astuto?

De nuevo hemos vuelto a la tragedia de la educación. Y ahora repercute más allá de los muros de las escuelas. La ignorancia no es solo una tragedia, sino un instrumento. Y, en Brasil, este instrumento nunca se ha usado de una forma tan organizada como hoy.

8) ¿Quién guarda silencio?

Como enseña la historia, para quien tuvo la oportunidad de aprender, la opresión se instala lentamente. Un acontecimiento aquí, otro allí, sin aparente conexión. Y así se va infiltrando primero en los flecos del día a día, en las periferias de los debates. Y después va avanzando hacia el área central hasta convertirse en el propio centro. A cada nuevo linchamiento, a cada nueva hoguera, atizadas por la derecha y también por la izquierda, muchos se callan. Hay demasiada gente que olvida su responsabilidad pública y sopla las ascuas para que se desarrimen. Muchos que tienen espacio para hablar y resonancia para ser escuchados han guardado silencio, con la esperanza de que la víctima más reciente de la inquisición promovida en las redes sociales y determinados medios de comunicación se incinere sola en la hoguera de su reputación y que ningún ascua caiga sobre su tejado. Lamento decirlo, pero caerá. Y entonces, tal vez, sea demasiado tarde para reaccionar.

Eliane Brum es escritora, reportera y documentalista. Autora de los libros de no ficción Coluna Prestes - O Avesso da Lenda, A Vida que Ninguém vê, O Olho da Rua, A Menina Quebrada, Meus Desacontecimentos, y de novela Uma Duas. Sitio web: desacontecimentos.com. E-mail: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Twitter: @brumelianebrum. Facebook: @brumelianebrum.

Traducción: Meritxell Almarza

Tuesday, 18 April 2017 00:00

Lula frente a Moro

Escrito por

La vida pública brasileña tiene hoy un punto de fuga: 3 de mayo. Ese día, Luiz Inácio da Silva, Lula, declarará ante el juez Sérgio Moro en una de las causas por las que está siendo investigado. El expresidente de Brasil debe explicar sus vínculos con la empresa OAS. Sobre todo, si recibió de esa constructora, a modo de soborno por contratos con Petrobras, un tríplex en Guarujá, el popular balneario del Estado de San Pablo. También si OAS le regaló el almacenamiento de 10 contenedores que conservan el legado de su Administración. Los beneficios sumarían 3,7 millones de reales, es decir, más de 1 millón de dólares. Es posible que el interrogatorio sea apenas un detalle. Será la primera vez que Lula se enfrente cara a cara con su odiado juez Moro. Y aspira a convertir esa audiencia en un acontecimiento político. Su partido, el PT, organiza una movilización de simpatizantes hacia Curitiba.

Esa marcha pretende algo más que presionar al magistrado. Es una forma de teatralizar una tesis a la que los dirigentes del denominado "campo nacional y popular" suelen echar mano cuando deben visitar los tribunales: entre el ritual institucional y la legitimidad que el líder obtiene del pueblo existe una contradicción insalvable. Esa supuesta tensión inspira una consigna también frecuente: la justicia debe ser democratizada. Son atajos retóricos en la búsqueda de impunidad.

Más allá del espectáculo del 3 de mayo, la declaración ante Moro es una partícula en medio de un gigantesco vendaval. Lula tuvo otras malas noticias. El lunes de la semana pasada, el arrepentido Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora Odebrecht, reveló a Moro que el nombre "Amigo" de su contabilidad negra correspondía al expresidente. Y que a través del exministro Antonio Palocci, que figuraba allí como "Italiano", Lula recibió 13 millones de reales, unos 4 millones de dólares. Para ensombrecer más el retrato, Emilio Odebrecht, padre de Marcelo, declaró ante los fiscales haber financiado la carrera de Lula desde los años 70. Lula respondió centrándose en un argumento: el mismo Marcelo Odebrecht admite que nunca habló con él de dinero. Y que la cuenta "Amigo" era manejada por terceros.

Más allá de los descargos, estos episodios garantizarían, por sí solos, un terremoto. Pero hoy parecen marginales. Porque, para evitar filtraciones selectivas, el ministro del Superior Tribunal Federal a cargo del caso Lava Jato, Edson Fachin, divulgó la lista de funcionarios que, por gozar de fueros especiales, serán investigados por la máxima corte del país a partir de las confesiones de ejecutivos de Odebrecht. Fachin prestó un gran servicio al Poder Judicial. En especial, a Moro. Se debilita ahora la teoría del complot que esgrime Lula, según la cual las indagaciones sobre corrupción son la coartada de una persecución oligárquica.

Entre los mencionados por Fachin hay ocho ministros del presidente Michel Temer. Entre ellos, el jefe de la Casa Civil, Eliseu Padilha, y el canciller, Aloysio Nunes. También quedaron imputados los presidentes de las dos Cámaras del Congreso, además de 39 diputados y 24 senadores. Entre estos últimos está Aecio Neves, quien disputó la Presidencia con Dilma Rousseff en 2014 y hoy está al frente del PSDB, la principal fuerza opositora.

Los directivos de Odebrecht no se limitaron a hablar de sobornos a cambio de contratos. También ofrecieron detalles sobre el financiamiento clandestino de las campañas electorales. En ese capítulo fueron mencionados cinco expresidentes: José Sarney, Fernando Collor de Mello, Fernando Henrique Cardoso, Lula y Dilma. Y lo más trascendente: uno de esos 77 gerentes, Marcio Faria, aseguró haber participado en una reunión en la que Temer, por entonces vicepresidente, y otros líderes de su partido, el PMDB, pidieron un aporte de 40 millones de dólares. Temer cuenta, como presidente, con una inmunidad especial que lo exime de investigaciones.

La tormenta brasileña es de una expansión ilimitada. Y plantea amenazas inmediatas. La lista que ventiló el juez Fachin, plagada de legisladores, envenenó el clima del Congreso. Para Temer acaso sea en adelante más difícil la aprobación de algunas leyes claves. Por ejemplo, el ajuste de las jubilaciones. La recuperación de la economía de Brasil, que no crecerá este año más que 0,5%, depende de esas reformas.

Hay una preocupación menos coyuntural. Toda la dirigencia está impugnada. El sistema está a merced de una corriente antipolítica. ¿Cuánto falta para que se escuche en San Pablo o en Río de Janeiro la consigna "que se vayan todos", que recorría las calles argentinas durante la hecatombe del año 2001? ¿Se está sembrando el terreno para un liderazgo populista?

Son preguntas prematuras. Pero tal vez el ascenso del alcalde de San Pablo, João Doria, deba ser examinado como el síntoma de un nuevo clima. Doria se ufana de ser un empresario, ajeno al sistema de partidos. Ese discurso contrasta con un lote de precandidatos presidenciales afectados por las delaciones de Odebrecht. Van de Lula a Neves, de Geraldo Alckmin a José Serra. En octubre de 2018 los brasileños seleccionarán al sucesor de Temer. Esas elecciones se están convirtiendo en un gigantesco agujero negro.

Tuesday, 18 April 2017 00:00

Brasil, a un año del principio del golpe

Escrito por

Desde Río de Janeiro

En 2016, el 17 de abril fue un domingo. Y en aquel domingo hubo sesión extraordinaria en el pleno de la Cámara de Diputados. Los diputados votaron, por amplia mayoría (367 votos favorables contra 137), la apertura del juicio contra la entonces presidenta Dilma Rousseff, del PT, que luego el Senado se encargó de destituir el 31 de agosto.     

Lo que se vio aquel domingo de abril del año pasado ha sido un espectáculo grotesco. Diputados envueltos en banderas del Brasil decían votar por la apertura del juicio político a nombre de la “moralidad”, por oponerse “a la corrupción”, mientras otros dedicaban sus votos “a mis hijos”, “a mi familia” o, como el ahora precandidato a la presidencia en 2018, el militar retirado Jair Bolsonaro, “a la memoria del capitán Carlos Alberto Brillante Ustra”, uno de los más crueles torturadores del tiempo de la dictadura (1964-1985).  

Los senadores depusieron a la mandataria (y a sus 54 millones 500 mil votos) por un placar igualmente amplio: 61 contra solamente 20.

Pasado un año de aquella noche de escenas patéticas, el país está inmerso en la más aguda recesión de su historia. Michel Temer, un obscuro y habilidoso político experto en maniobras nebulosas, cuenta con solamente cinco por ciento de aprobación popular. Todos –todos– los diputados que votaron de manera favorable a la apertura del juicio también votaron, bajo el gobierno de Temer, por la imposición de un techo de los gastos públicos por 20 años, que significa recortes drásticos en los presupuestos de salud y educación, por “reformas” en la legislación laboral que liquidan derechos existentes desde hace casi medio siglo, por cambios retroactivos en el currículo de la enseñanza y por la entrega del petróleo del llamado “pre sal”, en aguas ultra-profundas, a las grandes multinacionales. 

El desempleo ronda los 14 millones de trabajadores, un 60% de las familias están endeudadas, y la corrupción que los diputados y senadores prometían combatir salpica a ocho de los 27 ministros de Temer, y a más de un tercio del Congreso. Muchos de los más vehementes combatientes de la corrupción están bajo investigación de la Corte Suprema por haber denuncias concretas de que practicaron lo que decían combatir.

Eduardo Cunha, el ejecutor del golpe institucional, entonces presidente de la Cámara de Diputados, perdió su escaño y reside actualmente en un presidio federal. En su primera condena (hay al menos otros seis juicios abiertos) fue sentenciado a 15 años de cárcel.

Michel Temer y los que respaldaron el golpe que lo benefició, como el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, siempre argumentó que se trató de ‘un procedimiento contemplado por la Constitución’. Prometió recuperación rápida de la economía, estabilidad política, pacificación social y retorno de la confianza por parte de los inversionistas. 

No cumplió con ninguna de esas promesas. Al contrario: el país está sumergido en un pantano de escándalos de todos los calibres, y el mismo Temer es protagonista de lujo de denuncias tremendas.

En vísperas del primer aniversario del golpe, el actual presidente, cuya ilegitimidad jamás fue puesta en duda, pese a sus esfuerzos para hacer valer una supuesta legitimidad, concedió una entrevista al canal Bandeirantes de televisión. Y lo que admitió, no se sabe por ingenuidad, candidez o carencia extrema de inteligencia, confirma que Dilma Rousseff – y, con ella, el país – ha sido víctima de una jugada injustificable, escandalosamente impuesta a los ojos pasivos e cómplices, por omisión, del Supremo Tribunal Federal, supuesto guardián de la Constitución.

Los argumentos para aceptar la destitución de la presidenta giraban alrededor de un solo tema: ella habría cometido “crimen de responsabilidad” por haber echado mano del “crédito suplementario”, o sea, la transferencia de recursos de un destino a otro dentro del Presupuesto Nacional, además de haber “demorado” en aprobar recursos al Banco do Brasil, para cubrir los préstamos concedidos a agricultores. Cabe recordar que no hay ley que establezca plazo alguno. 

Volviendo al domingo 15 de abril de 2017, vísperas del primer aniversario del golpe: en la entrevista concedida a un canal de televisión de escasa audiencia, Michel Temer, finalmente contó la verdad. El entonces todopoderoso Eduardo Cunha, presidente de la Cámara, estaba bajo juicio de una Comisión de Ética formada por sus pares, acusado de cometer corrupción en escala amazónica. 

Tenía guardada, como carta decisiva, varios pedidos de “impeachment” contra Dilma Rousseff. Si los tres diputados del mismo PT de la presidenta votaban a su favor en la Comisión de Ética, impidiendo que se elevara al Pleno de la Cámara un juicio que podría costarle el mandato, el pedido de apertura del juicio político tendría como destino la oscuridad de un cajón de su gabinete. En caso contrario, aceptaría llevar el tema a votación.

Los diputados del PT, y la misma presidenta, rechazaron la amenaza de chantaje. El juicio fue abierto, y lo demás ya es historia.

Lo más admirable es que Temer lo confiesa sin mover un milimétrico centímetro de su rostro.  

Y esa traición, esa venganza, mereció espacio exiguo en los grandes medios hegemónicos de comunicación, los mismos que han sido uno de los pilares fundamentales del golpe. Y, por lo tanto, cómplices del caos que se instauró sobre todos los brasileños.

Tuesday, 18 April 2017 00:00

Un gran tipo

Escrito por

No hay mayor homenaje que uno pueda hacerse a sí mismo que luchar por una causa justa”, escribió hace años Carlos Slepoy. Ese fue, en rigor, su patrón de conducta: su vida estuvo enhebrada por la defensa de causas justas, causas que parecían imposibles.

Carli combinaba una voz grave con una elocuencia y rigurosidad difícil de encontrar. Hijo de una familia de comerciantes de origen radical, el ingreso a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en plena dictadura de Onganía lo llevó a la militancia. Un compromiso que le costó casi dos años de cárcel a partir del 11 de marzo de 1976. Quizás, apenas dos semanas lo salvaron de desaparecer. Exiliado en España, validó su título y trabajó como abogado laboralista. En el ‘81, el tiro por la espalda de un guardia civil le partió una vértebra y le lesionó la médula. Había increpado al policía franquista que maltrataba a unos chicos en una desolada plaza de Madrid. Contra todos los pronósticos volvió a caminar sobreponiéndose a dolores que lo atormentaron para siempre. 

Como combustible de esa voluntad arrolladora, recordaba siempre que estando preso encontró en un diario un fragmento de una entrevista a Bertolt Brecht:

–¿Usted siempre escribe porque tiene ganas?

–Muchas veces escribo porque tengo ganas y muchas otras para darme ganas –respondió el escritor alemán. 

“Darse ganas”, sería la clave para alimentar la esperanza, las ganas de vivir.

Integró distintos grupos de denuncia sobre el Terrorismo de Estado en la Argentina pero fue la segunda tanda de indultos de Carlos Menem, en diciembre del 90, lo que reactivó la participación, la militancia.  Seis años después, al cumplirse los veinte años del último golpe militar, la masividad de las manifestaciones en Buenos Aires conmovieron a un joven fiscal español, Carlos Castresana, y ahí la historia dio un giro inesperado, impensado. Mutilada la justicia en la Argentina por las leyes de impunidad y los indultos, Castresana presentó una denuncia por genocidio contra los dictadores argentinos y chilenos que recayó en el juzgado de Baltasar Garzón.

Slepoy se transformó en uno de los motores de ese juicio. Su alegato ante la Audiencia Nacional que hizo lugar a la jurisdicción española para reclamar a Augusto Pinochet, detenido en Londres, afianzó las bases de la incipiente justicia universal. 

“El mandato del legislador internacional no solamente es el de sancionar a los genocidas, sino prevenir que no existan. Y si la resolución es como la que creemos que va a ser, como la que deseamos que sea, como la que tiene que ser, entonces los grandes violadores de los derechos humanos, los grandes asesinos de la humanidad, habrán recibido un golpe histórico y ya no será posible pensar solamente en el castigo de ellos, sino en la prevención del genocidio. El futuro va a ser contagioso. Que los genocidas se sientan acorralados, que la humanidad quede liberada de ese flagelo cada vez más, que se respire mejor en el mundo”, concluyó Slepoy y la sala estalló en una ovación. Una herejía en la solemnidad de ese ámbito de togas. Un anticipo de ese fallo favorable abrió caminos que contribuyeron a la anulación de las leyes y la reapertura de los juicios en la Argentina.

Ese hito lo llevó a batallar contra los genocidios también en Guatemala y en la propia España. Siempre caminando por el desfiladero del Derecho encontró el sendero para derribar la impunidad de España con sus propios crímenes. Logró que en la Argentina avanzara la causa por los crímenes del franquismo, más de diecisiete oficiales ya fueron imputados y Madrid resiste su extradición. Carli no se daba por vencido.

Se fue un gran tipo, un hombre cabal que seguirá repitiendo con Margaret Mead: “Nunca duden de que un grupo determinado de personas puede cambiar el mundo… porque siempre ha sido así”.

Page 6 of 105
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…