El municipio de Puebla se encuentra en una zona de riesgo sísmico intermedio, pues los movimientos no son tan frecuentes aunque presenta un problema de fallas y fracturamiento geológico al cual se asignó un nivel de peligrosidad alto.

Así se establece en el Atlas de Riesgos Naturales de la capital de estado, cuya última actualización corresponde al trienio pasado, en la que participaron distintos especialistas, así como la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

El 19 de septiembre pasado, un sismo de 7.1 grados sacudió a la zona centro del país. El epicentro del movimiento tuvo lugar en los límites de Puebla y Morelos. El evento cobro la vida de 45 personas únicamente en la entidad poblana, pero la cifra global, tomando en cuenta el resto de las entidades, supera las 360.

La zona centro y urbana, con el mayor riesgo

De acuerdo con lo establecido en el Atlas de Riesgos, el municipio de Puebla se encuentra en la zona B de la regionalización sísmica de México, la cual conjuntamente con la zona C, se consideran de riesgo intermedio, pues en ellas se registran sismos pero no tan frecuentemente.

“Son zonas afectadas por aceleraciones altas pero que no sobrepasan el 70 por ciento de aceleración del suelo”, se expone en el documento.

En el Atlas se indica que el Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (CUPREDER) realizó un estudio de la sismicidad del municipio capitalino, donde se analizaron las intensidades registradas para eventos sísmicos históricos y con base en dicho análisis se propusieron tres zonas de peligro sísmico:

La zona 1, a la que se asignó un nivel de peligro bajo, se distribuye principalmente en la parte sur del territorio de la capital del estado aunque también se detecta en la parte norte, en la cima de La Malinche. En la parte media del municipio se observa al noreste de la metrópoli. En esta área las intensidades sísmicas van de tres a cuatro grados en la escala de Mercalli.

La zona 2 tiene su “máxima distribución” en la parte noreste del municipio, que corresponde a la ladera suroeste de La Malinche, aunque también se observa de manera aislada en la parte Sur y centro del municipio. El nivel de peligro asignado es de moderado, las intensidades sísmicas esperadas son del orden de cinco a seis grados en la escala de Mercalli. 

En tanto, la zona 3 se observa en la parte central del municipio, principalmente en la zona urbana de la capital poblana, aunque también, se observa de manera aislada en la parte sur y un poco más consistente en la parte noreste. El nivel de peligro para esta zona es alto y las intensidades que podrían presentarse son iguales o superiores a los seis grados.

Fallas geológicas representan peligro alto

En otro punto del Atlas se refiere que faltan estudios acerca de las fallas y fracturamiento geológico que hay en el municipio, lo que ha provocado escasa información oficial, por lo que a esta situación se le ha asignado un nivel de peligrosidad alto.

“En 1999 algunos vecinos del conjunto habitacional Galaxia La Calera ubicado al oriente del municipio, manifestaron la aparición de fracturas en algunas casas y demandaron un estudio para localizar alguna falla geológica… en su momento las autoridades no manifestaron algún cambio en la legislatura Municipal por este acontecimiento”, se indica en el documento.

Read 101 times Last modified on Thursday, 05 October 2017 15:24
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…